Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Visita al presidio [Entrenamiento vs Sofia]
Hoy a las 2:45 pm por Narrador

» Cierre de temas
Hoy a las 2:08 pm por Metal Napper

» El Mañana [Yuzu]
Hoy a las 2:07 pm por Yuzu

» El Ataque de los Conquers: Arsenio vs Vasant y Stelios [Evento principal]
Hoy a las 2:01 pm por Metal Napper

» Rest it not, Palladion
Hoy a las 12:24 pm por Metal Napper

» Bull Dinner, the encore
Hoy a las 12:01 am por Diana Wales

» Bull, Ram, segways
Ayer a las 11:13 pm por Stan

» Un encuentro inesperado [Vasant]
Ayer a las 9:23 pm por Calliope

» Las Hadas Etéreas [Vasant y Rin]
Ayer a las 7:48 pm por Narrador

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Kaito Sakaki el Dom Nov 19, 2017 9:37 pm

Al llegar al palco divino se encontró con la sorpresa de que la puerta estaba sellada. Un pequeño demonio alado se encontraba posado sobre el marco de la puerta. -¿Este es el sofisticado sistema de seguridad? Qué estupidez- musitó Arsenio, capturando a la criatura tomándola por la cola. Cuando el pequeño demonio fue retirado de la puerta ésta se abrió por sí sola. Arrojó a esa alimaña horrible lejos y entró en el palco, encontrándose con Athena y un sujeto regordete que la protegía como un escudo humano.

-Cuando estaba vivo los caballeros de Athena eran más guapos. Es un desperdicio- comentó el joven, arreglándose un poco el cabello y haciendo la vista a un lado. Ese hombre gordo era simplemente incomodo de mirar. Sus cachetes desinflados le recordaban a los de un bulldog con sobrepeso. -Athena, me han contado tanto sobre ti- el muchacho se sentó en una de las sillas que no habían sido destruidas por Yuya, cruzándose de piernas y mirando a Athena, utilizando esa sonrisa que hacía caer a mujeres y hombres desarmados a sus pies.

-Yuya, sirve una copa de vino. Quiero disfrutar este momento- el chico de cabello bicolor recibió la orden, sirviendo una copa de vino lunar para el príncipe serpiente. -Y cuéntame Athena, ¿qué es lo que se siente ser hermana de una sabandija manipuladora como Abel? ¿Te habló de nuestro pasado juntos? Estoy seguro de que llenó tu cabeza de sucias mentiras, las cosas no sucedieron como él las cuenta. A tu salud- el joven levantó su copa antes de dar otro trago. -El amor y el poder pueden corromper a un hombre. Estaba tan enamorado de Benoit Hale, pero también estaba cegado por el poder de Abel. Pensaba que si lo utilizaba, podría llegar al trono de Zeus y obtener todo lo que quisiera. ¿Pueden culparme por eso? Yo sólo era un muchacho atraído por su cosmos- su atención se distanció de Athena, agitando su copa mientras recordaba la fatídica noche. Fue condenado a vivir hasta el fin de los tiempos en un ataúd sellado en el Olimpo. Su plan original era robar al marido de una mujer noble durante ese baile, pero Abel y su padre aparecieron para modifícarlos. Descubrió su origen divino y quiso utilizar al hijo para llegar al Rey de Todo.

-Nunca es suficiente sobre mí, pero ya no soporto a tu perro guardián. No es agradable a la vista. Tu cara es una ofensa al buen gusto- Arsenio jugó con una Tiféret entre sus dedos y se la dio a Yuya. Colocó la mano sobre su hombro y comenzó a hablar cerca de su oído, lo suficientemente alto para que Saori lo escuchara.-Yuya, todos ellos están contra ti. ¡La bola de manteca y esa bruja de pelos morados trabajaron junto a Abel todo este tiempo! Su objetivo era secuestrar a tu novia y sacrificarla, ¿verdad Athena?- preguntó Arsenio, mirando a la diosa de la sabiduría de forma acusatoria.-Yuzu y las otras chicas con rostros iguales son partes del cuerpo original de Afrodita.  Athena, Abel, Poseidón, todos están involucrados. ¿Dejarás que se salgan con la suya?- Yuya miró a Arsenio, escéptico respecto a lo que éste le estaba diciendo. Se encontraba tan confundido que comenzó a gritar, sintiendo que su cabeza estaba a punto de explotar. -Yo soy tu único amigo. Destruyamos a los dioses juntos- al escuchar la palabra amigo Yuya se sorprendió, volviendo la vista a Arsenio.-¿De verdad eres mi amigo? Eso me hace sentir feliz- dijo Yuya, sonriendo con lágrimas en los ojos. -Yo estoy de tu lado. Deseo lo mejor para ti- era una mentira, pero cuando Arsenio lo decía en verdad parecía sincero. Abrazó a Yuya, el toque final para que terminará de tragarse toda esa sarta de mentiras.

--------

Reglas
-Tiene 48 horas para responder.
-No está permitido atacar después de que el HP llega a 0.
-Pueden sacrificar HP por acciones.
-Yuya podrá decidir el aspecto del escenario de batalla.
-La pelea termina cuando se pierda una vida.
-El ganador puede infligir una herida permanente.
avatar
Kaito Sakaki
Admin

Mensajes : 860

Ver perfil de usuario http://saintseiya-roleplay.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Metal Napper el Dom Nov 19, 2017 10:51 pm

Por supuesto, Saturno se tuvo que meter. Una vez entró en la arena quedó atrapado por el abrazo del reptil con cara humana - estallando la bomba de tiempo que inició su tic tac desde el lavado de cerebro del hermano de la señorita Saori. Era solo cuestión de cuando pasaría, rememoró Cesar, solo ver cuándo el tiro le saldría por la culata al señor del Sol. Una vez vio volar a Saturno y encajar a Abel en la pared, pudo oír la carcajada situacional de su metida de pata.

Se ahorró el mencionar el chiste, pues al ver el rostro de la señorita Saori supo que concordaban. Métodos inexactos, por decir lo menos, aunque de todas maneras no eran nadie para decirle al Febo como actuar. Tras ser tirado a la arena ambos dieron un paso al frente para mejor vista: Saori ya enarbolaba Nike en su diestra, su rostro impasible; él por su lado sintió un escozor en la mano del tatuaje de serpiente - la marca de la cazadora de Elaina. Al menos una ventaja en toda esa situación.

—Pintoresco.— musitó Cesar con un silbido bajo. Las manos las tenía superpuestas a la gran hebilla de calavera que adornaba su cinturón, de cuando en cuando moviéndose. En la arena Abel era humillado y luego tragado por una serpiente. Sumado a eso, una que otra tirada a Saori quien en su faceta de Athena, era inmutable.

Finalmente lo vieron emprender la marcha hacia allá, lo que les daba unos pocos minutos de antesala.

—Parece que los están agarrando uno a uno.— señaló Cesar cuando se ubicaron en el centro del palco. —Un Santo y un Paladín, cada uno a...donde sea. Clara trampa ¿verdad?—

—Sí. Todo muy bien preparado.— Saori miró a la puerta, donde el sistema de seguridad del cazador estaba todavía vigente, aunque no por mucho tiempo más.

—No es que sea el tipo de trampa que se pueda evitar.— Cesar se encogió de hombros, colocándose frente a Saori. —Hay que ir directo a ella.— dijo con un ademán direccional. Luego se rascó el cuello. —Da igual. Tengo fe.—

Por la fugaz sonrisa en el rostro de Saori, supo que ella también.

Entonces la puerta se abrió.

Por supuesto, lo primero fue la originalidad. Si no fuera porque estaba en su faceta de trabajo, le cobraría la apuesta a Saori sobre el comentario de que tan feo era. Más aún, su diatriba era solo repetitiva - como todo un mal villano de una película de directores judíos. Cuando añadió que quería terminar solo para no verle más la cara, Cesar palmeo una mano sobre la otra y levantó una ceja inexistente - ese tipo destilaba excelencia en decir obviedades reiteradas ya a la saciedad.

Finalmente, la acusación. Y una ingeniada para tirarles a Saturno cual perro rabioso encima.

Ante la pregunta venenosa, Saori mantuvo su rostro de diosa por medio - observando.

Sin mas la maquinación fue completada, disparándolos a la cárcel que ya se imaginaban en un haz de luz. Apareciendo en un espacio en formación, Cesar miró hacia arriba, ignorando a Saturno por unos momentos.

—Señorita Saori...— musitó. Desde más allá de los barrotes sintió la aprobación - una vibración en el túnel de la oreja izquierda. Fue así que avanzó, conteniendo la masiva ansiedad con cada movimiento de los dedos sobre la hebilla de calavera.

—Bien. Después de tres años aquí estamos. ¿Ves lo que te dije? Te caigo mal.—

Frente a él tenía a Yuya de Saturno, quien suponía malinterpretó sus palabras en la luna. Lo que le dijo mientras bebía la cosecha de vino lunar era un "jamás te caeré bien"; si interpretaba su reacción, seguro que lo tomó como un " me caes mal". Ahora, sin el lavado de cerebro, tendría el contexto para saber a que se refería exactamente.

—Bueno, era de esperarse.— se encogió de hombros, aún con las manos puestas sobre el cinturón. —Aunque quiero saber algo. Antes de eviscerarte, debo preguntar: ¿qué es lo que le ves a esa chica?— inquirió, sus ojos afilándose como una serpiente.
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 94

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Yuya el Lun Nov 20, 2017 5:58 pm

Apenas tuvo tiempo para asimilar la nueva información que llegaba a su cabeza. Todo era tan extraño y confuso. Su vida actual se superponía sobre sus vidas anteriores. No recordaba quién era él o si algo de lo que había vivido fue real. No solamente se trataba de los recuerdos que tenía antes de que Abel se metiera en su memoria, también eran los recuerdos antes de conocer a Yuzu. Se veía a sí mismo en el interior de un templo griego, caminando para llegar hasta un hombre de cabello blanco que sostenía un arma con la forma de un relámpago. Tras esa breve retrospectiva, Yuya se encontró otra vez con el coliseo destruido, siguiendo a ese hombre con olor a rosas.

Su cabeza dolía cada vez que alguien le dirigía la palabra, despertando un sentimiento de ira que no podía controlar. Se sentía utilizado, engañado y herido. Todos en los que confiaba resultaron ser unos mentirosos. Abel, Selene, Rin, todos ellos se habían acercado a él con amabilidad, pretendiendo que él era importante cuando sólo lo veían como una herramienta o un paso que debían dar para llegar a Yuzu. Su cuerpo se movía por sí sólo, siguiendo la voluntad de Arsenio. Yuya no era más que un espectador sujeto por las cadenas del amor.

Cuando Markov pronunció la palabra amigo escuchó un latido muy fuerte. Arsenio sonaba tan honesto, siendo impensable para Yuya que él lo estuviera engañando. Tenía la necesidad de hacer cualquier cosa que él le pidiera sin poner objeción. ¿Eso era amistad verdadera? Se preguntó a sí mismo mientras eran enviados al interior de la Tiféret.

Dejó de soñar despierto y miró a ese hombre obeso cuando le preguntó qué era lo que sentía por esa chica.-Eso no te incumbe- Yuya extendió su brazo, materializando la guadaña de Saturno. El péndulo del alma en una versión gigante se balanceaba sobre ellos, alterado como el corazón de Yuya.

-No he olvidado lo que hiciste. Quisiste alejarla de mí. Tú y esa niña se acercaron a nosotros con falsas intenciones. Nunca te lo voy a perdonar, jamás. Sesgaré las vidas de todos los que intenten hacernos daño- mientras hablaba, Yuya se volvía cada vez más inestable. Sus iris se tornaron rojos y su cabello se erizó, envuelto por un aura de energía negativa. Un remolino oscuro envolvió a Yuya, destruyendo la Core de Saturno y reemplazandola por el emblem de la oscuridad, una armadura negra con grandes alas de demonio y dos hombreras con la forma de cabezas de dragón.

Yuya levantó su hoz, generando una distorsión en el espacio tiempo. Fueron transportados a una fortaleza antigua que flotaba en el cielo. A su alrededor había grandes islas con edificios modernos, trozos de lugares antiguos y de ciudades futuristas. Se encontraban en un lugar en el que el pasado, presente y futuro coexistían.

-YO... YO... YO... TE.... ¡¡¡ODIO!!!-

El Conquer de la Oscuridad hizo aparecer una carta en su mano que arrojó hacia Cesar. La carta tenía la ilustración de un hombre parecido a Yuya arrodillado frente al trono de Zeus vistiendo una armadura que no correspondía con las utilizadas por los guerreros de Abel. Yuya voló por encima de Cesar y arrojó un corte de energía desde su guadaña que tenía el poder suficiente para cortar esa isla por la mitad. Tenía unos deseos tremendos de asesinar a ese hombre que no podía comprender. Sed de sangre y un odio que estaba dirigiendo hacia Cesar que de pronto era el rostro de todos sus enemigos.
------------

Soporte: Zurvan. Aumenta en 2 el atributo Fuerza durante el combate.

Ataque 1: Fuerza 8 4/4 = 2
Ataque 2: 8
Ataque 3: Fuerza 8 + Cosmos 4 = 12

HP: 32


Última edición por Yuya el Lun Nov 20, 2017 6:47 pm, editado 1 vez
avatar
Yuya
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Saturno

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Narrador el Lun Nov 20, 2017 5:58 pm

El miembro 'Yuya' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Acción' : 2, 7, 7
avatar
Narrador

Mensajes : 1028

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Metal Napper el Lun Nov 20, 2017 7:04 pm

'Eso no te incumbe".

Bueno, con eso sabía que el chico Pantene no era el único que carecía de originalidad.

—Lo intenté señorita Saori.— dijo levantando ambas cejas inexistentes. Ese fue su intento de humanizar a la ahora marioneta de la serpiente - por el resto, mera carne. —Ya me disculparé al salir de aquí.— añadió bajando el brazo derecho, de cuya manga surgió un cuchillo de pandillero que encajó entre el dedo corazón y el anular; estallando en una explosión de energía platinada, la armadura del portador de la serpiente se acopló a él: botas de punta de rombo, espolones, rodilleras triangulares, cinto en v por cuatro lados y una protección de estómago que parecía un contenedor de su barriga; de la parte superior, guanteletes que cubrían toda la extensión de los dedos y que se perdían en las mangas de la chaqueta. El yelmo, colapsado en tres, se veía relegado a una protección de la base trasera del cuello. Finalmente, la cabeza de la serpiente del tótem se colocaba como un broche en el hombro izquierdo, la columna despellejada siendo una cadena que iba en diagonal por su torso - la piel de escamas una capa ondulada que surgía desde la misma cabeza y se ajustaba en la parte baja del costado derecho de la espalda. Lo único que sí lamentó fue no tener sus lentes oscuros...cosa que además, le recordó que debía salvar a Rin.

—Bien por ti. La vas a necesitar.— dijo cuando vio la guadaña. Hasta donde vio, todos y cada uno de los Paladines tenía un arma: Venus una cadena, Luna una hoz, Neptuno una espada hueca, Nibiru una recta. Tierra no mostró nada, aunque falta no le hizo. Dado que se enfrentaba a él...sin ella, fácil le habría arrancado la cabeza. —De veras que no eres nadie sin alguien más dándote cuerda ¿eh? Venus, Abel, Pantene.— comentó creando una guitarra masiva asemejada a un hacha de guerra gigante, distorsionada y totalmente negra mate cuya hoja se cargó al hombro izquierdo. —Oopsie. Adivinaste. Lo que quería era decapitar a tu novia flacucha.— le contestó, pasando la mano libre frente al cuello en el clásico gesto de degollar. —Vaboom. Así le habría evitado problemas a mi jefa.—

—Únete al club.— espetó. No era el primero ni el último en decirle que lo odiaba. Más de lo mismo.

Y así, lo serio comenzó.

Primero evitó la carta al echarse a un lado. Simple. Ya cuando lo vio volar sobre él hizo girar la enorme guitarra/hacha para cambiarla de mano, levantando el brazo derecho con el cual recibió el impacto directo del filo de la guadaña. Chocando contra el metal de la armadura bajo la manga del antebrazo, se detuvo todo el corte en seco - la energía extra rebanando en dos la isla con un estruendo descomunal.

No, no todo, determinó. Un pequeño rasguño atravesó el metal de la armadura. ¿Y cómo no? pensó. Al fin y al cabo era de plata.

—Oh la la monsieur. Vous avez échoué.— le dijo en un francés perfecto, desapareciendo en una millonésima de parpadeo. Una vez salió del camino la guadaña siguió su camino, terminando el corte por la mitad de la isla.

—Uno, dos, tres.— apareciendo a unos treinta metros de distancia cargaba de nuevo la guitarra negra al hombro, usando la siniestra para masajearse suavemente la garganta. Manifestando cosmos, que contrario a los demás santos no flameaba sino que permanecía sobre su contorno como sombra luminosa, emitió un rugido de death metal - lanzando una onda que se movió a la velocidad de la luz, destrozando el suelo y dejando un profundo rastro tubular en las rocas. No era mucho, pero con algo debía calentar la voz.

Acción: 7(Efectivo) | 4(1/2) | 5(1/2)

Defensa: 5+3(Barrera Santa (1/2))=8+2+5=15 | 5+3+2=10/2=5
Ataque: 2+2=4/2=2

Acciones: 12/15
HP: 37-(22-20)=35


Última edición por Metal Napper el Lun Nov 20, 2017 8:37 pm, editado 3 veces
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 94

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Narrador el Lun Nov 20, 2017 7:04 pm

El miembro 'Metal Napper' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Acción' : 7, 4, 5
avatar
Narrador

Mensajes : 1028

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Yuya el Lun Nov 20, 2017 9:18 pm

En el cielo no podía ser alcanzado por los ataques del hombre del estómago abultado, sin embargo, cuando éste reveló sus planes de cortar la cabeza de Yuzu la rabia se apoderó de él una vez más, yendo directamente hacia él, cortando la onda de choque con su guadaña. Bajó en picada, utilizando su guadaña para lanzar un corte de energía a escasos tres metros de distancia. Yuya no se detuvo con eso, comenzó a arrojar múltiples cortes de energía, uno detrás del otro. -¡Cállate! Tu voz es como uñas en un pizarrón- exclamó Yuya, sollozando y haciendo temblar la tierra con sus gritos. El cielo azul se tornó verde y nebuloso. El viento comenzó a soplar con fuerza, arrastrando las islas.

Su energía aumentaba cuando se ponía iracundo, lo había notado desde antes de que la batalla comenzara. Abrió y cerró el puño, fascinado con ese tremendo poder que corría por cada fibra de su ser. Deseaba usar todo ese poder para despedazar a ese hombre. Hizo la guadaña a un lado y apareció frente a Cesar, proyectando un codazo hacia su mandíbula. -Ya te he oído suficiente, gusano con sobrepeso- Yuya arrojó una bola de energía de colores en dirección a Cesar y se elevó en el cielo, expulsando energía multicolor fuera de su cuerpo para rodearse con una esfera, disparando rayos en todas direcciones.-Aún no he terminado- eso sólo era el comienzo. Desde que se conocieron y supo sus intenciones de llevarse a Yuzu, Yuya había tenido el deseo de confrontarlo en una batalla. El lavado de cerebro de Abel había hecho que eso se le olvidara pero, ahora que lo recordaba con claridad quería esa pelea más que nunca, como si derrotarlo fuera a devolver a Yuzu a su lado.

Levantó su brazo, formando un pequeño remolino de energía que se hizo más grande hasta formar un disco cortante.-¡Desaparece con este lugar!- Arrojó el ataque con todo su odio. En el fondo, no quería que Cesar muriera, no. Quería que siguiera vivo por un rato más para continuar desquitándose.

El disco cortante destruyó las islas que se atravesaron en su camino hasta llegar al lugar en el que dejó a Cesar, generando muchas explosiones a su paso. Podía destruir todo ese mundo si lo deseaba.


-------------------

Soporte: Zurvan, aumenta en 2 el atributo fuerza.

Ataque 1: Fuerza 8 + Cosmos 4 + velocidad 1 = 13 x2 = 26
Ataque 2: Fuerza 8 + velocidad 1 = 9

HP: 32 - 2 = 30
Acciones: 8


Última edición por Yuya el Lun Nov 20, 2017 10:42 pm, editado 3 veces
avatar
Yuya
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Saturno

Mensajes : 88

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Narrador el Lun Nov 20, 2017 9:18 pm

El miembro 'Yuya' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Acción' : 6, 1, 8
avatar
Narrador

Mensajes : 1028

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Metal Napper el Mar Nov 21, 2017 4:48 pm

—Gracias a todos por asistir a nuestra clase magistral. Y gracias a usted señorita Kido por venir como invitada.— dijo Napper. Vestido con una sobria camisa negra y un pantalón azul sonrió a Saori, quien estaba sentada en el piano del salón principal en Palladion. Como la última clase del día, ya por las ventanas se veía el color de la noche y la nieve de la estación cayendo con pereza, acumulándose en los ventanales cerrados. Cada uno de los estudiantes sonrió y le dio las gracias a la mujer, despidiéndose del rubio cuando fueron pasando uno a uno frente al escritorio. Una vez estuvieron solos, Cesar suspiró y miró mal el paisaje invernal. —Ojalá ya parara.— se quejó. Detestaba la nieve y el frío. Al voltearse observó como la regente de la Tierra iniciaba otra canción en el instrumento, esa vez más por gusto que trabajo. —¿Eso es parte de todo el truco para salvar el mundo?— preguntó con una sonrisa, palmeando la madera.

—Tenía tiempo sin tocar. Con tantos conflictos...no recuerdo la última vez que estuve frente a un piano. No así.— respondió la diosa con una sonrisa. La canción que tocaba era "Moonlight Sonata" - concediéndole un aire melancólico a la escena.

—Debería darse un descanso. Uno largo.— Cesar apoyó el trasero en el borde del mesón, serpenteando los dedos una y otra vez. —Nunca la había visto tan cansada.—

—Suenas a otro Santo que conocí antes.— Saori lo miró, siguiendo la canción naturalmente. —Yumoto se llama.—

—De preferencia un descanso sin Santos encima. Quizá cuando acabe con los pocos enemigos que quedan.—

—Sí. Sería...agradable.—

—Señorita Saori. ¿Le molesta si hago una pregunta indiscreta?— Saori negó con la cabeza. —Si la tal Afrodita necesita cuatro cuerpos para revivir, ¿no sería más simple matar uno e impedir todo de una vez?— la melodía continuó. —Lo vi en una película. El villano necesitaba tres piezas para un arma mítica; los héroes tenían una. Al final, después de vencer al malo, quien pudo activar el arma, destruyen todas para que no fuera activada nunca más. Un montón de muertes pudieron ser evitadas con solo eso. Es el mismo caso acá.—

—...—

—Su hermano tiene a la niña chicle segura. Le sería fácil sacar una guillotina y rebanarle la cabeza.—

—Me gustaría evitar eso.— Saori se detuvo. —He visto tanto ya...—

—¿Qué es una vida contra todo el mundo? Y, se que está el ejemplo de Rin por medio, pero, ella tiene una vida, padres y todo el paquete. La niña chicle no tiene ni un sitio donde caerse muerta. Ya ni el payaso bicolor.— dijo él inflando los cachetes. —A este punto, eso haría más para salvar el mundo que solo tenerla metida en una torre lunar.—

...

Cuantas cosas no se habrían evitado solo con cortarle la cabeza o arrancarle el corazón a la chiclosa. Igual, no tenía forma de darle la vuelta a la situación; tal como discutiera con Saori entonces y antes de que entrara Pantene en el palco, la fe abriría el camino.

—Soy cantante de death metal bebé.— respondió con su vozarrón grueso y profundo característico como vocalista de Corpse God. —No todos aprecian el arte.— añadió al ladear el embate de tres metros. Luego evitó cada uno de los cortes subsiguientes con amplio margen de maniobra, incluso con la envergadura de su barriga y guitarra por medio. —¿Gusano?— inquirió recibiendo el codazo de frente. Nada grave. La esfera de energía que vino después si era algo serio, por lo que la bateó con su hacha de guerra/guitarra, enviándola a explotar a la otra mitad del templo flotante que se alejó con el impulso y momento creados. La lluvia de rayos fue solo otro caso de vadear como con la guadaña. —Eres peor que Dickie.—

Ok no, corrigió. Le hacía un diservicio a Dickie con la comparación. Perdón Dickie, dijo para sus adentros.

—No soy fan del frisbee.— dijo con simpleza, viendo como formaba un disco y lo arrojaba desde lejos - aniquilando cada una de las islas en su camino a encontrarlo. Girando la guitarra negra sacó una de las escamas de la media capa de su armadura y la usó como pastilla, empezando el acorde. —How many places you lately been? Aaaah!— habiendo visto el giro, hacer el contrario no sería difícil. —How many places you lately seeeeen!?— A mitad de camino y habiendo destruido las demás islas, liberó un vórtex contra el disco - que al usar un giro invertido paró en seco la energía y la desbalanceó, liberando todo el poder de siete colores en cualquier dirección con un estallido masivo. En un destello que envolvió aquel mundo en un instante, las islas se partieron completamente. —Don't be telling meeeee— gritó con su vozarrón justo antes de que aquel caos lo mandara lejos, perdiéndolo en el mar de roca destrozada al que se vieron reducidos esos templos perdidos.

Quizá segundos, o tal vez minutos, pero lo primero que sintió después fue una intensa migraña.

—No papá. Tu sabes que no me gusta ir al doctor. No me gusta la anestesia...hace que me sienta gracioso en la cabeza y no puedo comer burritos.—

Estaba confundido. De ser una caricatura, hasta vería las estrellas rondándole la cabeza. Al abrir los ojos incluso vio manchones de luz, tardando un poco en recordar de que iba todo eso. —...ah, sí... — murmuró apartando los pedruzcos que tenía encima, sin pararse, dejándose tirado allí un momento. Con suerte, la explosión le había conseguido un momento para pensar.

—En menudo problema te metiste Q. Menudo problema.— dijo en su voz natural algo aniñada.

Ciertamente, todo lo que se habría evitado de solo decapitar a la niña rosa.

—...fe ¿eh?— declaró con un suspiro hondo.

Elevando las piernas se impulsó arriba, cayendo de pie. Frente a él, alrededor y por todos lados solo tenía rocas; el ataque masivo parecía haber acabado con todas las estructuras fijas, enviándolas a la deriva en el espacio celeste. Bien, no era lo mejor, pero tendría que darle uso.

—My my...— murmuró enarbolando su arma de cosmos, cargándola al hombro por ya millonésima vez. Dando un paso al frente saltó y se impulsó en la dirección en que sintió el cosmos de Saturno - recorriendo la masiva distancia en menos de un segundo. —La traes.— le dijo apareciendo detrás de él, lanzando un hachazo vertical directo a la unión de su cuello y el hombro, espacio donde además, estaba el cartílago de su ala; su acercamiento era evidentemente mucho más simple. Mucho más flojo.

Acción: 8(x2) | 7 (Efectivo) | 5(1/2)

Defensa: 5+3(Barrera Santa (2/2))=8+2+5=15x2=30 | 5+3+2=10
Ataque: 2+2=4/2=2

Acciones: 9/15
HP: 35-(37-40)=35


Última edición por Metal Napper el Mar Nov 21, 2017 6:41 pm, editado 1 vez
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 94

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Narrador el Mar Nov 21, 2017 4:48 pm

El miembro 'Metal Napper' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Acción' : 8, 7, 5
avatar
Narrador

Mensajes : 1028

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.