Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Conociendo al santo de Acuario[Stelios]
Ayer a las 11:13 pm por Anheru

» Censo [Septiembre]
Ayer a las 10:49 pm por Stelios

» Palco de Athena
Ayer a las 9:51 pm por Stelios

» Casa de las Hojas
Ayer a las 9:11 pm por Jade Stryga

» Shinobi Wish {Élite}
Ayer a las 1:28 pm por Kaito Sakaki

» Nine Beasts (Afiliación Elite)
Ayer a las 1:20 pm por Kaito Sakaki

» One Piece Storm [Élite -Cambio de botón]
Ayer a las 1:18 pm por Kaito Sakaki

» Colmillo Blanco || Rol RPG Lobuno
Ayer a las 1:09 pm por Kaito Sakaki

» Arlentia Legend - Cambio de botón
Ayer a las 1:04 pm por Kaito Sakaki

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

El corazón de la aurora boreal reclama a sus campeones! en el manto polar (tema exclusivo de los representantes de asgarf y yo)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El corazón de la aurora boreal reclama a sus campeones! en el manto polar (tema exclusivo de los representantes de asgarf y yo)

Mensaje por Invitado el Vie Sep 02, 2016 4:26 pm

Era una mañana helada y fría en el país de Escocia donde me levante de mi posada para ir a la fuente de mi persona que era el altar de Odin ,mientras en el camino oía historias sobre mi anterior vida y como yo con mis guerreros defendíamos a este mundo de la injusticia y la maldad corrompida creando un lugar mejor para vivir, pero eso era solo tomado hoy en dia como cuentos para hacer dormir a los niños cosa que me enojaba un poco pero eso no significaba que no tenia mucho mas interesa en conocer a los nuevos guerreros que iban a pelear a mi lado y proteger este gran mundo Luego del manifestativo de mis poderes y haber obtenido la armadura sagrada de Odin siendo su representare y protector de todo lo que este cargo representa era momento de también conocer mas sobre mi y ver como esto haría un impacto en el mundo como lo es ahora ya que a pasado tiempo y necesito ponerme al corriente de como y que es lo que tengo que hacer exactamente en este gran cargo. Corrí gracias ami velocidad de la luz por toda escocia mientras estaba sintiendo sintiendo un cosmos familiar hasta llegar luego de 3 horas y media a donde seria el lugar donde alguna ves fui venerado por los mortales, a solo un pilar de roca masía y nada mas , no sabia si sentirme enojada o frustrado por que incluso mis propios subordinados que eran los dioses guerreros no sabían nisiquiera que estaba de nuevo con vida pero como era de esperarse, yo aun era nuevo en el puesto y para demostrar que volví de nuevo a este mundo terrenal solo compense a ver cual seria la forma de atraer su atención pero para eso necesitaría una gran señal o tal ves no ya que tenia algo que la mayoría de gente no tenia, y eso era poder usar el cielo grande y vasto como mi lienzo para comunicarme con libertad. No quise esperar mas tiempo, agarre a Balmung mientras miraba le cielo y toque el filo derecho de la espada cosa que de verdad podía sentir su filo pero mas su cosmos lleno de pureza y valor , levante mi espada hacia el cielo oscureciendolo en caída de noche y luego de esto salio desde el punto de la estatua de Odin un arco-iris nocturno de ondas con colores conocido como la gran aura boreal o aurora boreal pero esta tendría una condición y efectos mas interesantes que eran :

1) las armaduras de todo dios guerrero al sentir el cosmos que vendría de esta luces saldrían de su portador y se reunirían hacia mi en forma de cometas y claro cuando llegaran ante mi solo se pondrían en linea horizontal.

2) las auroras boreales tomarían formas de animales de ivierno para guiar a los dioses guerreros hacia mi para que vean que no soy malo y tengo buenas intenciones.

3) mientras el cielo es maravillado por ese espectáculo solo los dioses guerreros podrán ver entre toda esa aurora-boreal mis cosmos puro y único en su tipo.

para finalizar mientras la señal estaba puesta y sus condicionales también solo empece a limpiar la estatua de Odin usando mi cosmos y yo posando con mi armadura puesta y bajada la espada listo pata ver quien acudiría al llamado mientras dije al vació pero con toda la sinceridad del mundo : "bueno ya envié mi mensaje ahora espero que donde quieran que estén lo puedan responder antes de que sea demasiado tarde para este mundo,vengan mis guerreros ,vengan a cumplir su destino!",lo dije mientras miraba el horizonte con la aurora-boreal y listo para lo que vendría. 



estilo de la señal::



Tema de reunión para esta ocasión especial:

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de la aurora boreal reclama a sus campeones! en el manto polar (tema exclusivo de los representantes de asgarf y yo)

Mensaje por Rangvald el Vie Sep 02, 2016 4:52 pm

Hay quienes dicen que cuando una persona realmente desea algo, el universo conspira para que lo consiga. Para muchos podrá sonar como un simple consuelo para brindar ánimos a aquellos que han perdido la esperanza. Para otros un lema al cual han dedicado su vida para no perder la fe en que las cosas mejorarán aún en el más arduo de los panoramas. ¿Y para cierto Dios guerrero que luego de más de un mes desaparecido que ahora buscaba su propósito ahora que puede constatar el hecho de que sigue caminando entre los vivos? Bueno, antes de hoy seguramente no le habría dado mucha importancia a dicho enunciado. Pero ahora que veía una sumamente obvia señal en el cielo cuyo fulgor prácticamente rogaba por ser visto, fue suficiente para que el extraviado Dios Guerrero de Phecda Gamma supiera cual era su destino a partir de ahora.

-"Je... yo preocupado por encontrar algún indicio de que hacer ahora y de repente el cielo me arroja una bengala que no podría perder aún si tuviera un parche en el otro ojo. Parece que no estaré perdido por mucho tiempo..."

Eran los pensamientos del curtido guerrero mientras se enfilaba rumbo al origen de aquella señal. ¿Que exactamente encontraría una vez llegara hasta allá? ¿Volvería a ver a sus viejos compañeros? ¿O acaso en ese breve lapso de tiempo ya se habrían integrado caras nuevas a las filas de los Dioses guerreros? También estaba el asunto de alumna Serena a quien tampoco había visto desde el incidente. "Ese canalla" pensó el del parche llevando su mano a este por que era el recuerdo que le había dejado.

-"Se que estará bien... yo mismo he sido testigo de sus capacidades. Y no es como si ese sujeto hubiera estado en condiciones de seguir a nadie luego de nuestro encuentro... o al menos eso quiero pensar. "

Sus pies se hundían en la nieve con cada paso, dejando huellas claras que para alguien observador serían fáciles de seguir. Tenía la guardia en alto aunque no lo aparentara. Desde ese evento sabía muy bien lo importante de no descuidar su espalda; nunca se sabe que puede surgir, mismo que hace tan difícil su obsesión por estar preparado ante todo.
Pero mientras su mente estaba enfocada en que sucedía detrás de él, su único ojo se enfocaba hacia el frente, notando poco a poco con más definición la silueta de aquel que lo había convocado.

-"Este cosmos... ¡¿Será posible?!. "  - La pureza y magnificencia de aquella energía lo compelió a hacer una reverencia y decir su nombre -Saludos. Rangvald Bolgen reportándose.  
avatar
Rangvald
God Warrior
God Warrior

Armadura :
God Robe de Phecda

Mensajes : 139

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de la aurora boreal reclama a sus campeones! en el manto polar (tema exclusivo de los representantes de asgarf y yo)

Mensaje por Reisei Ōkami el Lun Sep 05, 2016 12:34 am

La paz que experimentaba aquel muchacho en ese momento era imperturbable, se había tomado ese momento para tomar la vida con calma solo por esos intentos, reflexionar sobre cosas de la vida y despegarse del mundo por ciertos momentos... Además, había aprovechado también para asesinar a un oso que estaba intentando arrebatar su vida, ese fue el último error que aquella bestia había cometido. — Tu sacrificio no será en vano, amiguito. Serás alimento para una buena familia en Asgard, te lo aseguró. — Mencionó mientras palmeaba la cabeza del inerte animal, sabía que el animal no podía escucharlo, también sabía que aquella fiera no era para un "amiguito", pero esto sólo era parte de ese ligero lado cínico que sólo podía demostrar a solas. Este luego se pondría de píe y cargaría al oso para llevarlo a aquellas tierras heladas de donde él venía, no mentía cuando decía que lo iba a volver un manjar para alguna prole en Asgard. Uno pensaría que el tamaño de aquella gran alimaña peluda daría dificultades a este Dios Guerrero, sin embargo, este pudo cargar a la desmesurada bestia como si se tratará de la simple mochila de un colegial. El de cabellos blanquecinos comenzaría a caminar en dirección a las tierras donde ahora habitaba, pero algo le hizo detenerse en medio de su camino. Un escalofrío recorrió todo su cuerpo, comenzando desde la punta de sus pies y terminando en una gran vibración que sacudió a su cerebro. — Esta sensación... ¿Será posible? — Pensó mientras alzaba su mirada hacía el cielo, no pudo entender porqué, pero algo le incito a mirar hacía arriba. Allí, justo en el lugar donde su mirada se enfocó, se podía presenciar una aurora boreal que ondeaba con suma majestuosidad, en ella vio al espíritu de su armadura, el sublime Gullinbursti, parecía estarle llamando, como si le guiará hacía algún lugar, era una señal sagrada.

Antes de comprender completamente todo lo que estaba aconteciendo, el de orbes carmesí ya se encontraba siguiendo aquel camino que el mismísimo firmamento le había plasmado, más que por voluntad propia, era como una reacción inconsciente, como si muy dentro de su alma supiera lo que le esperaría al final de dicho camino, pero que aunque intentará recordar algo sobre ello no podía en lo más mínimo. — Esta sensación es tan similar, pero a la vez tan desconocida. Es como estar en piloto automático, mi cuerpo responde hacía donde le guía mi alma, pero mi mente no sabe en absoluto hacía donde voy... Aún así, tengo el presentimiento de que esto terminará siendo interesante. — Recitaba para si mismo mientras continuaba su camino, recalcando que aún cargaba con la bestia a la que había arrebatado la vida hace un buen rato. El camino parecía volverse cada vez más claro para él, y pequeños fragmentos de recuerdos empezaban a aparecer a medida que comenzaba a notar cosas conocidas a su alrededor, sin saber cómo ni porqué, él sabía que su espera no sería mucha, él sentía que su destino estaba muy cerca.

Poco tiempo fue el que pasó hasta que su cuerpo de repente se detuvo ante la presencia de un sagrado y esplendoroso Cosmos. Tenía que ser esto, era esto lo que su propia espíritu estaba persiguiendo, pero aún cuando podía darse cuenta de la importancia del ser que se postraba delante de él, aún no entendía mucho de lo que estaba pasando, ¿quién era esa persona? ¿porqué sentía que la conocía aún cuando era la primera vez que la veía? Tantas preguntas que en ese momento no podía explicar, pero aunque su mente se nubló, su esencia veía todo muy claro. — Mi Señor, Branco de Gullinbursti presentándose. He traído esta ofrenda en honor a su magnificencia, por favor, acéptela. — Musito mientras se arrodillaba y hacía una reverencia, al mismo tiempo dejando caer a su lado la bestia con la que cargaba.
avatar
Reisei Ōkami
God Warrior
God Warrior

Armadura :
God Robe de Gullinbursti

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de la aurora boreal reclama a sus campeones! en el manto polar (tema exclusivo de los representantes de asgarf y yo)

Mensaje por Serena el Dom Sep 11, 2016 1:47 am

Tranquilidad, eso era lo que sentía en aquel momento, una tranquilidad tan grande que podría llegar a incomodar a quien pudiera sentirla, y era bastante notorio el efecto que causaba sobre la joven guerrera, sobre todo por la manera en la que había dado una vuelta tras otra en su cama durante la noche, incapaz de conciliar el sueño. No sabía exactamente la hora que era, pero por su ventana no entraba iluminación alguna y según la poca noción del tiempo que le quedaba, no faltaba mucho para el amanecer.

“Hoy no tengo que vigilar el entrenamiento de los nuevos…Podría salir a caminar un rato… O  también podría quedarme aquí, recostada sin hacer nada productivo, simplemente  viendo el techo hasta la hora del almuerzo…


Saldré a caminar.”


Tras decidir lo que haría bajó de su cama y comenzó a arreglarse, la hora no era la correcta, pero pensaba que una caminata por los alrededores del palacio lograría distraerla de ese sentimiento tan extraño que inundaba su ser, por lo menos lo suficiente como para que el cansancio de las actividades realizadas el día anterior se hiciese presente, y pudiera obtener el descanso que tanto anhelaba.

Acomodó por última vez el listón que sujetaba su cabello y prosiguió a salir de su habitación. En un principio se había sentido algo abrumada, pues de vivir junto a su maestro en una pequeña casa, ubicada no muy lejos del palacio, pasó a tener una habitación que fácilmente doblaba el espacio de su anterior vivienda, aunado a que todo lo que se encontraba dentro del mismo era de la más alta calidad; desde la puerta de madera con detalles labrados a mano, hasta la última costura de las almohadas que reposaban sobre su cama. Detalles que sin duda, no habían hecho de su adaptación al nuevo entorno algo más sencillo.

Intentando hacer que el sonido de sus pasos no fuera tan fuerte en medio del silencio que por la hora, aún predominaba dentro del palacio, bajó las escaleras, dirigiéndose directamente hacia la puerta principal, necesitaba salir lo más rápido posible, para no llamar mucho la atención.

Una vez y puso un pie fuera del palacio levantó la mirada hacia el cielo, y  como si alguien ya tuviera todo planeado, ante sus ojos apareció una hermosa aurora boreal. Parpadeó un par de veces para procesar la imagen frente a sus ojos,  y si no fuera por la falta de descanso, podría jurar haber visto la imagen de Grane en el cielo.

Antes de que pudiera pensar bien en que era lo que ocurría, comenzó a caminar, podía sentirlo, no era la aparición de una simple aurora boreal nada más, sino que también se había manifestado un cosmos especial, único en su ser.

Sus pasos se detuvieron al estar cerca del lugar donde yacía la estatua del dios Odín, cerró sus ojos y respiró profundamente, intentando calmar el rápido latir de su corazón antes de abrir sus ojos nuevamente, y solo hasta ese momento pudo darse cuenta que no había sido la única en notar el majestuoso espectáculo que el cielo brindaba, pues en aquel lugar no solo se encontraba el dueño del cosmos peculiar, sino dos personas más.

“…No, no puede ser verdad…”
Una expresión de completa sorpresa se hizo presente en su rostro, aún no se encontraba lo suficientemente cerca, pero estaba casi segura de que su querido maestro, a quien muchos le insistían diera por muerto, era una de las personas paradas frente al máximo símbolo que representaba Asgard.  

Quería correr y confirmar de una buena vez lo que sus ojos veían, pero el miedo de que todo fuera una ilusión, perfectamente compuesta por su mente, se hacía más grande con cada paso que daba. No fue sino hasta que se detuvo a un lado de quien le brindara una segunda oportunidad en la vida, que cayó en cuenta de que todo era real; De verdad se encontraba vivo.

“Ma-Maestro…Yo…Yo pensé que usted…Todo este tiempo yo…” Bajó la mirada sin poder terminar su oración, pues en un par de segundos sus ojos se llenaron de lágrimas, las cuales sin advertencia alguna cayeron por su rostro, debido a las emociones encontradas que sentía en aquel momento. “Tengo tanto que decirle…Pero no es el momento, ni el lugar correcto.” Continuó en un tono bajo, mientas secaba sus lágrimas con la manga del saco que cubría su cuerpo del frío que jamás dejaba Asgard, por un momento casi olvidaba el hecho de que el mismísimo dios a quien había jurado lealtad se encontraba frente a ella, y eso no era correcto de alguien que se hacía llamar Dios guerrero.

Finalmente se giró para observar correctamente al causante de aquella señal en el cielo, y a pesar de la intriga que le causaba saber acerca del porque la diferencia tan evidente que tenía su apariencia con la de la estatua, aclaró su garganta para presentarse como era debido.

“Mi nombre es Serena, Serena de Grane. Le pido disculpe la falta de respeto  que cometí hacia su persona, le juro que no volverá a pasar… ”

_________________
~I'm the hunter, give up your heart and surrender.~

avatar
Serena
God Warrior
God Warrior

Armadura :
God Robe de Grane

Mensajes : 141

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de la aurora boreal reclama a sus campeones! en el manto polar (tema exclusivo de los representantes de asgarf y yo)

Mensaje por Rangvald el Dom Sep 11, 2016 2:11 pm


Aunque pudiera pensarse que el Dios Guerrero de Phecda había experimentado goce y alegría al darse cuenta que aún podía seguir caminando en el mundo de los vivos, lo cierto es que toda satisfacción que pudo haber sentido por realizar que aún podía seguir cumpliendo su deber como guerrero bajo el mandato de odín, fue reemplazada rápidamente por una asfixiante ansiedad que solo le permitía preguntarse que había pasado. Con sus amigos, con su tierra, con aquel sujeto que lo ataco y principalmente, con su alumna. Su experiencia en el campo de batalla era lo que le permitía a sí mismo mantenerse con calma y reflexionar que actuar de modo irreflexivo solo lo llevaría a tomar malas decisiones. Pero hasta él tenía sus límites respecto a cuanto puede resistir manteniendose impacible.

-...Serena...

No solo fue la sorpresa de ver a su estudiante una vez más sana y salva, sino finalmente portando una de esas "armaduras brillantes" que ella desde pequeña tanto había añorado. El siempre le había dicho que conseguiría una si seguía con su entrenamiento y perseverara, no tenía duda que en algún momento lograría convertirse en una de las integrantes de la élite de Odín. Pero el hecho de que fuese tan repentino lo hacía sentir un tanto de desesperación por no poder haberla felicitado como era debido. Veía también que Serena hacía lo posible por expresar su sentir hacia él con enunciados entre cortados, sufriendo una lucha interna entre sus sentimientos y su deber, dentro de poco triunfando este último en cuanto la joven de cabellos violetas recuperó la compostura y se presentó formalmente a quien presuntamente los había reunido. No obstante, como su maestro no permitiría que su alumna sostuviera dicha carga sola.

-Me da mucho gusto volver a verte Serena. - Se acercó algunos cuantos pasos hacia ella hasta estar lo suficientemente cerca como para poner una mano sobre su hombro en señal de consuelo y dedicarle un además con la mirada de que todo estaría bien. Luego volteó a ver a aquel joven con cosmos tan imponente y majestuoso. -Mis más sinceras disculpas si el reencuentro con mi alumna ha significado un incordio para usted. No dudaré en asumir toda la responsabilidad de este suceso. - Comentó humilde, no olvidando tampoco la presencia del alto joven de blancos cabellos y abundante ofrenda, a quien no había saludado formalmente todavía pero que lo haría tan pronto como concluyera el aviso de por que habían sido convocados todos a ese lugar.
avatar
Rangvald
God Warrior
God Warrior

Armadura :
God Robe de Phecda

Mensajes : 139

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de la aurora boreal reclama a sus campeones! en el manto polar (tema exclusivo de los representantes de asgarf y yo)

Mensaje por Erza Scarlet el Miér Sep 14, 2016 11:43 pm

Había comenzado un viaje extremadamente largo desde unos días atrás. El frío cruel y el fuerte viento no fueron impedimento para ella, ni para que llevara a cabo su cometido. Había decidido formalizarse como God Warrior, y para ello tenía que dejar esa pequeña aldea que la había visto crecer y avanzar hacia donde debía de estar.
Se encontraba descansando en una vieja choza abandonada que había encontrado, por suerte, en su andar. Sin embargo, el término “descansar” no era exactamente la realidad pues miles de dudas rondaban su mente acerca de lo que sucedería una vez llegase a su destino. Ese destino que no quedaba muy lejos ya de su localización actual.
Los pobladores le habían pedido que se quedara un poco más de tiempo, pues se sentían seguros con ella cuidando a su alrededor, además que la relación con todos era fantástica.

Fue como dejar a su familia.

Viendo por la ventana con cristal roto que los rayos de sol no tardaban por asomarse por el enorme cielo, decidió, finalmente, proseguir con su traslado. De todas formas, no es como si fuese a poder dormir con el amanecer a la vuelta de la esquina.
Un viento demasiado frío recorrió el pequeño lugar, causándole una extraña sensación. Era raro, simplemente porque, al vivir vagando de un lugar a otro durante su infancia, se había acostumbrado casi por completo al clima, a tal punto que no necesitaba enormes ropajes para cubrirse; solo lo estrictamente necesario. Tomó lo poco que llevaba con ella, dispuesta a continuar su travesía.

-El clima… es demasiado raro este día. – Mencionó para sí, sintiendo de nuevo aquel viento que le heló los huesos. Salió de aquella pequeña cabaña para seguir adelante.

No supo cuánto tiempo más caminó, de repente perdió toda señal. Su cuerpo solo había avanzado como si alguna extra fuerza lo hiciera hacerlo.

Y lo sintió.

Un extraño cosmos se hizo presente, y como si hubiese sido alguna especia de premonición, casualidad o lo que fuese, una vocecilla en su interior le pidió que volteara hacía el cielo.
Una enorme y hermosa aurora boreal se había hecho presente casi al mismo instante que aquel cosmos que sentía.
Sin pensarlo, y sintiendo que estaba cerca de su destino, comenzó a correr lo más rápido que pudo, sin parar un segundo a siquiera tomar un poco de aire. Algo no se lo permitía.

Justo frente a su vista, aquella enorme estatua del Dios Odín se hizo presente con su majestuosidad, y junto a ella, el causante de todo aquél suceso.
Se dio cuenta de que no estaba sola. Había más personas ahí que quizá, sin estar muy segura, eran portadores de alguna God Robe. Eran personas totalmente desconocidas para su persona, o al menos eso pensaba ella. Su respiración estaba agitada por haber corrido tanto y sus mejillas se habían enrojecido debido al viento frío que se había restregado en su rostro.
Una suave brisa movió su cabello escarlata, haciéndole reaccionar y dirigirse a aquel que estaba en la estatua.

-Me presento, Señor. Mi nombre es Erza Scarlet, portadora de mi preciada God Robe de Nidhogg. Un placer.
avatar
Erza Scarlet
God Warrior
God Warrior

Armadura :
God Robe de Nidhogg

Mensajes : 51

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de la aurora boreal reclama a sus campeones! en el manto polar (tema exclusivo de los representantes de asgarf y yo)

Mensaje por Ake el Miér Sep 21, 2016 1:48 pm

¿Quién era él y porque Asgard y su gente se arrodillaba ante su presencia?, era complicado el entender de alguna manera aquella pregunta, se decía sin embargo que el hombre recién llegado era el mismísimo dios Odín el padre de todo y quien gobernaba desde la era del mito las heladas tierras que ahora ocupaba la gente de Asgard, había muchas leyendas pero también había una realidad, aquel dios había abandonado a su pueblo a su suerte en aquel lugar helado, dándole una vida difícil un futuro incierto y arrancando poco a poco toda la esperanza de su gente, y aun así, aún y si pareciera que en realidad aquel ser era el villano de aquel lugar la realidad es que la voluntad de su gente era el apoyarlo.

Aquello no le parecía raro al hombre de cabellos rojizos, Asgard era firme de convicción y fuerte de voluntad todos esperaban aquel momento a veces de una forma ciega, ese sería el mayor problema, el pelirrojo sabía perfectamente que la fe ciega convertía a las personas en herramientas y aún y si se suponía que seguían la voluntad de un dios esta era una voluntad caprichosa, pues los doses son mucho como los hombres, pueden bendecir un lugar o buscar que se destruya en un simple cambio de humor. Aquellos pensamientos eran las dudas de un hombre pero también la precaución que el destino le había mostrado, sabía también que era cuestión de tiempo para que aquello ocurriera.

Ante sus ojos aquella señal inequívoca era el despertar de un dios, ni siquiera en sus rivales más duros habría encontrado de alguna manera un cosmos similar al que la luces del norte revelaban, sentía de igual manera su armadura vibrar siendo llamada por este y si bien era su deber el atender aquel evento su mente dudaba un poco en hacerlo o no, ¿cómo saber si aquel hombre en el cual el dios rencarnaba no sería un peligro para la gente de Asgard?, no había manera, apretó entonces con desgana sus puños y comenzó a avanzar revestido en el carmesí metal, pronto abandonaría los bosques de asar en una silenciosa carrera que le guiaría como una estela rojiza que cruzaba el cielo partiendo aquella aurora que era su camino en dirección a la fuente del mismo.

¿Quién era aquel hombre? ¿Guiaría realmente a su pueblo o sucumbirían a deseos egoístas de este?, Asgard había sido ya presa de dos dioses, el de los mares que manipuló a la representante de Odín y del Loki, ellos dos mostraron a la gente de Asgard la maldad de los dioses, y los muchos señores y peleas mostraron al norte la maldad de los seres humanos, ¿qué sería aquel dios, salvador o verdugo?. Estaba lleno de dudas era verdad, pero aún ante las dudas podía reconocer aquel cosmos, aquel frío y aquella magnificencia, cerca de si habría ya otros guerreros que llegaron a la cita dispuestos a seguir a su dios, de manera distinta a ellos el pelirrojo avanzo serio hasta estar de frente a su deidad y lejos de la muestra tan clara de obediencia aquel hombre solo se acercó y con un tono serio así como bajando la mirada pues aún y si no podría confiar del todo en él se trataba de un dios decidió presentarse.

-Mi nombre es Ake, el guerrero de Eikþyrnir, sirviendo a la voluntad de Asgard- Sus palabras habrían sido claras pues si bien estaba ahí porque el llamado del dios era algo a lo que no podía negarse, el servía a Asgard ya su gente y estaba dispuesto a poner eso incluso sobre la deidad.

avatar
Ake
God Warrior
God Warrior

Armadura :
God Robe de Eikþyrnir

Mensajes : 17

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El corazón de la aurora boreal reclama a sus campeones! en el manto polar (tema exclusivo de los representantes de asgarf y yo)

Mensaje por Reisei Ōkami el Jue Oct 13, 2016 12:08 am

Algunos Dioses Guerreros más comenzaron a hacer acto de presencia en aquella en aquel emplazamiento, y aunque muchas de aquellas caras le parecían conocidas al peliblanco, había algunas que eran completamente nuevas, sin embargo, desde el interior de su alma sentía que conocía a cada una de esas personas, más por la esencia que desde ellos emanaba que por su apariencia física. Aún permanecía a manera de veneración frente a aquel que parecía ser la reencarnación de su majestuoso y glorioso Dios Odín, podía sentirlo por el aura que emanaba y la manera en que todo Asgard pareciese haberse transformado con su sola presencia, después de tantos años de espera por fin se podrían reunir frente a su gloriosos Señor de las Nieves y volver a ser aquella agrupación conocida como los Dioses Guerreros. Sin embargo, algo parecía diferente en la inherencia de aquel ser, es decir, a simple vista se podía decir con plena seguridad que él era elegido, el nuevo cuerpo portador del alma de Odín, pero para alguien con la percepción del de origen francés no era 100% seguro, es como si sólo una mínima parte de su ser emanará un aura distinta a la que Odín acostumbraba, apenas notable pero estando ahí presente. — Tengo un mal presentimiento sobre esto... — Discurrió mientras comenzaba a analizar más a fondo al sujeto únicamente con su mirada. Otra cosa fuera de lo común era el hecho de lo joven que parecía este nuevo cuerpo, tal vez para algunos esto no pareciera una cualidad con buen argumento, pero era común del Señor del Hielo tomar cuerpos de una edad más avanzada, para que estos fueran más acordes a su apariencia espiritual y denotarán un carácter más imponente y de sabiduría.

Rayos... No estoy completamente seguro, pero mi instinto me dice que es así. Bueno, lo lamento si me equivoco, pero si no es así, es por un bien mayor. — Este pensamiento rondó su mente mientras apretaba los dientes con fuerza, en caso de fallar en su deducción era muy probable que se ganará el odio, no sólo de su Dios, sino también de sus compañeros. Mientras tanto, en su mano derecha empezaba a formarse una espada conformada desde partículas de luz, esta fue creada a una increíble velocidad y desencadenaba un brillo envolvedor. Con aquel filo empuñado en su mano el de piel albina se propinó a abalanzarse hacía delante, apuntando con gran tino hacía el pecho de "Odín" en busca de perforar su corazón. Mucha fue la sorpresa del muchacho al notar que su espada atravesó con facilidad el blindaje y la carne de aquella entidad, logrando hacer que el final del filo sobresaliera por la espalda de este, empalando a este y haciendo que quedará inmóvil en el lugar. Aquella acción muy probablemente sorprendería a muchos, sin embargo, la sorpresa mayor aún estaba por comenzar.

Maldito... ¿Cómo te atreves a hacer algo cómo eso? — Al escuchar esto Branco se alejó, pero dejando clavada su espada en la caja torácica del contraria. Aquel que se hacía llamar Odín recitó aquellas palabras de una manera siniestra, fue allí cuando su verdadera aura se dejó ver antes todos, su cuerpo comenzó a ser envuelto en un capa de energía oscura, al mismo tiempo su cuerpo empezaba a transformarse en una criatura compuesta de una materia negra extraña y con una apariencia difícil de definir en palabras. — Es imposible... ¿Cómo supiste que no era el verdadero? — Toda aquella situación había tomado un giro bastante extraño y bizarro, incluso para el guerrero de Gullinbursti quien era el que había tenido sospechas en primer lugar, tardó un poco en reaccionar a lo que dijo aquella entidad, tanto que cuando se proponía a responder a la interrogante, aquella alimaña ya estaba recitando palabras nuevamente. — ¿Sabes qué? No me importa, simplemente voy a eliminarte. — Dijo en un tono calmo, pero que denotaba cierto indicio de amenaza, más por instinto que por otra cosa, el de blindajes plateados creó otro espada con la que se propuso a cortar la cabeza, si es que así podía ser llamada, de aquella monstruosidad, haciendo que la presencia de la misma desaparecía en pleno aire siendo devorada por el vacío.

Con la presencia de aquel ente siendo esfumada con la misma rapidez con la que apareció todo quedó envuelto en un montón de dudas, sin embargo, Branco tenía una respuesta, no sabía como había llegado a su mente ni porqué, pero simplemente llegó allí de manera súbita como una señal divina. — Un farsante, hemos sido engañados... Aquella entidad oscura iba a intentar manipularnos bajo el nombre de nuestro Señor Odín. — Musito con una calma que le asustaba hasta a él mismo, este luego haría desaparecer la espada que había creado con su energía de luz. — Creo que eso quiere decir que tenemos más tiempo para prepararnos para le llegada de nuestro Dios, por lo que supongo debemos partir caminos nuevamente... Así que, hasta luego, compañeros. Musito mientras tomaba aquella bestia peluda que había traído consigo, cargándola con suma facilidad y poniéndola sobre su hombro, comenzando a caminar hacía el sur, desapareciendo poco a poco en el horizonte.
avatar
Reisei Ōkami
God Warrior
God Warrior

Armadura :
God Robe de Gullinbursti

Mensajes : 20

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.