Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Eskol de Megrez
Miér Ago 15, 2018 10:51 pm por Arsenio Markov

» Petición de Personaje
Mar Ago 14, 2018 11:13 pm por Arsenio Markov

» Registro de Avatar
Mar Ago 14, 2018 11:12 pm por Arsenio Markov

» Takeru: El guerrero musical.
Mar Ago 14, 2018 11:05 pm por Arsenio Markov

» Libro de Firmas
Mar Ago 14, 2018 11:01 pm por Eskol

» Máscaras [Anheru-Libre]
Mar Ago 14, 2018 3:12 pm por Saika Totsuka

» Reviviendo Memorias [Yusei]
Lun Ago 13, 2018 8:52 am por Atem

» Un merecido descanso [Libre]
Dom Ago 12, 2018 11:35 pm por Gaël

» Saint Seiya Eternal Spirit
Jue Ago 09, 2018 9:50 pm por Invitado


Mixologist

Ir abajo

Mixologist

Mensaje por Tier el Mar Ene 09, 2018 9:18 pm

•Es bueno bajar a la Tierra después de tanto tiempo en la Luna. Me gusta la música en el Templo de Neptuno, pero la monotonía me iba a matar. Ah, claro, también pasar tiempo con esta idiota me cansa.• dijo Sun tapándose la boca, dedicándole una mirada desdeñosa a Apache desde donde se encontraba.

•Dijo la retrasada mental que nunca enseña su boca.• le respondió la aludida, acomodando las sillas del establecimiento.

De las cuatro mujeres que cuidaban el Templo de Neptuno en la base lunar de Abel, tres estaban allí: Tier, Sun y Apache. La cuarta, Rose, cumplía su guardia en el otro mundo como castellán de los sobrevivientes en la devastación. Su tarea era simple - vigilar la paz de la ciudad Rysel. Todos los Paladines tenían esa función, rotando las guardias en ciclos periódicos. Tras la de Bakura, quien tenía un gimnasio en los barrios del sur, le tocaba a Tier ocupar su sitio en el bar más grande de la localidad; grande, espacioso e híbrido de los pubs ingleses con los alemanes, y alguna que otra influencia bávara, se encontraba tras la barra puliendo una jarra de cerveza. A su espalda, todos los cristales relucían con la luz fuerte de los focos ambáricos.

•Igual. Debo admitir que se ve bien señora. Aunque no sea su estilo usual, al menos.• comentó Sun.

•Todos son unos cerdos aquí. Turistas, viajeros...todos parecen pendientes de esas orgías baratas que montan en los abbatoirs cercanos a la academia.•

•Ay si, porque no te gustaría ir a hacerles cosas en los calzones ¿verdad?•

Una silla voló. Antes de que golpeara la cara de Sun, Tier la atrapó al vuelo y la dejó en su sitio.

•No rompan nada. Si algo se quiebra, saldrá de sus sueldos.• les advirtió con tono serio. Pasando una mano frente al traje ejecutivo que vestía, volvió tras la barra al tiempo que sonaba la campana de la puerta de entrada. El primer cliente de la jornada había llegado.
avatar
Tier
Paladin
Paladin

Mensajes : 66

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.