Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Petición de Personaje
Hoy a las 4:45 am por Anheru

» Misión: Sombras de Acero y Terror [Anheru]
Hoy a las 4:33 am por Narrador

» Palco de Abel
Ayer a las 11:42 pm por Cosmos

» Misión 1 - Escapa de la Fortaleza [Stelios 2]
Ayer a las 11:41 pm por Stelios

» Palco de Athena
Ayer a las 11:40 pm por Cosmos

» Gran Torneo Planetario: Arena de Batalla
Ayer a las 11:25 pm por Cosmos

» ¡Tiembla Ciudad Rysel! El Gran Torneo Planetario se avecina [Inscripciones]
Ayer a las 9:59 pm por Yuya

» Bull Monkey [Stan]
Ayer a las 8:02 pm por Stan

» Arlentia Legend - Cambio de botón
Ayer a las 8:25 am por Invitado

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png Bálderook University School Deluxe NEW

Requiem de la Muerte :: Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Requiem de la Muerte :: Privado

Mensaje por Pandora el Sáb Nov 19, 2016 10:05 pm

La luna se alzaba en lo más alto del firmamento, el manto azabache cubría las solitarias ruinas mientras las estrellas brillaban con euforia intentando opacarse entre ellas. La tranquilidad de la noche abrigaba aquella región Griega, nada parecía perturbar el ensimismamiento dedicado al Dios Hypnos. El silencio se extendía, sin embargo, agudizando los sentidos se apreciaría el sonido de la madre naturaleza la brisa soplar, los sapos croar, los búhos ulular y demás habitantes noctámbulos hacer lo suyo.

El paisaje mostraba un bosque otoñal a las orillas de un acantilado revelando en el horizonte el interminable y embravecido mar mediterráneo. Varias rocas de grandes dimensiones se encontraban esparcidas, solo la luz de Artemisa brindaba claridad al lugar, una luminiscencia de ensueño digna de ser descrita en poemas por románticos autores. Poco a poco un pequeño remolino se fue formando colindante a las rocas, aumentado de proporción con el paso de los segundos hasta que entre chispas y saltos de energía se abrió un hoyo negro con borde purpura; este se fue expandiendo hasta formar una especie de pórtico por el cual apareció una pierna envestida de negro seguida de otra completamente igual, luego el resto del cuerpo, un cuerpo cubierto en su totalidad por una gabardina oscura… por ultimo una enorme cabeza de color verdoso, con ojos viscos y boca curvada hacia abajo con labios en forma de corazón. ¡Una abominación para los estándares de belleza insulsos!

Allá en un mundo perdido donde la sombra oscura se desvanece donde la vida pierde sentido y donde mi alma permanece… ― recito el espécimen con evidente voz femenina, notándose un matiz de nostalgia y amargura en cada palabra; se trataba de un poema leído hace algún tiempo dedicado al Hades, una a conglomeración de palabras que resaltaban el sentir de la Princesa del Inframundo, de la Princesa de los escombros. El portal se cerró tras la dama, dejándola en el solitario risco, en la penumbra de la noche, en la compañía de la curiosa luna ― Allá en aquel oscuro lugar en donde vive mi mente, donde el hombre pierde la cordura… ― pronunciaba entre iracundas cavilaciones sobre todo lo sucedido en los años pasados, en los destrozos causados por Athena al Inframundo… por el apoderamiento de Perséfone del Reino de Hades; si había algo que no soportaba Gwen era que su amado dios, su amado ejército y su amado reino estuviese mermado y a merced de los caprichos de dos Diosas de similares esencias.

Una pesadilla, los eventos transcurridos parecían un mal sueño… lamentablemente eran reales y ahora solo quedaba una cosa por hacer… recuperar lo perdido y hacer pagar a todos y cada uno las herejías cometidas contra Plutón, contra sus leales guerreros ― Ese mundo místico llamada Hades, donde rige el fuego y el dolor, donde no hay autoridades y se corrompe el amor ― camino hasta llegar a una de las rocas, la que parecía más cómoda. Sin decir nada, se sentó, observando por un instante el cielo, avivando el deseo de sangre que carcomía su alma.

Con un gesto de la diestra hizo aparecer una hermosa arpa frente a ella, un instrumento musical que dominaba a la perfección pero que nunca solía ejecutar… pero esa noche era especial, esa noche invocaría con las suaves melodías a los guerreros más fuerte del ejército, a los tres pilares que sostenían al Señor Hades. Quitándose los guantes, dejo al descubierto pálidas manos de largos y preciosos dedos… cerrando sus ojos, ocultos tras aquella horripilante mascara, procedió a ejecutar el requiem de la muerte…


Abrir:
avatar
Pandora
Specter
Specter

Armadura :
Pandora

Mensajes : 24

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Requiem de la Muerte :: Privado

Mensaje por Nirvana el Lun Nov 21, 2016 10:20 pm

El aire se hacía pesado a cada segundo y el frío viento otoñal se encargaba de revolver los cortos mechones de cabello negro azabache que sobresalían del casco de su espectral armadura, además de calar muy profundo en sus huesos, haciendo que de vez en cuando tiritara de frío; sin embargo, de alguna manera sentir ese gélido aire tocar su pálida piel le agradaba, tal vez era masoquista o, simplemente, se había dispuesto a disfrutar en su totalidad de la calma que ofrecía el boscoso paisaje que deleitaba su ambarina mirada.

¿Y cómo había llegado hasta allí, al aparente “medio de la nada”? Simple, seguía la música. Aquella melodía que adormecía sus sentidos. Una canción que parecía interpretada por un mismísimo ángel y que la guiaba hasta su origen como la luz del fuego atrae a los insectos, para luego consumirlos por completo y no dejar de ellos más que minúsculas cenizas que no serían notadas nunca por nadie.

Era una apuesta arriesgada dejarse guiar por el simple encanto de una tonada que, según todos los que la llamaban, o mejor dicho, la llamaron loca, solo estaba en su cabeza, pero quería arriesgarse, no tenía nada que perder, así que ahí estaba caminando cual zombie hacia un punto incierto de aquella región de Grecia.


El sonido metálico, que era producido por las botas de su armadura, se hizo más evidente cuando pisó sobre las firmes rocas que formaban el acantilado sobre el que, en una de las tantas rocas, una figura humana estaba sentada, encargándose de producir aquel hipnotizaste sonido que había llevado a la recién nombrada espectro hasta aquel solitario páramo.

Lamento interrumpir tan hermoso recital, jamás había escuchado a alguien tocar con tanta maestría un arpa, permítame darle mis felicitaciones− canturreó una alegre y delicada voz femenina, que hacía un esfuerzo por sonar lo más cordial posible−.Y de paso, permítame presentarme: Nirvana de Garuda, estrella celeste de la valentía, a sus órdenes− expresó con el mismo tono de voz del inicio, al mismo tiempo que hacía una leve reverencia y se levantaba casi de forma inmediata para ofrecer una amigable, y muy bien ensayada, sonrisa.

Era la primera vez que veía a aquel ser; sin embargo, una voz en su interior, la misma que la había llevado a dejarse engullir por la oscuridad y que la había guiado para estar al mando de una de las tropas del mismo rey del Inframundo, ahora le decía que frente a aquel ente era mejor que se comportara de forma respetuosa y que le ofreciera tanta obediencia como al dios del averno.
avatar
Nirvana
Specter
Specter

Armadura :
Surplice de Garuda

Mensajes : 36

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Requiem de la Muerte :: Privado

Mensaje por Mirajane el Mar Nov 29, 2016 11:09 pm

“Y no regreses hasta haber cumplido con tu misión…Ya estoy siendo lo suficientemente generosa con no acabar contigo en este momento, así que te conviene no fallar de nuevo.”  Habló con firmeza, nuevamente un espectro de baja categoría con aires de grandeza había fallado, al tomar una misión más difícil de lo que podía manejar, y si fuera por la jueza simplemente haría desaparecer de ese plano a aquellos que no estuviesen a la altura de formar parte del ejército del dios del inframundo, pero no se encontraban en la mejor situación en cuanto a números, por lo que deshacerse de aquellos espectros, por más incompetentes que fueran, terminaría siendo contraproducente.

“Oh Hades, dame paciencia…porque si me das fuerza…Te dejo sin espectros.”
Un suspiro de resignación escapó por sus labios, necesitaba un buen lugar para despejar su mente, antes de que la poca paciencia que le restaba se agotara por completo. Desde su regreso de aquellas “vacaciones” había tenido muchas cosas por arreglar, sobre todo en lo relacionado a las actividades de aquellos que juraban luchar por el mismísimo Hades, pero que simplemente usaban aquella mínima porción de poder concedido para buscar sus fines egoístas al mínimo descuido de un superior.

En el momento en el que planeaba salir a tomar algo de aire para despejar su mente, una hermosa melodía llegó a sus oídos, decidiendo cerrar sus ojos durante un momento, para apreciar el sonido en su máximo esplendor, olvidando incluso por un momento todas las tareas que aún le quedaban por realizar.

Aquella melodía había servido para calmar aquel enojo que comenzaba a desarrollarse dentro de ella, por lo que con suma tranquilidad abrió sus ojos. Solo para ser sorprendida, al encontrarse en un lugar completamente diferente al de hacía unos momentos. Con algo de confusión observó sus alrededores, encontrando no muy lejos a la autora de aquella música tan apacible, sintiendo una fuerte y… Familliar? presencia de su parte.

Avanzó con lentitud, dándose el lujo de escuchar cada una de las notas salidas del instrumento tocado por aquella persona, ignorando hasta no estar frente a esta misma, la presencia de otro ser más. Retiró el casco que acompañaba su armadura, sujetándolo debajo de su brazo izquierdo, estaba completamente segura de jamás haber visto a esa mujer, pero había algo que no le permitía comportarse como con los demás espectros de baja categoría. Realizando una reverencia procedió a presentarse de manera breve. “Mirajane de Wyvern.”
avatar
Mirajane
Specter
Specter

Armadura :
Juez Wyvern

Mensajes : 15

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.