Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Ficha de Eskol de Megrez
Hoy a las 10:32 am por Eskol

» Petición de Personaje
Ayer a las 11:13 pm por Arsenio Markov

» Registro de Avatar
Ayer a las 11:12 pm por Arsenio Markov

» Takeru: El guerrero musical.
Ayer a las 11:05 pm por Arsenio Markov

» Libro de Firmas
Ayer a las 11:01 pm por Eskol

» Máscaras [Anheru-Libre]
Ayer a las 3:12 pm por Saika Totsuka

» Reviviendo Memorias [Yusei]
Lun Ago 13, 2018 8:52 am por Atem

» Un merecido descanso [Libre]
Dom Ago 12, 2018 11:35 pm por Gaël

» Saint Seiya Eternal Spirit
Jue Ago 09, 2018 9:50 pm por Invitado


Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Ir abajo

Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Yusei el Mar Feb 13, 2018 10:52 pm

Su vida en pareja con Atem era todo lo que Yusei había soñado. Sin su maldición, podía ser libre de vivir como un hombre normal. Había cedido las responsabilidades del Santo de Piscis a Françoise, sabiendo que ella sería feliz sirviendo a Saori hasta la muerte. Él no podía aceptar ese destino. No era para él. Nunca lo fue en realidad. Parecía que los días oscuros de su vida sólo eran un recuerdo del pasado. Gracias a la ayuda de su novio había podido curarse física y espiritualmente, pero su corazón aún estaba dañado por las circunstancias. Las pesadillas, aunque menos recurrentes que antes, continuaban presentes en las noches de Yusei.

El único enlace de Yusei con el mundo era su computadora portátil. La utilizaba regularmente para hablar con su hermano mayor. Dorian fue un Santo alguna vez, pero renunció a sus deberes para llevar una vida normal. Él le propuso a Yusei escapar del Santuario juntos en su momento pero éste rechazó la oferta. En ese entonces había decidido cumplir la voluntad de su maestro utilizando el don que le fue concedido por los dioses para erradicar al mal del mundo. Sí, Akos nunca vio su peculiaridad como una maldición, él creía fervientemente que las habilidades con las que había nacido tenían un propósito mayor. Afrodita le propuso enseñarle a utilizar su maldición, pero Yusei le pidió a la diosa del amor que la retirara por completo de su cuerpo y la guardara en una caja en el Olimpo para que nunca volviera a afectar la vida de alguien el día en el que recuperó los emblemas de los Conquers, aunque eso no fue necesario. Tras utilizarla para desvanecer las almas oscuras de los tres hechiceros, la maldición desapareció del cuerpo de Yusei.

Charló largo y tendido con Dorian a través de una videollamada. No quería preocuparlo, pero necesitaba un consejo de hermano mayor para poder lidiar con el problema. Le recordaba a la época en la que Dorian daba la cara por él y arreglaba todos sus problemas. Se sentía de nuevo como el niño pequeño que se escondía detrás de su hermano cada vez que alguien le decía "niño maldito" y lo hacía llorar.

-Vete de Rodorio y corta toda relación con el Santuario. Si Atem te ama de verdad, te seguirá a cualquier lugar. Yusei, ya no puedes continuar pensando que le debes algo a Athena o a Akos. Hiciste el bien durante mucho tiempo, es hora de dejar esa etapa de tu vida atrás.

Pasó el resto de la tarde recostado en la cama, pensando en lo que Dorian le había dicho. ¿Marcharse era la respuesta a todos los problemas? No estaba muy seguro. Dejó de darle vueltas al asunto. Dejar Rodorio era una decisión que también le correspondía a Atem, y si él no quería marcharse de ese lugar no podía forzarlo a dejar la casa de su familia y a sus amigos de toda la vida sólo por sus pesadillas.

Se quitó la camisa y se quedó dormido al poco tiempo. Soñó con lo mismo otra vez: vio a Atem siendo lastimado por las espinas de sus rosas, con su cuerpo ensangrentado y su bello rostro lleno de sufrimiento. Ya no quería que esa visión lo siguiera visitando en sus sueños. Despertó gritando y cubierto por una capa de sudor frío, mirando a su alrededor y tranquilizándose al notar que se encontraba a salvo en casa.

avatar
Yusei
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Sin Armadura

Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Atem el Sáb Feb 17, 2018 1:21 am

Una vida pacífica al lado de la persona que amaba era como un sueño hecho realidad. Después de todo lo que hubieron pasado era difícil creer que finalmente tuvieran la paz que tanta falta les había hecho. Atem había decidido renunciar a su cargo en el Santuario para cedérselo a alguien que fuera más apto, él ya no lo deseaba, no creía tener la fuerza suficiente para seguir soportando una carga tan grande y aún menos cuando se trataba de las responsabilidades de un Santo de oro, su destino no era morir en el campo de batalla. Afortunadamente su maestro había aceptado la decisión y comprendió sus motivos. No es que hubiera podido ser de otro modo; Arsen más que un maestro era un amigo, conocía a Atem mejor que sus propios padres, sabía de sus sueños y cuánto había sufrido anhelando esa vida que tenía ahora.

Fue un período de paz durante el cual la vida de Atem cambió por completo. Estaba más calmo, sus días junto a Yusei le habían ayudado a recuperar la seguridad que las desgracias del pasado le habían arrebatado y el constante miedo a perderlo había desaparecido. Era feliz de encontrarlo a su lado todas las mañanas al despertar y que finalmente confiara en él. Su vida era tranquila, pero tenía todo lo que siempre había soñado y no necesitaba más.

Sin embargo, los últimos días, aunque no lo había mencionado, el comportamiento de Yusei lo traía intranquilo. Eran pequeños detalles que para alguien que no lo conociera bien podrían pasar inadvertidos, pero tras haber vivido tanto tiempo a su lado Atem lo conocía lo suficiente como para sospechar que algo no estaba bien; sin mencionar las ocasiones en que despertaba en medio de la noche alterado. Sentía que había algo que su novio no le estaba diciendo y eso le preocupaba. En la noche, mientras se preparaba para dormir, pensó que quizás debía hablar con él acerca de ese asunto más en profundidad. Con ese pensamiento en mente finalmente se metió en la cama y tras desearle buenas noches a Yusei se quedó dormido.

La noche transcurrió tranquila hasta que la calma se vio alterada por una exclamación y un movimiento brusco de Yusei que hizo que Atem despertara sobresaltado. Tardó un instante orientarse y entonces miró a su lado, notando que su novio estaba despierto.

—Yusei —murmuró adormilado. Sentándose a su lado lo observó con preocupación, no era la primera vez que ocurría—. ¿Te encuentras bien? —Al posar una mano en su pecho para proporcionar una suave caricia en un intento por transmitirle tranquilidad notó su pulso acelerado. Su piel estaba húmeda por el sudor y él se veía un tanto agitado. Enseguida creyó saber de qué se trataba—. ¿Otra vez tuviste un mal sueño?
avatar
Atem
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 222

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Yusei el Lun Mar 05, 2018 10:07 pm

Al sentir la presencia de Atem en la cama se sintió tranquilo, aunque esa calma duró más bien poco porque no se le ocurría una forma de evadir la pregunta de Atem con un simple "Estoy bien", ya que era evidente que no estaba comportándose con normalidad. Yusei sujetó a su novio por los hombros, pensando seriamente en decir la verdad sobre lo que ocurría, pero al ver los ojos de preocupación de Atem no tuvo corazón para angustiarle con sus problemas. Se lo diría, al día siguiente.-No pasa nada, es sólo una pesadilla. Vuelve a dormir- actuó lo más relajado que pudo, recostándose con las manos detrás de su cabeza,cerrando sus ojos.

-Atem... ¿Eres feliz con tu vida en Rodorio?- preguntó el pelinegro, expresándose con tranquilidad para que Atem no sospechara sus verdaderas intenciones. Quería explorar el terreno antes de decirle que quería dejar el pueblo.-Sucede que lo he pensado, y ya no tengo otro motivo para continuar cerca del Santuario que no seas tú. Podríamos irnos de viaje a cualquier lugar en el mundo que desees- Yusei acarició el rostro de Atem, sonriendo con dulzura.

Sujetó la mano de su novio con fuerza sin llegar a lastimarlo, del modo en el que Yusei solía tomar su mano cuando se sentía preocupado por algo. -No puedo dormir. Iré a dar un paseo- se levantó de la cama, aún con la sonrisa, recogiendo su camisa del suelo y calzándose sus botas. Terminó de vestirse después de cruzar la puerta del dormitorio.

Regresó a la habitación, sólo para arrojar su chaqueta sobre la cabeza de su novio.-Acompáñame. Me gustaría dar un paseo con mi chico antes del amanecer- Yusei levantó la prenda sólo un poco para besar a Atem en la mejilla, saliendo disparado hacia la puerta.

Aunque se encontraban en tiempos pacíficos, Yusei sentía su mente tan caótica como en la guerra. Perder a su pareja era algo que no podía concebir. Si él no se iba con él, no creía que volvería a encontrar la felicidad al lado de otra persona. No quería volver a enamorarse, él quería permanecer junto a Atem hasta que su corazón dejara de latir.
avatar
Yusei
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Sin Armadura

Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Atem el Jue Mar 08, 2018 9:37 am

Atem volvió a acostarse pero no se quedó del todo tranquilo. No era la primera vez que Yusei intentaba calmar su preocupación con palabras como esas, pero en esta ocasión, a diferencia de otras, lo vio dudar.

Tendido a un lado de su novio el egipcio lo miró con preocupación un momento, después fijó su vista en el techo, pensativo. Fue entonces que escuchó la voz de Yusei en medio del silencio, lo que le hizo volver a observarlo. Tardó en responder. Aquel interrogante le extrañó.

—P-por supuesto —contestó inseguro, sin saber la razón por la cual Yusei haría tal pregunta o qué respuesta esperaba de él. Una tímida sonrisa asomó a sus labios—. Soy muy feliz aquí, a tu lado. Ya no hay nada que pueda impedirnos vivir en paz. —después de un instante de silencio la sonrisa se desvaneció ante el pensamiento de que había un motivo tras las palabras de Yusei—. ¿Por qué lo preguntas?

Al oír la respuesta se preguntó cuál podría ser la razón de aquel pensamiento. ¿Acaso Yusei estaba cansado de la rutina de sus días? ¿Se sentiría incómodo con la vida que llevaban en el pueblo? Muchas preguntas invadían su mente y no encontraba respuesta. Y como siempre, empezaba a sentir cierta culpa.

—¿Ir de viaje? Te refieres a... ¿tomarnos unas vacaciones? ¿Salir del pueblo por un tiempo? —inquirió confundido. Aunque dudaba que fuera eso. Por la forma en que Yusei apretaba su mano, se notaba su preocupación. ¿Tendría algo que ver aquello con el Santuario? Lo había mencionado. Atem deseaba saber qué había detrás del comportamiento inusual de su novio, pero no encontraba el momento adecuado para preguntárselo.

Entonces Yusei se levantó de la cama, aduciendo que no podía dormir, lo cual a Atem le extrañó aún más. Elevando ligeramente el torso lo observó vestirse hasta que algo cubrió su vista. No esperaba que regresara a pedirle que lo acompañara, aunque habría ido con él de cualquier modo. Quizás aquel era el momento preciso para que pudieran hablar sobre el tema que tenía preocupado a Atem.

Se vistió, se abrigó con la chaqueta, arregló su cabello despeinado con las manos y alcanzó a Yusei en la entrada de la casa. El cielo todavía estaba oscuro pero poco tiempo los separaba del amanecer. La brisa fresca que corría por las calles era agradable.

—Yusei... ¿sucede algo malo? —se aventuró a preguntarle entonces, continuando la plática que habían tenido en la habitación. No deseaba que fuera así pero sentía que Yusei le estaba ocultando algo, quizás porque le costaba decírselo o era algo grave y no deseaba preocuparlo. Fuera lo que fuera, Atem quería saberlo—. Te he notado un tanto preocupado estos días. Quizás sólo sean ideas mías pero... no logro dormir tranquilo en las noches pensando que hay algo que te incomoda —lo tomó de la mano y se acercó a él—. Estoy dispuesto a apoyarte en lo que sea ¿lo sabes, verdad?
avatar
Atem
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 222

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Yusei el Sáb Mar 17, 2018 8:03 pm

Caminó durante varios minutos sin decir palabra. Pensaba en que no era el momento para decirle la verdad, aunque Atem lo hacía cada vez más difícil para él. Poco a poco su fuerza de voluntad se vio agrietada, pensando que lo mejor que podía hacer era hablar era sincerarse. De todos modos, no iba a haber ninguna diferencia. Tarde o temprano iba a tener que decírselo, y posponerlo hasta la mañana siguiente no cambiaría la respuesta. Puso en orden sus ideas antes de hablar, comenzando desde el principio.

-Sí... algo me está sucediendo- se detuvo frente a un edificio. A primera vista no tenía nada de especial, sólo era un local cerrado. Ese lugar era la misma taberna en la que tuvo su primer encuentro con Atem. Recordó cómo se sentía ese día: aislado, diferente a los demás, señalado por todos. La única persona que se acercó para preguntar cómo estaba fue el mismo chico que se había convertido en su novio.

-Lo que sucede es que ya no puedo vivir con la culpa. Este lugar hace que las pesadillas vengan a mí constantemente. Pienso que no pude hacer nada para salvar a los Santos de Bronce de ciudad Kaus. Tampoco pude evitar la destrucción de la ciudad cuando volvió a convertirse en un campo de guerra. No pude hacer nada para salvar a mi maestro. Ahora todos estos fallos se han acumulado y han formado una herida profunda. Fui el hombre más feliz desde el momento en el que comenzamos a vivir juntos. Tienes que saber que antes de que esto sucediera, pensé que por fin mi vida estaba bien. Ingenuamente pensé que había sido perdonado- sonrió, abrazando a Atem. Apoyó su barbilla en el hombro del antiguo caballero de Libra.

-Pero la cruda verdad es que no importa lo que haga, esos fantasmas siempre me acosarán. No fui lo suficientemente fuerte para salvarlos Atem. Todos ellos eran inocentes y yo les fallé- Yusei se ocultó bajo los brazos de Atem, sujetándolo para no caerse. Su cuerpo entero temblaba y sus ojos estaban cubiertos con lágrimas.

-Y ahora... ni siquiera puedo hacerte feliz. No mientras continuemos aquí. El pasado me persigue- Yusei limpió las lágrimas con su camisa, dejando al descubierto su abdomen por unos momentos. No quería que Atem lo viera quebrarse. Tenía que ser fuerte para que eso no lo preocupara más.

El chico de cabello oscuro sonrió para Atem, señalando la vieja taberna que tenían a sus espaldas.-¿Recuerdas? Aquí es el lugar en el que nos conocimos. Fuiste el único que se acercó a mí. Sin saberlo, me salvaste la vida aquel día- rememoró Yusei, acariciando la puerta de madera gastada que estaba cerrada frente a él.
avatar
Yusei
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Sin Armadura

Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Atem el Miér Mar 21, 2018 6:23 am

—Tranquilo —murmuró Atem sosteniendo a Yusei entre sus brazos intentando contenerlo. Entendía el sentimiento de culpa de agobiaba a su amado porque él lo había experimentado tiempo atrás, después de aquella batalla que acabó en la destrucción de una ciudad entera y cientos de vidas inocentes perdidas. Aquella batalla donde él mismo estuvo al borde de la muerte. Atem lo había superado en parte ya, pero a veces no podía evitar preguntarse qué hubiera pasado si hubiese tenido la fuerza suficiente para detener al enemigo. Pero era imposible saberlo. Sólo quedaba aceptarlo.

Las declaraciones de Yusei lo dejaron pensativo. Se mantuvo en silencio un momento relacionando todo aquello con lo que le había mencionado en la habitación, hasta que se detuvo a observar un viejo edificio que Atem reconoció de inmediato.

—¿Cómo olvidarlo? Mi vida cambió tanto desde ese día. Me enseñaste muchas cosas. —Riendo abrazó a Yusei, escondiendo su rostro ruborizado contra el cuerpo de su chico al recordar lo primero que le enseñó esa noche. Después se retiró levemente y lo miró a los ojos mostrándole una dulce sonrisa mientras acariciaba suavemente su mejilla—. Fuiste muy paciente conmigo. Y comprensivo. Tú también hiciste mucho por mí.

Apartándose de Yusei y apoyando su espalda en la pared a un lado de la puerta de la taberna, observó las calles vacías del pueblo con melancolía.

—Este lugar me trae muchos recuerdos.

Recuerdos buenos y no tan buenos. Pero eran recuerdos que de algún modo lo habían marcado y le hicieron desarrollar cierto apego por las personas y cosas que formaban ese pueblo.

Su mente se transportó a aquellos lejanos días en que no era más que un joven inocente y desorientado que convivía con su maestro. Cuánto había cambiado, cuanto había crecido desde entonces. Eventos inolvidables volvieron a él, como su largo entrenamiento, cuando obtuvo su armadura, todas las amistades que había forjado y finalmente la noche en que su vida tomó un nuevo rumbo al conocer a Yusei. Todo lo que sufrió por su amado le hizo darse cuenta de qué tan fuerte era lo que sentía por él.

Por mucho que él intentara evitar preocuparlo, no podía ignorar sus sentimientos.

—Pero no te sientes seguro permaneciendo aquí, ¿verdad? Cerca del Santuario —dirigió la mirada hacia Yusei—. Yusei, se lo que sientes, he experimentado ese sentimiento también. Pero no debes pensar que ha sido tu culpa. No fuiste tú quien ocasionó todo eso, no fue tu voluntad el que ocurriera de ese modo.

Quería ayudarlo, pero no podía hacer mucho más que aconsejarlo y apoyarlo; aceptar su pasado y superar los temores, eso dependía de Yusei.

—No deseo que vivas sufriendo, sólo quiero verte feliz. ¿Qué puedo hacer? —comentó después de un prolongado silencio, cabizbajo, lo último más para sí mismo—. Dime, ¿crees que la solución sea dejar el pueblo? A eso te referías ¿verdad? Pero, ¿estás seguro? —quiso asegurarse, aunque Yusei ya le había dado la respuesta de manera indirecta.
avatar
Atem
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 222

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Yusei el Dom Mar 25, 2018 9:40 pm

Se quedó pensativo, reflexionando sobre la pregunta que le planteaba Atem. Marcharse de Rodorio no era una solución, ya que el problema continuaría persistiendo sin importar lo lejos que se fueran. Los fantasmas de su pasado siempre lo encontrarían y estarían ahí para atormentarlo. -Atem, sé que irnos no lo resolvera, pero estoy desesperado por aliviar mi culpa. No es justo que nos hagan esto ¿por qué tenemos que sufrir de esta manera? Lo detesto- Yusei lloró en silencio, guardando su distancia. No sabía por qué no podía dejar de llorar.

Yusei apoyó su espalda contra la pared de la taberna, deslizándose hasta caer al suelo sentado. Comenzó a recordar más del día en el que conoció a Atem, sonrojándose cuando pensó en el posible significado de "me enseñaste muchas cosas".-Me vas a hacer sentir como un pervertido sí solo te he enseñado "mis cosas" Atem- rió, olvidándose de la tristeza que embargaba su agitado corazón por un instante.

-¿Piensas que fui demasiado rápido en esa ocasión? Es que, hablamos un par de horas y me abalancé sobre ti, eso no fue muy caballeroso de mi parte- en aquella ocasión, recordaba el deseo desesperado de querer compartir la cama con Atem, como si el contacto íntimo con el Egipcio fuera una cura para el dolor de su alma. -Estaba temeroso de que aquel hubiera sido sólo un encuentro espontáneo. Jamás creí que te volvería a tener entre mis brazos, Atem. En el fondo sabía que no podía tenerte. Huí por la mañana, deseando no saber la respuesta y vivir esperanzado- en aquella ocasión, había decidido retomar sus deberes como caballero, servir fielmente a Athena por el resto de su vida y no salir del templo de Piscis a menos de que fuese absolutamente necesario hasta encontrar una cura para su temible maldición. Esperaba que Atem viviera feliz con la persona que decidiera compartir su vida, aunque no fuera él.

Observó su propia mano, la abrió y cerró, recordando cuando ésta se veía como un hueso ennegrecido.-Creí que yo no era lo suficientemente bueno para ti. Vivía en un cuerpo con una maldición, sin tener un sentido de pertenencia y buscando el motivo de mi existencia sirviendo a una causa de la que no estaba completamente convencido. Salvar al inocente era, es y será siempre mi motivación, pero nunca estuve seguro de que ser un caballero de Athena era la mejor forma de conseguirlo. Así era hasta que demostraste lo mucho que me amabas y supe que mis sentimientos por ti eran correspondidos- Yusei se levantó del suelo y miró a Atem, abrazándolo como si fuese la última vez. Comenzó a besarlo y a tocarlo, introduciendo sus manos bajo el pantalón de Atem. Lo deseaba, sin importar el tiempo que pasara, cada vez que estaba a solas con Atem y veía esos ojos tiernos y seductores, no podía evitar recrear lo mismo que había sucedido la primera noche en la que estuvieron juntos en una habitación.


-¿Estás tan excitado como yo?- preguntó el pelinegro con una sonrisa traviesa. Sacó una ganzúa de su pantalón y la usó para abrir la cerradura, empujando la puerta de la taberna. Yusei se quitó la camisa y la arrojó lejos, dejando a la vista la piel morena de su torso, colocando sus pulgares enguantados en el borde de su pantalón, tirando ligeramente hacia abajo para mostrar el elástico de su ropa interior.-Puedo enseñarte más cosas esta noche
avatar
Yusei
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Sin Armadura

Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Atem el Sáb Mar 31, 2018 6:58 am

Atem miró a su chico a los ojos, y una suave sonrisa asomó a sus labios.

—¿Sabes, Yusei? De alguna forma, me alegra que haya pasado de ese modo. Quién sabe qué hubiera sido de mí... de nosotros, si no nos hubiesemos conocido, si continuábamos con esas vidas —Aún cuando al principio todo hubiera sido sufrimiento, que pensar en Yusei hubiese significado quebrarse en llanto creyendo que jamás volvería a verlo, no lo habría cambiado por nada—. Me siento tan feliz de tenerte a mi lado.

No hicieron falta más palabras, la cercanía misma los llevó a unir sus labios en un beso apasionado. El moreno se dejó llevar por las acciones de Yusei y pronto sus manos se encontraban recorriéndolo con ansias, buscando escabullirse bajo sus prendas y deseando más de él. Había olvidado que estaban en la calle, hasta que Yusei se apartó. Agitado, Atem respondió a la pregunta con una afirmación, pero no esperaba que el plan de su novio fuese entrar a la taberna.

—Espera. —Preocupado, intentó detenerlo— ¿Estás seguro de esto? No es correcto. ¿Qué tal si nos encuentran? Podrían atraparnos y no quiero ir a la cárcel.

No estaban en la seguridad de su hogar y le aterraba la idea de que los sorprendieran en una propiedad ajena haciendo cosas inapropiadas. Algo nervioso miró hacia la calle para asegurarse de que no hubiese nadie que pudiera verlos, segundos antes de que Yusei lo arrastrara al interior del local cerrando lo puerta.

La iluminación era escasa, pero suficiente para ver con claridad cómo el ex Santo de Piscis se desvestía. Eso bastó para captar la atención del egipcio. Tragando saliva lo observó atentamente, bajando la vista siguió sus manos cuando mostró parte de su ropa interior. Podía estar inseguro, mas la propuesta atrevida de Yusei le resultaba tentadora.

Y en cierto modo, lo admitía, había algo en el hecho de estar haciendo algo inadecuado, que le atraía como niño queriendo hacer travesuras.

Decidió que confiaría en él.

—Sabes cómo convencerme Yusei. —Rió despacio, sabiendo que no había nada que pudiera hacer contra el deseo de aprovechar la soledad y el silencio para estar con su novio.

Dejando caer la chaqueta que vestía, Atem se acercó a Yusei sin quitarle la vista de encima. Deslizó lentamente la manos por el torso de su chico, acariciando toda esa piel desnuda que el chico de ojos azules había descubierto para él mientras se acercaba a su boca, besándolo con deseo. La excitación crecía y el calor que lo invadía le hacía sentir la necesidad de deshacerse de sus propias ropas, cosa que no tardó en hacer con la parte superior de su vestimenta, quitándose la camisa para quedar en las mismas condiciones que su novio.

—¿Aún tienes más cosas que enseñarme? —le preguntó en tono bajo mientras sus labios trazaban un sendero hasta el cuello ajeno, besando y mordisqueando con suavidad, perdiéndose en el aroma natural de su piel—. Podría jurar que después de tanto tiempo que hemos estado juntos, he conocido todo de ti —Sin dejar de tocarlo, mientras le hablaba al oído, bajó con lentitud la diestra hasta llegar a la entrepierna de su chico, apretando con suavidad. De más está decir que, durante los años que llevaban juntos, habían compartido muchos momentos íntimos como aquel; no había nada que no conocieran uno del otro—. Pero me gusta cuando me sorprendes.

Se detuvo un momento, viendo a los ojos de su novio con su mirada encendida en deseo.

—¿Qué planeas enseñarme esta noche? —preguntó de modo insinuante decidiendo seguirle el juego, sonriéndole apenas.
avatar
Atem
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 222

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Yusei el Dom Abr 15, 2018 12:54 am

Tímido, prudente y precavido. Atem había cambiado desde su primer encuentro en esa taberna, pero en esencia era la misma persona de la que se enamoró. Lo que inició como un encuentro casual entre desconocidos se convirtió en un romance de verdad. Al estar en esa taberna junto con Atem, recordó que Rodorio no sólo despertaba recuerdos malos. Aún recordaba con cariño los momentos que pasó en compañía de su hermano mayor, los días con su padre adoptivo y la vida que formó junto al chico que amaba.

Yusei besó la piel desnuda de su novio, dejando marcas por donde pasaban sus labios. No importaba cuántas veces lo hiciera, siempre disfrutaba de tocar y explorar el cuerpo de Atem. Cargó a Atem en brazos y lo recostó sobre una mesa circular, arrancando los pantalones de su amado con todo y la ropa interior. A pesar de la escasez de luz, Yusei podía ver el tenue resplandor de la luna reflejado sobre los músculos de su pareja.

-Yo les gané a todas- dijo el joven de cabello negro con una sonrisa victoriosa.-Ninguna de las chicas que iban tras de ti consiguió verte de esta forma- Yusei acercó su rostro al abdomen de Atem, besando sus músculos mientras descendía lentamente hacia su entrepierna. Tomó el miembro de Atem entre sus manos y, como si tratara de volverlo loco, aproximó sus labios sobre éste sin llegar a tocarlo. Después de quedarse así durante varios segundos, Yusei lamió la punta rosada antes de introducirla en su boca por completo.

Se levantó por un momento, tapando la boca de Atem con una de sus manos cuando escuchó el sonido de la puerta abriéndose.-¿Cerraste la puerta antes de entrar?- Le preguntó Yusei, observando una sombra robusta que se proyectaba sobre el piso de la taberna. -Atem, por la ventana- el joven señaló la ventana que se encontraba en dirección opuesta a la de Atem.

Yusei abrió la ventana con una rosa, alarmando al dueño de la taberna con el sonido causado por su técnica. El hombre no encontró a nadie, sólo ropa desperdigadas por el suelo y la ventana abriéndose y cerrándose por obra del viento. Revisó el lugar rápidamente, notando que no faltaba nada de valor. Se preguntó qué era lo que estaban haciendo ahí hasta que vio una prenda de ropa interior sobre una silla....

-Lo lamento, no pensé que nos descubrirían en la escena del crimen- Atem se encontraba desnudo y sonrojado en sus brazos, temblando de frío porque la temperatura del exterior contrastaba con el calor de su cuerpo. Huyeron tan rápido que dejó la ropa de Atem en el establecimiento. Bajó a Atem en el suelo, quitándose el pantalón para que su novio lo vistiera.

-Aunque, si me lo preguntas, creo que te ves más lindo así- comentó Yusei, observando la silueta perfecta de Atem resplandecer bajo la luz lunar. Sólo él podía hacer que una situación penosa se convirtiera en un recuerdo inolvidable al regalarle una imagen tan erótica como esa: El chico más inocente, con su cuerpo desnudo y bronceado cubierto solamente por sudor frío, con el rostro rojo y la respiración agitada debido a la adrenalina de ser descubiertos. Yusei movió la cabeza, despertando de su "fantasía". -Deberíamos... volver a casa antes de que los aldeanos de Rodorio despierten- comentó Yusei, fingiendo que miraba hacia otro lado.
avatar
Yusei
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Sin Armadura

Mensajes : 267

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Atem el Jue Abr 19, 2018 12:22 am

Atem estaba paralizado, sonrojado, temblando y totalmente avergonzado. Todo había sucedido tan rápido que apenas tuvo tiempo de reaccionar ya estaba afuera, sin nada que cubriera su completa desnudez, frente a Yusei. Afortunadamente las calles estaban desiertas, pero a la impresión que se llevó dentro de la taberna a punto de ser descubierto, totalmente expuesto y en una situación muy explícita, no iba a olvidarla fácilmente. Sólo esperaba que no los hubieran visto, el solo hecho de pensarlo le hacía sentirse terriblemente apenado.

Su pulso estaba acelerado y aún temblaba al tomar la ropa que le ofrecía Yusei. Sintió su rostro arder de vergüenza cuando escuchó las palabras de su novio y quiso cubrirse. Él siempre lo sorprendía en el momento menos esperado. Después pensó que no tenía sentido avergonzarse, si hacía un instante había estado disfrutando que lo viese con esos ojos e incluso que lo besara de la manera más atrevida aún con el riesgo de ser descubiertos. Asintió cuando le sugirió volver a casa, y se vistió rápidamente, asegurándose que no hubiera nadie en los alrededores.

Y así regresaron a su residencia antes de que el amanecer los alcanzara, antes de que los aldeanos de Rodorio salieran de sus casas para empezar con sus rutinas diarias. Lo que habían empezado en la taberna lo terminaron en su hogar, en la seguridad de la habitación. Aquel día quedó para ambos como una anécdota divertida.

—Debemos recordar la próxima vez tener más cuidado con dónde hacemos esas cosas —recordaba el egipcio riendo—. O quizás deberíamos repetirlo...

Y no fue el único suceso inolvidable que vivieron desde entonces. Conociendo que Yusei se encontraba en una situación emocional muy delicada, Atem intentó buscar la forma de apoyarlo del mejor modo posible, sacarlo de la rutina y animarlo para que esos pensamientos no lo atormentaran. Con el correr de los días Yusei recuperó por completo la seguridad y pudieron continuar con su vida de forma pacífica, sin que el tormentoso pasado de ambos les impidiera ser felices. Siempre se tendrían el uno al otro para superar cualquier obstáculo, había sido así desde el día en que se conocieron y ambos lo sabían. Y todo era más agradable sabiendo que tenía el apoyo de Yusei y del mismo modo, él alentaría a su chico en cualquier decisión que tomara, porque no había nada más importante que él en su vida.
avatar
Atem
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 222

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un Corazón que no Olvida - Yusei & Atem

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.