Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Censo [Febrero]
Ayer a las 8:06 pm por Cossete

» Entre Nubes de Algodón [Libre~]
Ayer a las 8:04 pm por Cossete

» True Colors [Viktor]
Jue Feb 22, 2018 11:46 pm por Viktor

» Ruiseñor Independiente [Ruta 4]
Jue Feb 22, 2018 9:59 pm por Narrador

» Kallias Abderus
Miér Feb 21, 2018 2:50 am por Kallias

» La Velocidad del Viento [Ruta 1]
Mar Feb 20, 2018 9:08 pm por Narrador

» La Luna de Miel acabó - Raziel & Sean
Lun Feb 19, 2018 6:54 am por Raziel

» [Pasado-Priv] Tercera Prisión
Dom Feb 18, 2018 10:10 pm por Yuzu

» Noches de Luna Azul [Ruta 3]
Dom Feb 18, 2018 9:24 pm por Viktor

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

Lunacy in Osaka (Fifth)

Ir abajo

Lunacy in Osaka (Fifth)

Mensaje por Rintaro el Vie Oct 28, 2016 9:41 pm

-Si ya terminaste de comer entonces sigamos. Ya perdimos mucho tiempo contigo durmiendo y tragando.- Dijo Mugen levantándose, su capa ondeando dramáticamente al viento nocturno. Tras haber comido el chico de aspecto salvaje y apariencia magullada se levantó, pisando fuerte antes de resentir todas las punzadas de antes azotándolo en un solo momento, obligándolo a arquearse; pero solo por su actitud y solo por lo que se suponía que tenia que hacer... Y solo por su reticencia a dejarse superar se obligó a pararse por completo con la columna lo más recta posible. Eso seguía doliendo como el diablo, aunque no le importó. Colocando sus manos en posición, de alguna manera, se preparó, sus hombros subiendo y bajando por el cansancio que de nuevo comenzaba a experimentar. -Aún ni hemos empezado.- Susurró Mugen, más consigo mismo que con el chico quien de todas formas era incapaz de responder con claridad. Sin mas que agregar el hombre se lanzó al ataque.

Fueron tres golpes concretos y libres de piedad los que recibió Rintaro antes de que por instinto, encendiera su cosmos. A eso le siguieron unos cuatro extras antes de que pudiera tener consciencia de como quemarlo y claro, unos pocos más que apenas si pudo bloquear con los brazos y algunos con las piernas. Para el momento en que la luna comenzó a bajar y el alba se acercó a romper el chico estaba magullado a un nivel que lo empezaba a hacer irreconocible: su ceja izquierda se había hinchado incluso más, la derecha tapaba su ojo a medias, los brazos parecían jamones rojos, morados y en zonas concisas verdes, las piernas temblaban sin mesura y su piel descubierta por sobre la ropa raída y agujereada era surcada por hilos delgados y gordos de sangre, buena parte de ella ya seca. Pero Mugen no se detenía y Rintaro tampoco. Para esa ocasión, ninguno parecía dispuesto a ceder ni un centímetro.

-Se acerca el amanecer.- Comentó Mugen, sintiendo el poder de la luna llena marcharse. Eso lo llenó de cierta nostalgia. Aunque tiempo atrás había dejado a los Satélites todavía... -Ya estamos por terminar. Tu tiempo está por terminar.- Señaló el viejo dando saltitos suaves y ligeros con su pie derecho, el único sobre el que se estaba manteniendo. -Así que... ¿Te rindes por hoy?- Preguntó, a lo que Rintaro respondió con una sacudida de cabeza. Una sacudida negatoria de cabeza. -Si eso quieres...- Murmuró el anciano lanzando de nuevo al frente, estirando los dedos mientras su cosmos volvía a liberarse. Su plan era el de aplastar la cara del chico en el suelo y dejarlo allí el rato que quedaba de noche, dado que en ese punto no había mayor chiste. Sin embargo de alguna manera el enano lo evadió (¿en qué momento?) y le atrapó el antebrazo, asiéndolo con fuerza desmedida y en un solo destello, liberar un estallido de poder que lo encegueció por unos instantes.

Al separarse Mugen notó el primer rayo del sol y en su antebrazo, una magulladura. Una magulladura sanguinolenta.
avatar
Rintaro

Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.