Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Misión: Sombras de Acero y Terror [Anheru]
Hoy a las 10:24 am por Narrador

» Petición de Personaje
Hoy a las 4:45 am por Anheru

» Palco de Abel
Ayer a las 11:42 pm por Cosmos

» Misión 1 - Escapa de la Fortaleza [Stelios 2]
Ayer a las 11:41 pm por Stelios

» Palco de Athena
Ayer a las 11:40 pm por Cosmos

» Gran Torneo Planetario: Arena de Batalla
Ayer a las 11:25 pm por Cosmos

» ¡Tiembla Ciudad Rysel! El Gran Torneo Planetario se avecina [Inscripciones]
Ayer a las 9:59 pm por Yuya

» Bull Monkey [Stan]
Ayer a las 8:02 pm por Stan

» Arlentia Legend - Cambio de botón
Ayer a las 8:25 am por Invitado

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png Bálderook University School Deluxe NEW

Baile de las Luciérnagas [Misión Especial/Tema]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Baile de las Luciérnagas [Misión Especial/Tema]

Mensaje por Narrador el Lun Sep 05, 2016 1:22 am

El día empezaba a menguar, los rayos de luz ya no parecían tan intensos como hace tan sólo unas horas cuando empezaron a llegar los invitados a la mansión que yacía no a más de unos pocos kilómetros del océano. Todos esos ilustres personajes cuyas prendas despilfarraban en extravagancia, nobleza y, en algunos casos, ridículo, caminaban en conjunto o en solitario hacia aquella casona; uno por uno presentaban sus invitaciones al portero en algunos casos cuidadas con mimo, en otros con desdén y en algunos poquísimos casos se veían muy maltratadas, pero todas eran válidas debido al sello inimitable del Robert Becker, el honorable anfitrión de esta magnifica fiesta de disfraces.

Todos sonreían, pero sólo pocas personas sabían que tras esa fachada de alegre velada se ocultaba un secreto que trascendía la imaginación de cada individuo, e incluso un misterio todavía más grande yacía tras la cortina de la incertidumbre y la ignorancia, profanando la mente de una persona que yacía con la mente lejos de la algarabía centrándose únicamente en la protección de aquel al que servía.

Sorrento estaba preocupado desde el fondo de su corazón aunque no lo demostrase tras esa feliz fachada que mostraba con sus vestimentas pues llevaba un elegante, hermoso y atractivo disfraz de Yeti. Aún cuando era un guerrero entrenado y aún cuando no lo admitiera en voz alta, tenía un calor que nunca antes había sentido, ni siquiera en un combate contra los guerreros de cosmos ardiente. Pero lo soportaba con bravura, no era el momento de pensar en su incomodidad: tenía que mantener los ojos abiertos ante cualquier extrañeza o singularidad que apareciese, pues incluso si tenía que dar la vida y morir portando un traje tan poco elegante sin duda lo haría, una y mil veces, por su señor. Podía sentir el cosmos de los guerreros de las huestes marinas que él mismo había convocado para ayudarlo en esta tarea, tal parecía que muchos habían logrado inmiscuirse de una manera o de otra en la mansión como invitados, pues, todo sea dicho, de otro modo podrían llamar mucho la atención y quién sabe qué sucedería después si aquel asesino decidía posponer sus fechorías para otra ocasión.

Estaba preparado para todo, pero el hombre de mostacho y ojos de un profundo color fucsia sentía algo en su pecho que no terminaba de dejarlo tranquilo, su sexto sentido le decía que debía estar más alerta de lo habitual porque algo malo podría ocurrir si se descuidaba.

______________________________________

Aquí damos inicio a la primera fase de la misión: Interacción. A partir de ahora deben narrar cómo llegan a la fiesta y hacen migas con los desconocidos que los rodean, no necesariamente deben ser personajes NPC del post principal.

Link hacia el tema inicial: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Narrador

Mensajes : 656

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de las Luciérnagas [Misión Especial/Tema]

Mensaje por Marìa de los Angeles el Mar Sep 06, 2016 10:52 am

Habla / Piensa / Narraciòn


Una petición muy descarada, Signorina ― la voz masculina dejaba sentir una mezcla de diversión y antipatía mientras recorría por completo el cuerpo de la joven frente a él… con suma lentitud y algo de picardía.

Marìa, General Marino de Kraken, pensó que la palabra descarada se aplicaba más al hombre con el que lamentaba compartir esa habitación y que detestaba aun más solicitar un enorme favor. Los eventos ocurridos días atrás la obligo a buscar la ayuda de Markus Di Capetelli, un viejo conocido… una persona a la que salvo la vida en una de las diversas misiones que llevò a cabo para la Atlántida, fue un suceso colateral pero el sujeto, millonario como apuesto, le aseguro que contaría con èl en cualquier momento, para cualquier cosa; por esta razón la atlante recurrió al italiano para que cumpliera su palabra y pagarà la deuda cediendo la invitación a la fiesta de disfraces de Los Becker.

Tan fría y hermosa… ― dijo Markus, aquello parecía màs un pensamiento que algo para compartir en voz alta. El claro interés del hombre no le incomodaba, sabía que ese enamoramiento que juraba y perjuraba tener por ella solo era consecuencia de la indiferencia que mostraba, pero no debìa sentirse elogiado por ello… Marìa trataba a todos con muros helados, no querìa a nadie cerca… aunque fuese ese justamente su màs profundo deseo ― Te ayudarè, Marìah… ― comento levantándose y agachándose a la altura de la dama sentada ― … con dos condiciones, Amore ― estiro la diestra hacìa la cara de la noruega, intentando acariciarlo con el dorso.

Sin perder la fachada de indiferencia que la caracterizaba evito el contacto, ganándose una carcajada de parte de Markus. La peliplateada sabìa que el italiano poseía un buen corazón pero también que le gustaban las mujeres hermosas, quizás por tal superficialidad es que no lograba encontrar el amor que sus ojos delataban ansiaba màs que nada en el mundo. De cierta manera la joven que se sentía identificada con el interlocutor; èl no hallaba el amor porque casi todas las mujeres a su alrededor solo buscaban su fortuna o su exquisito cuerpo, mientras que Marìa tampoco podría obtenerlo porque solo causaría desgracias a quien enfocara su interés, la habilidad gélida con la que nació nunca le permitiría compartir con otros, no al nivel que una parte de ella ansiaba, por lo menos eso creía.

Las peticiones de Markus fueron traviesas, típicas de su personalidad. La primera se trataba de una cita, el sábado siguiente al Baile de las Luciérnagas, la segunda y más extraña es que le permitiera escoger el disfraz para tal evento. La joven atlante acepto, después de todo necesitaba la invitación con el sello de Los Becker para poder pasar como un miembro màs del amplio abanico de amigos que poseía aquella extravagante familia.

De tres cosas se dio cuenta Kraken los días siguientes. La primera, Markus se tomó muy enserio lo de buscarle un exquisito disfraz, sobre todo que dejaran la piel al descubierto para deleite visual de èl… aunque terminaron por escoger un sobrio y elegante vestido negro con pliegues y tul, con adornos de diamantes, una exageración si se lo preguntaban, y lo mejor de todo guantes que protegerían a los demás de la frialdad de sus manos; sin contar el diseño transparente en la parte del pecho, aunque solo era una ilusión de la tela, aun asì dejaba ver que la muchacha poseía atributos femeninos màs que decentes; el disfraz concluia con maquillaje gótico que resaltaba la nívea piel de Marìa y peinado trenzado al estilo descuidado que le daba a todo el conjunto una apariencia etérea, hermosa y oscura, como un ángel caído. Los colmillos eran el toque final, una magnifica reina vampira.

Lo segundo en darse cuenta en aquellos días fue la presencia de Tamara, la asistente personal de Markus, una simpática mujer de noble corazón e inteligentísimo cerebro. Era ella quien mantenía al apuesto millonario en cintura, sabìa sus gustos, lo que èl pensaba mucho antes de que èl lo pensara… y èl también los de ella. La conexión entre ambos le fue muy evidente a Marìa, y para el resto de quienes los rodeaban. Tontos que no se daban cuenta de lo que tenían frente a sus narices.

Lo tercero fue… lo vertiginoso que pasaron los días, estaba ahí… caminando entre los demás invitados hacia la casona. La indiferencia de su ser y el porte real que trasmitía le facilitaría mezclarse con todos esas personas de alta sociedad. Con una leve sonrisa, entrego la invitación al portero, Domingo al parecer se llamaba, o así escucho a otro llamarlo. Para quien preguntarà, ella iba como representación de la familia Di Capetelli, como la prometida de Markus e hija de una importante empresa en Suramérica; no existían brechas en la historia, nada que atrajera la atención indeseada a su presencia más que los cotilleos por el matrimonio con el apuesto italiano.

Disfraz:

Markus:
avatar
Marìa de los Angeles
Mariner
Mariner

Mensajes : 262

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de las Luciérnagas [Misión Especial/Tema]

Mensaje por Raven Black el Sáb Sep 17, 2016 12:53 am

Narro/Hablo/ Pienso
-Y ahí estaba yo… de niñera del contenedor humano de Poseidón, hace tres meses mi plan originalmente radicaba en encontrar al maldito bastardo, asesinarle y ser feliz, en su lugar ahora era su “amiga” y la cita de esa noche para ir a una estúpida fiesta de disfraces… ¿Cómo había llegado a eso? Larga historia, aunque podía resumirla en breves palabras como; buena paga y el hecho de que el maldito infeliz era un dios superior capaz de hacerme besar el piso,  si bien el humano  no era nada, el “ente” fantasmagórico incorpóreo si, así que era mejor verle el lado bueno a las cosas, y aun cuando todo mi ser me gritaba “mátalo” “mátalo” usaba toda la paciencia que Sam el gordito del señor de los anillos me había enseñado, aun no entendía como ese hobbit no había tirado al volcán al imbécil de Frodo… aquello era un enigma sin respuesta justo como el de ¿Por qué nos da por ir a la nevera cada cuarto de hora si siempre hay lo mismo? ¿Solo a mi me pasa? .

Durante todo el camino hacia la mansión donde se llevaría a cabo la fiesta Raven no había hecho más que guardar silencio, solo había abierto la boca para quejarse sobre el estúpido disfraz que llevaba y lo incomodo que era su atuendo de maléfica, si por ella hubiese sido se habría ido en biquini fingiendo ser una spring breakers o algo así, pero todo indicaba que al contenedor del dios marino le gustaba hacerla sufrir de forma inconsciente, pues él le había escogido aquel disfraz e invitado a la fiesta, ella se había negado pero de alguna forma el siempre terminaba convenciéndola, por otro lado se suponía que su deber como sacerdotisa del mar era cuidar al humano que se convertiría en su dios, y por otro lado ella aun albergaba la esperanza de poder matarle en el proceso, al final los milagros ocurrían ¿no?

Una vez arribaron al lugar Julian extendió su mano para poder facilitarle la bajada de la limosina a Raven, esta torpemente bajo del auto ignorando su ayuda y dándose en la cabeza pues los cuernos se le habían atorado. –Estúpido disfraz de porquería llegando a casa voy a incinerarte..-Susurro la peli morena.

-Siempre tan independiente Raven, eso me agrada de ti- Articulo el dios sonriéndole cálidamente, a lo que la joven solo rodó los ojos y resoplo cansadamente.

-¿Realmente tenía que venir metida en tres kilos de cuero negro en un clima caluroso? Porque si lo que querías era traer contigo era un pedazo de tocino sudoroso me lo debiste decir desde el principio y te habría comprado un cerdito lo hubiese metido en una bolsa de chanel negra de cuero y listo…-
-Raven tu siempre tan bromista..-

-…¿?..- A veces Black no entendía si su señor solo se hacia el idiota o enserio lo era, ella siempre era franca, sarcástica, burlona y directa pero el parecía tomarse todo a broma. –Accidente en las escaleras… envenenamiento, asfixia mientras duerme, ahogamiento al comer..- Pensó la joven mientras caminaba detrás de Julián. –No pierdas la esperanza.. los accidentes pasan- Murmuro para si misma. Una vez estuvo a la altura del dios este extendió su brazo para que ambos entraran al lugar.
-Sabes a veces me da la impresion que quieres asesinarme- Musito el joven sonriendole divertido.
-No... ¿Enserio? - Black le sonrió también solo que de forma  maliciosa.

Cuando Black puso un pie dentro del gran salón su cara de aburrimiento pasó a ser de más aburrimiento, cansancio y fastidio. –Lo que tengo que soportar por ti.- Dijo sin que Poseidón le respondiera, este en su lugar sonrió amable a la gente que le daba la bienvenida reconociéndolo mucho antes que fuera anunciado. Raven no se caracterizaba por ser una mujer de clase ni de modales, ella era más del tipo salvaje,  belleza letal, como las amazonas, ciertamente con el disfraz que llevaba apenas lograba encajar en el lugar, todos los ahí presentes transpiraban clase, buenos modales e hipocresía, eran tan superficiales y banales que Black juraba le saldría urticaria.

-Necesito un trago.-Fue lo único que dijo Raven alejándose de Julian un momento mientras se dirigía a la mesa donde había todo tipo de manjares y bebidas alcohólicas.

-Prometiste no embriagarte- Susurro Poseidón a su espalda mientras la joven se bebía el trago de un solo golpe y sonreía tomando otro vaso. -Ya..- Gruño a regaña dientes.
Disfraz :
_______________________________
off: O.O espero este bien XD puse unos dialogos de nuestro señor Pose,, no se si este bieno si necesitan que lo cambie decirme, no coloque que disfraz lleva no se me ocurrió nada así que se los dejo a ustedes o al narrador saluditos y disculpen la demora. La inspiracion ha vuelto wiii
avatar
Raven Black
Mariner
Mariner

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de las Luciérnagas [Misión Especial/Tema]

Mensaje por Marìa de los Angeles el Dom Sep 18, 2016 10:21 am

Pase adelante, Señorita Di Capetelli. Disfrute de la velada ― le sonrió el portero, a continuación la dama noruega procedió a entrar al gran salón. El primer pensamiento que surco por su alma fue: Derroche; aquello era una muestra de derroche de gente rica sin desmedida. Todo parecía irreal, una persona normal jamás podría soñar algo con tanto lujo, no lo conocían. Tantos males en el mundo, y los más poderosos y económicamente exagerados lo ignoraban e invertían sus millones en banalidades cuando las especies se extinguían, cuando niños sufrían.

Con la amarga perspectiva de la injusticia social, Marìa se mezcló en la fiesta de Los Beckers como una Lady más. Su hermoso disfraz hacía captar las miradas de otros, admiración de los hombres, envidia de las damas; aunque esta última no solo se traducía por la vestimenta sino por la belleza etérea y natural de la atlante. Dos parejas, y un hombre mayor, fue el grupo que termino absorbiendo a la Vampireza. Una de las parejas eran recién casados, la señora era la hija del hombre mayor, una rica familia de la India que se dedicaba a las industria de las telas y exportaciones de todo tipo; la otra pareja, de mediana edad, eran hijos de amigos de la infancia de Robert.

Las cotillas sobre nada importante fluían por encima de la suave música, los disfraces hacían todo menos formal, más colorido; todos parecían entusiasmados, alegres, desinhibidos. Le preguntaron sobre Markus, ella respondió con naturalidad, era mentiras pero por un bien mayor, para proteger a Julian Solo. La reencarnación de su señor Neptuno era joven, parecía en busca de una utopía, quizás hasta algo ingenuo, todo producto del noble corazón que lo hacía vivir.

Cómo si sus pensamientos se hubiesen materializados, lo vio llegar. Aquel cabello azulado, aquellos ojos puros… desde la distancia no los podía observar pero sabía justamente como la transparencia del mar se reflejaban en ellos.

La Familia Solo, Julian es su heredero. Un joven muy simpático y competente ― comento el anciano, que posiblemente también había conocido al padre del peliazul. Las cotillas sobre la vida personal y laboral de Julian, comenzaron en el reducido grupo, Marìa solo escuchaba con atención. No le presto más atención, que una simple mirada, al masculino; después de todo ella y él no tenían relación alguna.

Mientras se enfocaba en la conversación,  sonrió mentalmente del disfraz de Raven; la sacerdotisa, con aquella personalidad “Los Odio a Todos”, deberían estar quemando con mordaces comentarios al contenedor del Dios. Tomando una de las copas de champaña que un mesonero anónimo repartió en el grupo, se quedó esperando algo inesperado, algo que le permitiera detener a quien se había atrevido a amenazar al Dios de los Mares.
avatar
Marìa de los Angeles
Mariner
Mariner

Mensajes : 262

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de las Luciérnagas [Misión Especial/Tema]

Mensaje por Raven Black el Jue Sep 22, 2016 12:42 am

En  poco tiempo Raven y Julián  estaban rodeados de gente, la mayoría de los invitados conocía al dios del mar, este amablemente saludaba, sonreía  y alagaba los disfraces de los presentes, toda la atención estaba puesta sobre él, Black por su lado solo tomo otra copa de vino espumoso rosado de la charola de uno de los meseros que pasaba por ahí,  mirando hacia los lados de forma  aparentemente despistada la pelinegra inspecciono el lugar en búsqueda de gente peligrosa, de posibles rutas de escape y de donde podría encontrar algún instrumento que sirviera como escudo u arma, aquello ya era más una costumbre que algo que la marina hiciera para procurar la seguridad de su dios, su antiguo oficio la había entrenado tan bien que aun cuando pareciera una mujer despistada no lo era.

Pronto la voz de un apuesto invitado llamo su atención, este cuestionaba a Julián sobre su hermosa acompañante, de donde la conocía y quien era, Black parpadeo un poco perpleja al ver que ahora todos los  presentes posaban sus ojos sobre ella, sonriendo de forma nerviosa la pelinegra miro a su dios y como este respondía de forma sumamente natural.

-Ella es Raven Black una amiga, lamento no haberla presentado antes- El dios paso su mano de forma elegante, y respetuosa por la cintura de la joven atrayéndola hacia él. –Ciertamente les mentiría si les digo que sé a ciencia cierta quien es, lo único que puedo confesarles es que desde que la vi un gran sentimiento de confianza hacia ella inundo mi corazón.-

La sacerdotisa levanto una ceja y miro de forma incrédula al dios, como intentando descubrir si el mentía, no lo hacía. Entonces aquel sujeto del cual Raven desconocía su nombre volvió a lanzar la pregunta pero ahora de forma directa para ella.

-¿Díganos señorita Black a que se dedica? ¿Es usted empresaria como Julián? -
Raven soltó un suspiro cansado, luego sin el menor temor respondió. – Nada de eso, soy una mercenaria, asesina a sueldo, o al menos lo era hasta hace tres meses-

Todos ahí comenzaron a reír sin parar luego aquel sujeto palmeo el hombro de Julian al tiempo que decía algo como “ella es muy bromista y graciosa ahora vemos porque le tienes tanto aprecio.” Black puso los ojos en blanco al ver tan absurda reacción, así eran la mayoría de los humano tendían a creer que las cosas “malas” o  inexplicables estaban demasiado lejos de ellos, incluso podían tenerlas frente a sus narices y aun así jamás lo creerían. Posando sus orbes negros sobre los de su dios la joven noto como este también reía, el contenedor humano de su dios era demasiado ingenuo, o quizá solo quería ver bondad donde no la había, Raven no era como los demás marinos, sus manos estaban tan manchadas de sangre, su mente y su corazón tan dañado que le sorprendía no hubiese acabado sirviendo a Hades en lugar de al dios de los mares, por otro lado quizá Neptuno se había cansado de jugar de forma justa y limpia,  y por eso había acudido a ella.

-Si no desea decirnos señorita está bien, aunque eso solo hará que los demás presentes se intriguen en cuanto a usted, Julián es tan reconocido en este lado de la costa que usted como su bella  acompañante no podrá pasar sin el menor miramiento-

-Ho..ho.. Bueno si lo dice de esa forma supongo no me deja opción. Soy la única heredera de la familia Black  proveniente de Estados unidos, mis padres que en paz descansen me dejaron una gran empresa dedicada al comercio de artículos de metal bélico, nuestros clientes son todos aquellos que puedan pagar el precio de la banal y efímera existencia de  entes indignos no femeninos u menores. -La joven sonrió ampliamente de forma maliciosa, mientras todos ahí parpadeaban perplejos intentando entender. –Y amo las mariposas el color rosa y deseo la ¡paz mundial!- Pensó eso último.
-¿Se dedica a la industria metalúrgica?-
-…Si…si... eso… Y en mis ratos libres lanzo maldiciones a mujeres bellas para que duerman- La sacerdotisa movió sus manos  modelando el disfraz.
-Es usted tan bella como simpática, debe ser una mujer exitosa en su país. Por otro lado  ¿Por que no  lo dijiste Julian? ¿Planeas aumentar la flota de barcos?-
De nuevo la atención de los presentes volvió a posarse en Poseidón, aquella conversación paso nuevamente  a ser aburrida para la pelimorena quien solo miro  hastiada a todos los que  los rodeaban.-Estúpidos..-Musito de forma apenas audible para ella
avatar
Raven Black
Mariner
Mariner

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de las Luciérnagas [Misión Especial/Tema]

Mensaje por Marìa de los Angeles el Jue Sep 22, 2016 8:18 pm

El burbujeante liquido en la alta copa le resulto llamativo y cautivante, sin embargo, en ningún momento llego a ingerirlo. Marìa estaba concentrada en la misión, atenta a cada persona que se desenvolvía en la extravagante fiesta de los Becker’s. Los disfraces hacían la situación un poco más complicada, cualquiera podría estar debajo de los antifaces, de la desinhibición del anonimato.  

… se conocieron hace tanto tiempo, amigos de la infancia ― comentaba el anciano sobre la relación del padre de Julian y el anfitrión de la fiesta. Kraken continuaba conectada al relato, que variaba de cronología a cada rato, a cada etapa de la vida de ambos hombres, hasta hablaron de la hermosa que fue alguna vez la joven Bellatrix; al parecer había flechado con una sola mirada a Robert, pero según las cotillas, no había sido el único... a un muchacho Señor Solo también. Como también alguien agrego que la dama en cuestión había estado enamorado del Señor Solo, este la había rechazado y por eso busco cobijo en los brazos del enamorado más cercano: Robert.

En ese punto, la noruega se cuestionó internamente, como podían hablar de tales eventos sobre una persona siendo huésped del mismo, cuando comían, bebían y disfrutaban de sus cosas; la gente rica era rara, la gente en general lo era. Con una sonrisa amable correspondió una que otra mirada, a lo lejos pudo ver a Sorreto como un muy moderno Jedi… ¿Era fan de StarWar? No lo sabía, muy curioso el gusto del ex general marino; igual ella no conocía bien a nadie más que a Golbert, su segundo al mando.

Señorita Di Capetelli, me haría el honor de bailar conmigo ― le pregunto el anciano del grupo, el único soltero o màs bien viudo. Marìa dudaba que las dos mujeres del grupo dejaran a sus acompañantes bailar con ella, había cierta energía que emanaban hacia su persona que le decía que lo mejor era alejarse… obviamente, les incomodaba su presencia. Ella no entendía por què.

Por supuesto, Señor Grosbelwter ― le sonrío con afabilidad, dejando la copa intacta sobre la mesa màs cercana y se dirigió al medio del salón con el galante anciano.

Por suerte para la atlante, los guantes del disfraz eran lo suficientemente gruesos para no hacerle temer el descontrol de la habilidad gélida con cual había nacido. Una vuelta y otra màs, se trataba de un vals. La música la relajo, el suave movimiento la encanto, estaba disfrutando de la danza ¿Quién lo dirìa?

Es afortunado ese jovencito de Markus ― le comento la pareja de baile, ella solo le sonrío con sinceridad. Markus sería afortunado si lograse ver que el amor verdadero que buscaba con desesperación estaba a su lado, en la tímida forma de su asistente personal ― Es usted muy hermosa, supongo que a dónde sea que vaya siempre se gana esa reacción femenina… ― hablo, siendo interrumpido por un movimiento del baile que los obligaba a separarse. En ese momento Marìa comprendió el porqué de la actitud de aquellas damas.

Exagera, Señor Grosbelwter, no soy hermosa. Soy una mujer de atributos normales ― musito al hombre mayor, ella jamás se había considerado una belleza… aunque no era la primera vez que le comentaban sobre eso, quizás otros veían cosas que ella misma no podía percibir.

Continuaron bailando y charlando ociosamente hasta que la música termino, fue entonces cuando el viejo la llevo hasta otro grupo, el grupo dónde se encontraba el contenedor de Poseidón y la Sacerdotisa…
avatar
Marìa de los Angeles
Mariner
Mariner

Mensajes : 262

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Baile de las Luciérnagas [Misión Especial/Tema]

Mensaje por Raven Black el Vie Oct 28, 2016 10:46 pm

Sonrisa cansada, mejillas ruborizadas por el alcohol, para la marina parecía que habían pasado siglos desde que llegara a ese lugar aunque en realidad apenas llevaban unos minutos, Poseidón no tardó en darse cuenta de que su compañera pronto mandaría todo al demonio así que pensando que debía hacer más  a mena su estancia  se disculpó con los presentes que lo rodeaban y tomando la mano de su linda acompañante con disfraz de maléfica la condujo hasta la pista de baile y comenzó a danzar con ella, la pelimorena no pudo evitar que aquello le tomara por sorpresa sin embargo solo suspiro de forma cansada y siguió el juego hasta que sin querer en medio de tanta vuelta choco con una linda rubia de vestimenta oscura que por alguna razón sabía que conocía, eso o las copas se le habían subido a la cabeza, daba igual.

-Disculpe- Dijo Poseidón a la rubia mientras le dedicaba una de esas encantadoras sonrisas que solo el dios de los mares tan puro y amable era capaz de expresar.

-El es bueno para el baile ciertamente la torpe fui yo, al menos esta vez no nos hice caer a ambos-
Articulo la sacerdotisa con sonrisa graciosa mientras recordaba como el la había tomado para bailar una vez en su casa y como esta había ocasionado que ambos cayeran pero sobretodo que el dios saliera disparado hasta uno de los muebles, si bien no se había hecho daño había sido divertido verlo girar.


off_ Disculpa la demora amiga y lo corto lo cierto es que la espalda me esta matando @_@ No puedo estar tanto frente a la lap o sentada, un masaje de un marino sexy me vendría bien.. habrá alguien que se ofrezca jujuju
avatar
Raven Black
Mariner
Mariner

Mensajes : 11

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.