Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Las Hadas Etéreas [Vasant y Rin]
Hoy a las 7:48 pm por Narrador

» El Ataque de los Conquers: Arsenio vs Vasant y Stelios [Evento principal]
Hoy a las 2:06 pm por Vasant

» Visita al presidio [Entrenamiento vs Sofia]
Hoy a las 11:17 am por Narrador

» Un encuentro inesperado [Vasant]
Hoy a las 11:16 am por Vasant

» Especial de Navidad~ "Cazando a Hermes" El Musical~
Hoy a las 4:48 am por Narrador

» Bull Dinner, the encore
Ayer a las 7:47 pm por Stan

» Bull, Ram, segways
Ayer a las 5:58 pm por Stan

» En Medio de la Nada
Ayer a las 2:40 pm por Jade Stryga

» Palco Divino
Jue Dic 14, 2017 9:45 pm por Viktor

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Mar Jun 09, 2015 7:32 am

Ese día se había levantado temprano. Muy temprano. Exageradamente temprano. Bueno, en realidad siempre era así. Alexius no era una persona que durmiera demasiado, ni tampoco tenía un sueño profundo; añadido a eso, una vez se despertaba era casi imposible que se volviera a dormir. Pero esas no fueron las razones por las cuales se levantó tan temprano.

Estaba emocionado. Total y absolutamente emocionado. Llevaba algo así como una semana -Alexius no solía llevar la cuenta de las cosas, era muy malo para eso; por pura suerte se acordaba de cuantos años tenía- viviendo con Tsukiya, y había sido la mejor semana de su vida. Con el caballero de Pegaso podía ser él mismo, y Tsukiya siempre acababa haciendo reir a Alexius. Y lo mejor de todo es que Tsukiya había aceptado entrenar con él. Alexius pensó que no iba a querer, y por eso se lo preguntó inseguro, pero al final Tsukiya sí que aceptó y eso hizo al Cisne la persona más feliz del mundo. ¿Qué le iba a hacer? Se emocionaba con las cosas sencillas.

Y aquel era el día. Se había levantado temprano, había abandonado la cama que compartía con Tsukiya y se había ido a hacer el desayuno y a ducharse. Se tardó lo máximo que pudo para dejar a Pegaso dormir, pero cuando regresó al cuarto y se sentó en la cama al lado de Tsukiya no eran más de las nueve de la mañana. Y a Alexius le daba pena despertar al otro caballero, se veía tan tranquilo cuando dormía... decidió dejarle dormir una hora más, y de mientras él terminaría el dibujo que estaba haciendo en su diario. Lo bueno de su diario era que solo constaba de dibujos y algunas fotografías ya que no se atrevía a escribir en él -cosas de tener una enfermedad que te hace escribir como si no hubieras estudiado lengua en la vida-, y eso hacía que sólo él pudiese saber a qué momentos pertenecían los dibujos.

Así pues tomó el diario  y volvió a sentarse en la cama al lado de Tsukiya. Buscó la página por la que estaba y continuó el dibujo. Desde hacía una semana estaba tratando de dibujar un pegaso, pues era lo que asociaba con Tsukiya, pero aún no le convencían las alas, y se notaba que había borrado ya varias veces. Mordisqueó la parte de arriba del lapiz con el ceño fruncido y fue a borrar de nuevo cuando escuchó un pequeño pitido que indicaba que ya había pasado una hora. Suspiró, se revolvió el cabello que aún tenía húmedo y, dejando a un lado el cuaderno, se inclinó sobre Tsukiya y tocó su hombro.

—  
Tsukiya... —le susurró al oído y zarandeó a su compañero con suavidad. No quería que tuviera un mal despertar—. Tsukiya, despierta. Son las diez y tenemos que ir a Stix para entrenar, ¿recuerdas? Vamos, arriba. Tienes el desayuno hecho, así que en cuanto seas persona nos vamos, ¿vale? Veeeeeeeenga
avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Tsukiya el Miér Jun 10, 2015 10:44 pm

Despertó con Alexius sentado a su lado, moviéndolo suavemente para espabilarlo. Pegaso observaba a su compañero con una cara de “por favor, sólo dame 5 minutos más”. Se levantó, sentándose en la cama mientras se frotaba en los ojos, esperando que eso lo ayudara a despertar completamente. –Buenos días, Alexius- le sonrió de oreja a oreja. Aunque ya había pasado una semana desde la llegada de Alexius a su vida él no podía evitar sonreír cada mañana. Era como su forma de agradecer a los dioses que finalmente tenía a alguien que lo entendía, levantándose con una sonrisa porque la vida le había sonreído a él.

Se puso de pie, estirándose perezosamente y pasando una de sus manos a través de la maraña de pelo que era su corta melena castaña. Calló un bostezo con la mano y volvió la atención a Alexius, girándose rápido cuando le recordó el entrenamiento.-¡Ah! Claro, el entrenamiento- por poco olvidaba que le había prometido a Alexius que ambos entrenarían ese día. –Estaré listo enseguida… ¡No te muevas de aquí! - fue lo último que dijo antes de salir disparado por la puerta a toda velocidad, como si estuviera participando en una competencia. Se dio una ducha rápida, esperando que meterse bajo el chorro de agua fría lo remolcara por completo a la realidad. Salió del baño con una toalla atada a la cintura, regresando a la habitación donde estaba Alexius para vestirse. Se puso unos pantalones y una camisa roja de manga corta. Apenas terminó de calzarse los zapatos corrió para disfrutar de la mejor parte del día: el desayuno preparado por Alexius.

Tsukiya devoró lo que su compañero había dejado para él, sin importarle que pudiera dolerle el estomago por comer tan rápido. Tsukiya pensaba que el desayuno era demasiado delicioso como para contenerse.

-Estoy listo para partir Alexius- dijo Pegaso, bastante entusiasmado. Por lo general los entrenamientos no eran nada especial: iba regularmente al río en el que los santos más violentos y adaptados a la vida dura del santuario tenían su campamento. A veces ni siquiera le daban ganas de acercarse, principalmente porque siempre estaba solo. Las únicas veces que no lo estaba era cuando alguien quería usarlo como saco de arena. Sin embargo se lo había prometido a Alexius, pensando que sería divertido tener a un compañero de entrenamiento que no quisiera matarlo “accidentalmente”, como había dicho un idiota cuando estuvo a punto de volarle la cabeza a Pegaso utilizando su técnica especial.

-¿Estás listo? No creas que voy a tener compasión de ti, chico cisne. El perdedor tendrá que preparar el desayuno por una semana.- le dijo con una sonrisa, guiñándole el ojo mientras posaba firmemente su mano sobre el hombro del rubio.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Jue Jun 11, 2015 10:34 am

Dejó de zarandearle cuando vio que se despertaba y se apartó un poco para dejarle espacio y que se pudiera levantar. Contempló fijamente su rostro una vez su compañero estuvo sentado en la cama; le gustaba mirarle porque así memorizaba las expresiones que ponía y sabía identificar más o menos cuando estaba triste, contento o molesto. Era una manía de Alexius. Él pensaba que a veces las palabras sobraban y que era mejor saber lo que sentía Tsukiya mirándole al rostro que preguntándole.

Buenos días, Tsukiya —dijo esbozando también y acariciando su espalda. Le siguió con la mirada una vez se levantó y su sonrisa aumentó cuando dijo que estaría listo enseguida.

Puesto que Tsukiya le había dicho que no se moviera de allí, agarró su diario y prosiguió con lo que estaba haciendo antes de despertar a Pegaso. Borró las alas del dibujo y volvió a dibujarlas desde el principio, con todo el cuidado que pudo, y aún las estaba dibujando cuando Tsukiya regresó al cuarto. Es que no le convencían. Quizá tendría que probar otra clase de alas, no lo sabía. Volvió a morder la punta del lapiz con algo de molestia. Por una vez que tenía la auténtica necesidad de dejar un dibujo bien iba y no le salía. Iba a volver a borrar por segunda vez cuando el ruido que hizo Tsukiya al correr le devolvió a la realidad. Volvió a dejar el diario en su sitio y se levantó para seguir a Tsukiya a donde supuso que había ido; a la cocina.

Una vez llegó se apoyó en el marco de la puerta y vio a Tsukiya devorar el desayuno que le había preparado. Rió.

Verás cómo te vas a poner malo de comer tan rápido —anunció divertido mientras se acercaba al caballero de Pegaso. Alzó una ceja cuando escuchó que el que perdiera iba a preparar el desayuno durante una semana—. ¿Eso significa que si gano me harás el desayuno durante una semana? Wow, eso yo no me lo pierdo —rió y pasó un brazo sobre los hombros de Tsukiya—. Ahora sí que no te lo pienso poner nada fácil, Pegaso —bromeó y arrimó su rostro al del otro caballero para morder su mejilla con suavidad—. Gracias por aceptar entrenar conmigo. Me hace muchísima ilusión —susurró agradecido contra la piel de su mejilla antes de apartarse y caminar hasta la salida—. Vamos caminando, ¿te parece bien? Ven.

Cogió las llaves y tomó la mano de Tsukiya antes de salir por la puerta. Era culpa del propio caballero de Pegaso que hubiera adoptado esa costumbre; eso le pasaba por tener las manos tan agradablemente cálidas. Cuando salieron de la casa se aproximó a la puerta y la cerró con llave para después ya si irse directamente al río con Tsukiya de la mano.

¿Y qué tipo de entrenamiento haremos? Quiero decir, ¿sólo nos vamos a pelear? —preguntó con curiosidad. Pero no esperó a que Tsukiya respondiera antes de señalar una tienda cercana—. ¡Mira! Esa tienda no la había visto antes, ¿será nueva? Tal vez allí vendan regaliz, aunque... no parece una tienda de dulces. Creo que es una panadería. ¡Lo es, si el olor llega hasta aquí! ¿Y has visto eso? —señaló a un cartel publicitario de una película de terror—. Sería genial verla. ¿Vamos a verla algún día? ¡Por favor, dí que sí, di que sí! Vamos, Tsuuuu~ —y ahí estaba la personalidad que casi nunca mostraba a nadie. Pero era Tsukiya, así que con él podía mostrarse todo lo infantil, hiperactivo y curioso que era. Tomó la mano de Tsukiya con dos de las suyas y puso carita de pena para que aceptara, hasta acortó su nombre de forma cariñosa. Pero enseguida se le pasó al recordar que tenían que ir al río—. ¡Es cierto, el río! Tenemos que ir, así podemos entrenar más tiempo... —y de nuevo echó a caminar, aún sin soltar la mano de Tsukiya—. Quiero que un día vengas conmigo a Islandia. ¡Tengo muchas cosas que enseñarte! ¿Sabes que allí hay seis meses de noche y seis meses de día? Bueno, sólo en algunas zonas, peeero... también se ven las auroras boreales. ¿Alguna vez has visto una en persona? Son muy bonitas —apretó la mano de Pegaso y  sonrió alegremente mientras caminaba.

avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Tsukiya el Vie Jun 12, 2015 7:51 pm

Apenas salieron de la casa Tsukiya se sintió atropellado por las palabras de Alexius. Tsukiya sonrió-Has cambiado mucho en una semana- sostenía la mano de Cygnus, recordando el día en el que se conocieron. Apenas podía creer que aquel chico huraño que encontró sentado en una banca del parque estuviera a su lado, emocionado por una panadería y una película de terror.-Por supuesto, podemos ir al a verla cuando tengamos tiempo libre- cuando su compañero volvió a recordarle que tenían que ir al río estuvo tentado a decirle que podían hacerlo otro día: que podían tomarse el tiempo para pasear por la ciudad, pero no se atrevió a decir nada cuando vio los ojos de Alexius. Era difícil negarle algo cuando lucía tan entusiasmado.

-Podríamos practicar el uso de nuestras técnicas… Quién sabe, hasta podrías ayudarme a mejorar mi aburrida técnica de elemento luz- Tsukiya no tenía que decirle nada más a Alexius. En su rostro se podía ver que a Pegaso le decepcionaba el hecho de que su única técnica consistía en envolver su puño en luz para golpear al oponente. No tenía nada de especial.

-No, nunca he visto una aurora boreal. Quisiera poder visitar Islandia algún día- Tsukiya deseaba poder realizar ese viaje cuanto antes, sin embargo recordó que ambos estaban obligados a permanecer en la ciudad por órdenes espetadas por el mismo Patriarca. Suspiró. No podía enfadarse con el Patriarca: él había hecho mucho por Tsukiya al permitirle quedarse en la ciudad. Le había dicho que se volvería más fuerte para defender a Athena, obteniendo una mirada estoica por parte del Sumo Sacerdote, lo que hizo a Tsukiya dudar un poco de su promesa. Sabía que el patriarca era capaz de leer las estrellas para predecir eventos futuros. ¿El futuro de Tsukiya sería tan patético que decepcionaba al Patriarca? Tsukiya optó por dejar de pensar en eso.


Caminaron por un largo rato hasta llegar a la frontera de la ciudad, donde terminaban los edificios para abrir paso a la misteriosa naturaleza de Styx. El bosque estaba bien iluminado, aunque no dejaba de ser un sitio aterrador. Aunque los Santos podían entrar y salir sin problema, la barrera protectora que rodeaba el territorio de Athena a veces mostraba extrañas visiones que confundían. Tsukiya se preguntaba si era el único Santo que veía cosas aterradoras como sombras que saltaban de un arbusto a otro como depredadores. Sacudió la cabeza y se concentró en el camino, manteniendo los ojos fijos en sus zapatos.

-¿Te he dicho que odio este bosque? Es bonito y todo, pero parece que cuando menos te lo esperes algo horrible va a saltar sobre ti para devorarte- Le dijo a Alexius, clavando su mirada en su rostro. No podía estar asustado cuando se encontraba cerca del caballero de Cisne. Él podía infundirle seguridad.

-Me siento valiente cuando estás a mi lado. Siento que contigo animándome soy capaz de hacer cualquier cosa- le dijo, mirando hacia el frente y notando que las extrañas figuras que danzaban en la sombra se habían esfumado completamente, como si la seguridad y el valor fueran un repelente para ellas.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Vie Jun 12, 2015 9:19 pm

Alexius era consciente del cambio que había pegado, y sabía las razones. Todo ese temperamento huraño, todo ese comportamiento frío, eran sólo cosas que utilizaba para alejar a todas las personas que no merecían la pena. Así que con Tsukiya podía y necesitaba comportarse como era realmente. Se lo debía después de todo, ¿no?

Estuvo prácticamente todo el camino al río hablando sobre cosas sin importancia y haciendo tonterías como caminar hacia atrás y por muros que había en el camino tratando de mantener el equilibrio sobre estos. Lo hacía por dos razones: una, simplemente por hacer la gracia. La segunda era porque estaba de muy buen humor. A veces se preguntaba a si mismo si no resultaba demasiado infantil, pero hasta el momento Tsukiya no se había quejado, así que eso sería que estaba bien ser así, ¿no?

El camino se le hizo cortísimo a Alexius mientras charlaba con su compañero. Y una vez estuvieron dentro del bosque Alexius no pudo evitar maravillarse con todo lo que había a su alrededor. Aquel lugar era el primero que veía con esa clase de naturaleza, y lo mejor de todo es que ya no podía escuchar ese pitido infernal cada vez que pasaba por allí. Lo comprobó una vez que se pasó por allí dos días después de haber conocido a Tsukiya. ¿Quizás ese pitido agobiante era la representación de su propio miedo? No lo sabía, ¿pero qué importaba? Ya no estaba. Ya no le molestaba.

A mi antes me agobiaba. Me sentía como atrapado cada vez que pasaba por aquí, y no podía dejar de escuchar un pitido que me agobiaba aún más —comentó con una sonrisa mientras tomaba de nuevo su mano y la apretaba como para infundirle coraje. Y pareció servir.

Alexius rió levemente y entrelazó sus dedos con los del caballero de Pegaso, dispuesto a no soltarle al menos hasta que llegaran a donde tenían que llegar.

Eso está bien —canturreó mientras miraba al espesor del bosque—. Es normal tener miedo ante algunas cosas, pero aún así yo ya he tomado una decisión —dijo como quien comentaba lo bonito que estaba el día—. Tú hiciste que el mayor de mis temores desapareciera. Me sentía... —apretó su mano con más fuerza sin darse cuenta y su rostro se ensombreció durante unos segundos—... muy sólo, y de repente apareciste tú y me salvaste. Por eso yo también quiero hacer algo por ti —volvió a sonreír, aunque no miró a Tsukiya mientras hablaba. Sincerarse mirando a la espesura del bosque era mucho más fácil—. Voy a estar a tu lado siempre, y siempre voy a confiar en ti. Y haré que sonrías siempre. Me gusta cuando sonríes —al decir eso sí que le miró y rió avergonzado—, es como si las cosas malas dejaran de existir de repente. Y también me dan ganas de sonreír. Por eso mismo voy a protegerte siempre —Alexius se puso serio de repente y apretó de nuevo la mano de Tsukiya—. Todas las cosas que te ponen triste, todo lo que te hace daño... yo trataré de hacerlo desaparecer, así no tendrás que llorar nunca más, ¡porque alguien como tú no puede llorar ni estar triste! Eso va contra las leyes del universo, seguro.

Se detuvo una vez llegaron al río y soltó a regañadientes la mano de Tsukiya para acercarse un poco a la orilla. Se giró hasta Tsukiya con las manos sobre la cadera.

¿Entonces quieres que practiquemos primero nuestras técnicas o prefieres un combate amistoso? —preguntó con una media sonrisa y la cabeza ladeada.
avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Tsukiya el Sáb Jun 13, 2015 11:13 pm

“Voy a estar a tu lado siempre, y siempre voy a confiar en ti.”

Sólo esas palabras fueron necesarias para que el corazón de Tsukiya comenzara a latir rápidamente. Desvió la vista, como hacía siempre que se sentía avergonzado. Una sensación cálida invadió su pecho, aferrándose más a la mano de Alexius, como si quisiera transmitirle el sentimiento que estaba experimentando. Cuando Alexius soltó su mano Tsukiya abrió los ojos sorprendido, como si acabara de despertar de un sueño maravilloso.

-y yo espero tenerte a mi lado siempre. Siempre serás la persona que cambió mi vida- Alexius era el responsable de traer la felicidad a su vida. No pensaba alejarse nunca de él.

-Supongo que podemos comenzar con un combate cuerpo a cuerpo, para calentar- sonrió, colocándose en posición de ataque. Inició lento, intentando impactar un golpe en el pecho de Alexius. No quería ser muy brusco, ya que era la primera vez que ambos medían sus fuerzas. Quería tantear el terreno antes de pelear con todas sus fuerzas. Era lo poco que sus maestros le habían enseñado: los mejores trucos debían guardarse para el final, y solo los torpes iban con todo desde el comienzo.  

-Cada vez que tocas mis manos, una sensación cálida nace en mi pecho…- confesó, enviando un segundo golpe, esta vez directo a la cabeza del rubio. –Quiero sentirme de esa forma todos los días, y sé que así será mientras estés a mi lado- se sentía extremadamente ridículo diciendo esas cosas. Eran la clase de palabras que se le recitaban a una novia, no a un mejor amigo, aunque saltaba a la vista que Tsukiya y Alexius habían pasado la línea de los buenos amigos. Eran algo más fuerte que eso.

Pegaso se apartó rápidamente, guardando una distancia prudente. Todo había sido muy rápido, así que no podía determinar si sus ataques habían conseguido impactar en el cuerpo de Alexius. Era difícil saberlo cuando se combatía con un oponente que se encontraba en un nivel similar.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Dom Jun 14, 2015 8:47 am

Había momentos en los cuales Alexius deseaba estirarle de las mejillas a Tsukiya hasta el punto de hacerle un pelín de daño. Pocas veces le pasaba, y justo esa era una de ellas. Porque Tsukiya era un tramposo, ¡no podía decirle esas cosas y luego mandar un golpe, que Alexius se desconcentraba! Por eso, aunque por suerte esquivó el golpe que el caballero de Pegaso mandó a su rostro, Alexius cayó de culo al suelo. Miró a Tsukiya con los ojos exageradamente abiertos, los nervios a flor de piel, el corazón latiéndole a mil por hora y el rostro completamente rojo. Infló los mofletes de forma infantil y se levantó de un salto.

¡E-eso es trampa! N-no puedes decirme esas cosas cuando estamos peleando porque me emociono, ¡y si me emociono me descoordino! —exclamó con el mismo tono que usan los niños pequeños para protestar por algo—. Ya te dije que iba a estar contigo siempre, jo. Iré contigo hasta el mismísimo Hades si hace falta —comentó mientras se acercaba de nuevo y comenzaba él la ofensiva. Trató de regular su cosmos porque se estaba enfriando y no quería mostrar sus técnicas aún—. Iré a cualquier sitio al cual vayas tú porque tú eres mi hogar, y a tu lado las cosas son mejores... y no tengo frío —dijo cuando estuvo lo suficientemente cerca de él al tiempo que le daba un golpe en un costado y se alejaba rápido, preparándose para cuando Tsukiya le regresara el ataque.

Por supuesto que no le había dado fuerte, por Athena. Si Alexius le hacía daño a Tsukiya jamás se lo perdonaría a si mismo. Y, aunque  tampoco sabía si le había dado porque estaba demasiado ocupado mirándole a los ojos para ver cual era la reacción a sus palabras, sintió ansiedad al pensar que podría haberle hecho daño de verdad.

... ¿T-te he hecho daño? —preguntó con la voz cargada de angustia. Era la primera vez que hacía un combate de entrenamiento contra alguien a quien no quería herir, y no sabía si había conseguido controlar su fuerza y le había hecho mucho daño en caso de haberle dado. Su cuerpo estaba bastante tenso—. Wow, aunque sea sólo un entrenamiento, jamás pensé que pelear contra alguien que quieres fuera tan difícil. Te-tengo miedo hasta de tocarte por si te doy demasiado frío o algo... s-soy un idiota, ¿verdad? —rió de forma nerviosa, pasándose la mano por el cabello. Sacudió la cabeza y se palmeó a si mismo las mejillas con fuerza—. Vale, vale, tengo que centrarme. No eres de porcelana, no te vas a romper si te toco. Sólo tengo que controlar mi fuerza y golpearte muchísimo más flojo que cuando me peleo con otras personas, porque esto no es serio y no quiero hacerte daño. Supuestamente eso es fácil, ¿no? —dijo más para si mismo que para Tsukiya, abriendo y cerrando los puños.
avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Tsukiya el Lun Jun 15, 2015 11:15 pm

-No tienes que tratarme como si fuera un objeto frágil- Le aclaró, esbozando una sonrisa. Alexius también se estaba conteniendo para no hacerle daño. Si continuaban así aquel combate no tendría ningún caso. El objetivo de entrenar era volverse más fuerte, y si los dos se trataban con delicadeza estarían ahí por horas, esperando que sus reservas de energía se agotaran porque habían pasado todo el tiempo atacando a mínima capacidad. Tenía que dejar de lado el hecho de que combatía contra alguien que de verdad le importaba. Mientras pensara en que le iba a hacer daño estaría nervioso y sería incapaz de mostrar todo su potencial en batalla.


-Ataca con todo lo que tengas. Lo resistiré- le dijo el santo de Pegaso mientras concentraba un cosmos intenso y resplandeciente a su alrededor. Tsukiya no se daba cuenta cuando lo invocaba, pero al emocionarse desprendía una energía potente y brillante. Observó su puño, el cual había comenzado a brillar con la misma intensidad que el halo de luz que lo rodeaba.  Lanzó otro golpe directamente hacia Alexius, sin importarle el frío que el aura de Cisne pudiera generar. Conocía los poderes de Alexius, pensando que el hielo no le afectaría demasiado mientras él utilizara su cosmos de luz para defenderse.


-Eres bastante hábil, Alexius- lo halagó por la forma en la que había tolerado los golpes a pesar de estar distraído con su puchero. Sabía que si Alexius peleaba de verdad estaría en serios aprietos. Se frotó el costado mientras observaba fijamente a Cisne-¿Sabes una cosa? No debí haberte alentado para que pelearas en serio. Estaré en problemas si no puedo seguirte el paso- Le dijo, proyectando un segundo golpe, esta vez a su hombro izquierdo. Sus puños habían adquiridos velocidad desde que había comenzado a utilizar el cosmos de luz.

Era la primera vez que Tsukiya disfrutaba un entrenamiento, en cierta forma.-¡Que te quiera no significa que me vas a ganar!- Se podía percibir cierto aire competitivo en las palabras del castaño. No iba a perder el combate. Se sentía como un niño obstinado que no quería perder un juego de pelota.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Mar Jun 16, 2015 6:15 am

Miró inseguro a Tsukiya. ¿Podía no contenerse? No contenerse en la medida de lo seguro, por supuesto. Ni se le pasaría por la cabeza usar su máximo potencial contra Tsukiya, además, sólo era un entrenamiento. Pero el caso era que Tsukiya le había dado permiso para no contenerse. Podía jugar con todas sus ganas.

Eso era genial. Jamás había tenido un amigo con el cual tenía verdaderas ganas de jugar.

Al igual que Pegaso comenzó a desprender un cosmos brillante, el cosmos de Alexius comenzó a manifestarse como un halo de luz azul alrededor del cuerpo del caballero de Cygnus. No era un halo tan brillante como el de Tsukiya, pero nada más entrar en contacto con él uno podía notar el cambio drástico de temperatura alrededor del Cisne. Tanto era así que comenzó a formarse una capa de escarcha en la hierba húmeda bajo sus pies.

Le sonrió a Tsukiya, con los ojos brillantes por la emoción.

¡Esta vez vamos en serio! —exclamó alegremente, preparado para recibir el siguiente golpe de Pegaso.

Concentró parte de su cosmos helado en la palma de sus manos, y cuando Tsukiya lanzó un golpe Alexius se apartó y lo esquivó, pero no se alejó demasiado, sino lo suficiente como para que el golpe no le diera y además poder poner ambas manos sobre el brazo de Tsukiya. Fueron sólo unos segundos en los que Alexius apretó levemente el brazo de su compañero, pero esos segundos bastaron para que una fina capa de hielo se formara en la parte que Alexius había tocado. No era lo suficiente como para hacerle daño, puesto que se derretiría en un par de minutos, pero sí era lo suficiente como para entumecer un poco los músculos de esa zona durante un rato. La idea era ralentizar los movimientos de Tsukiya.

Tú también lo eres, ¡eres muy rápido! —comentó Alexius ante el halago de Tsukiya.

Lo que no se esperaba para nada era ese golpe en el hombro. Fue demasiado rápido para él porque no se esperaba ese cambio brusco de velocidad y, a parte, se había distraído un poco. El golpe impactó en su hombro izquierdo haciéndole perder el equilibrio. Y como justo se había posicionado al borde del río sin darse cuenta... bueno, la frase de ''al agua patos'' en ese momento le quedaba muy bien a Alexius.

Parpadeó sorprendido. Había caído de culo al río y se había quedado sentado sobre el fondo. No era muy profundo, pero al estar sentado se había empapado entero. Se miró a si mismo, luego miró a Tsukiya... y estalló en risas. Se abrazó a su estómago mientras el ataque de risa dejaba sin aire sus pulmones y una fina capa de escarcha comenzaba a formarse en la superficie del río a su alrededor, en su ropa y piel mojada y en su cabello también mojado.

¡E-eso ha sido muy estúpido! —exclamó como pudo entre risas. Las lágrimas se le estaban comenzando a escapar y su rostro se estaba poniendo rojo. Después de unos segundos pudo calmarse un poco, y entonces miró a Tsukiya fijamente—. ¡No pienso ser el único que se moje! —rió y lanzó una bola de nieve apuntando justo al rostro de Tsukiya. Al estar rodeado de humedad le fue fácil crear una bola de nieve del tamaño de su mano, y lo hizo poniendo la mano tras su espalda, así Tsukiya no se daría cuenta.

Aún riendo se incorporó y comenzó a sacudirse la escarcha de la piel, el cabello y la ropa. Su piel se había irritado un poco y se había puesto ligeramente roja, pero eso era algo normal para Alexius.

Aún no he perdido, ¿no? ¿Por dónde íbamos? Nop, no me pienso rendir —le sacó la lengua a Tsukiya—. ¡Quiero que me prepares el desayuno!
avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Tsukiya el Miér Jun 17, 2015 3:56 pm

Su golpe había sido efectivo, obteniendo como resultado que Cisne terminara cayendo en el río. Por un momento se preocupó ya que no sabía cómo se lo tomaría a Alexius, pero al escuchar su risa se tranquilizó al instante. El rubio estaba completamente empapado, sin embargo eso no parecía importarle mucho. Tsukiya rió también debido a que Alexius lucía bastante gracioso. Estaba tan ocupado riendo a carcajadas que la bola de nieve que le lanzó Alexius le llenó la boca. Escupió algunos pedazo de nieve y se limpió la cara con ambas manos, observando a Alexius con expresión retadora, aunque a los pocos segundos se suavizó, mostrando una sonrisa.-Vas a pagármelas Alexius. Ni creas que voy a ser amable contigo porque te ves tierno con la cara roja- le advirtió. Todavía sentía los dientes fríos por la nieve. Notó que los nudillos del puño que había usado para atacar a Cygnus estaban cubiertos con una tenue capa de escarcha.

-¡Nunca! Haré cualquier cosa para que me prepares el desayuno- de ningún modo iba a perder el entrenamiento. La comida de Alexius sabía muy bien como para desperdiciar la oportunidad de comerla durante los siete días de la semana. Quizá estaba exagerando, pero en realidad le gustaba el sabor de lo que cocinaba el santo de Cisne.

Atacó a Alexius con su puño, el cual estalló en una explosión de luz que ocultó los movimientos de Tsukiya: toda una lluvia de golpes en menos de un instante. Un caballero de Bronce no era capaz de moverse a la velocidad de la luz, sin embargo la velocidad de Tsukiya era más alta que la de un Bronze Saint promedio. Era de lo poco que podía sentirse orgulloso. era rápido y evasivo, cualidades de un cobarde, como decían todos los caballeros que perdían ante él y negaban con todas su fuerzas que Tsukiya había combatido limpiamente.

No podía ver nada debido a la luz. A pesar de que había arrojado múltiples ataques hacia Cygnus, no estaba seguro de si alguno había dado en el blanco. Cuando recuperó la visibilidad se dio cuenta de que se había emocionado tanto con ganar que no se percató de que Alexius estaba muy lejos como para que sus golpes lo tocaran. -Si hubiera hecho esto en un combate real estaría muerto... olvidé acercarme- dijo entre dientes.-Si no fueras mi amigo seguro te habrías aprovechado del descuido para golpearme- dijo, frotándose detrás de la cabeza, sumamente apenado. Agradecía que nadie estuviera en los alrededores para burlarse mientras él atacaba al aire.

-bien... es evidente que ninguno de los dos puede tomarse el entrenamiento en serio- le dijo, sonriendo nuevamente-Pero eso no significa que no podamos aprender algo- Tsukiya corrió a toda velocidad hacia Alexius, abrazándolo mientras dejaba caer todo su peso sobre él, causando que cayera nuevamente en las aguas de Styx. Tsukiya se levantó en el agua, quitándose el cabello mojado del rostro y ofreciéndole la mano a Alexius para ayudarlo a levantarse.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 101

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.