Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» ¡Es Navidad! [Evento 2018]
Sáb Dic 15, 2018 10:00 pm por Taichi

» Máscaras [Anheru-Libre]
Jue Dic 13, 2018 5:39 am por Anheru

» Libro de Firmas
Dom Dic 09, 2018 7:22 pm por Lemi Neko

» Reviviendo Memorias [Yusei]
Dom Dic 09, 2018 5:48 pm por Atem

» El Amor Verdadero es mi Guía [Parte 2]
Miér Dic 05, 2018 12:46 pm por Saika Totsuka

» Bienvenidos al Laberinto del Horror
Mar Nov 27, 2018 6:16 am por Atem

» Nine Beasts | Afiliación Denegada
Lun Nov 05, 2018 11:07 pm por Invitado

» Ausencia Agian
Lun Nov 05, 2018 9:12 am por Cossete

» — Cromulent University [Confirmación - Élite]
Sáb Oct 20, 2018 5:05 pm por Invitado

Compañeros

Crear foro Crear foro photo untitled45.png School Deluxe NEW

En Medio de la Nada

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ir abajo

En Medio de la Nada

Mensaje por Bastian Nightray el Dom Dic 03, 2017 5:20 pm

La flora navegó en orden y en completo silencio. Si alguien hubiera sido capaz de ver tal acontecimiento, hubiera recordado la época de guerras clásicas, ya que la flota se comportaba como lo que era: Una armada lista para la guerra. Aunque no tendrían que batirse con ningún enemigo en aquellas aguas. El tiempo no era tan favorable, teniendo el cielo ennegrecido por las nubes y las olas agitadas. Pero las vetustas embarcaciones no cedieron ni un poco, siguiendo su ruta y manteniendo la formación.  Así pasaron las horas, en una tensa calma, que era a veces interrumpidas por el oleaje o el sonido del viento, que reclamaba el respeto que se merecía a los improvisados marineros.

–Ya estamos cerca, disminuyan la velocidad y manténganse atento a cualquier cambio en el mar–
esa fueron sus indicaciones. Observando el mapa estaban cerca, no deberían tardar demasiado en llegar a su destino, pero algo le preocupaba no se observaba nada, mas que un mar cada vez mas embravecido. Como había acotado al estudiar las rutas marítimas, las embarcaciones eran galeras de guerra, barcos con velas y remos. Diseñados para las aguas del Mediterráneo y una vez que cruzaran las columnas de Hércules estarían fuera de aquellas aguas, así que tenía que estar atento a cualquier cambio en el mar que pudiera afectar la navegación.

–No puede ser que interpretara mal el mapa– murmuró para si al ver como no había nada en aquellas aguas. Ni si quiera un islote. Ahí comenzó a escuchar como le casco del barco comenzó a golpear estructuras solidas y no era el único cada barco de la armada marciana comenzó a lidiar con el mismo problema.

El hombre dio la orden que cada una de las naves se detuviera. Estaban en el punto indicado, pero no existía nada ante sus ojos, pero por extraño que pareciera el mar parecía que en ciertos puntos no era tan hondo. –Si algo he aprendido es que no puedes fiarte de lo que ven tus ojos– podía notar una energía extraña en el lugar. No en el fondo marino, si no que era en las aguas. Así que elevó su cosmos para disiparla, aunque al manifestar su cosmosenergia la Malla de la Mantis Dorada se materializo junto a Bastian. De la misma comenzó a escucharse un sonido que hacia eco en diversos puntos, no era algo que el hombre controlara, si no que la misma malla parecía estar programada para hacerlo. Y así el ruido seso para que ante sus ojos una isla comenzó a materializarse y en la cima un castillo edificado.

–No se si llamarla isla por su tamaño, pero ahora comprendo por que nadie fue capaz de encontrarla, solo se manifiesta ante alguien que porte una malla–
menciono al ver lo sucedido.–Hemos llegado, desembarquen y lleven todo hasta el castillo– tras eso los barcos se dirigieron a la playa para atracar y comenzar a desembarcar.
avatar
Bastian Nightray

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En Medio de la Nada

Mensaje por Bastian Nightray el Lun Dic 04, 2017 9:05 pm

La isla no era demasiado extensa, aunque era mucho mas grande que un islote el reducido tamaño produjo un inusual aspecto en la misma. La playa en su mayoría era rocosa poco apta para atracar algún navío, si algún insensato intentara hacerlo quedarí a varado antes de poder tocar tierra. Solo una porción era idónea, siguiendo una ruta estrecha rodeada de salientes rocosas. Ahí fue donde Bastian guió la flota marciana. Lo siguiente fue desembarcar, cada marciano contribuyo con la tarea seguido de los gigantes, que llegaron hasta lo ultimo debido a que sus navíos eran mas grandes y por lo tanto mas lentos y pesados.

Lo primero que notó fue que aquella isla era claramente de origen volcánico, completamente dominada por rocas, sin mucho rastro de vegetación o fauna, mas que las gaviotas que anidaban en los desfiladeros. Que rodeaban toda la playa, solo teniendo una pequeña escalinata que llegaba hasta las murallas.

Las murallas se alzaban sobre la isla, rodeando por completo el conjunto de edificaciones que formaban la fortaleza. –Mas que un castillo, esto se asemeja a un Castrum–. Al subir la escalinata seguido de los soldados– marcianos rasos descubrió que todo el material de construcción de las murallas era de roca volcánica, aquello convenía enormemente para los gigantes, quienes se abrían paso lentamente.

El hombre elevó por segunda vez su cosmos y así las rejas de la puerta comenzaron a abrirse de forma automática. Pudiendo entrar junto a sus subordinados. Con paso lento llegaron a la primera plaza, que servía para juntar a la primera línea de soldados que defendieran la entrada principal.  Desde adentro pudo ver el complejo sistema para subir a las torres y murallas y atacar a distancia a cualquiera que quisiera tomar la playa principal.

–Ustedes túrnense para vigilar los muros, quiero cuatro turnos diferentes y por lo menos dos hombres como vigías en cada torre–

Los marcianos que señalo hicieron un saludo marcial, acatando así la instrucción y se dirigieron a cubrir sus nuevos puestos. Bastian se dirigió a los gigantes que se quedaron fuera de las murallas con una orden simple para bestias colosales como ellos. –Algunos acantilados tienen grietas y cuevas, ocúpenlos como reductos y defender los perímetros exteriores– tenia dudas de tener gigantes dentro de los edificios principales, así que evitó que estos estorbaran al estar encerrados en las murallas.

Lo siguiente fue distribuir el grueso de las tropas.  Dentro de la fortificación existían un grupo de calzadas bien definidas, que separaban a cada uno de los edificios.  el edificio principal destinado para e comandante de la fortificación, circulado por un muro interior más pequeño. Dos cuarteles para las tropas, otro para la servidumbre, una galería para los arqueros, taller para maquinas de asedio, la armería junto a la forja y herrería y los edificios destinados para almacén y un área destinada para la ejecución de prisioneros y traidores.

–No esta nada mal, nos será de utilidad todo esto– dijo entrando al edificio central. Ahora solo quedaba esperar y mantener en orden a cada una de las tropas a su mando.
avatar
Bastian Nightray

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: En Medio de la Nada

Mensaje por Sasha Ivanov el Jue Dic 07, 2017 6:06 am

Tras la pelea, el joven había cerrado los ojos resignado ante la idea de partir del plano mortal que había ocupado hasta ese momento. Sabía que la muerte habría de alcanzarlo algún día y aquel parecía ser el momento. Para su suerte, o mala suerte aun no lo desidia, fue capturado por sus enemigos y llevado en andas por aquella bestia que había casi destrozado su existencia. En la semi inconciencia había testificado los eventos, sin poder hacer ni decir nada. Entrando y saliendo sin encontró del pesado sueño de la “recuperación”

Por ende, al abrir los ojos y encontrarse en aquel lugar desconocido no resulto en una sorpresa para el protector de Orión. Tampoco lo fue el comprobar que su cuerpo se encontraba maniatado impidiéndole el movimiento libre, después de todo era un prisionero en las condiciones físicas que se encontraba estaba seguro que no podría ir muy lejos. Lo que si le sorprendió fue el encontrar su cuerpo desnudo y verse en aquellas habitaciones tan… normales. No su idea de prisión convencional al menos.

Tras abrir los ojos y mover ligeramente la cabeza para abarcar la amplitud de la sala trato de incorporarse, escuchando el repiqueo de las cadenas que ataban su cuello. Trato de elevar la mano para tantear aquella zona, más el dolor de su brazo maltrecho le convenció de desistir de aquello. Bajo la mirada y observo los moretones y mallugadas que comenzaban a mostrarse en su piel, no había pasado mucho tiempo inconsciente, más si el suficiente.

-No sé qué pretendan manteniéndome con vida… sea lo que sea, no se emocionen demasiado. Exclamo el joven girando su rostro en dirección de su captor que extrañamente sostenía una taza de té entre sus garras a unos metros a su espalda. No había sido necesario el verle, su aroma salvaje inundaba la habitación. Le contemplo a través de sus ojos nublados por la debilidad, era realmente enorme y se preguntaba si estaba pensando hacerle su cena. Lo dudaba, aquel ente parecía ser mucho más humano que muchas personas que conocía, lo cual le hacía sentir a la par tranquilo y aprensivo. Nada bueno podía venir de su presencia en aquel lugar.

Conteniendo el aliento, el joven se esforzó por girarse en dirección de su detractor. Analizo velozmente el lugar en busca de oportunidades en caso de que pudiese intentar un escape. Claro estaba si tenía el tiempo suficiente para recobrar las fuerzas antes de que lo matasen o terminase en el plato de aquel enorme monstruo.

-¿Deberé asumir que esta fuera de mis limites el solicitar algo de ropa? No es que no disfrute la brisa y libertad que me da este estado, pero preferiría tener algo con que cubrirme. Declaro despreocupadamente al encogerse de hombros. Nada ganaba ponerse necio, debía de ahorrar sus energías para cuando las necesitase, lo cual parecía pasaría pronto. Aquel ser le daba mala espina.
avatar
Sasha Ivanov
Silver Saint
Silver Saint

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En Medio de la Nada

Mensaje por Bastian Nightray el Dom Dic 10, 2017 2:03 am

Y así el tiempo marcado terminó, aunque no tenia ya que preocuparse por ello debido a que cumplió su meta y ah0ra solo debía de hacer guardia hasta el arribo de la verdadera señora del castillo. Se e encontraba enfrente de un enorme ventanal, desde donde podía observar la playa y el camino que conducía hacia la fortificación cuando notó la presencia de Pando atrás de sus espaldas. Se dio media vuelta y se percató como el enorme panda tenia a Jade en sus brazos y también cargaba con otro invitado inesperado. Los dos cruzaron miradas sin decir nada, para después el panda siguiera su camino justo a la habitación principal.

–¿Qué tanto hicieron ustedes dos? –  se dijo a sí mismo, para después comenzar a caminar hacia la misma dirección, seguido por un nutrido grupo de marcianos, quienes no dijeron ni una sola palabra. A esas alturas se preguntó seriamente si el silencio de las tropas se debía a su entrenamiento o simplemente eran mudos o en su defecto no sabían entablar una conversación, guiados solo por el razonamiento de seguir ordenes sin expresar opinión alguna.

Justo al llegar al cuarto se volvió a topar con Pango, quien tenia cara de pocos amigos, Bastian pensó que ahora se veía menos amistoso y mas molesto que cuando se conocieron. Cosa evidente al razonar que Jade llegó inconsciente así que tal vez las cosas no salieron como era planeado. –Lo sé, lo sé no hare nada extraño. Anda ve y haz tus asuntos cualquier cosa te aviso– expresó sin ofuscarse ante la amenaza del panda, quedándose solo en la entrada de la entrada. Así vio como el guardián de Jade y los marcianos abandonaron el recinto.

–Veo que ya despertaste–  expresó al entrar a la habitación y ver a Jade sentada sobre la cama. No se exaltó o se mostro demasiado preocupado por lo que le ocurrió a la dama, cierto debería de estarlo, pero si recupero la conciencia tan rápido entonces no era una situación tan comprometedora. –Se que no es de mi incumbencia, pero parece que tuvieron “algunos” inconvenientes en su viaje–  recordó la cara de pocos amigos del panda por lo que era fácil deducir aquello.

–Oh por su puesto–
tras decir eso extendió su diestra trono sus dedos y de inmediato un marciano hizo acto de presencia. –Trae la tetera con te y las tazas que te señale con anterioridad–  sin demorar aquel soldado abandonó el lugar y se dirigió a cumplir la orden. –El te lo tuve que preparar con anterioridad. No son malos soldados y algunos pueden hacer trabajo de recaderos, pero hasta ahí llegan sus habilidades para hacer tareas domésticas– no demoró mucho el marciano en cumplir cabalmente con la instrucción y llegar hasta la habitación sirviendo dos tazas de té.

–Lo correcto seria tomar el te en un lugar mas apropiado, pero podemos olvidarnos de la etiqueta– el marciano puso la tetera sobre el velador que estaba aun costado de la cama y se retiró sin decir una sola palabra o pregunta.
–Hora de preguntar ¿Quién es nuestro singular invitado que pango llevo tan amablemente a la habitación de huéspedes? – claramente se refería a que fue llevado a las prisiones del castillo, aunque no era necesario explicar el concepto. –No es que me moleste, pero no esta de mal saber un poco para darle el trato adecuado a nuestro invitado– dio un sorbo en la taza de té y comenzó a caminar hacia la puerta.

–Y como consejo seria un lindo detalle que nuestro huésped recibiera la visita de quien está al cargo– refiriéndose a Jade. –No dudo que Pango no le dé un buen trato, pero hay reglas en el manual que no se pueden ignorar. No digo que lo hagas ahora, yo esperare a que estés lista y te acompañare hasta donde se encuentra. Claro si no tienes ningún inconveniente, igual puedes quedarte todo el día en la habitación a recobrar tus fuerzas–

avatar
Bastian Nightray

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: En Medio de la Nada

Mensaje por Sasha Ivanov el Dom Dic 10, 2017 6:46 pm

Parece que esto puede tener un mejor desenlace de lo que creía. Pensó para si el joven guerrero de Athena, ante la silenciosa invitación del enorme oso de rebuscar en aquel contenedor. -Muchas gracias. Se limitó a comentar haciendo una leve inclinación de cabeza y dibujando una suave sonrisa en su rostro. Con problemas, el chico se puso de pie y se dirigió, sin bajar la guardia, al lugar señalado por aquella entidad. Lamentablemente, al revisar su contenido encontró poco que pudiese serle de mucha utilidad. Lanzo un leve suspiro y tomo un bikini de color oscuro y los pantalones que al p0onerse le quedaron un poco estrechos en las caderas.

-Mucho mejor, debo admitir. No es necesariamente el tipo de ropa que elegiría en mi día a día, pero me permitirá no dar un espectáculo. –En ese punto dudaba que el no dar un espectáculo era lo que aquel ser realmente quisiera. Regreso a su puesto, sentándose y contemplando la curiosa sucesión de eventos que se daban en derredor de aquel enorme oso. En aquel punto, ya nada parecía imposible en aquella específica situación.

Fue por eso que cuando el ser comenzó a escribir, con una letra mucho más estética que la suya, Sasha solo se encogió de hombros. ¿Habrá algo que no pueda hacer este ser? Inquirió lanzando una curiosa ojeada a los mensajes que había escrito. No fue necesario el espiar demasiado, pues uno a uno se les fueron mostrados. Al parecer la “conversación” no sería unilateral.

-Ciertamente he sido muy maleducado, ¿Cómo es posible que haya olvidado presentarme? Aun cuando nuestra presentación fue algo… “agitada” debí darme el tiempo para ello. Sasha Ivanov, protector del manto de Orión... bueno si quedo algo que proteger después de tan buena pelea que me ha dado. –Acompaño esas últimas palabras con un gesto despreocupado. No sería el primero de los dos en mostrar demasiado interés en la rencilla que les tenía en aquella posición. Fue entonces que el segundo cartel apareció… aquello fue alarmantemente gracioso. Al parecer no era casualidad aquella selección tan particular de ropa.

-Gracias, hago lo que puedo en mis limitados capacidades. En cambio usted, vaya que es una envidiable montaña de fuerza… -El comentario fue cortado por la revelación de la última carta. Aquel mensaje le helo la sangre por una décima de segundo, colocando su cuerpo enteramente en alerta. ¿Era eso cierto? Hasta aquel momento había albergado la esperanza de que solo el hubiese sido capturado, que Catelyn hubiese escapado cuando le vio caer. Aunque cabía la posibilidad que no se hubiesen conformado con él y la hubiesen atrapado también o mucho peor…

No podía pensar aquello, con rapidez escaneo el espacio en busca del cosmos de su compañera. Nada… aquello podía ser tanto bueno como malo. Pasando saliva meneo suavemente la cabeza con una de sus sonrisas más encantadoras. -¿Es realmente necesaria la amenaza? Después de todo, como puede haber visto se me hace fácil el hablar y explayarme. No es necesario que use esos métodos de coerción… somos más civilizados que eso. En cuando a que ella este o no aquí, esto seguro que sabrá cuidarse sola. Ahora… por mucho que adore la conversación, me gustaría saber si en algún momento seré sacrificado a alguna deidad arcana, intercambiado por recompensa o meramente dejado aquí hasta podrirme. Nunca me han gustado las sorpresas. Declaro finalmente tratando de alejar sus pensamientos de aquella chica, lo que menos necesitaba en aquel momento era esa preocupación extra que pudiese nublar su juicio.
avatar
Sasha Ivanov
Silver Saint
Silver Saint

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En Medio de la Nada

Mensaje por Bastian Nightray el Miér Dic 13, 2017 10:54 am

–Eso quiere decir que su viaje supero las expectativas– tras tomo la tetera y volvió a rellenar la taza en su mano. Pensando que tal vez debería de conseguir algunas galletas y golosinas para acompañarlo con el té. –Muchas veces una travesía frenética deja mejor sabor de boca que una estática y predecible–  aunque eso significara que las planeaciones y estimaciones se fueran al carajo.

Lo siguiente fue aclarar la condición de su “huésped aunque aquello ya estaba más que obvio. Era de suponer que tuvieron un enfrentamiento aunque tenía ciertas dudas a que bando enfrentaron. Aunque por generalidad el santuario era el que más razones tenía para intervenir en los asuntos de la armada de marte. –Entonces para nada intervendré en la hospitalidad de Pango– tomó otro sorbe de la taza de té. –Como dije sé que nuestro invitado está en buenas manos. Nadie puede darle mejor trato que Pango–

Sacó su reloj de bolsillo y vio la hora. –Desde ayer estoy más que listo para salir–  terminó su té y volvió a poner la taza vacía sobre el velador, pero sin rellenarla en esta ocasión. –Me supuse que podría ocurrir la eventualidad de organizar una salida de emergencia, así que hice los preparativos con anticipación– avanzó sobre una de las paredes y recargó su peso sobre ella pensando que fue buena idea tomar esa precaución.

– ¿Con que los veintiún sacramentos?– se llevó la mano a la barbilla pensando al respecto, quedándose unos minutos en silencio. –Si mal no lo recuerdo el rito requería una serie de sacrificios necesarios, debiéndose ejecutar en un orden concreto, pero no tengo mucha información a la mano– más que nada eran generalidades la que tenía sobre aquel asunto. Si algunas cosas estaban fuera del alcance de sus contactos y solo las conocía de forma superficial. –As que creo será conveniente preguntar al respecto y conocer a fondo el asunto–
avatar
Bastian Nightray

Mensajes : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

El autor de este mensaje ha sido baneado del foro - Ver el mensaje

Re: En Medio de la Nada

Mensaje por Sasha Ivanov el Dom Dic 17, 2017 5:38 pm

Todo había transcurrido bajo mesura en el breve “intercambio” de información entre aquellos dos seres tan dispares. Debía admitir que hasta cierto punto se sentía intrigado por el actuar tan curioso de aquel ente bestial. Componiendo en su faz una sonrisa abierta y tranquila respondió a aquel primer cartel con una leve inclinación de rostro. Vaya que tenía un nombre curioso, más hacer algún comentario al respecto no era educado. Por lo cual observo con atención su segundo mensaje. No pudo evitar reír un poco, era obvio. Después de todo no era un invitado en aquel lugar, por muy lujoso y cómodo que fuese aquel aposento, era difícil el pasar por alto aquellas cadenas pesadas que limitaban sus movimientos.

Ante el último mensaje se dispuso a hablar, más en aquel momento fue cuando el sonido de golpes en la puerta le distrajo. Lo que paso a continuación le helo el alma y le hizo, a su pesar, colocarse de pie y encaminarse en dirección de la chica desvanecida en brazos de aquel ente. No avanzo demasiado, pues las cadenas le impidieron el ir mas allá de sus límites permitidos más aquello no pudo evitar que sus ojos se posasen en aquella figura.

En apariencia no había forma de negar que aquella era la protectora del manto de Copa. Su piel suave y pálida, la curvatura delicada de sus formas femeninas… cada rasgo era una fiel reproducción de aquella compañera que había querido creer salva hasta ese momento. Escaneo su cuerpo, todo parecía en orden: su respiración era constante y acompasada, su latido si bien débil estaba presente… lo único que no cuadraba era la ausencia de su cosmos. ¿Aquello era un truco? ¿Alguna estratagema para doblegar su espíritu?

Involuntariamente giro su atención en dirección de la entidad, impregnando su mirada en un gesto de fría amenaza al y tiempo que se tensaba. Un leve resquicio de cosmos le rodeo por un breve instante, más la debilidad y la razón le obligaron a detener aquel actuar. Estaba en desventaja y en su condición no sería si quiera capaz de romper las cadenas que lo aprisionaban.

En aquel momento sus ojos se posaron sobre el mensaje escrito en la línea. Hubo de leerlo dos veces antes de dar crédito a sus ojos. –Esto debe ser una broma de mal gusto… -Declaro lanzando una mirada rápida en dirección de Catelyn, contemplando sus suaves y delicados labios entreabiertos. La mera idea de que aquel ente se acercase a ellos en tan asqueroso acto le revolvía el estómago. -No puedo creer que este proponiendo este tipo de juegos enfermos… ¿Qué clase de estupidez es esta? –Su voz era baja, un gruñido de amenaza al tiempo que miraba con desprecio a aquel ente depravado y desagradable. –¿Qué pretende ganar con esto? Ya nos tiene a su disposición… en este punto podría matarnos sin que pudiésemos levantar una mano siquiera. Esto no tiene sentido, más allá de ser un cruel juego. –Se encontraba acorralado, y de tratarse solamente de él no le molestaría el perecer en aquel momento… más debía pensar en Catelyn. Ella era su prioridad.
avatar
Sasha Ivanov
Silver Saint
Silver Saint

Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: En Medio de la Nada

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.