Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Visita al presidio [Entrenamiento vs Sofia]
Hoy a las 2:45 pm por Narrador

» Cierre de temas
Hoy a las 2:08 pm por Metal Napper

» El Mañana [Yuzu]
Hoy a las 2:07 pm por Yuzu

» El Ataque de los Conquers: Arsenio vs Vasant y Stelios [Evento principal]
Hoy a las 2:01 pm por Metal Napper

» Rest it not, Palladion
Hoy a las 12:24 pm por Metal Napper

» Bull Dinner, the encore
Hoy a las 12:01 am por Diana Wales

» Bull, Ram, segways
Ayer a las 11:13 pm por Stan

» Un encuentro inesperado [Vasant]
Ayer a las 9:23 pm por Calliope

» Las Hadas Etéreas [Vasant y Rin]
Ayer a las 7:48 pm por Narrador

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

Palco Divino

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Palco Divino

Mensaje por Kaito Sakaki el Vie Sep 22, 2017 7:42 pm

Palco Divino

Palco ubicado en la zona Norte del coliseo, preparado para los dioses y sus invitados. Hay dos sillas con ostentosas ornamentas para el Dios del Sol y la Diosa de la Tierra, ambos con dos asientos especiales de color dorado forrados de rojo y con sus símbolos representativos en el respaldo: Niké para Athena y la Lira de Abel. A los lados de los lugares de los dioses hay dos filas con cinco asientos más pequeños del mismo material dorado, reservadas para los invitados y acompañantes, suficientes como para recibir a diez personas más. La habitación es de color blanco con columnas griegas y vasijas en pedestales como decoración. Una mesa amplia con bocadillos que se encuentra junto a la pared detrás de los asientos.


Reglas
-Este palco es exclusivo para los dioses y sus invitados, los peleadores no pueden postear aquí.
-Lean los posts de los demás antes de responder.
avatar
Kaito Sakaki
Admin

Mensajes : 860

Ver perfil de usuario http://saintseiya-roleplay.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Metal Napper el Vie Sep 22, 2017 8:11 pm

El gran día llegó al fin: el torneo planetario daría inicio.

Por suerte para él, la formalidad no era obligatoria. Vistiendo su chaqueta de cuero negro con picos en los hombros, Cesar acomodó el cinturón de gran hebilla plateada, asegurando las gruesas botas que tanto prefería al zapatear un poco. Utilizando un poco de colonia (no iba obligado a la formalidad, pero oler a sudor tampoco era tan...) que se echó al cuello, fue al vestíbulo de Palladion.

Una vez allí, partió con Saori Kido hacia la ciudad del Febo Abel.

...

El sitio era clásicamente griego. Columnas, edificios...vegetación. De todo tenía. El coliseo también era todo un monumento, y solo al entrar le provocó algo de ansiedad. Era similar a los escenarios que Rin colmaba en sus conciertos. Tal como en esas ocasiones, estaba lleno a tope.

Por suerte, era el escolta de Saori, así que iría al palco privado que había preparado su hermano.

—Saludos querido hermano. Veo que te esforzaste para el torneo.— dijo la diosa de la Tierra con su cálida sonrisa, ofreciéndole la mano a su mellizo.

Abel no había sido el único. Para esa ocasión, Saori iba vestida de blanco - añadiendo su corset de oro y cada uno de los accesorios que eran requeridos para sus presentaciones como la gran dama de la familia Kido: exquisitos brazaletes con joyas, la pieza de la cabeza y una capa de viaje sedosa que le cubría los hombros. Lado a lado, determinó Cesar, podrían cegar al mundo solo estando de pie.

Menos mal que usas lentes oscuros, se dijo a si mismo, con una sonrisa vaga. Con su gesto usual saludó al señor del sol, seco, militar, pero sumamente respetuoso. Luego los vio sentarse en sus tronos, él partiendo al lado izquierdo del palco y del barandal, donde tenía plena vista de las gradas de los santos.

—Vaya vaya. Alguien sí aceptó el ascenso.— comentó al ver a Rin, envestida en una armadura de oro estilizada como su vieja protección de pavo real. Ensanchando sus cachetes la saludó con energía y alegría, levantando dos pulgares apreciativos.

Luego miró al lado, donde estaba Elaina.

—Muack.— Cesar se besó las puntas de los dedos y sopló en dirección de Cruz, bajando un poco sus lentes oscuros para guiñarle un ojo. Hasta habría silbado, pero...dudaba que lo oyeran desde allí y dentro de todo, era un escolta, no un bufón.

Desde su trono vio a Saori reír por lo bajo, sabiendo que era por él.

—Tus Paladines se ven fuertes hermano.— dijo, reconociendo a Yuya. Luego a Yuzu. —...¿estás preparado?— preguntó en voz baja, enseriando el tono.

—Uh. ¿Rob? No podría tener otro nombre...— murmuró Cesar, clavando sus ojos en el presentador. Un poco personal, pensó, arrugando la nariz. Luego miró a los Paladines, inflando los cachetes. Dos le cayeron mal, otro neutral, otro no sabía y el último...estaba bien. Y ni siquiera había usado sus ojos de frente.
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 94

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Yuya el Mar Sep 26, 2017 9:14 pm

Hablo - Pienso

El dios del Sol saludó cordialmente a su hermana y a su curioso guardian.-Gracias por siempre cuidar tan bien de mi hermana- le dijo a Cesar antes de responder al halago que le hacía la Diosa de la Tierra. -No puedo adjudicarme otro el crédito, de no ser por la ayuda de Françoise no habría podido organizar todo con tanta velocidad- dijo mientras tomaba a Athena de la mano. Yuya era eficiente sí, pero la organización no era su área fuerte. Podía contar con él para hacer cosas puntuales, pero no para la plantación de un evento grande. Había mantenido comunicación por medio de llamadas con la directora de la academia de Saintias, algo que hizo por sugerencia de Yuya para que las cosas fueran más sencillas. -Veo que ella llegará algo tarde- dijo mientras miraba el asiento reservado para la directora. Estaban solos con la excepción del guardaespaldas de su hermana.

-Tengo un buen presentimiento con Yuya encabezando mi equipo- dijo el señor del sol, emocionado con la competencia. Era la primera vez que se ocupaba de un proyecto como ese y se sentía orgulloso de que su hermana lo estuviera disfrutando tanto como él. Reconocía que era la primera vez en mucho tiempo que veía una batalla sólo por el gusto de observar a dos guerreros luchar. El ver a su paladín enfrentando a un Santo de Athena de la élite del Santuario despertó un poco el lado competitivo del dios, quien estaba apostando todo a su guerrero consentido.

El inicio de la pelea Abel mantuvo su mirada sobre el paladín todo el tiempo, disfrutando del Smile World con los mortales y extendiendo su mano para alcanzar a una ardilla voladora con sombrero de copa que volaba muy cerca del palco divino.-La pureza de tu corazón es un tesoro. Me gustaría poder conservarte así para siempre Yuya- pensó Abel mientras observaba a Yuya recibir las ovaciones del público.

-------

Yuya subió las escaleras que llevaban al palco privado en el que se encontraban Abel y la Diosa Athena, utilizando a su confiable hipopótamo para volar sobre las cabezas de los guardias y hacer una entrada ruidosa, irrumpiendo en el lugar con su amigo animal. Yuya bajó de Hipo dando un salto perfecto en el aire y aterrizando en el suelo con sus brazos extendidos. -¡Tadan!- dijo el paladín, acercándose a Abel y a su hermana. De su sombrero sacó un ramo de rosas azules para la princesa Athena.-Es un obsequio modesto. Viene acompañado de una disculpa por no haber estado aquí para recibirla- le comentó a la diosa antes de fijar su mirada en el Dios del Sol.

-¿Vio mi pelea señor Abel? ¡Fue totalmente asombroso! Aunque estoy un poco triste por ese hombre llamado Viktor. Me parece que está pasando por un mal momento. Él me invitó a una cena después del torneo. ¿Puede creer que voy a cenar con el pentacampeón mundial de patinaje? Creo que estoy soñando-  Abel se puso de pie frente a Yuya, causando que éste guardara silencio de inmediato, luciendo imponente con su túnica roja y capa blanca. Por la mirada severa que tenía pensó que había hecho algo malo. Estaba preparado para el castigo cuando sintió la mano de Abel en su hombro.-Lo hiciste muy bien. Me hace feliz saber que estás haciendo nuevos amigos, ese es el objetivo de este torneo- el Dios del Sol le sonrió y volvió a tomar asiento. El chico de cabello bicolor hizo una reverencia para las dos deidades y se fue a uno de los asientos vacios. Su atención estaba tan centrada en Abel y en Athena que no había notado la tercera presencia. -¡Napper! ¿Qué estás haciendo aquí? Creí que te encontrabas en Grecia. ¿Por qué no participaste en el torneo?- preguntó el paladín de Saturno, sentándose a un lado del Santo de plata mientras Hipo le alcanzaba un trozo de pastel de la mesa de los dioses. Sabía que no era del agrado del músico, pero creía que si Abel podía limar asperesas con su hermana, él podía hacerlo con los soldados de ella. Al menos caerles lo suficientemente bien para que no lo atacaran cada vez que quería dejar una carta inocente.
avatar
Yuya
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Saturno

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Metal Napper el Mar Sep 26, 2017 9:51 pm

Saori sonrió complacida. Le alegraba saber que aún en su ausencia y sin un Sumo Pontífice que oficiara los ritos, el Santuario seguía en pie y andando. Más aún, que la sucesora de Faragonda probara ser alguien digna de los elogios del Febo - no se equivocó al elegirla antes de caer en el sueño eterno llamado muerte.

—Todos me dicen lo buena rectora que es François. Aunque no la he conocido todavía en persona, he hablado con ella por teléfono; incluso Cesar tiene buena opinión de ella.—

Al oír su nombre, el aludido se volteó y ofreció una sonrisa de cachetes amplios antes de volverse al desarrollo de la pelea. En la arena, Saturno había usado su técnica maestra...una que colmaba en lo pastel y circense. No lo odiaba pero tampoco era lo suyo. Rascándose los escasos pelos en su barbilla vio el resto del combate que decantó en la victoria del Paladín.

—Tienes guerreros fuertes hermano.— comentó Saori, su gesto agridulce. Si eran buenos en una batalla deportiva, significaba que serían mejor matando. Con los vientos que soplaban en su dirección, prontamente necesitarían esas habilidades. Seguramente más que nunca. —Veo a Yuzu en tu palco. A Selene. Y a otros dos Paladines que desconozco. Uno de ellos estuvo en el Círculo Negro ¿cierto?— añadió, mirando hacia el equipo de su mellizo. Se veían fuertes, todos ellos. Pero lo que tenían en habilidad bélica, se descompensaba en camaradería. Comparado a su esquina, el aire se veía tenso y duro. —Si no es mucho atrevimiento de mi parte ¿cómo llegaron a tu servicio?—

Los Paladines eran la guardia pretoriana de Zeus para el sello místico de la puerta extradimensional. Una vez revocado tras la muerte de su padre, sabía que su hermano se apoderó de los Cores que hacían de llave. Portar esas armaduras era tan un honor como una condena implícita. Incluso, conociendo a su mellizo, sabía que había escogido a lo mejor de lo mejor.

Allí fue que Yuya llegó, grandilocuente como siempre.

—Muchas gracias.— contestó la diosa hacia Saturno, tomando las rosas azules, oliendo su fragancia. Eran inusuales, tanto que no sabía si preguntar de donde las había sacado. Rosas azules...la marca de las brujas.

Cesar por otro lado miró al palco de los Santos, donde parecía que estaban haciendo una fiesta. Fue cuando se fijó en Rin, lustrosa y brillante en su ropaje de oro...y en como parecía algo ofuscada. Sacando su teléfono le envió un mensaje: Mira hacia arriba.

Rin hizo lo propio, a lo que Cesar señaló la figura de Yuya con los ojos descubiertos, entretenido con el Febo. En su siguiente mensaje, añadió puros emoticones - sumamente inusual en él, algo que seguro Rin captaría; la combinación era de manos rezando, un sol, un jabón, espuma y una cabeza: el dios del sol le lavó el cerebro. En el siguiente agregó ojos abiertos y un aviso de peligro...pendiente, ten cuidado.

Y, solo para quitarle algo de peso a la situación, le dijo frontalmente tienes a mi ex sentada a tu lado.

Con eso cambió el remitente, pasando a Elaina. Redactando velozmente cuando Yuya se sentó a su lado, le dijo sexting sexting sexting antes de mirarla en su asiento y guiñarle el ojo de manera pícara.

Posterior miró a Saturno.

—¿Me creerías que nunca he ido a Grecia?— le dijo, reubicando sus lentes oscuros frente a sus ojos verdes. Reclinándose en el asiento guardó el teléfono, esperando la respuesta de Elaina sobre el sexting, deseando además verla interactuando con Rin. —Y las competencias no se me dan. Soy muy flojo para eso. Entrar en la arena...pelear contra Paladines...deja a los novatos hacer novatadas.— explicó dedicándole una mirada fugaz. En la arena la segunda contienda iniciaba y ya de por sí, el novato de oro era superado por el hombre de piel bronceada. Menuda diferencia. —Si hubiera entrado sería trampa. Soy muy bueno en lo que hago.— aunado a su tono algo seco, levantó una de sus cejas inexistentes. —Oh sí, Napper es una carta trampa. Imagina eso: gordo metalero derrota a varios Paladines.— Dibujó un arco con las manos y dedos extendidos, finalmente rompiendo en risa. —Okay, no.— terminó, riendo por lo bajo mientras se le escapaba el acento español.
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 94

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Yuya el Miér Sep 27, 2017 5:17 pm

Hablo - Pienso

Dos guerreros entraron en el campo de batalla mientras él conversaba con su hermana. Uno de ellos era Bakura, el Paladín que Athena pudo conocer durante lo sucedido en el Círculo Negro. Su paladín había tenido una clara ventaja desde el inicio de la pelea, pero el Santo Dorado al que se enfrentaba parecía ser muy orgulloso como para mostrarse afectado por los ataques de su guerrero. El Dios apartó la vista de la arena y se dedicó a responder las interrogantes de su hermana. -Selene es la hija de un magnate que cuidó el Core de la Luna como si fuese un amuleto de la fortuna. Ella se unió a mí a cambio de continuar bendiciendo a su familia con abundancia. Su padre ha sido generoso conmigo, él fue el que me apoyó durante las elecciones de Rysel. ¿No te lo mencione antes? Fui electo como alcalde de esta ciudad- había conseguido gran aceptación entre los ciudadanos de Rysel, y para eso no había necesito de utilizar ningún truco de manipulación. Era impresionante lo que se podía hacer con algo de buena publicidad y los contactos adecuados. Los medios impresos estaban encantados con tener a un atractivo candidato que apenas aparentaba la edad que decía tener, inclusive había aparecido en algunas revistas siendo mencionado como uno de los cincuenta solteros más codiciados de Francia.

-Yuzu, me parece que ella no necesita presentación. Ella aún guarda rencor hacia ti por lo que le hiciste pasar. Bueno, para ser justos, lo que tus soldados le hicieron pasar, está más que claro que no tuviste nada que ver con su destino- Abel había explorado el corazón de Yuzu, conocía toda la historia de su hermana y la paladín de Venus. Se había esmerado en ocultar a la menor de Athena para evitar un momento incomodo como ese. Abel había extraído a Yuzu del Santuario por una buena razón: no estaba segura en la Tierra. Ni siquiera la luna parecía ser un lugar seguro. El Dios del Sol observó a Rin.-La tercera se encuentra en Talasa. Para la cuarta es muy tarde, ella ya la tiene- le comunicó a su hermana por medio de telepatía.

--------

Mientras los dioses conversaban, Yuya comía el pastel y prestaba atención a lo que le decía Cesar.-Eso es muy extraño, pensé que todos los Santos eran entrenados en Grecia, en ese lugar llamado campamento Styx. Oh, no debí mencionar eso, lo lamento mucho- dijo el chico con algo de angustia, recordando que el señor Abel le mencionó que no sólo los habitantes de Kaus murieron cuando Eris apareció; también los Santos de Bronce en entrenamiento y sus profesores murieron calcinados por las llamas doradas.

-Selene dice que los Santos de Athena se caracterizan por sus esplendidos lazos de amistad. Supongo que es doloroso cuando uno muere, ¿no?. En el ejército del señor Abel no es así. Somos como los planetas en el espacio, podemos vernos de lejos pero hay una gran distancia- la única paladín con la que tenía una relación de amistad era con Selene de Luna. Todos los demás parecían evitarlo o simplemente no los conocía, como a las chica de cabello rosado que se encontraba en el palco de Abel.

Yuya rió con el comentario de Cesar.-No me cabe la mejor duda. Por algo eres el guardaespaldas de Athena- dijo, dando un golpe amistoso en el brazo de Napper. Pensaba que la Diosa Athena sólo era protegida por su élite de oro hasta que conoció al Santo de plata de Ofiuco.
avatar
Yuya
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Saturno

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Metal Napper el Miér Sep 27, 2017 7:59 pm

Errores y faltas eran dichas de manera implícita. Saori las comprendía todas, asintiendo con suavidad.

—Rysel no podría tener mejor administrador.— respondió la diosa.

Después, noticias que complicaban las cosas. Si ya tenía una de las cuatro, y su hermano conocía la ubicación de otra, era de suponer que corría peligro. Incluso, eso agravaba la posición que mantenían en esos instantes; si se cumplía lo que esperaban, el peligro era inminente.

Sin embargo la heredera de los Kido no mostró señales de molestia. Su rostro era suave y agradable, sin denotar como los engranajes se movían en su cabeza.

—Hemos de proceder cuidadosamente.— concluyó. Frente a ellos en la arena, el Paladín de la Tierra clamaba la victoria tras un ataque masivo contra el Santo de Oro de la Octava Casa, acabando la segunda batalla para dar paso a la nueva elección. Con una mirada fugaz al palco de su hermano, vio a los últimos dos guerreros que aún no le había presentado.

—No te ofusques. No conocía a nadie allí.— Cesar se encogió de hombros. Más que escoltar a Saori durante su desgaste en las afueras de esa ruina de ciudad...no sabía nada de lo ocurrido. De hecho, eso corregía implícitamente lo que había dicho: pisó Grecia, sí, pero apenas. No hacia falta mencionarlo. —Primero soy un cantante antes que un Santo. No tengo mucho que decir, honestamente. ¿Ves a la gente en el palco de la señorita Saori? Solo conozco a dos. Las dos chicas, en realidad. La de oro es de mis mejores amigas, y es de oro porque recién fue ascendida.— Levantó ambas cejas. —Yo rechacé el ofrecimiento - la plata y el negro es lo mio.— Cesar colocó ambas manos frente a su cuello como si tomara una pajarita, haciendo una o pequeña con su boca. —Ser de oro requiere mucho protocolo. Me gusta poder tomarlo relajado hombre. No dejaría ser ridículo por nada. Además, todos los dorados son guapos. ¿Te imaginas eso? Un gordo de armadura dorada. Dudo que el peto tenga ajuste de tetas masculinas.—

Rio con su voz agravándose por un instante, justo para apoyar la mejilla en la diestra.

—La otra chica es mi ex.— dijo simplemente. —¿Tienes una ex? ¿Alguien con quien te desfloraste?— preguntó. En la arena ya había terminado la batalla, la tercera finalmente anunciada. —¿No te dije? Novatos haciendo novatadas. Menuda pérdida.— Cesar chasqueó los dientes con un sonido seco e inusualmente fuerte. Luego se giró hacia atrás y se levantó, sirviendo whisky de una jarra de vidrio pulido. Con rapidez lo engullió, sirviendo de nuevo en el mismo vaso y luego en un segundo. —Te toca bajar, así que ¿me harías un favor? Dale esto al Paladín bronceado. De parte de alguien que apreció su manera de apalear al novato.— dijo, ofreciéndole el vaso a Saturno. —No lo derrames cuando montes tu hipopótamo.— añadió, postrándose en su asiento.
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 94

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Yuya el Jue Sep 28, 2017 5:36 pm

El Dios del Sol continuó hablando de sus paladines tras informar a su hermana de la situación de las chicas. -Bakura solía ser un Espectro al servicio de Hades y durante un tiempo lo utilicé para vigilar a Perséfone cuando supe que cayó en la locura. El Inframundo se volvió un reflejó de su mente perturbada y comenzó a desmoronarse, por eso Bakura regresó a la Luna cuando la regente del Inframundo fue sellada por sus propios sirvientes- Abel hizo una pausa, recordando que Koré le había pedido un favor más la última vez que se vieron.-El paladín de Nibiru es el portador de los restos del alma de Hades. Nunca pudo despertar como un dios, no tiene el poder necesario para hacerlo. Accedí a mantenerlo en mi reino por petición de Koré- la mirada del Febo Abel se fijó en la última integrante de su equipo. -Tier llegó a mi buscando refugio para ella y su gente. Viene de un país devastado por la guerra, sus habilidades de combate y liderazgo me dejaron asombrado, por lo que le permití residir en la luna. Accedió a servirme mientras permitiera a la gente de su nación vivir en ciudad satélite- Era todo lo que podía decir sobre Tier. Tenía que ser algo ambiguo debido a que Yuya y Cesar podían escucharlo desde allí, pero le dijo la verdad sobre la guerrera por medio de la telepatía.

------

Se quedó observando a la chica que vestía la armadura de oro. Nunca había visto a un Santo femenino portar una armadura dorada.-Pensé que sólo los hombres podían ser Santos de Oro. Todos los que he conocido lo son- pensó en voz alta. Cuando Cesar le preguntó si él tenía alguna ex su rostro se encendió como un farol. Viktor también le había preguntado si tenía alguna pareja después de que el encuentro termino.-Nunca he tenido una novia...- comentó con una sonrisa tímida. Cuando escuchó su nombre se puso de pie, deteniéndose cuando Cesar le pidió entregar un vaso de whisky al chico que acababa de luchar.-Se lo daré- Yuya se despidió de todos en el palco divino, haciendo aparecer una cobra con sombrero y ojos saltones que se estiró para alcanzar el palco de los paladines. El joven caminó sobre el cuerpo de la serpiente sin perder el equilibrio hasta llegar al otro palco, saludando a Selene y entregando el vaso de bebida a Bakura.-Me parece que a alguien le gusta tu manera de luchar- dijo con su ya típica sonrisa mientras señalaba a Cesar en el palco de los dioses.
avatar
Yuya
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Saturno

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Metal Napper el Sáb Sep 30, 2017 2:45 pm

Eso aclaraba un poco las distorsiones que sintió en el kekkai de la colina de Yomotsu. Asintiendo Saori giró la cabeza hacia la arena, donde ya anunciarían al oponente de Yuya. Aunque no lo dejaría ver, las palabras de su hermano y las historias de sus Paladines la dejaban pensando, danzando alrededor de su cabeza.

Cesar saludó con ánimo al Paladín de la Tierra, levantando su trago cuando el albino le devolvió el gesto. A fondo blanco, el vaso quedó a un lado de su asiento.

Finalmente, anunciaron al oponente de Saturno: Rin.

Deteniéndose en seco, Cesar parpadeó más de una vez. Sus ojos, aún cercados por los lentes oscuros, no le mentían: el rostro enmascarado de Rin de Pavo Real y actual Libra era quien brillaba en el panel. Deslizándose por el puente de la nariz, sus anteojos dejaron ver la mitad de sus ojos esmeraldas que de refilón, observaron a la señorita Saori. La mujer y regente de la Tierra no pasó desapercibido el gesto, asintiendo levemente.

La tensión en el palco era, por demás, palpable.

—Tsk.— Cesar se quitó los lentes y los colgó del cuello de la camisa bajo su chaqueta de cuero. Observaría esa batalla de cerca; no solo porque era Rin en la arena...sino por la historia compartida entre ambos. En un rincón lejano de su cabeza sonó el eco de la voz de ídolo de su amiga diciendo el nombre de la que usurpó la carta de la señorita Kido - un escalofrío recorriéndolo por el terror que fue expelido de su garganta en tal momento. Colocó ambos brazos en el barandal tras acercar lo más posible su asiento, apoyando el mentón sobre estos. Sus orbes estaban fijos, la expresión inusualmente seria.

Así, comenzaron. Saturno inició con sus tácticas circenses que le confirieron un golpe directo. Nada del otro mundo. Luego Rin le devolvió la jugada, una que fue tanto hermosa como poderosa, encajando el blanco con potencia inusitada.

Esa ya no era una pelea de novatos, y aún así...
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 94

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Françoise el Sáb Sep 30, 2017 10:05 pm

Las clases aún no habían comenzado y ya se estaba volviendo loca archivando los expedientes de los nuevos chicos que iban a ser transferidos de Grecia a la academia de ciudad Rysel. No sabía cómo lidiar con chicos adolescentes. Podía tratar con las chicas, pero los hombres tenían problemas diferentes. Por suerte tenía a Joseph para ser la influencia masculina que esos niños necesitaban para convertirse en unos caballeros con buenos valores.

Françoise se había detenido en la cafetería de la escuela de camino al coliseo, pensando que le quedaban unos minutos antes de que los encuentros comenzaran. Había permanecido en su oficina desde la mañana, enterrada bajo la pila de trabajo que descansaba sobre su escritorio. Sin importar el número de expedientes que leía, el montón no se veía más pequeño.

-Puedes hacerlo Françoise- decía un pequeño post-it rosa que Joseph había pegado en la pantalla de su laptop. La francesa sonrió, revisando la hora en su reloj de pulsera.-Estoy retrasada- comentó suavamente mientras guardaba sus cosas en su bolso.

Se tomó su tiempo para llegar, entreteniendose con los combates que habían dado inicio. Contempló maravillada los trucos de magia del paladín de Saturno y quedó fascinada con la ejecución del ataque de Rin de Libra. No era su culpa, tenía debilidad por los combates de exhibición con técnicas sofisticadas.

-Lamento la demora. Me presento, mi nombre es Françoise Arnoul, directora del internado de Saintias y de la academia de Santos. Es un gusto para mí conocerlos en persona- La rubia ingresó en el palco de los dioses, haciendo una reverencia para Athena y su hermano mellizo. Era la primera vez que los veía en persona, quedando impresionada con el aspecto de ambos. Tras su breve presentación la directora miró hacia el hombre de lentes oscuros y peinado llamativo. Ella vestía con un vestido lila sin mangas, ajustado a su cintura y con una falda holgada que llegaba hasta sus rodillas. Lo más destacado era el bolso rosa con el que cargaba, en el cual llevaba su laptop y algunos de los expedientes que debía revisar. -Ha pasado mucho tiempo Cesar- comentó la mujer con una sonrisa, tomando asiento en la silla de al lado. -¿Podrías explicarme por qué no estás participando en el torneo? Era una buena oportunidad para verte combatir- no lo aparentaba, pero estaba un poco molesta por no ver el nombre de Cesar en la lista de participantes inscritos que le había dado Rob.
avatar
Françoise
Aspirante
Aspirante

Mensajes : 13

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Metal Napper el Dom Oct 01, 2017 4:16 pm

—Es un gusto para mi verte finalmente frente a frente François.— respondió Saori a su vez, la sonrisa ancha y cálida. La mujer que había asumido después de Faragonda era hermosa, y el talento y pasión que brillaban en sus ojos decían todo lo necesario para saber que podía confiar en ella. —Gracias por venir, te esperábamos con ansias.— añadió, mirando a su mellizo. Luego la vio sentarse, devolviendo así la mirada a la arena de combate. —Hermano...—

Su pregunta tácita era un gran "¿Presencia sirve con los doppelgangers?".

Por su lado, Cesar mantenía sus ojos abiertos de par en par, observando toda la batalla con cuidado, sin perder ningún detalle. Cuando François se sentó a su lado y le habló solo le mostró el índice levantado, pidiéndole silencio.

Y vaya que lo necesitó. Tras el golpe inicial de Rin, Saturno se recuperó velozmente. Fuera de su anormal nivel de energía (que no tenía nada que ver con su rango de Paladín, estaba seguro) no había manera de que derrotara a Rin frontalmente. Ni más, ni menos.

En algún sitio del universo algo pareció leerle el pensamiento, pues dos choques más se dejaron sentir - el último el que decidió el encuentro. Acercándose, atrapando la pierna de Rin en aras de inmovilizarla, Saturno atacó de cerca; apuntando directo a su rostro, liberó su rayo de colores, agrietando el metal. —Grr.— Cesar gruñó y cuando vio salir el destello desencajó sus lentes oscuros, lanzándolos a la arena. Rin haría el resto.

En cualquier caso, su amiga había perdido.

Había...perdido.

—...hiss...— con un tic mínimo apoderándose de su ojo izquierdo, Cesar apretó el vaso de vidrio pulido en su mano hasta el punto en que lo partió por completo. Siseando nuevamente miró sus dedos perforados por el cristal. —Disculpen.— se excusó levantándose de su asiento, yendo a la mesa de bocadillos. Echando a la basura cada uno de los fragmentos de vidrio que atrapó al vuelo, se sirvió un ron fuerte en un vaso nuevo, llenándolo hasta el tope antes de sentarse al lado de la directora de la academia.

—A ver.— dijo, su voz aún grave y tosca. —Soy flojo.— contestó, mirando con sus ojos penetrantes a la rectora. Su párpado inferior izquierdo todavía sufría de espasmos momentáneos. —Y...contrario a todos los Santos que conozco--- Elaina, Rin, la misma François. --mis técnicas no son lindas o elegantes. O seguras para ser vistas por tanta gente.— concluyó con una sonrisa. Pasándose la mano por la cabeza, olvidó que se había peinado - encontrando su mohawk en plena dureza impidiendo el paso de sus dedos gordos.
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 94

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Palco Divino

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.