Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Bienvenidos al Laberinto del Horror
Ayer a las 9:33 pm por Matt

» Reviviendo Memorias [Yusei]
Dom Oct 14, 2018 9:14 pm por Yusei

» El Amor Verdadero es mi Guía [Parte 2]
Sáb Oct 13, 2018 10:23 pm por Ryo & Ren

» Un merecido descanso [Libre]
Vie Oct 05, 2018 8:29 am por Gaël

» Libro de Firmas
Lun Oct 01, 2018 2:06 pm por Brady Owain

» Labyrinth of Horror [Halloween 2018]
Dom Sep 30, 2018 3:21 pm por Arsenio Markov

» Mar de Fuego, Cielo de Cenizas [Tema Global - Despertar de Ares]
Dom Sep 23, 2018 4:40 pm por Saika Totsuka

» Máscaras [Anheru-Libre]
Dom Sep 23, 2018 4:10 pm por Saika Totsuka

» Boku no Hero Academia Ultimate/Afiliación Élite
Mar Sep 04, 2018 12:13 pm por Invitado

Compañeros

La Princesa de las Flores [Ruta 2]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ir abajo

La Princesa de las Flores [Ruta 2]

Mensaje por Matthaios el Lun Dic 25, 2017 9:26 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Matthaios había llegado a una de las cuatro torres adecuadas para tener a las chicas. Muchos de los sirvientes de rangos inferiores se habían vestido para la ocasión: con interiores de metales preciosos  que dejaban poco a la imaginación, con aquellos cuerpos esculturales dignos de las representaciones griegas, unos con pieles blancas e inmaculadas, otros con  unas pieles ligeramente tostadas  o totalmente bañadas por el sol, con sus cabelleras cortas o largas, cada uno con una belleza única inclinándose ante la llegada  del conquer de la luz con la jovencita, parte del cuerpo de Afrodita en sus brazos.

Aun se preguntaba como ambas partes de Afrodita le pedían luchar por ella, si su enfermedad le arrebataría la belleza y el poder que le quedaba. Y en eso bajo la mirada para contemplar el rostro dormido de Yuzu, demasiado parecida a sus señoras y a la vez tan distinta, lo mismo con Serena… Y seguramente con las otras dos. Le daba pena tener que hacer pasar todo eso a alguien que no lo merecía y ahí radicaba la diferencia entre la jovencita y sus dos amas, la inocencia de Yuzu, ante lo belicoso de una-Urania- y la experiencia de la otra –Olímpica-.

Uno de ellos con armadura de cupido  se inclinó ante ambos –Señor Matthaios, esperábamos su regreso con uno de los fragmentos de nuestra señora, la señorita Yuzu – Si, todos parecían tener el cerebro lavado para obedecer a Urania que a la Afrodita a quien le deben vida y protección. – Avisa a las ninfas que preparen un baño y ropas dignas para la llegada de nuestra señora – Así lo hizo el hombre, desapareciendo del lugar, mientras él seguía caminado con ese cuerpo dormido.

De haber estado despierta, Yuzu se hubiese alterado como la primera vez que terminó viendo a la mayoría de estos chicos dispuestos a cumplirle cualquier capricho a pedido de la diosa rubia del amor. Estaría demás decir que la joven no sabía dónde esconderse, con toda la cara roja, como si estuviese debatiéndose entre generarle o no un desplante a la diosa y a sus sirvientes ante el bochorno. Para salvarle de todo aquello, tuvo que recordarle a su señora, que la jovencita tenía novio y que solo con ello la iba a deprimir antes que animarla… Sí, su señora estaba a favor del poliamor y todo eso, pero era otra historia.

Dejó a la joven con una de las ninfas que ya parecía saber qué hacer. Y le habían mirado preocupadas antes de llevarse a la jovencita con ellas. Si las cosas salían mal, todos la pagarían…

No quiso pensar en ello, y sacó otro cigarrillo para matar el tiempo. Y se fue a la zona principal de la torre, una urna de cristal cubierta y llena parcialmente con flores variadas. Así como el recinto parecía un gran jardín interno con interiores de decoración entre griego y el neo-gótico, en vez de gárgolas y otras criaturas semejantes, uno encontraba relieves y estatuas bellamente detalladas de diversas flores, entre las que resaltaban las rosas,  los narcisos, las anémonas y había una flor que se le parecía a los azahares, pero también le era extraña, bastante simple para el gusto de Urania, pero para el gusto de Afrodita, seguramente hermosas.

Había algo que no lo tenía tranquilo, y que venía analizando en su camino al Olimpo. A Yuzu le había dado una profecía poco después de que sobrevivieran al ataque de las algolas y de la gran anfisbena en la residencia en el Éufrates, la pelirrosa sería perseguida por serpientes, pero se enfrentaría a la más amada y a la más peligrosa, eso sería su mayor miedo. Pero ahora no veía ningún freno en los planes de Urania, e incluso la parte final podía tomarse como el éxito de la titánide.

Pero como guerrero con vasta experiencia, sabía que su habilidad para “predecir” el futuro tenía sus límites, y que unos pocos podías pasarles. Y el joven paladín de Saturno podía ser uno de ellos. Ya iba a sacar su  cuarto cigarrillo, cuando la ninfa ayudada por el cupido bajo sus órdenes llevaban a una Yuzu que parecía esas princesas de los cuentos y los mitos, con esos cabellos largos, la ropa con hilos dorados, siendo colocada en esa urna de cristal con delicadeza, como la princesa Blancanieves luego de probar la manzana envenenada –La princesa de las flores – mejor forma de describirla no había. Pero ¿Qué sería de ella cuando Urania despierte en el cuerpo que ahora dormitaba?

Aquellos sirvientes que ya casi andaban desnudos por la vida, se colocaban alrededor  como si fuesen parte de una especie de secta que esperaba la llegada de su mesías o algo así. Los dejó hacer, total, mientras todo se cumpliera a los designios de Urania,  él y sus compañeros estarían bien y podrían obtener lo que deseasen. Pero al encender su sexto cigarrillo –estaba fumando muy rápido ese día – el cosmos de alguien aproximarse lo hizo ponerse en alerta y la ninfa antes de retirarse le dejó lo que parecía una pequeña hada hecha de roca, que milagrosamente respiraba  -La señorita Yuzu no lo había soltado, seguro es importante para ella –.

________________________

Ruta 2 .La princesa de las flores

Ventaja de Campo
Al pelear en el territorio de Afrodita, todos los participantes (excepto Conquers) tendrán su dado velocidad reducido a 2 puntos durante el evento al combatir con una gravedad diferente a la de la Tierra y a la que no están acostumbrados.

Indicaciones para el combate:
-Se puede sacrificar HP por acciones
-Sólo se tiene una vida. Si son derrotados quedan fuera
-El objeto "Sexy Interior" puede ser usado para bloquear el efecto de la barrera de Afrodita durante el evento.
avatar
Matthaios
Conquer
Conquer

Mensajes : 61

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: La Princesa de las Flores [Ruta 2]

Mensaje por Matthaios el Lun Ene 29, 2018 7:28 pm

El joven paladín de Saturno parecía haberse preocupado por él… Lástima que sus palabras solo causaban ponzoña en el corazón del  chico de cabello bicolor, su cosmos tomaba una tonalidad oscura y ahora parecía realmente tener la intensión de matarle. Tal y como lo había hecho en el coliseo con aquel hombre gordo  y sin gracia que acompañaba a Athena a todas partes.

De no haber sido por la protección del emblema de la luz, en verdad hubiese muerto en ese lugar. Su armadura resintió y siguieron cayendo pedazos de la misma. Era como si ya no quisiera responderle  –Y yo que creí que serías mejor que Yuzu, pero veo que si son tal para cual. Si es que llega a despertar ¿No se sentirá horrible por verte lleno de odio por algo que dices que no crees? –Intentar entre apaciguar un poco a Yuya, pero a la vez descontrolarle, sacarlo de balance resultaba ser un tanto complicado con el poder abrumador que poseía el paladín.

Lo mataría si lo seguía atacando así.

-Esta es tu venganza, ¿No Riza? Por llevarme a tu hermana, por no estar con mis hijos, tus sobrinos, por hacerle daño a tu hija adoptiva, mi sobrina, por matarte  – Se dijo a sí mismo. De tener una visión que le permitiese ver el alma de los muertos, seguro la hermana de su difunta esposa estaría allí, observándole sin decir nada, ni demostrar nada, como esas muñecas de porcelana que se quedaban quietas y que no tenían una expresión o movimiento adicional en sus facciones.

Se levantó como pudo, había atravesado las paredes de la torre en dirección ascendente, y había terminado en la sala en el que el cuerpo de Yuzu reposaba sereno y tranquilo, a pesar del cosmos perverso que se manifestaba fuera de ese lugar.  Parecía que en cualquier momento fuera a despertar... O que producto del impacto fuerte, podía ver a Salamandine con sus manos posándose en la urna de vidrio como si hablara con el fragmento de Urania  en su interior.

No, debía enfocarse ¿Qué mismo era lo que él quería?... Si Urania no iba a usar a las chicas, y por la alteración del cosmos, probablemente se valdría de un avatar –, eso quería decir que sería la victoria de ambos dependería más de las luchas que de la diosa en sí… Eso no podía ser bueno para él y los demás conquers.

Vio al chico acercarse a una velocidad impresionante, si esos combos seguían, le mataría. Apenas logró con su látigo marcar una distancia. Pero vio al chico… la furia estaba carcomiéndole y aunque sus puños y velocidad eran de temer, su defensa había caído. Empezó a concentrar su cosmos  en la punta de sus dedos dispuesto a atacarle evadiendo por poco un golpe que lo hubiese mandado a partir paredes nuevamente, pero la voz y el cosmos de Yuzu le detuvo instantáneamente.

Solo se giró a ver la urna con tanta rapidez que de no ser un guerrero entrenado se habría escuchado un crack de músculos y huesos del cuello quebrándose. La clon de Urania seguía en ese estado de quietud mortal, pero el cosmos dorado de ella empezaba a acumularse como el agua dentro de la urna. No creía que pudiese contener a la princesa más tiempo.  En verdad parecía una diosa menor con todo aquel cosmos cálido casi idéntico al de Afrodita, muy distante al de Urania, y nada igual con el de Athena.

-Es una buena chica ¿No es así? No creo que lo primero que quiera ver al abrir los ojos sea verte a ti cubierto de oscuridad jovencito. –Dijo quitando su pose de batalla y saliendo del camino del joven, mientras era ayudado por uno de los hombres de bajo rango de su ejército. –Me retiro para que hables con ella – No pediría perdón, no lo merecía de todas maneras. Se alejó de los brazos del guerrero que lo sostenía y salió del lugar por sus propios pies  -Señores nos retiramos, tienen que ayudar a los otros conquers, despliéguense -. Era su forma de darles más privacidad.

Tenía la sensación de estar haciendo lo correcto, de forma absurda y altruista, sí. Pero no sabía si eso tendría un precio más caro que la muerte.
_____________________
Accion #1: 1 (Ataque) = Fallido
Accion #2: 5 (Ataque) = 3f + 1v + 2c =6/2= 3
Habilidad activa – Aliento de la naturaleza
Regenera 2 puntos de HP por turno
HP: 21 -15.25= 5.75+2=7.75
Acciones: 9/15

-Retiro de este combate-


Última edición por Matthaios el Mar Ene 30, 2018 11:52 pm, editado 1 vez
avatar
Matthaios
Conquer
Conquer

Mensajes : 61

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Princesa de las Flores [Ruta 2]

Mensaje por Narrador el Lun Ene 29, 2018 7:28 pm

El miembro 'Matthaios' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Acción' : 5, 1
avatar
Narrador

Mensajes : 1219

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Princesa de las Flores [Ruta 2]

Mensaje por Yuzu el Miér Ene 31, 2018 10:43 pm

Lo último que recordaba en ese paraje lleno de oscuridad, era como el  señor Matthaios le decía toda esa cantidad de verdades crueles que ignoraba, que no aguantaba. Cada una de esas palabras, parecía que intentaban arrancar algo de su pecho, con demasiada fuerza que dolía, sentía que iba a morir en un punto cuando el dolor fue realmente intolerable.

Las risas y las palabras ponzoñosas de la voz molesta con nombre, Urania, se hacían cada vez más fuertes en su cabeza. -Sabes mi preciosa Yuzu, no tienes por qué estar condenada a la nada y al olvido eterno, nadie lo merece pequeña. – Una forma de éter, físicamente parecida a ella… Y a un retrato que no recordaba de dónde lo había visto, se presentó ante ella, abrazándola sin que la paladín de Venus le correspondiera el gesto.

-¿Ahora tienes forma? –Cuestionó la pelirrosa en medio de su dolencia, sentía que si eso seguía desaparecería. –Siempre he tenido forma, mi pequeña insolente. Solo que ahora te es visible en tu inconsciente – Yuzu tenía el presentimiento que mientras ella desaparecía, la forma dorada era cada vez más fuerte, pero no tenía como corroborarlo, la sonrisa cantarina y siniestra de Urania resonaba con fuerza en sus oídos.

-¿Qué deseas de mí? No sé qué podría darte además del cuerpo que todos dicen que es tuyo, pero que a la vez sería una mala idea que te lo quedes -. Dijo intentando safarze de aquellos brazos que le producían pavor, pero que le eran tan naturales… Tan fríos, pero cómodos… Solo necesitaba cerrar más los ojos. –Duerme tranquila mi preciosa Yuzu, si sigues así dormirás en mi interior, sin tener que morir.

Era verdad, nadie la esperaba ya. Nadie la necesitaba en el mundo consiente, y tampoco es que fuese querida o necesitada. Había un par de voces, ambas de mujeres que se escuchaban muy lejanas. Ambas creía conocerlas bien, pero el dolor estaba pasando y ya no quería seguir resistiendo… Ya no quería dolor, ni sentir, solo necesitaba dormir, como lo decía Urania, mientras la acunaba en sus brazos.

-Yuzu

-Yuzu-

Intentaban elevarse, pero Yuzu ya tenía sus párpados cubriendo su mirada azul -Yuzu, te fallé. Prometí estar siempre a tu lado, pero no pude cumplir. – La voz de un joven… lo poco que aun podía sentir dio un vuelco en su pecho… - ¡Yuzu no va a desvanecerse en las sombras, porque mi corazón continuará buscándola en la oscuridad, guiándome de vuelta a sus brazos! –Ese joven… No sabía si tenía cabellos verdes con rojos o plateados con mechas verdes… Sus voces eran las mismas. Abrió los ojos pero ahora Urania no estaba. Se encontraba sola en aquel espacio nuevamente. -¿Dónde está… el dueño de esa voz?-

-No puedo creer que solo despiertes por un hombre… ¿La diosa Afrodita, y yo dónde quedamos? –Una mata de cabellos negros y brillantes, que hacían juego con unos grandes ojos azules parecidos a los suyos, un rostro que veía sonreír entre amable, alegre y a la vez triste por primera vez en su vida, al menos lo que llevaba de conocerla. – Salamandine…

-Yuzu… -Un silencio se formó entre ambas, la tensión en la postura de Yuzu era palpable, pero la postura de la ex guardiana de Búho era relajada en su firmeza, como si fuese una reina viendo a su hija más querida después de tanto tiempo -Haz crecido tanto, Riza y yo quisiéramos que las cosas no hubiesen sido como se dieron… - La pelinegra no hizo amago de acercarse – De haber sabido que eras… No te habría sacado del orfanato, y hubieses llevado una vida más normal, lejos de mí, de Riza y de todo esto… -Esperen un momento, eso significaba que...

-Entonces… Lo que dijo Matthaios ¿Es cierto?

-Casi todo lo que dijo tu tío es cierto…

-¿Tío?

-Demasiadas cosas que explicar y tan poco tiempo, Yuzu. Debes despertar por favor… Te necesitan allá afuera; él te necesita… No tengas miedo de tu voz, es lo que puede  ayudar a todos, a salvarse entre ustedes por favor.

Una energía oscura y poderosa se sentía próxima, pero no podía verla… solo sentía cerca otro cosmos, el del señor Matthaios que estaba a punto de atacar a ese cúmulo de cosmos oscuro… Pero no quería que ambos se destruyeran… Quería más explicaciones, necesitaba saber más, pero la mujer de negros cabellos no se encontraba y volvía a estar sola.

Sola…

El pánico por la soledad quería hacer mella en ella… pero no podía dejarse caer. No había usado la habilidad de su voz en el torneo por el miedo que le provocaba Urania para usarla, no solo porque podrían verlo como algo poco ético. Pero lo usaría, pero su cuerpo dormido estaba…. Demasiadas cosas. –Señor Matthaios no lo mate, por favor – Era lo único que podía pensar.

No había notado que su espíritu se sentía más corpóreo, pero a lo lejos terminó escuchando la voz de Afrodita –No te vayas a exceder Yuzu, no quiero perderlas, ni a ti ni a tus hermanas -. ¿Hermanas?, Aunque lo había pensado antes... ahora esa palabra le daba más sentido, no se hallaba sola, y debía asegurarse de que al menos, ellas quedasen bien...

Cuando sus orbes azules se abrieron, un hermoso jardín se extendía ante ella, en medio de cristales y flores a duras penas se levantó. Se sentía bastante drenada y con la mirada vacía. Su pecho volvía a doler horrores, como si alguien en verdad estuviese colocando unas garras en su corazón e intentara arrancarlo. Vio de dónde provenía aquel cosmos oscuro, y lo que vio la espantó más que el cosmos abrumador de Urania que se sentía por todo el recinto.

Yuya, con una mirada de odio,  emanando  sed de sangre y energía negativa… No, si bien Yuya no la recordase o no la amase… El era luz, alegría, bondad, no maldad u oscuridad -Yuya … ¡Yuya! – Y solo entre trompicones, ignorando el dolor de haber pisado y sujetado los vidrios con su piel desnuda, dejando cortes de donde manaba sangre que pintaban de carmín las flores blancas en el suelo.

Detente por favor… Yuya… Regresa, regresa… el señor Abel y los demás te esperan, por favor- y solo le había abrazado de frente para frenar su caminar contra el conquer de la luz, para evitar más daño, nadie debía morir en ese lugar, ni por causa de Urania, las lágrimas cayeron por sus mejillas, pensando que jamás volvería a estar tan cerca del paladín de Saturno como lo estaba ahora.

Amore parecía encontrarse con Yuya, el polvillo dorado que desprendía, aseguraba que la energía negativa que estaba viendo no era un juego. –Amore ayuda al señor Matthaios por favor.  –Y la pixie salió en la búsqueda del pelirrojo para ayudarle en algo, con esas heridas que se cargaba. Yuzu por otro lado, aunque se mantenía firme, sujetando a Yuya… El terror estaba impreso en sus orbes azules, sin saber si tendría que combatir contra Yuya o no.

_________________
Amore - Habilidad Activa
Otorga los 12hp de Amore en este combate a Matthaios.
avatar
Yuzu
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Venus

Mensajes : 151

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Princesa de las Flores [Ruta 2]

Mensaje por Arsenio Markov el Lun Feb 05, 2018 9:31 pm

¡Felicidades, Yuya! Eres el ganador de esta pelea.

Obtienes 5000 monedas de oro y el objeto:

Vara de Luz
Habilidad: Restaura 3 puntos de HP por turno con su luz sanadora.

Matthaios: Recibe 1000 monedas de oro y cualquier premio en la tienda.


Para Matt: puedes rolear que regresas a la Tierra o quedarte en el Olimpo para apoyar a tus compañeros Conquers. Tus opciones son Atsushi o Rob.

Para Yuya: ¡avanza con Yuzu hasta el tema de Urania!

¡Muchas gracias por participar!
avatar
Arsenio Markov
Admin

Mensajes : 930

Ver perfil de usuario http://saintseiya-roleplay.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: La Princesa de las Flores [Ruta 2]

Mensaje por Matthaios el Vie Feb 16, 2018 10:50 pm

Off: Yuzu me dio permiso de manejar a su hada esa -mejor dicho me impuso las líneas que debían ir  -

___________________

Dejar el lugar no fue como lo esperaba, aunque estaba siendo ayudado por los miembros de menor rango -los que se quedaron para ello luego de la orden que había dado de desalojar el lugar , iba a necesitar una buena sutura... Esperaba que al menos Rob ya se hubiese desocupado.

Lo que no esperó era escuchar los gritos de Yuzu para detener a Yuya... De hecho verla salir de la urna también fue ver una explosión dorada miniatura, y aquel cosmos acumulado se había regado por el suelo, dándole un toque más hermoso a las flores que crecían en aquel lugar.

Levantarse con los pies descalzos y aqullas delicadas ropas  que no eran lo suficientemente resistentes para que los restos de la urna no cortasen la piel de la pelirrosa, manchaban las vestimentas y el camino que dejaba Yuzu. Con las flores blancas manchadas de carmín, le recordaba a los varios mitos -que involucraban a Afrodita de paso- donde las flores blancas se teñían de rojo, presajio de la fatalidad de aquel amor que solo dejaría dolor a su paso y final.

Ella deteniendolo a pesar del terror reflejado en su mirada. No le hizo notar la cantidad de cosas que le estaba diciendo la criatura que estaba anexada al alma de su sobrina.

-Deberías retribuirles su perdón de alguna forma...  Y tendrías que hablar con la señora Afrodita, seguro ella podría...

No... La señora actual del Olimpo no podría ayudarle, de haber sido así, hubiese detenido su enfermedad. -La jurisdicción de los muertos no me compete a mí, ni interrumpir el ciclo de la vida tampoco - Era la explicación que daba. Siempre era algo problemático ser griego... O agregar griego a una frase u oración para que se convirtiera en un desastre. Ese par solo traería problemas... O soluciones.

Llamó a la Vara de luz de su emblema...Quizá ese par podrían darle un mejor uso. Un golpe en la cabeza del paladín de Saturno, y con esfuerzo colocando esa pose entre seria e intimidante como un padre que ve por primera vez al novio de su hija. -En caso de que vuelvas a hacer algo parecido, ni el Ángel del Destino te podrá salvar de una diosa de la guerra, una ninfa y una santa, jovencito. -Luego volteó a ver a Yuzu, como si a travez de la única ventana a su mirada pidiese perdón por lo que había hecho en su contra - Busca a Hesper y a Lander en Santorini, estoy seguro que querrán conocerte. -

Si, sus hijos desde pequeños preguntaban por la hija de Riza, a la que no conocieron nunca... -Aprovechen y márchense de este lugar... lo mejor que podrían hacer es alejarse de aquí para que Urania no alcance sus objetivos. - Uno de los cupidos lanzó un gemido de susto al ver como el suelo comenzaba a colapsar. Era hora de salir de aquel lugar.

-Viaje bueno, Yuzu, Yuya

_________________

Gracias a la habilidad de Amore dada a mi personaje, el hp recibe 12 puntos adicionales a los que tiene actualmente.

HP: 7.75+12= 19.75
avatar
Matthaios
Conquer
Conquer

Mensajes : 61

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Princesa de las Flores [Ruta 2]

Mensaje por Yuya el Dom Mar 04, 2018 10:08 pm

El Conquer de la luz tenía heridas prominentes en su torso, producto del último golpe del paladín de Saturno. Yuya, ciego por la ira, sólo podía sentir una fuerte opresión en su pecho. Gritos, lamentos, la pena. Podía ver la destrucción a su alrededor. Un mundo que se convertía en cenizas. Una historia de amor trágica pintada con la sangre de personas inocentes. La hoz cayó al suelo antes de que el joven pudiera cortar a Matthaios por la mitad, siendo detenido por una princesa con el vestido manchado con sangre y heridas abiertas en su piel de porcelana. Esa era Yuzu. -Yuzu.... ¡Yuzuuuu!- repitió, cayendo de rodillas al escuchar la voz dulce y cautivadora de su novia.

La oscuridad que había cubierto sus ojos se desvaneció, despertando a Yuya de su pesadilla. -Yuzu- el paladín sonrió con los ojos cubiertos de lágrimas.-¡Yuzu!!- gritó, rodeando a la joven con sus brazos como si temiera que soltándola por un momento alguien llegaría para arrebatársela.-Estaba muy preocupado... Si algo te hubiese sucedido, no sé qué cosas terribles pude haber hecho. Tú eres mi sello, eres la persona que puede contener al demonio en mi interior. Cuando me separo de ti me vuelvo loco y no sé qué hacer. Es porque te amo Yuzu... Estoy incompleto cuando no estás cerca de mí- el joven paladín entrelazó sus dedos con los de su princesa.

El chico notó las heridas, sintiéndose culpable.-Mírate, por mi culpa estás herida- dijo Yuya, examinando el cuerpo de Yuzu con la mirada. Sus pies descalzos dejaban un rastro de sangre sobre las flores del jardín. Levantó la vista cuando sintió el golpe de un objeto duro sobre su cabeza. Estaba tan distraido con Yuzu que no se percató de que el Conquer continuaba ahí. -No te ha pasado nada. Me alegro- dijo el joven con una sonrisa, notando que Amore se encontraba sobrevolando el hombro del pelirrojo.

-Gracias. Le daré un buen uso, señor- dijo, recibiendo el regalo del Conquer. Yuya colocó su hoz y la vara de luz atadas en la parte trasera de su cinturón y cargó a Yuzu en brazos, saliendo de la torre antes de que ésta se colapsara por completo. El guerrero del amor se había retirado junto a sus hombres, dejando a la joven pareja a solas. Yuya hizo algo que no se atrevió a hacer en presencia de Matthaios: besó a Yuzu como no lo había podido hacer en dos años.-Sabes que eres irremplazable para mí, ¿correcto? Selene sólo estaba cerca  por orden del Ángel del Destino. Además, creo que a ella le gusta el caballero de Capricornio. No dejaba de mirarlo mientras ambos hablaban sobre el fin del mundo- dijo con una risita para romper un poco con la tensión del ambiente.

-No podemos quedarnos aquí. Enfrentaré a Urania y acabaré con todo esto- Yuya tomó la mano de Yuzu y comenzó a correr a través del laberinto del amor. Los pasadizos cambiaron su forma, transformándose en un camino que conducía al castillo de Urania en línea recta. No tenían tiempo qué perder y ese mundo lo sabía.
avatar
Yuya
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Saturno

Mensajes : 98

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La Princesa de las Flores [Ruta 2]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.