Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» El Ataque de los Conquers: Arsenio vs Vasant y Stelios [Evento principal]
Hoy a las 2:37 am por Narrador

» El Ataque de los Conquers: Bakura vs Viktor
Hoy a las 1:59 am por Narrador

» Pide una Misión
Hoy a las 1:44 am por Rin

» Petición de Personaje
Ayer a las 9:58 pm por Sofia Marquez

» Tea time in the Palladion [Sasha]
Ayer a las 9:36 pm por Catelyn

» El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar
Ayer a las 9:10 pm por Narrador

» A new beginning...
Ayer a las 8:37 pm por Calliope

» El Ataque de los Conquers: Tier vs Elania
Ayer a las 6:11 pm por Narrador

» Censo [Noviembre]
Ayer a las 12:35 pm por Vasant

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Kaito Sakaki el Mar Oct 18, 2016 7:00 pm

Recuerdo del primer mensaje :

 


Habitación de Lujuria


Con sólo llegar frente a la puerta podrás sentir un aura de perversión que te dejará aturdido y que al mismo tiempo despertará tus más bajas pasiones. El pecado de la Lujuria mora en el interior de esta habitación, esperando almas inocentes que corromper.¿Tendrás fuerza de voluntad suficiente o nunca querrás abandonar los brazos de Lujuria?

Instrucciones

  • No hay orden de posteo.
  • El mínimo de líneas de rol son seis.
  • Los usuarios que posteen en este tema podrán reportarlo en "Cierre de temas" y obtener  20 puntos de Exp.
  • Este tema se cerrará el día 10 de Noviembre
  • Tienen que hacer al menos tres posts para cambiar de zona y obtener la recompensa .





avatar
Kaito Sakaki
Admin

Mensajes : 841

Ver perfil de usuario http://saintseiya-roleplay.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo


Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Roldan el Dom Oct 30, 2016 12:54 am

La ineficiencia del trago era evidente, no era un calor normal el que recorría cada palmo de su ser y de eso se dio cuenta pues por cada segundo en esa habitación acrecentaba más de manera incontrolable aquel inusitado torbellino pasional del que era objeto. Observó a su acompañente con ese rostro de facciones finas y recorrió su cuerpo con su mirada lentamente hasta volver a mirar sus profundos ojos azules. El rubor que presentaba realzaba la belleza de su inmaculado rostro y cuando miró la forma en que mordía su labio se desató un intenso frenesí por poder probar aquellos labios carnosos y sentir el agradable aliento que había percibido en los jardines del castillo. No le parecía correcto sentirse rebasado por sus sensaciones pero ella ejercía un extraño encatamiento que le hacia no apartar la vista ni perder detalle de cada movimiento que efectuara.

Mantuvo el control al escuchar los primeros sonidos de su acompañante que estaba tan distante y en guardia como acechando entre la oscuridad de la habitación que los ocultaba de personas ajenas. La miró avanzar estableciendo un perimetro en torno a él y por un momento se sintió electrizado por la cadencia de sus pasos, por la elegancia de sus manos al tomar el poste de la cama y el ferviente deseo de ir hacia ella y enlazarla entre sus brazos por el efecto cautivador de su intensa mirada. « ¿De donde será esta mujer que me tiene tan cautivado? » Reflexionó y se dió cuenta de que estaba perdiendo la batalla interior por el control de su líbido y mas cuando escuchó de nuevo la voz cargada de erotismo de su compañera al responderle sobre lo que en un principio había sido un comentario lanzado a manera de juego.

No supo explicarlo pero atraido por las palabras de la dama se levantó de la cama y encaminó sus pasos hacia ella. Miró el movimiento de su rostro al ladearse y ver su cuello expuesto unos momentos. El fuego interior rebulló en él y ansió recorrer con sus labios cada centimetro de aquel delicado cuello y encajar levemente sus dientes caninos como si de un vampiro se tratase. En un momento estuvo a su lado escuchando sus palabras que apenas eran susurradas de manera embriagante y que disparaba en torrentes su ansias de besarla. - Sería un crimen atroz que alguien te despojara del habla... no permiteré que alguien lo haga... - Movió con cuidado su mano y posó el dorso de sus dedos en las mejillas de ella para proseguir un lento recorrido a manera de caricia por su piel.

Un escalofrío le recorrió al notar la suave piel de la chica hasta que posó su mano debajo del mentón para levantar su rostro. Miraba con atención la manera incitante de como se mordía sus labios y acercando aún mas su rostro le susurró . - No sería propio de un guardían que su bella doncella sufriera esa mutilación. - La distancia de sus cuerpos desapareció cuando con su diestra pasó por la espalda de la chica atrayendola hacia su cuerpo. Movio su rostro para acercar sus labios al lobulo auditivo de la dama y sus mejillas se rozaron levemente y con voz suave y armoniosa volvió a matar el silencio que los había envolvido. - Es posible que la abuela haya tenido ese sentimiento... - Su exhalación chocó con la piel de la dama removiendo ligeramente su cabellera. - Pero por otra parte el lobo debió atesorar el momento en que pudo poner sus garras en ella.
avatar
Roldan
Specter
Specter

Armadura :
Surplice de Balrog

Mensajes : 62

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Marìa de los Angeles el Dom Oct 30, 2016 11:36 am

Alerta :: Post +18 :: ¿O no tanto?:

Los dientes superiores aprisionaban el labio inferior de la Caperucita Roja. Marìa estaba hechizada con el hombre a poco distancia, con la esencia inexplicable que emanaba de él, con la necesidad de saltar encima y tocar, probar y descubrir si todo ese fuego que ardía en cada poro de su cuerpo se calmaba un poco o terminaba por avivarse y quemarla por completo, cualquiera de los dos resultados, estaba segura, lo disfrutaría… como venía regocijándose con ese evento tan particular, con el aventura de hacer lo prohibido que latía en cada rincón…

Uno de los cuatros pilares que sostenían el dosel de la enorme cama también sostenía el cuerpo delirante de la dama rubia. La fémina había tomado entre sus manos aquel poste para intentar tener un ancla a la realidad, para no lanzarse como una depredadora sobre la presa que yacía en aquel lecho que incitaba a pecar ― Solo un poco… un mordisco o dos ― pensaba viendo con evidente hambruna los labios del Guardián Oscuro, su cuerpo ansiaba cosas que nunca antes percibió, que estaban enterradas en lo más profundo de su alma. Consideraba que aquel Castillo sacaba las emociones reprimidas que durante largos años se exijo ignorar; no lo juzgaba mal, tampoco bien… no deseaba pensar, solo actuar… solo brindarle un escape a esa necesidad primaria.

Si, si… si ― pensó con éxtasis al verlo levantarse de la cama, caminar hacia ella ― Ven... solo un poco… ― los pensamientos se arremolinaban con vertiginosa creatividad en su cabeza mientras la sonrisa traviesa y la mirada invitante seguían al causante de toda esa hoguera que amenazaba con consumirla, con hacerla sucumbir al deleite de las brasas infiérnales. Apretó con más fuerza el poste, si soltaba aquel pedazo de madera se volverìa irracional, se abalanzaría sobre aquel misterioso desconocido y… y no sabría qué actos lascivos llevaría a cabo.

“Sería un crimen atroz que alguien te despojara del habla... no permiteré que alguien lo haga...”

Lo sintió a su lado, sintió la voz acariciándola con una subjetividad que elevo el choque de calor que la invadía sin piedad. Un suspiro, o más bien gemido escapò de sus labios. Le estaba costando respirar, y su pecho subía y bajaba con la excitación del momento. Cuando la toco, su cuerpo exploto en llamas, se fundió en viva magma… aquello era inexplicable, solo pudo cerrar sus ojos y dejarse llevar, disfrutar de la novedad de tan interesante temperatura, de tan delicioso roce de piel con piel.

Se giró para quedar frente a él, y aunque ya no abrazaba el poste, mantuvo las manos atrás, si las ponía sobre ese hombre… temía no quitarlas durante un buen rato, quizás durante todo el tiempo que abarcará esa fiesta. El labio empezó a dolerle, la presión que ejercía estaba ligada a la de su cuerpo… si continuaba así iba a terminar hiriéndose así misma… pero por alguna razón, no le importo, el dolor parecía aumentar el placer del momento.

“No sería propio de un guardían que su bella doncella sufriera esa mutilación.”

Los orbes de la joven estaban oscuros, un azul marino producto de la fogosidad que la recorría. No le respondió, solo lo miro expectante a lo que ocurriría, ansiosa por descubrir si él estaba sufriendo el mismo acaloramiento que ella… la misma exaltación por… por… la lujuria. Otro gemido, suspiro, lo que fuera producto de su excitación dejo sus labios cuando la piel del masculino hizo fricción con la suya, sintió el aliento cálido dejar un sendero hasta el lóbulo de su oreja, y una quemadura celestial en la espalda cuando rompió la distancia y la acerco hasta su cuerpo.

“Es posible que la abuela haya tenido ese sentimiento... Pero por otra parte el lobo debió atesorar el momento en que pudo poner sus garras en ella.”

Ningún pensamiento lógico, ningún pudor quedaba en la protectora del Pilar Ártico. Con tan pocos empujes  había caído por el precipicio de la lascividad, ella quería devorarlo, revelar por si misma lo que aquellos juegos carnales acarreaban a las personas, en especial a los individuos reprimidos como ella. Soltando la columna, soltando los temores, llevo las manos al pecho del hombre, dejando caricias por encima de la áspera tela de su disfraz, hasta llegar al cuello, a la piel desnuda que ahí se exhibida, siguió el recorrido hasta insertar sus dedos en el cabello alborotado ― … eso me convierte… ― hablo con lentitud al tiempo que una sonrisa se apoderaba de sus labios, los había dejado de morder… quería hincar sus dientes en otros labios.

Tirando del cabello del masculino lo hizo quedar frene a su cara, la mirada oscurecida reflejaba las necesidades aceleradas del lado primario de su alma. Sin esperar alguna invitación acerco sus labios a los de Roldan, un delicado frote que desemboco en el arresto con sus dientes del labio inferior del varón ― … en el lobo feroz ― sentencio sin darle tiempo a respuesta para esta vez capturar por completo su boca, sus labios. Uso el dominio sobre su cabello para acercarlo aún más mientras exploraba y profundizaba con evidente apetito su boca, intentando pegar su cuerpo lo más posible contra el suyo…

Sin soltarlo, sin dejar de besarlo, se dejó caer hacia atrás, desplomándose sobre la mullida cama y arrastrándolo con ella. La cesta a lo lejos salto, se escuchó el sonar del vidrio contra el vidrio como un lejano murmullo…
avatar
Marìa de los Angeles
Mariner
Mariner

Mensajes : 262

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Yuzu el Dom Oct 30, 2016 5:42 pm

Narro- Hablo-Pienso

Decir que su rostro le hacía competencia  a un tomate maduro era poco. El abrazo que le estaba dando Yuya era un poco más íntimo que el usual abrazo fraternal al que estaba acostumbrada, y el que este colocara su frente  sobre la de ella después que este le dijese que no se sentía bien, más el hecho de que el ambiente de la habitación tenía algo raro que los ponía, valga la redundancia más extravagantes de lo que ya eran.
Su cara resaltaba más que su cabello.

Resaltaba tanto como los ojos rojos del Paladín disfrazado de bufón.

Y la voz del chico vestido de panda adorable irrumpió el hilo de pensamientos inconexos del que era presa la guerrera de Febo Abel.

Se presentó y cuestionó si éramos Santos de rangos menores al de oro. Yuya se levantó enseguida como si le hubiesen dado una inyección de azúcar  
-Soy Yuzu, Paladín de Venus –Su voz sonaba un poco más aguda de lo que a la pelirosa le hubiese gustado. No sabría dónde meterse de no ser por su sonriente compañero de armas. De entre todas los guerreros con los que podría cruzarse, en ese castillo digno de una pesadilla,  justo le tocó encontrarse y ayudar a un Santo de Athena, que al parecer también tenía complejo de megalomanía –Que el señor Abel nos amparePues sabemos que es un castillo, hay calaveras flotantes en el jardín y… - Yuya la ayudó a levantarse mientras continuaba hablando sobre el efecto que tenía la habitación antes de recostarse en la cama.  

-No buscamos pelea, solo salíamos a pedir dulces por noche de brujas, de civiles  -Dijo al ver al Santo de Virgo.

En medio de esa pesadez y bruma que tenía en la cabeza, se fijó en una mancha en el rostro, y se acercó a él a comprobar ese tono café, probablemente de chocolate que aun quería probar, pero en los que su peliverde amigo se había recostado – Creo que tienes chocolate aquí – Y sin más solo lamió donde estaba el chocolate, y sabía muy bien. –El chocolate siempre sabe bien -¿Quieres algunos dulces más? Yuya cargaba mis cara… -Volteó a ver al Paladín de Saturno que estaba terminando de beberse una botella de contenido dudoso - ¿Yuya?  ¿Y mis caramelos? Quiero mis caramelos  – Quería hacer uno de sus pucheros de siempre, pero sus piernas parecía gelatina y para sostenerse solo atinó a abrazarse al rubio.

Otros dos esqueletos/sirvientes se acercaron a ellos para entregarles unas botellas similares a las que el peliverde de había bebido de un tirón más el colirio que  había pedido antes. –Los esqueletos son… buenos sirvientes. ¿Quién vive… aquí?  –Y el buen esqueleto le señaló una palabra  labrada en la pared –Luz y furia, no… Lujos ira… Tampoco, creo que necesito lentes señor Panda –Dijo sin dejar de abrazar al pobre Santo de la sexta casa zodiacal, ya sin pensar en la suerte, en si tenía la vista nublada , en si el guerrero dorado le podría hacer daño, o peor aún, ¡dejó de pensar en sus golosinas!
avatar
Yuzu
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Venus

Mensajes : 132

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Layna el Dom Oct 30, 2016 7:00 pm

Una invitación había llegado a su habitación, estaba invitada al castillo de los pecados a una celebración, claramente era que ya se estaba acercando Halloween y, aun así, ¿Por qué a ella, en que no había hecho nada malo, como suponía ella o realmente la invitaron por qué sí? Pues así fue, Perséfone, Reina del Inframundo, esposa de Hades la había invitado para que celebrara Halloween en el castillo o algo así.

-Bien…si me invitan, es claro que tengo que ir.

Busco algún disfraz que tenía en un baúl de disfraces guardados de fiestas pasadas y si le servían eran para las próximas fiestas. Después de varios minutos para probar los disfraces y que al final todo quedara en un desorden, encontró el perfecto disfraz, uno de bruja que hasta lo mejor que pudo decir ella, es que se veía bien.

-Sera mejor que me vaya. Si es así mejor...

Camino varias horas para llegar a su destino, todo estaba adornado de calabazas, enredaderas y muchas cosas que, si venían con Halloween, llego a una gran puerta gigante, había 2 esqueletos que custodiaban esa puerta, por lo que se acercó al esqueleto de la parte derecha y le mostro su invitación, por lo que el esqueleto lo vio y la dejo entrar inmediatamente, esta entro de una buena vez después de unos segundos para ver la decoración que adornaba perfectamente el tal castillo.

-Bien…lo mejor sería descubrir cada parte de este castillo.

Camino por varios partes del castillo, hasta que llego a una parte especial, se acercó despacio, abrió la puerta para descubrir que era ese exactamente ese lugar.

- ¿Hola?

Disfraz:


Última edición por Layna el Dom Oct 30, 2016 7:03 pm, editado 1 vez
avatar
Layna
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Fénix

Mensajes : 86

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Roldan el Dom Oct 30, 2016 7:01 pm

Atormentado y con su autocontrol pendiendo de un fino hilo, el espectro había articulado sus últimas palabras en un suave murmullo del que nunca creyó hubiese tenido. Había sucumbido por la tersa piel de la dama así como su exquisita fragancia que desprendía y que lograba percibir a tan corta distancia.

El poder mágico que flotaba en el aire le arrebataban todo resquicio de racionalidad y el vehemente deseo le hacía navegar por mares agitados de inmensa pasión. El mundo se desvanecía en compañía de su sensual compañera. Escuchó perdido las palabras de la fémina como un dulce canturreo y a partir de ahí experimentó el éxtasis casi olvidado cuando sintió sus labios fundirse con los de ella. Torrentes de descargas se dispararon en todas las direcciones de su cuerpo entregándose por completo al sentimiento que se desbordaba dejando que la chica le besara a su antojo.

No pudo o más bien no quiso poner resistencia al tiempo que los latidos de su corazón martilleaban intensamente contra su pecho. Había olvidado desde muchos años atrás lo que era sentirse vivo y amar a una mujer de esa manera. Sentía la voracidad de la chica y de igual manera devolvía el beso con la misma intensidad con la que su contraparte lo hacía. Inconscientemente ejerció más presión en su agarre anhelando sentir el cuerpo de ella libre de prenda alguna pues si sus labios exponenciaban aquel torbellino de pasión, estaba seguro que su cuerpo desnudo le haría sucumbir por completo.

Aquello duró unos segundos cuando se dio cuenta de que flotaba en el aire en los brazos de ella en el momento en que sus cuerpos fueron reclamados por la cama de la habitación. Los dos se sumergieron en la suavidad de las fibras de ese lecho especial.  Roldan se dio cuenta que su respiración era irregular y que ligeros jadeos escapaban de el; su vientre se hundía por un cosquilleo que lo iba invadiendo en su totalidad.

Le fue muy difícil desprenderse de aquellos labios tan suaves pero estaba dominado por la excitación que ya le estaba consumiendo y que le exigía devorar en su totalidad cada centímetro de la dama. Le pasó la mano lentamente por la mejilla para ladearle el rostro y así exponer el cuello que comenzó a besar y a delinear con la punta de su lengua.

Ya nada le importaba sólo el hecho de consumar lo que esa habitación le había provocado. Su mano bajó lentamente por los flancos de su presa deteniéndose en uno de sus muslos cuando a su mente vino la sonrisa siniestra del sujeto del jardín. Aquello le sirvió para retomar su control y entender que de la misma manera, un lord estaría acechando en las sombras complacido con su obra.

« Me odiare por la eternidad pero ella igual está bajo los efectos de ese maldito de lujuria, a parte que no puedo mancillarla de esta manera »

Requirió de una suprema fuerza de voluntad desprenderse de los labios de su acompañante pero él no quería caer en los juegos de un lord de Persefone así como faltar a su palabra de cuidar en todo momento de ella, ya que él siempre estaba bajo el resguardo de su estrella lo que lo obligaba a hacer todo de manera eficiente.

- Debemos salir de inmediato de aquí, te di mi palabra de que nada malo te ocurriría. No debo estar un segundo más en este lugar o no podré contenerme.

Se levantó aun jadeante y se enfiló a la puerta traspasándola mientras se recargaba contra la pared intentando que sus latidos tomaran su ritmo habitual. No sabía si la chica saldría pero algo era seguro, la esperaría o en su defecto se apostaría en las afueras como un dedicado centinela para que nadie más entrara y sacara provecho de aquella bella dama.
avatar
Roldan
Specter
Specter

Armadura :
Surplice de Balrog

Mensajes : 62

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Raziel el Lun Oct 31, 2016 10:45 am

Me esperaba una reacción más entusiasta por su parte, lo menos que podía esperar tras una presentación así es que se asustaran o algo, incluso una reverencia ante el futuro amo y señor del mundo no estaría de más, pero supongo que eso sería demasiado pedir, tampoco importaba demasiado pero si que lastimaba un poco mi orgullo. Como me figuraba, estos dos no eran miembros del Santuario de Athena, lo cual me llamó la atención, porque que yo recuerde no había oído hablar de los "Paladines" siendo la chica de Venus y el chico de Saturno...quizás me quedé dormido cuando me estuvieron informando acerca del tema, por lo menos no parecían enemigos, de nuevo una decepción, me habría sentado bien un combate rápido para desestresarme y poder calmar el enojo que tenía. Tras habernos presentado me dediqué a caminar por la habitación, mirándolo todo detenidamente; ciertamente este era un sitio de lo más extraño ¿Dónde se ha visto una especie de castillo abandonado lleno de esqueletos? Creía que ese tipo de cosas tan solo sucedían en los cuentos de fantasía. Me de tuve cerca de la cama y ahí cruzado de brazos me dediqué a meditar la situación en la cual me encontraba ahora mismo. -Así que Paladines ¿Eh? Si os digo la verdad me da igual a qué bando pertenezcan siempre y cuando eso no se interponga en mis objetivo. Y otra cosa, lo de "Panda-Kun" sobraba.

No me sentía cómodo, solo con la única compañía de dos desconocidos que vete a saber tú cuales eran sus intenciones, pero lo más preocupante era el castillo en sí, podría destruirlo, reducirlo a un montón de escombros de una sola vez para evitar los posibles problemas que pudiera causar pero...como haya más gente aquí metida terminaría por llevármelos por delante...una idea tentadora pero que me causaría broncas en el Santuario...que pesadez. Suspiré ampliamente y enseguida posé los ojos sobre Yuzu, que se acercó a mí y amparándose en el hecho de que tenía el rostro manchado de chocolate lamió mi mejilla, eso hizo que me cubriera la zona con la mano y frunciera el ceño, mirándola ahora con mayor desconfianza. -No gracias, en estos momentos no quiero dulces ni tampoco que me laman. No se me daba bien lidiar con este tipo de cosas y menos aún si estaba con gente que no conocía de nada y en la que no confiaba.

No contenta con haberme lamido sin mi consentimiento, ahora además de ello me usaba como punto de apoyo, abrazándome, la hubiera apartado pero la presencia de los esqueletos que nos tendían unas extrañas botellitas me hizo olvidar esa idea. Tomé el colirio y la botella y pese a que todo esto me estaba dando un mal presentimiento, me bebí el contenido de la botella de un trago. De nuevo escuché como me llamaban "Panda" fruncí el ceño notablemente enojado y di un pisotón al suelo. -¡Me llamo Raziel, no panda! ¿Y como que no puedes leer lo que pone ahí? Miré hacia las palabras que había en la pared y con voz calmada dije. -Pone Lujuria, ¿Entiendes? Lu-ju-ria, esta ahí bien clarito. Me paré a pensar, en silencio me quedé viendo las letras. -¿Lujuria? ¿De qué me suena a mi esa palabra? Le pasé la botella a la chica y me crucé de brazos. -Da igual, ¡Túm Yuzu! ponme esa cosa, cuanto antes me ponga ese colirio, antes podré irme de aquí...siento que si permanezco aquí más tiempo acabaré mareado también.
avatar
Raziel
Specter
Specter

Armadura :
Pecado del Orgullo

Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Marìa de los Angeles el Lun Oct 31, 2016 6:14 pm

Se quemaba, la joven Kraken por primera vez en su vida estaba ardiendo; las llamas de la lujuria la abordaban con locura, consumían la cordura y la impulsaban a desatar aquel instinto primario de celo que cualquier organismo del reino animal poseía. No había porción de su cuerpo que no desease ser llevado a cenizas por las flamas que se encendieron en su exterior e interior.

Los labios devoraban sin compasión los del masculino, las manos apretaban con fuerza el cabello níveo mientras su cuerpo buscaba fundirse con el contrario. El peso de Roldan no la molestaba, no lo percibía; él le estaba correspondiendo con igual intensidad, con la misma hambruna; se sintió sensual, deseada, y mucho más excitada de lo que estaba antes. Nunca compartió tal intimidad con nadie, jamás se había atrevido a romper las barreras que impedían a sus habilidades inestables herir a otros… pero ese día, en pocas horas, destrozò todas sus reglas, deshizo todos sus muros… y estaba ahí, ahora, besándose desquiciadamente con un desconocido, con un sujeto de labios deliciosos.

Cuando èl la toco, la acaricio, todo su ser fue como un volcán en erupción; el placer inexplicable del contacto humano màs salvaje y primario la bloqueo, la lanzo del precipicio y ella solo se dejó caer… sin importar que tan fuerte serìa el impacto, disfrutarìa de ese momento, y pecarìa con deleite afrontando las consecuencias con una sonrisa en la cara. Mientras lo besaba, mientras se dejaba llevar, algo curioso sucedió, se vio asì misma cayendo en el vacío, en algo oscuro dónde algunas burbujas rojas le permitían ver con algo de claridad. Su disfraz había desaparecido, estaba completamente desnuda, pero no le importo, el pudor en aquella alucinación no existía.

¿Te gusta lo que sientes? ― una voz masculina muy erótica se filtró por sus oídos, un sonido placentero.

… Hmmm… si… ― respondió entre ronquidos amenos.

No te detengas, pequeña, devoralo completo ― comento de nuevo, esta vez sintió como un cuerpo masculino la abrazaba por la espalda, susurrando aquellas órdenes a su oído. Las obedecería, necesitaba someterse a sus instintos.  


La respiración le faltaba, pero le restó importancia; el beso era màs inexcusable que el oxígeno. Las manos descendieron del cabello del Guardián Oscuro, quería quitarle la camisa, sentir más de su piel.

“Debemos salir de inmediato de aquí, te di mi palabra de que nada malo te ocurriría. No debo estar un segundo más en este lugar o no podré contenerme.”

Al separarse de ella para emitir tales vocablos, la frenaron en seco, la dejaron relamiéndose los labios intentando digerir la información ― ¿Eh? ― musito entre jadeos sin entender bien el por què de la reacción de Roldan. Lo vio salir, mientras ella continuaba acostada, y muy excitada. Pasaron los minutos, la mirada azulada se posó sobre el dosel, los pensamientos se aclaraban, pero no el calor de su cuerpo ― ¿Què me pasa? ― se cuestionó llevando la diestra a la cabeza y peinando hacia atrás el ondulado cabello.

Se levantó de la cama, se dirigió a la canasta, saco una de las botellas y se la bebió sin contenerse. El líquido dulzón refresco su boca, su garganta. Se dejó cautivar por el sabor, tranquilizando sus instintos. Su casi amante tenìa razón, mejor salir de aquella rara habitación antes de que… de que se pusiera creativa. Dejo la botella vacía en la cama, llevando la cesta con el botín robado. Franqueo la puerta, y miro al sujeto vestido de negro… hasta ese momento aún no descifraba que representaba su atuendo…

Ten… Señor Guardián ― le ofreció una botella de la canasta, mejor ahogar las frustraciones en alcohol, a ella le funciono. Sin decirle nada màs, le sonrió y emprendió un nuevo sendero… ¿què sorpresas seguían ocultando aquel Castillo?
avatar
Marìa de los Angeles
Mariner
Mariner

Mensajes : 262

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Yuya el Jue Nov 03, 2016 10:27 pm

El joven de cabellera bicolor había dejado de escuchar la voz de Yuzu un par de minutos después de haber bebido aquella pócima: podía ver sus labios moverse y hacer la cara que ésta solía poner cuando realizaba un puchero. Esa expresión en la pelirrosa siempre le había parecido tierna, por lo que sólo atinó a sonreír antes de girarse para quedar boca abajo sobre la cama, pataleando como un niño pequeño mientras sostenía su rostro con las manos, observando la entrada de la puerta como un vigilante, como si presintiera la llegada de alguien.

El chico se abrió un poco la camisa de su disfraz, acariciando sus pectorales como si de pronto fueran lo más interesante del mundo.-Hace cosquillas- decía mientras acariciaba su pecho con las yemas de sus dedos. Detuvo la autoexploración cuando notó que uno de los esqueletos le estaba señalando un armario que se encontraba a su izquierda.

El chico se separó de sus amigos y se metió en el armario, encontrando más de esas botellas con contenido dulzón. Bebió una más, y le gustó tanto que bebió una tercera. Antes de que sus labios tocaran el néctar de la cuarta botella Yuya ya estaba montando hipopótamos rosados.

-Señor esqueleto ¿podría decirle a la habitación que deje de dar vueltas?- decía el chico tirado en el suelo de la habitación boca arriba, con una chorro de líquido rosado escurriendo de la comisura de sus labios.

El sirviente esquelético ayudó a Yuya a reincorporarse, tirándolo junto a Yuzu. Yuya comenzó a abrazar a su compañera, frotando su mejilla contra el hombro ajeno.-Yuzu vamos por los dulces, todos son míos- al decir la palabra dulces, uno de los esqueletos señaló una torre que se podía ver a través de la ventana de la habitación de lujuria.

Se puso de pie sobre la cama, mostrando un semblante decidido por un instante-Creo que skelly-chan quiere decirnos que la cocina está en la torre… vamos, Yuzu y niña panda- dijo antes de irse de bruces contra el suelo.
avatar
Yuya
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Saturno

Mensajes : 85

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Sean Austerlitz el Vie Nov 04, 2016 6:08 pm

Noche de brujas, para algunos era una excusa para disfrazarse y para otros sólo un día en el que podían emborracharse usando una botarga fea. Todo tipo de personas llegaban a los aposentos de Lujuria, y aunque él no estuviese presente en físico, sabía el tipo de cosas que hacían aquellos y aquellas que caían ante el hechizo de su cama. Cuando el joven de cabello bicolor y la pelirrosa atravesaron la salida en busca de dulces, la atmósfera de la habitación cambió completamente. El ambiente tenía un aroma dulce y embriagante, los esqueletos se desvanecieron y la puerta se cerró bajo llave para que nadie más interrumpiera.

El único que quedaba en la habitación de lujuria era ese extraño niño que estaba vestido como un ángel. Su rostro era conocido para el pecado de la lujuria. Bueno, en realidad el chico rubio que estaba retozando en su cama tan a gusto solamente conocía su forma humana, nunca lo había visto interpretando su papel como soldado de la reina del inframundo. Una neblina purpurea cubrió el suelo y las luces de la habitación se apagaron por un instante. Cuando la electricidad regresó, frente a la cama estaba un hombre vestido con un traje negro y una pequeña capa con el forro rojo, cadenas en los brazos y cabello oscuro sujeto en una cola, con varios mechones que caían sobre el rostro. Sus ojos color oro estaban enmarcados por un delineado negro y una sombra grisácea sobre sus parpados. Su piel también tenía maquillaje, luciendo un tono propio de un cadáver. Sabía que con esas fachas el pequeño no sería capaz de identificarlo. Eso era lo que más le gustaba de Halloween: poder fingir ser otra persona.

Sujetó al chico por el rostro, robándole un beso.-Soy el pecado de la lujuria, bienvenido a mi habitación- acarició la barbilla del rubio, luego su pecho y por último el alas.-Qué buen disfraz, las alas parecen de verdad- le guiñó el ojo y se sentó a su lado.-Deberías irte, este no es lugar para niños pequeño- le dijo con una mirada fría, buscando hacerlo rabiar. Conocía el carácter del santo de Virgo y le gustaba verlo echar humo por las orejas cuando lo llamaban niño o pequeño.



Disfraz:
avatar
Sean Austerlitz
Specter
Specter

Armadura :
Pecado de la Lujuria

Mensajes : 162

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Halloween Party! - Habitación de Lujuria

Mensaje por Raziel el Dom Nov 06, 2016 2:19 am

Los Paladines que acababa de conocer partieron por su propio camino abandonando esta habitación, dejándome a mí como único inquilino, podría haber ido con ellos pero consideré más prudente no moverme de momento y estudiar la situación con mayor detenimiento, además aún estaba dolorido por mi entrada, así que simplemente me subí a la cama y permanecí ahí balanceando las piernas sin perder detalle de lo que me rodeaba, era curioso como en un abrir y cerrar de ojos no quedaba ni rastro de vida más que de mi mismo en la habitación, ni tan siquiera habían esqueletos, aunque ¿Esos esqueletos se considerarían "vida" o estarían siendo manipulados? Pero lo más extraño que sucedía es como el olor de la habitación cambiaba, casi como si fuera un ente consciente y cambiara a voluntad para satisfacer una necesidad, un deseo; el aroma se había vuelto dulce, podía olerlo pero ¿Por qué? No tenía sentido, un olor así como si hubiera pasteles cerca pero los únicos que quedaban eran los echados a perder por aquel chico, pero no provenían de ahí, era la misma habitación la que despedía dicha esencia, acompañada de un efecto que me hacía sentir más y más mareado, lograba resistir de momento pero poco a poco era como si...estuviera bajo los efectos del alcohol o algo así.

Lo único que me sacó del estado de trance en el que me encontraba a causa de dichos efectos fue el sonido de la puerta cerrándose bajo llave seguido de una densa neblina, las luces fallaron y se apagaron y...en un parpadeo la iluminación regresó revelando consigo a alguien que había hecho lo imposible, entrar en una habitación cerrada. Con la puerta cerrada solo existía la ventana como único medio de acceso, lo cual no podía ser posible porque de haberla usado me habría dado cuenta enseguida, fue como un efecto mágico, un teletransporte...como si la misma niebla hubiera arrastrado a aquella persona que yacía ente mí. Sin detener el balanceo de mis piernas clavé la vista con expresión seria en el chico, queriendo intentar adivinar sus intenciones, en silencio, sin decir palabra ni hacer ningún otro gesto seguí sus pasos, se acercó a mí y me besó.

Este imbécil, sin venir a cuento aparecía de la nada tras un repentino corte de luz como si esto se tratara de una película de terror y me había besado de forma descarada, y ahora como si eso no hubiera sido importante estaba presentándose pero su osadía no acababa ahí, acarició mi cuerpo, mis alas pero por encima de todo la gota que colmó el vaso fue que se dirigió a mí como "niño" No podía aguantar más, mi paciencia rebasó el límite, una mezcla de ira, frustración y pena, agravados por a sensación de mareo. Grité con fuerza, me alejé de el elevándome en el aire con un suave aleteo-¡Tú, maldito insolente! T-Te va a enterar Junté las manos y preparé mi Grand Cross listo para disparar -Pervertido, insolente, acosador, ¡¿Como te atreves a besarme?!. Disparé contra una de las paredes, una versión reducida de mi mejor ataque que logró abrir un gran boquete en a pared, justo donde estaban las ventanas donde abría entrado, ahora solo quedaba un estropicio, trozos de cristal y los restos de aquella ventana, además de la corriente de aire pasando a la habitación. -No soy un niño, mi alas son reales y por encima de todo, yo solo permito a UNA persona besarme, a la cual hace días que no veo, p-por eso voy a darte una paliza y a lavarme la boca después. Dije haciendo puchero, sintiéndome frustrado y ultrajado por haber recibido el beso de alguien más. -Me vienes de perlas, podré desquitarme contigo...Te voy a dar...

Me lleve la mano a la cabeza y fui descendiendo poco a poco hasta que mis pies tocaron el suelo, no debí haber gastado mi cosmos inútilmente, dejarme llevar por ese impulso me había costado caro, ahora sentía más todavía el mareo, algo sonrojado me dejé caer al suelo y golpeé con el puño el suelo, fulminando con la mirada al Pecado de la Lujuria. -Tú espera a que me recupere, estaré dándote de patadas hasta el fin de los tiempos.
avatar
Raziel
Specter
Specter

Armadura :
Pecado del Orgullo

Mensajes : 123

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.