Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Sellado de Perséfone y desaparición del Inframundo [Actualización]
Hoy a las 12:04 pm por Cosmos

»  Censo [Agosto]
Ayer a las 8:15 pm por Mavros

» Cierre de temas
Ayer a las 8:14 pm por Mavros

» Dark Paradise - Persefone vs Mavros & Sean
Ayer a las 7:37 pm por Narrador

» Blood Moon: Gantlos vs Bakura & Yuzu
Lun Ago 21, 2017 1:08 pm por Narrador

» Blood Moon: Anagan Vs Serena, Viktor y Stelios [Black Circle]
Lun Ago 21, 2017 12:34 pm por Narrador

» El Laberinto de los Dioses
Lun Ago 21, 2017 8:05 am por Atem

» Razones para vivir [Yusei]
Dom Ago 20, 2017 12:20 am por Yusei

» Underworld Baby [Bakura]
Mar Ago 15, 2017 11:26 pm por Sean Austerlitz

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png Bálderook University School Deluxe NEW

Cuando todo está perdido [Priv.X]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Cuando todo está perdido [Priv.X]

Mensaje por Sean Austerlitz el Lun Mayo 02, 2016 9:25 pm

Recuerdo del primer mensaje :

Me encontraba completamente confundido y asustado, sin comprender bien lo que me estaba ocurriendo. El Pecado de la Lujuria había reclamado mi cuerpo y yo no tenía la resistencia suficiente para pelear contra él. Me pedía que fuéramos uno, que combináramos nuestros poderes para crear el cuerpo perfecto, pero no podía confiar en él para nada. Los pecados eran sirvientes de Hades y, por lo que había escuchado en el Santuario, el dios del Inframundo no era un individuo con el que te gustaría estar relacionado.

Tenía que encontrar el modo de regresar a Grecia. Tal vez el Patriarca conocería el modo de regresarme a mi antigua condición como Santo de Athena. Después de todo, serví a la diosa de la sabiduría antes de convertirme en el portador de un pecado. No elegí este camino, tuve que aceptarlo para salvar la vida de mi hermana menor.

Lo más lejos que pude llegar fue a la autopista en las afueras de la ciudad. Al igual que muchos caballeros fui asignado a Ciudad Kaus. Mi deber era protegerla del mal que se acercaba, sin embargo decidí que la vida de Leah era mucho más importante que la batalla que el santuario estaba luchando. Me pregunto si a los que alguna vez llamé compañeros podrán perdonarme por haberme dejado llevar por mis sentimientos.

Mi cosmos estaba aumentando, volviéndose más fuerte que nunca. No era mi poder, era el pecado de la lujuria el que estaba potenciando mis habilidades. Me desplomé en medio de la carretera, tosiendo sangre. Mi cuerpo estaba cubierto por la surplice de la lujuria, la cual era pesada y no me permitía moverme libremente. No iba a obedecerme hasta haber aceptado los poderes que me estaba brindando.

-¡Maldita armadura! ¡Déjame en paz!- dije desesperadamente, intentando arrancar la surplice de mi cuerpo. Lo único que conseguía era herirme a mí mismo. Furioso, comencé a utilizar el cosmos inestable que se desprendía de mi cuerpo, el cual había tomado la forma de alas negras unidas a mis brazos. Sin mucho esfuerzo comencé a destruir todo lo que estaba a mí alrededor: carteles, el camino, árboles, todo. Cuando finalmente descargué toda mi rabia me senté en medio de la destrucción que había sido ocasionada por mí mismo. Seguramente pronto iba a aparecer un caballero de Athena enviado por el patriarca para detenerme, pero no me importaba.
avatar
Sean Austerlitz
Specter
Specter

Armadura :
Pecado de la Lujuria

Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo


Re: Cuando todo está perdido [Priv.X]

Mensaje por Sean Austerlitz el Mar Mayo 10, 2016 12:31 pm

Avanzaba a través de las calles a paso lento, intentando no mirar a los “monstruos” que había a mí alrededor. El mundo que veía a través de mis ojos llegaba a mi cerebro como imágenes distorsionadas: el cielo se veía rojo como la sangre, los edificios lucían abandonados y derruidos por el tiempo y las calles estaban atiborradas por criaturas con cuerpo humanoide y cabeza de bestia. -¿Por qué diablos estoy viendo esto?- Le pregunté al espectro, esperando una contestación inmediata. Aquellas criaturas se quedaban mirándome fijamente, como si yo fuera un criminal o algo parecido.- ¿Qué me estás mirando, imbécil?- Le pregunté a una de esas bestias bípedas sosteniéndola por el cuello. Una criatura de mayor tamaño comenzó a darme golpes en la espalda y a decirme “deja en paz a mi hijo”. Por un instante la visión apocalíptica del mundo dejó de engañarme y pude observar que continuaba en ciudad Kaus,  que el monstruo que había sujetado era un niño de doce años y el que me golpeaba era su padre. Lo dejé caer sin ninguna delicadeza al tiempo que me alejaba sin prisa con una expresión de horror y confusión en el rostro.

Las personas me rodearon y comenzaron a arrojarme basura, oí a uno de ellos llamar a la policía. Di un salto, desapareciendo de los cientos de ojos que me mantenían vigilado. Aterricé sobre la azotea de un edificio de cuatro pisos y desde arriba observé a la multitud que se congregaba en la entrada: buscaban al extraño chico con miradas de psicópata que casi había estrangulado a un niño. Masajeé mis ojos. Dejé de ver cosas extrañas después de varios minutos.

-¿Qué es lo que te sucede Sean? ¿No quieres matar civiles, cierto? Tu mal comportamiento podría hacer que ese santo dorado en quien depositaste tu último deseo aparezca para darle fin a tu vida. Todo será tan sencillo si aceptaras abrazar al pecado de la Lujuria. A menos de que estés tan enojado con el mundo como para asesinar inocentes- mordí mi labio inferior hasta que éste sangró, haciendo un esfuerzo sobrehumano por no iniciar otra batalla con el oponente invisible.

Analicé mi situación y pensé en que debía dejar que el espíritu tomara posesión. Era algo descabellado, pero creía que de ese modo sería capaz de controlarlo. Alguna vez escuché que dos almas no podían compartir el mismo cuerpo, así que si resultaba ser más fuerte que el espíritu de la armadura podría expulsarlo desde mi interior. Tenía que intentarlo.

-De acuerdo, hazlo si te atreves infeliz- dije de forma desafiante, mostrando mi mejor cara de “no te vas a salir con la tuya” para que me tomara en serio. Pude sentir cómo mi cosmos se apegaba y era reemplazado por el aura oscura del Inframundo. Una llamarada negra rodeó mi cuerpo mortal, haciéndome desear arrancarme la piel.

Cuando la posesión estuvo “completa” dejé de escuchar la voz. Sentí que mi mente volvía a ser mía. Respiré profundamente mientras intentaba asimilarlo todo: acababa de convertirme en un Espectro por decisión propia y ahora los poderes brindados por el señor del Inframundo circulaban por mi cuerpo. Me levanté y comencé a saltar sobre los edificios, buscando a ese caballero dorado que había visto antes. Tenía que darle un mensaje antes de perderme en la oscuridad.
avatar
Sean Austerlitz
Specter
Specter

Armadura :
Pecado de la Lujuria

Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo está perdido [Priv.X]

Mensaje por X el Mar Mayo 10, 2016 4:32 pm

Camine por varias calles aun sin rumbo fijo, queria detenerme un poco para pensar en lo sucedido, y de paso conocer el terreno, en el que por lo visto pasaria un buen rato.
No podia pensar en aquel futuro espectro, abrazar la oscuridad y hacerla parte de ti, aun si vas a usarla para el bien no es una tarea nada facil yo mismo tarde mucho en abrazar mi propia oscuridad y fundirla con mi luz, habia tenido antes muchas luchas internas como muchos de mis predecesores, aun asi tuve la fortuna de sobreponerme, pero, ese chico tendria la misma suerte?, no le faltaba mucho para ser consumido por la escencia de esa armadura maldita, asi que seguramente nuestor proximo encuentro no vendria en muy buenos terminos que digamos, ni hablar asi es la vida, no se me conocia por ser piadoso sino todo lo contrario, incluso muchas veces he pensado que me equivoque de "diosa" pero en fin, yo tenia mis razones para portar una armadura dorada de Athena y cumpliria mi deber, solo con ella y solo para ella.

Me interne en una zona llena de callejuelas pequeñas, angostas, sin mucha gente, lo periferia asi no me gustaba mucho el barullo, solo esperaba encontra en aquella ciudad al resto de los santos encomendados ahi, ya que no se me habia dicho gran cosa sobre mi mision tendria que averiguarla yo mismo.

Seguia y seguia insistiendo en mi cabeza en si habia hecho bien de llevar a ese muchacho a la ciudad, despues de todo habia llevado un espectro al lugar que supuestamente iba a proteger, mientras que la poca gente alrededor me miraba raro, seguramente por mi pinta de vagabundo, no acostumbraba ser ostentoso y andar con la armadura puest, o quizas solo trataban de imaginar mi rostro bajo la mascara, muchos ya me habian dicho que seguramente estaba deformado por un accidente, o que habia nacido deforme.
Bastante lejos de la verdad, al ser mellizo de aquella que me salvo la vida una vez, no habia podido soportar mirarme en algun espejo y ver un rostro identico al de ella.... y probablemente tardaria mucho en atreverme a mostrar mi rostroe n publico, porque a mi pensar no merecia andar por ahi mostrando el rostro de una persona tan pura, siendo el ser mas impuro y oscuro de todos.

Segui y segui internandome en aquella ciudad, dirigiendome al centro para buscar al resto de los santos, con un caminar pausado y bebiendo de vez en cuando.
avatar
X
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 62

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo está perdido [Priv.X]

Mensaje por Sean Austerlitz el Jue Mayo 12, 2016 7:38 pm

No podía mirarme en los reflejos de las ventanas de los automóviles y edificios, cada vez que lo hacía sentía la necesidad de arrancarme la cara. Aunque había visto el mismo rostro durante toda mi vida había una sensación extraña, como si no reconociera a la persona en el espejo. ¿Dónde había quedado el hombre que luchó contra la armada Berseker para defender su hogar? ¿Dónde estaba el hombre que se había convertido en un Santo de Athena para mantener la paz y recuperar a su hermana? Lo único que podía ver en el espejo era a un desconocido que hacía lo necesario para sobrevivir, como una alimaña que se aferraba a la vida.

Estaba decepcionado de mí mismo por haber recurrido a algo tan bajo como entregarme a las fuerzas del mal. Robé una pañoleta roja a un transeúnte y la coloqué sobre mi nariz y boca, así estaba mucho mejor. Podía sentir la presencia del caballero de Géminis, aunque no era muy fuerte. Mi percepción se había agudizado desde que abracé el poder de las tinieblas. Géminis no era la única constelación que podía percibir desde ese punto: podía sentir a otros santos de Athena, a mis antiguos compañeros. Pronto estaría enfrentando a los defensores de la paz, y lo peor era que ya no podía usar la excusa de que un espíritu maligno estaba intentando apoderarse de mí.

Daba grandes zancadas, saltando de un poste a otro. Las personas sólo podían ver a una sombra desplazándose a gran velocidad en las alturas. Aterricé cerca del hombre que me había brindado su ayuda, el santo enmascarado.-Creo que ahora te comprendo un poco mejor. Ya no quiero ver mi rostro, me trae recuerdos de la época en la que me sentía convencido de mis objetivos en la vida y de mis ideales- le dije mientras me acercaba a él, despidiendo un cosmos oscuro de mi cuerpo.

-He decidido convertirme en un Espectro de Hades, pero no estoy aquí para pelear. El dios del Inframundo puede haber contaminado mi cuerpo, pero eso no evitará que cumpla con mi misión. Me guste o no yo juré fidelidad a Athena. Voy a encontrar una forma de ayudar a su causa desde mi posición. No es conveniente para mí que Hades cubra el mundo con oscuridad, ese no es el mundo que quiero para mi hermana menor. Puedes considerarme un aliado o no, no me importa, sólo quería que lo supieras porque creí haber encontrado un amigo en ti- fui sincero con él ya que eso fue lo que sentí cuando me ayudó en la carretera. Permanecí de pie frente a él, esperando que me dedicara unas palabras antes de desvanecerme en la noche.  
avatar
Sean Austerlitz
Specter
Specter

Armadura :
Pecado de la Lujuria

Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo está perdido [Priv.X]

Mensaje por X el Jue Mayo 12, 2016 11:06 pm

Ya estaba llegando al centro,cuando un cosmos conocido, pero con notoria diferencia cayo desde arriba, había pasado, aquel chico había dejado que el espectro lo tomara por completo y ahora traía cubierto el rostro.
Incluso le dirigió unas palabras, aun había cierto dejo de luz en el y eso le alegraba de cierto modo, callando unos momentos dio un par de pasos hacia el y coloco su mano en el hombro, era un alivio que no quisiera pelear y bueno tener un aliado en el inframundo como el decia podría ser muy útil.

-Bien chico te creo, parece que tomaste una buena decisión, cuando abrazas la oscuridad y la haces parte de ti te vuelve mas fuerte, recuerda lo que te digo, para caminar en la luz primero debes aprender a caminar por la oscuridad, y también recuerda, debes aprender a hacer el mal, para poder evitarlo.-

Luego de eso llevo las manos a su mascara bajándolo y mostrando su rostro. -hace casi cinco años no me quito la mascara delante de otro ser humano, pero tu...has sobrepasado eso, ves este rostro? es el mismo rostro de aquella que murio por mi, y la responsable de que ahora use esta armadura de oro, ahora tu ocultas el tuyo por razones parecidas, tal vez algún día soportemos ver nuestros rostros otra ves sin la mascara-

-Ahora tu también ocultas tu rostro- dije mientras me re colocaba mi mascara de tipo bozal, ajustando los botones.
-Yo debo seguir mi camino, tu sigue el tuyo y tranquilo, tienes un aliado en el santuario y un amigo fuera de el-

Hice un gesto con mis dedos sobre la sien a manera de despedida siguiendo mi camino y dándole la espalda. Le quedaba mucho dolor por delante a aquel joven, pero estaría bien, el dolor te hace potente, fuerte, si lo sabes manejar.
avatar
X
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 62

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Cuando todo está perdido [Priv.X]

Mensaje por Sean Austerlitz el Sáb Mayo 14, 2016 2:27 pm

Él no podía verlo debido a la pañoleta que cubría mi rostro, pero estaba sonriendo bajo la tela. Me sentía tan solo y abandonado cuando el poder de Hades comenzó a introducirse, pero después de conocer a ese hombre no me sentía tan solo: él había pasado por algo similar a lo que me estaba sucediendo. Quizá no era lo mismo, pero la aflicción sí era algo que compartían. En lugar de retirarme de inmediato como lo había planeado, me quedé de pie observándolo mientras él se marchaba. Sabía que no era la última vez que lo encontraría, tenía un presentimiento que me indicaba que nuestros caminos volverían a coincidir en el futuro. Lo único que esperaba era que no fuera como enemigos. No me gustaría pelear con un compañero.

-Eres el primer amigo que hago en un largo tiempo. Sigue adelante caballero de Géminis, espero grandes cosas de ti- le dije, levantando mi puño al frente del mismo modo en el que lo hacía con mis compañeros en las tierras germanas antes de dirigirnos a una nueva batalla. Comencé a caminar en dirección opuesta, fundiéndome con las sombras de un callejón hasta disolverme totalmente en la oscuridad.

Aparecí sobre un rascacielos, contemplando la ciudad Kaus en su faceta nocturna. Sentía como si me estuviera despidiendo de alguien a quien debía proteger. Tendría que demostrar mi lealtad a Hades y su ejército para que no sospecharan de mis verdaderas intenciones, y para hacer eso tendría que actuar como un villano. Tenía conflicto con esa idea, sin embargo no tenía otra opción, era la única forma de garantizar el éxito de mi misión.

Abrí un agujero dimensional que se conectaba a la entrada del castillo Heinstein en la azotea del edificio. Me costó un poco de trabajo entrar, pero después de titubear por unos minutos corrí hacia el portal, desapareciendo de ciudad Kaus sin dejar rastro.
avatar
Sean Austerlitz
Specter
Specter

Armadura :
Pecado de la Lujuria

Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.