Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Gran Torneo Planetario: Arena de Batalla
Hoy a las 6:44 am por Narrador

» Ban, portador del core de Marte ID
Hoy a las 12:25 am por Ban

» Especial de Halloween - Murder Manor
Ayer a las 10:27 pm por Narrador

» [Pasado]Conociendo a los demas atenienses (Privado Anheru)
Ayer a las 6:59 pm por Anheru

» Misión 1 - Escapa de la Fortaleza [Stelios 2]
Ayer a las 6:55 pm por Stelios

» 09 - La ciudad subterránea del hombre [Yuzu y Yuya]
Mar Oct 17, 2017 11:42 pm por Yuzu

» Palco Divino
Mar Oct 17, 2017 11:09 pm por Metal Napper

» Palco de Abel
Mar Oct 17, 2017 10:44 pm por Metal Napper

» Rest it not, Palladion
Mar Oct 17, 2017 7:59 pm por Metal Napper

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Mar Jun 09, 2015 7:32 am

Recuerdo del primer mensaje :

Ese día se había levantado temprano. Muy temprano. Exageradamente temprano. Bueno, en realidad siempre era así. Alexius no era una persona que durmiera demasiado, ni tampoco tenía un sueño profundo; añadido a eso, una vez se despertaba era casi imposible que se volviera a dormir. Pero esas no fueron las razones por las cuales se levantó tan temprano.

Estaba emocionado. Total y absolutamente emocionado. Llevaba algo así como una semana -Alexius no solía llevar la cuenta de las cosas, era muy malo para eso; por pura suerte se acordaba de cuantos años tenía- viviendo con Tsukiya, y había sido la mejor semana de su vida. Con el caballero de Pegaso podía ser él mismo, y Tsukiya siempre acababa haciendo reir a Alexius. Y lo mejor de todo es que Tsukiya había aceptado entrenar con él. Alexius pensó que no iba a querer, y por eso se lo preguntó inseguro, pero al final Tsukiya sí que aceptó y eso hizo al Cisne la persona más feliz del mundo. ¿Qué le iba a hacer? Se emocionaba con las cosas sencillas.

Y aquel era el día. Se había levantado temprano, había abandonado la cama que compartía con Tsukiya y se había ido a hacer el desayuno y a ducharse. Se tardó lo máximo que pudo para dejar a Pegaso dormir, pero cuando regresó al cuarto y se sentó en la cama al lado de Tsukiya no eran más de las nueve de la mañana. Y a Alexius le daba pena despertar al otro caballero, se veía tan tranquilo cuando dormía... decidió dejarle dormir una hora más, y de mientras él terminaría el dibujo que estaba haciendo en su diario. Lo bueno de su diario era que solo constaba de dibujos y algunas fotografías ya que no se atrevía a escribir en él -cosas de tener una enfermedad que te hace escribir como si no hubieras estudiado lengua en la vida-, y eso hacía que sólo él pudiese saber a qué momentos pertenecían los dibujos.

Así pues tomó el diario  y volvió a sentarse en la cama al lado de Tsukiya. Buscó la página por la que estaba y continuó el dibujo. Desde hacía una semana estaba tratando de dibujar un pegaso, pues era lo que asociaba con Tsukiya, pero aún no le convencían las alas, y se notaba que había borrado ya varias veces. Mordisqueó la parte de arriba del lapiz con el ceño fruncido y fue a borrar de nuevo cuando escuchó un pequeño pitido que indicaba que ya había pasado una hora. Suspiró, se revolvió el cabello que aún tenía húmedo y, dejando a un lado el cuaderno, se inclinó sobre Tsukiya y tocó su hombro.

—  
Tsukiya... —le susurró al oído y zarandeó a su compañero con suavidad. No quería que tuviera un mal despertar—. Tsukiya, despierta. Son las diez y tenemos que ir a Stix para entrenar, ¿recuerdas? Vamos, arriba. Tienes el desayuno hecho, así que en cuanto seas persona nos vamos, ¿vale? Veeeeeeeenga
avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Miér Jun 17, 2015 6:56 pm

Alexius se esperaba un ataque igual de rápido que el anterior. Pero no eso. Jamás se hubiera esperado algo como eso.

Tsukiya brillaba. Brillaba tanto que era imposible verlo. Tanto que hacía daño a los ojos claros de Alexius y tuvo que cerrarlos. No podía mirar tanta luz, de verdad que le era imposible. Y entonces fue cuando se dio cuenta de que tal vez él mismo sólo era un inútil. De que a lo mejor en vez de ayudar a Tsukiya lo único que hacía era entorpecerlo y arrastrarlo.

Alexius sabía que le quedaba muchísimo entrenamiento por delante. Era caballero desde hacía relativamente poco, y ni siquiera sabía por qué razón. No era capaz de controlar su cosmos. Lo único que hacía era congelar cosas, eso se le daba genial, pero al hacerlo se hacía daño a si mismo. No era algo muy productivo.

Y Tsukiya, a los ojos de Alexius, era simplemente genial. Era cálido y amable, siempre estaba sonriendo, y era la persona más rápida que había conocido nunca. Era brillante incluso sin utilizar su cosmos de luz. ¿Cómo podía igualarse a Tsukiya? Necesitaba encontrar un modo rápido para lograrlo. Si no era lo suficientemente fuerte como para poder proteger al caballero de Pegaso, al menos quería poder combatir a su lado.

Le estuvo dando vueltas a esas cosas en la cabeza hasta que notó una presión sobre su cuerpo y cayó al agua de nuevo, esta vez con Tsukiya encima. El agua logró despejarlo y apartarlo un poco de los pensamientos negativos que habían comenzado a formarse en su cabeza. No podía dejar que Tsukiya viera que estaba teniendo una crisis existencial en ese mismo momento, tenía que actuar con naturalidad. Y lo consiguió. Consiguió sonreírle al caballero de Pegaso y tomar su mano, como si nada hubiera pasado. Se levantó y caminó con Tsukiya hasta la orilla.

Pero controlar su cosmos era algo distinto.

El frío alrededor de Alexius se hizo más intenso. La capa de escarcha que antes había sobre las zonas húmedas de su cuerpo se transformó en una capa de hielo, al igual que una capa de hielo cubrió también la zona del río cerca de los pies del caballero de Cygnus.

Wow, eso ha sido increíble —dijo con sinceridad y abrazó a Tsukiya. No era consciente de que la temperatura de su piel también era considerablemente baja—. ¿Y tú decías que tu habilidad no era genial? Es asombrosa. En serio. ¿Cómo lo haces? Eres rapidísimo. Ni siquiera pude mirarte por demasiado tiempo a causa de la luz tan fuerte que comenzaste a desprender. Ah... —se revolvió el cabello y después abrió y cerró las manos. Le dolían. Sus dedos estaban empezando a ponerse morados—. Estoy jodido —se le escapó una risa histérica—. ¿Cómo voy a protegerte si ni siquiera soy capaz de llegarte a la suela de los zapatos? Mierda... ¡bueno! —se palmeó el rostro de repente y se giró con una sonrisa hacia Tsukiya, como si nada hubiera pasado—. ¿Cincuenta cincuenta, entonces? Tú preparas los desayunos y yo preparo las comidas. O al revés. ¡Como prefieras! Woah, hace un poco de frío, ¿no crees? —inquirió abrazándose a si mismo.
avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Tsukiya el Jue Jun 18, 2015 10:58 pm

Pegaso observó a Alexius, intentando adivinar qué pasaba por su cabeza. No tuvo que esperar demasiado para obtener su respuesta. -No soy nada asombroso, sólo soy un tonto con suerte- Le dijo, sonrojándose hasta las orejas. No era normal que alguien lo alagara por sus habilidades. Tal vez si hubiese recibido un estimulo positivo de vez en cuando habría hecho su estancia en el santuario menos desagradable.

Notó que la temperatura a su alrededor estaba bajando, lo cual le pareció extraño. El agua se sentía más caliente dentro del río, pero una vez que salieron sintió indicios de congelación. Se dio una palmada en el rostro.-Merezco un premio al chico más despistado... había olvidado por completo el aura helada que desprendes- le mencionó, acariciando las manos heladas de Alexius.-¿Te duele?- preguntó con un hilo de mortificación en la voz. Parecía tonto preocuparse por algo como eso. Alexius era un santo con habilidades que estaban vinculadas con el hielo, por lo que debía ser inmune a sus efectos, aunque algo en el aspecto de su piel hacía dudar a Pegaso de que se encontrara bien.-Eres impresionante Alexius. Tu cuerpo se congela y aún así sonríes. ¿Cómo aprendiste a tolerar las bajas temperaturas? Sé que vienes de un lugar frío, pero sigue asombrandome- le confesó, rodeando a Alexius con el brazo para prestarle un poco de calor. Tsukiya hizo arder su cosmos. Cierto, su elemento no era fuego, pero la energía de su cosmos de luz era cálida al contacto.

-Prometeme que entrenaremos más duro. ¿Sí? Quiero que controles perfectamente tus poderes- la mirada de Tsukiya se tornó seria mientras revisaba superficialmente los estragos que el hielo causaba en su compañero-Yo haré lo mismo. ¿De qué sirve ser veloz si soy tan estúpido como para descuidarme? Seré más fuerte y cuidaré de ti- Tsukiya colocó la mano de Alexius sobre su rostro. La piel cálida de Pegaso contrastaba con piel helada de Cygnus, causando que un poco de vapor se desprendiera de su mejilla.

-Aunque no se ven tan mal como antes. ¿Lo recuerdas? Cuando nos conocimos también tenías las manos moradas por el frío. Te habías hecho daño y tuve que vendartelas. Te has vuelto un poco más fuerte, puedo sentirlo- Pegaso podía sentir un cambio importante en el cosmos de Alexius. Seguía siendo helado como siempre, pero el aire a su alrededor era diferente.

Tsukiya se separó de Alexius.-No importa lo mucho que haga arder mi cosmos, me voy a resfriar de todos modos si sigo usando estas prendas empapadas- mencionó antes de estornudar. Se quitó la camisa y la exprimió, colgándola en la rama de un árbol. Hizo lo mismo con los zapatos y el pantalón, quedándose únicamente en ropa interior; agradecía no haberse puesto la ropa interior vieja que estaba llena de agujeros esa mañana. Se abrazó a sí mismo en el suelo, sentado con las piernas cruzadas.-Desearía tener una fogata, seria excelente en este momento. No te quedes ahí parado, pon tus ropas a secar- le dijo a Alexius, mostrándole una sonrisa afable que desapareció tras otro estornudo.

Intentó no pensar en el frío, poniendo buena cara al mal tiempo.-Volviendo a nuestro trato, ¿qué te parece si te encargas de los desayunos yo de las comidas? Me gusta comenzar el día con tus desayunos- no tenía pena en admitirlo. El desayuno que le había preparado esa mañana le había alegrado el estomago y el día.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 93

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Vie Jun 19, 2015 6:28 pm

Quería pegarse un puñetazo a si mismo por imbécil. ¿Cómo se le ocurría preocupar a Tsukiya? Se revolvió el cabello con ansiedad. Ni siquiera entendía por qué le había entrado tan repentinamente aquella crisis, ¡si se suponía que iba a ser un día divertido! ¿Por qué su estúpida mente tenía que ponerse a pensar en cosas malas justo en ese preciso momento? Alexius se odiaba, definitivamente. Se odiaba más a si mismo de lo que jamás podría odiar a nadie.

Siempre tenía que estropearlo todo. Siempre.

Era por eso que no quería a nadie a su lado. Porque las personas en general eran imbéciles, y las pocas personas decentes que existían no se merecían tener que cargar con un peso muerto como lo era él. Porque así era como se sentía a si mismo: como un peso muerto. Sólo quería gritar, decirle a Tsukiya que se alejara de él, que no se preocupara, que no merecía la pena. Pero entonces Tsukiya conseguía que todas esas ideas se disiparan totalmente de su cabeza con solo rodearle con un brazo.

Y Alexius no podía hacer nada.

El cosmos de Tsukiya era cálido, y de algún modo consiguió que el cosmos de Alexius se calentara un poco y que el hielo de su piel poco a poco desapareciera. Tenía que agradecer que sólo era una capa fina de hielo. Alexius no contestó nada a las palabras de Tsukiya, sólo mantuvo la cabeza gacha, aunque se sobresaltó cuando notó la piel cálida de Pegaso bajo la palma de la mano. Entonces le miró y acarició su mejilla.

''No te preocupes. Estoy bien''. Quería decirle eso al menos, pero no encontraba la voz para hacerlo. Cuando Tsukiya se separó Alexius tomó aire de forma disimulada y trató de encontrar su voz perdida. Aprovechó el momento que tardó en quitarse la camiseta, los zapatos, el pantalón y colgarlo todo en otra rama para meterse en la cabeza pensamientos positivos. Estaba con Tsukiya. Ya tendría después toda la noche para pensar.

Una vez se mentalizó de eso regresó al lado de Tsukiya con un poco más de vitalidad y se sentó a su lado.

Me parece bien, pero... los desayunos son muy fáciles de hacer. Las comidas son más complicadas, y me sabe mal que las tengas que hacer tú sólo. ¿Te podré ayudar? —e inmediatamente después de decir eso dejó caer la cabeza y la apoyó en el hombro de Tsukiya—. Me duele —dijo mirando a la nada, abriendo y cerrando los dedos de la mano que estaba entre él y Tsukiya—. Quema, y casi no las puedo mover. Pero siempre pasa. Siempre. Uno acaba acostumbrándose al frío después de años y años de estar rodeado de él. Siempre, fuera donde fuera, hacía frío. Y emito más frío en los sitios donde hace calor; es algo que no puedo controlar, como si mi cosmos tratara de contrarrestar el calor y... bueno, es estúpido. Soy un estúpido. Un rematado y grandísimo estúpido —suspiró y se pasó la otra mano por el rostro, haciendo una mueca de dolor—. ¿Dónde se ha visto a un caballero de Athena que no sepa controlar su cosmos? ¿Dónde se ha visto a uno al cual sus propios poderes le hagan daño? Si te soy sincero ni siquiera sé cómo conseguí la armadura de Cygnus. No sé que hice para merecerla, para obtenerla —se mordió los labios porque estaban comenzándole a temblar—. No quiero que me cuides. Quiero poder cuidarte yo a ti. Quiero poder pelear a tu lado sin ser un estorbo. ¿Pero cómo voy a hacerlo si no sirvo para nada? ¿Si ni siquiera sé controlar mi poder? Soy un inútil. Ni siquiera sé cómo es que sigo vivo y no me he olvidado de como respirar —dijo contrariado y apenado.
avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Tsukiya el Dom Jun 21, 2015 10:27 pm

-Pensándolo bien tienes toda la razón, no es tan sencillo preparar las comidas como los desayunos. Vas a tener que ayudarme- Tsukiya miró disimuladamente el rostro de Alexius. Lo conocía lo suficientemente bien como para saber cuándo algo lo estaba afectando. No lo interrumpió mientras hablaba, escuchando sus palabras con aire de tristeza. Era como si Alexius pudiera leer su mente, o como si hubiese espiado en algún registro de su propia vida. Durante mucho tiempo había sentido exactamente lo que Cisne decía, incluso lo había dicho con las mismas palabras que él usó alguna vez en el pasado.-Lo siento Alexius, no quería incomodarte. Debes estar enojado conmigo por decir cosas obvias... seguramente haces lo mejor que puedes para controlar tus poderes- le dijo Pegaso, usando un tono de voz comprensivo.

-Me sentí identificado con lo que dijiste...-los ojos de Pegaso lucían ligeramente empañados, oscurecidos por una sombra del pasado.-Cuando obtuve la armadura de Pegaso levanté una gran controversia entre los aprendices de mi generación. Muchos de ellos estaban indignados y otros pensaban que se trataba de algún tipo de broma cuando el Patriarca me otorgó la Cloth de Bronce de Pegaso tras haber salido victorioso de mi combate en el coliseo. Todos los aprendices esperaban que mi rival me aplastara como a un insecto, pero di todo de mí para derrotarlo- tragó saliva y continuó.-No recuerdo haber hecho algo especial para obtener la victoria, pero desde ese día todos en el Santuario comenzaron a llamarme farsante, tramposo, perdedor...- Se mordió el labio, agachando la cabeza para que Alexius no viera que sus ojos estaban comenzando a ponerse vidriosos.

-Llegué... llegué a pensar que alguien había interferido en la pelea. Que ese cosmos que me dio la victoria era ajeno a mí. Que yo no podía ser el sucesor del caballero de Pegaso- rió un poco para romper la tensión, limpiándose las lágrimas con el dorso de la mano-A lo que quiero llegar con todo este drama lacrimógeno es que entiendo por lo que estás pasando- no era su intención desmoronarse frente a Alexius, pero quería sincerarse. Entrelazó sus dedos con los de Alexius para evitar que su mano siguiera temblando.-Quizá no soy el mejor caballero de Pegaso, pero estoy haciendo mi mejor esfuerzo por cumplir con mi deber. Ya no me importa lo que piensen los otros. Desde que estás conmigo el mundo ha dejado de ser un lugar solitario para mí- Tsukiya rodeó a Alexius con brazo y lo apegó más a su cuerpo.

-Sólo acordemos cuidarnos entre los dos, ¿vale? Me haré más fuerte para que nadie pueda vencerme- Alexius lo hacía sentir lleno de confianza. Mientras estuviera con él tenía un propósito para combatir más allá de simplemente sobrevivir o cumplir con el destino que le fue impuesto por los dioses.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 93

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Mar Jun 23, 2015 6:12 pm

Abrazó con todas sus fuerzas a Tsukiya, aunque lo hizo con un solo brazo pues no quería soltar su mano. Apoyó la mejilla en el hueco entre el cuello y el hombro de Pegaso y apretó con fuerza su mano. ¿Cómo podía transmitirle a Tsukiya lo que sentía? Llevaba tantos años sin hacer algo como eso que no sabía cómo tenía que hacerlo, así que se quedó callado hasta que Tsukiya acabó de hablar. Entonces decidió soltarlo todo a como saliera, sin pensárselo demasiado.

T-te lo he dicho un montón de veces, el mundo está lleno de gente increíblemente imbéciles. M-me da igual lo que piensen los demás porque sus palabras no valen nada. N-ni siquiera se han tomado la molestia de conocerte. M-me da igual. —repitió, apretando su abrazo alrededor de Tsukiya—. Pa-para mi tú eres el mejor caballero de Pegaso que pueda existir. Y-y la mejor persona que habita en este mundo. Y-y ya está. Q-qué les jodan a los demás.

Respiró hondo y se separó un poco para mirarlo a los ojos. Besó entonces su mejilla, apartando los posibles restos de lágrimas que pudiera haber en esa zona. Después se apartó del todo y volvió a quedar sentado al lado de Tsukiya, aún sujetanto su mano.

Pe-pero no quiero que pienses que estoy enfadado contigo, idiota. Jamás podría enfadarme contigo —rió y se frotó los ojos. Estaba tratando de contener las lágrimas y mira que le costaba—. Lo que me pasa es que estoy enfadado conmigo mismo, nada más. Porque me he agobiado yo sólo. Es que... t-tú eres tan genial... tan bueno, tan cálido... so-somos tan diferentes... n-no sé de qué modo podría compararme a ti. ¿Cómo podría alcanzarte?

Se miró la otra mano, impotente, y la cerró con fuerza, clavándose los dedos en la palma.

Pero tienes razón. Voy a esforzarme. Ahora tengo una razón por la cual pelear —dijo decidido, y giró la cabeza para mirar a Tsukiya—. Así que espérame, ¿vale? Voy a lograr alcanzarte, de algún modo lo haré. Podré protegerte y ya no seré un estorbo. Sólo tienes que esperarme. Hasta entonces... —se incorporó de un salto, dejando ir la mano de Tsukiya, y caminó hasta la orilla del río—. ¡Voy a mostrarte mi técnica! Tú me has mostrado la tuya, así que es lo propio, ¿no? —sonrió animado y se puso de perfil, mirando justo a un árbol que estaba a varios metros largos de él. Cerró los ojos y se concentró para acumular su cosmos helado en el puño derecho. Una vez lo logró abrió los ojos y lanzó un puñetazo al aire. El golpe dio directamente al árbol a pesar de estar a varios metros, y se notó porque de repente la corteza estaba congelada. También se heló el suelo, justo una linea gruesa que iba desde donde estaba Alexius a donde estaba el árbol—. No es la gran cosa, ¡pero créeme que es bastante buena para paralizar! —exclamó, tratando de que Tsukiya no notara el dolor que sentía ahora en la mano derecha.
avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Tsukiya el Vie Jun 26, 2015 3:43 am

Su mandíbula tembló un poco al sentir los labios de Alexius estamparse en su mejilla. Aquello era nuevo para Tsukiya, ya que ese tipo de muestras de afecto no le habían sido dadas por ningún otro, al menos no que él pudiera recordar. Golpeó sus mejillas suavemente con las palmas de las manos mientras ponía atención a la técnica de el Santo de Cisne estaba por ejecutar, aunque su cabeza seguía en las nubes gracias a Alexius. ¿El mejor caballero de Pegaso? Sonaba tan incorrecto cuando se utilizaba para referirse a él, pero si Alexius lo pensaba de verdad no necesitaba de más evidencia para convencerse a sí mismo de que no apestaba del todo como un caballero. En cualquier otra persona habría sonado falso, pero cuando venía de Cygnus Pegaso lo creía totalmente.

Del puño de Cygnus salió disparada una ráfaga de viento helado con diminutos fragmentos de cristal atrapados en ella. El objetivo de la técnica de Alexius había sido un árbol, el cual fue cubierto por una capa de hielo cristalino, tan limpio y puro como el mismo Alexius. Tsukiya le sonrió, acercándose a él para tomar la mano que había utilizado para canalizar el cosmos helado en un ataque. -¿Bromeas? Eso ha sido espectacular Alexius. No creo que la brecha que existe entre nuestros poderes sea tan grande como imaginas-dijo Pegaso con tono consiliador, colocando la mano helada de Alexius sobre rostro. La sensación fría no molestaba a Tsukiya, incluso parecía disfrutarlo.-Tu cosmos puede ser helado, pero tu corazón es el más cálido que he conocido. Nunca serías un estorbo... eres mi motivación para luchar. Sin una motivación no podría utilizar todo mi potencial en batalla- el caballero de Pegaso le guiñó el ojo a Alexius, levemente enrojecido por lo que había dicho. Entre más tiempo pasaban juntos Tsukiya descubría más cosas sobre Alexius, sintiendo más deseos de acercarse a él, comprenderlo, quererlo y consolarlo, y para hacer eso debía de conseguir la fuerza para derrotar a todos sus enemigos. Tener la garantía de que siempre podía volver a su hogar con Alexius.

-Lo siento Alexius, debería dejar de agobiarte con mis sentimientos. Debo comenzar a sonar como un chico tonto enamorado del amor- la verdad era que siempre había querido ser un "chico tonto enamorado del amor", uno de esos tipos que parecían poder hacerlo todo con tal de proteger a sus seres queridos y personas amadas, pero él no había tenido una persona amada a la cual proteger. Hasta ahora.

Se frotó las manos y comenzó a temblar un poco, sintiendo algo de viento entre sus piernas. Recordó que sus ropas se encontraban colgadas en el árbol y que Alexius había bajado la temperatura del ambiente con su técnica. Las rodillas le temblaban mientras se abrazaba a sí mismo. -Deberíamos irnos de aquí. Alguien podría llegar y burlarse de mí por lo patético que luzco en ropa interior- dijo, sonriendo mientras sorbía por la nariz. No había sido buena idea saltar al agua helada.

Colocó sus brazos a los costados y adaptó una postura perfectamente erguida. Su expresión era mucho más seria.-No, tengo que soportar este frío del mismo modo en el que lo haces tú, Alexius- no podría perdonarse si en un combate un enemigo utilizaba técnicas de hielo y él comenzaba a temblar como un niño debilucho. Tenía que entrenar su cuerpo para soportar condiciones adversas, ya que la vida de un caballero de Athena estaba llena de ellas.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 93

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Los amigos están para entrenar juntos. ||Priv. Tsukiya||

Mensaje por Alexius el Sáb Jun 27, 2015 5:18 pm

Se puso rojo cuando Tsukiya alabó su técnica y cuando dijo que creía que la brecha que existía entre los poderes de ambos no era tan grande como Alexius se imaginaba, el caballero de Cygnus sintió que el corazón, justo en ese mismo instante, podía salírsele del pecho. Tragó saliva cuando notó la piel cálida de la mano de Tsukiya bajo sus dedos; no sabía como reaccionar ante sus palabras, así que simplemente asintió.

Pero cuando Tsukiya se disculpó, Alexius reaccionó casi al instante. Agarró del brazo a Tsukiya y tiró levemente de él para llamar su atención.

¡N-no me agobias! —se apresuró a aclarar, negando enérgicamente con la cabeza—. E-es sólo qué... l-las últimas palabras cariñosas que recuerdo son las de mi madre diciéndome: ''¿Lo has dibujado tú, Patito? ¡Está genial! Eres un artista'' o ''Patito, eres el príncipe más valiente del mundo''... y-y bueno —rió algo avergonzado mientras recordaba la voz de su madre y su cara sonriente, la cual recordaba bien gracias a las pocas fotos que tenía de ella—, m-me decía esas cosas porque era su hijo y tal... y, bueno, desde entonces han pasado... once o doce años, no lo recuerdo muy bien, y-y en ese tiempo nadie me ha dedicado nunca esa clase de palabras cariñosas. Y-ya sabes, del tipo... ''eres mi motivación para luchar'', justo como tú dijiste, y bueno... ah... m-me estoy haciendo un lío —se revolvió el cabello—. L-lo que quiero decir es que... e-es muy bonito eso que dices. Y-y no me molesta porque me hace sentir bastante bien y cálido aquí dentro —se puso una mano sobre el pecho—. Y... eso...

Le soltó lentamente, como si no quisiera, y se abrazó a si mismo, no porque sintiera frío sino porque no sabía donde poner exactamente las manos. Se preocupó al notar que Tsukiya estaba temblando y asintió ante sus palabras. Estaba de acuerdo en que tenían que irse.

Pero... yo no creo que luzcas ridículo en ropa interior. Es decir, es como ir en bañador. Además, tu ropa interior es divertida, comparada con la mía —miró hacia su propia ropa interior de color naranja claro y suspiró. Entonces Tsukiya se puso serio y sus palabras hicieron fruncir el ceño a Alexius—. No digas tonterías, Tsukiya —dijo con el mismo tono que usan las madres para regañar a sus hijos, y le golpeó suavemente la cabeza con la palma de la mano, sin intenciones de hacerle daño—.Está bien que quieras hacer eso, pero no después de haberte mojado en agua fría y casi desnudo. Te puede dar una hipotermia. No quiero que te enfermes —puso las manos en la espalda del caballero de Pegaso y lo obligó a caminar hacia el árbol donde estaban colgadas las prendas de vestir de ambos.

Una vez allí tomó las prendas de Tsukiya y se las dejó en las manos, para después coger su propia ropa y comenzar a ponérsela. Aún estaba un poco húmeda.

Venga, vístete. Si quieres otro día entrenamos tu resistencia al frío, ¿vale? —sonrió mientras se ponía los pantalones—. Por cierto... hay algo que... te llevo queriendo decir casi desde que nos conocemos —carraspeó y repentinamente se puso rojo de nuevo—. N-no necesitar querer convertirte en un héroe... po-porque para mí ya lo eres. Y-yo... bueno, ya te lo dije. Estaba muy sólo y... te debo mucho. Tú me has sacado de esa soledad en la que vivía. Este poco tiempo que he pasado contigo ha sido el más feliz de toda mi vida. Y tú eres increíble. A-así que para mi ya eres un héroe —se rascó la nuca y rió avergonzado—. Ahora el idiota enamorado soy yo, ¿verdad? Mira que cursi me haces ponerme —protestó inflando los mofletes, aunque después sonrió.
avatar
Alexius
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :

Mensajes : 47

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.