Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Censo [Julio]
Hoy a las 3:11 am por Bakura

» Fairy Tail Rol [Actualización botones]
Ayer a las 10:14 pm por Invitado

» Blood Moon: Anagan Vs Serena, Viktor y Stelios [Black Circle]
Ayer a las 9:48 pm por Narrador

» Blood Moon: Gantlos vs Bakura & Yuzu
Ayer a las 7:49 pm por Narrador

» ♪ Music is War ♪ | Afiliación normal
Ayer a las 4:47 pm por Invitado

» Renacimiento [Sean Austerlitz]
Ayer a las 12:08 am por Raziel

» Mythologíes [Afiliación Hermana]
Mar Jul 18, 2017 5:48 pm por Kaito Sakaki

» Razones para vivir [Yusei]
Mar Jul 18, 2017 12:05 am por Yusei

» [Pasado] En medio de melodias ( Priv Vasant)
Lun Jul 17, 2017 7:41 pm por Aria

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png Bálderook University School Deluxe NEW

Layman Terms

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Layman Terms

Mensaje por Rintaro el Lun Dic 19, 2016 8:01 pm

Pocos días pasaron de llegar al Santuario y todo estaba patas arriba. El invierno inesperado y sus consecuencias fueron nieve y hielo para Rodorio y las áreas adyacentes mientras el refugio como tal obtuvo aguanieve, fenómeno transformado en cauces, charcos y ríos de liquido residual que se filtraban hasta los acantilados exteriores, donde se congelaban para crear cascadas de hielo blanco brillante. Aunque normalmente su tarea era la de ayudar a limpiar el exterior, aquel día se libró: la vaguada había sido ligera; su prioridad entonces era la de supervisar a los aspirantes que entrenaban en los campos de práctica alrededor del coliseo. Y quizá, como mencionara el anciano Papa, encontrar un aprendiz al que preparar.

Mucho de lo primero, nada de lo segundo fue lo que pensó Rintaro aquella tarde. Sentado sobre un arco de piedra mantenía un cigarrillo en posición gracias a los colmillos izquierdos, supervisando la pelea de dos chicos de quince que no parecían dispuestos a dar un puñetazo de valor. Quizá era el tiempo - al fin y al cabo a esos tipos amantes del calor no parecía gustarles la nevada ligera que caía en esos momentos, quizá era que de plano eran malos para batallar o ---wuoooooh.- Bostezó acostándose de lado, notando cada apertura en las poses de esos dos. De haber hecho eso con Mugen (no, mejor dicho, al hacerlo) se ganaba una paliza rápida, puñetazos dobles si se quejaba. Uh. Quizá eso necesitaban para tener una verdadera motivación. -Voy a golpear al siguiente que deje una apertura en su postura.- Les dijo con el mentón apoyado en su mano, soltando una nube de humo por la nariz. En su tobillo izquierdo brilló el ropaje de Escorpio, reducido a un grillete de oro. Ambos aspirantes lo miraron por un instante, luego el uno al otro y al final, asintieron, corrigiendo las posturas. Mejor. Luego empezaron a batirse y cuando vio bajar un brazo... -¡Uno!- Exclamó con un brillo animal en su único ojo, lanzando un golpe veloz con su índice derecho. El chico se dobló del dolor y ni para qué: había sido un impacto tan suave como una caricia. Quizá debía de aumentar la fuerza a ver si se ponían serios.
avatar
Rintaro

Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Layman Terms

Mensaje por Yumoto Hakone el Mar Dic 20, 2016 7:07 pm

Su estancia en Grecia se había extendido más de lo planeado. Originalmente sólo había arribado en las tierras protegidas por la divinidad del santuario con la intención de volverse un mejor combatiente, pero entre más tiempo pasaba viendo las peleas descubría que no era tan divertido ser un superhéroe con armadura. Sí, así se veía Yumoto, como uno de esos chicos del mundo del manga que habían obtenido un poder especial. Su historia encajaba perfecto: una diosa que tenía que proteger, poderes misteriosos, incluso tenía una pulsera que lo ayudaba a transformarse en un guerrero que luchaba por el amor y la amistad, aunque aún no entendía cómo una armadura podía entrar en una pequeña gema en su muñeca.

-Quisiera estar calientito bajo las mantas- estornudó, inflando un globo de moquillo que salía de su fosa nasal derecha. Estaba utilizando una chaqueta gruesa de color rojo sobre su ropa de entrenamiento. Le había tocado el trabajo de palear la nieve acumulada en el exterior de las chozas que usaban los Santos de rango bajo para vivir, algo que parecía más una tarea para mantenerlo ocupado que otra cosa, la nieve no estaba tan alta como para bloquear las entradas.

“¡Es un día de nieve, debería ser divertido!” era en lo único que podía pensar mientras iba de aquí para allá con una carreta oxidada. Apenas terminó con sus deberes asignados desapareció de la escena, escuchando a uno de los santos de plata reclamarle por no quedarse a recibir más órdenes. Creía que se había ganado un poco de tiempo libre. Esos tipos del Santuario eran unos explotadores.

A esa hora todos sus amigos se encontraban practicando en la arena de entrenamiento. La vida de un aspirante parecía ser muy dura, pero él nunca tuvo que pasar por esa iniciación debido a que obtuvo su armadura de una manera inusual. A veces se colaba en los entrenamientos sólo para animar a los chicos.

Al llegar a la arena de entrenamiento su atención de posó sobre los chicos que peleaban entre sí. Se agachó para tomar algo de la nieve del suelo, formando una bola que arrojó hacia uno de los aspirantes, escondiéndose inmediatamente detrás de la columna a su derecha, seguro de que nadie lo había visto, mucho menos el hombre ogro que supervisaba el entrenamiento.
avatar
Yumoto Hakone
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Columba


Mensajes : 43

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Layman Terms

Mensaje por Rintaro el Dom Ene 08, 2017 4:29 pm

Gente iba y venía, iba y venía, pasando sin fijarse demasiado en aquella área del campo se entrenamiento. Rintaro si los notaba a todos, ya que al final su habilidad era rastrear gente y estar al tanto de que era lo que hacían y a donde iban. Por eso sintió la presencia del chico afeminado al que había visto y sentido varias veces antes, solo de reojo, así como sintió la manera en que este lanzaba una bola de nieve que golpeó a uno de esos inútiles en el costado de la cabeza. Cuando pasó el tuerto no pudo más que reír a carcajada, mostrando los dientes ante la cara incrédula del aspirante quien no sabía cómo o si debía de reaccionar en primer lugar.

-Wuahahahahah. Se cagó en tu cara. Ah. Ya perdieron los dos, wuahahahahahahah.- dijo él congelando el agua detrás de si, formando una bola propia de nieve que lanzó rápido, derribando al aspirante. Luego hizo otra y derribó al otro, quienes quedaron desmayados en el suelo. Quizá se había pasado un poco con la fuerza pero, si eran buenos prospectos a Santos habrían de levantarse y si no, que se jodieran todos. Le valía verga. -Wueheheheh. Oye tú, mariquito.- dijo mirando en dirección a la columna donde se escondía el rubiecito, a quien pudo oír riendo como niña. -¿No deberías estar limpiando nieve con los demás?- preguntó con curiosidad suave. No pensaba ponerlo a limpiar o algo, ni mucho menos, pero le parecía curioso que estuviera allí luego de que tantas personas se mataran en paliar nieve. A decir verdad, le había aligerado bastante el humor y eso era algo que no muchos en ese sitio lograban hacer. Solo Atem y... Más nadie, la verdad. Se sentó y balanceó sus piernas, los dedos abriéndose y cerrándose con parsimonia, la armadura de Escorpio en modo pasivo brillando con un suave tono dorado. Una parte de si tuvo la impresión de que el rubio correría como paloma al haber sido descubierto.
avatar
Rintaro

Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Layman Terms

Mensaje por Yumoto Hakone el Dom Ene 29, 2017 9:04 pm

El rubio escuchó la voz del entrenador de esos aspirantes a Santo llamarlo, había sido descubierto en el acto. Al principio se hizo el tonto, fingiendo que no lo había escuchado, pero no tenía paciencia para hacer eso. Se rindió, saliendo de detrás del pilar con las manos en alto, como un criminal que se entregaba de forma pacifica ante un policía armado. -Pero no quiero seguir paleando nieve, señor entrenador- dijo el rubio con un tono de lamentación en sus palabras, mirando al gigante con ojos de cordero degollado. No quería que ese hombre lo devolviera a hacer labores forzadas.-Desde que llegue al Santuario no he hecho más que palear nieve, estoy en huelga por el día de hoy- se sentó en un espacio en la tierra sobre el que no había nieve, mirando al hombre a su extraño ojo de cristal.-¿Qué fue lo que te pasó en ese ojo?- preguntó con curiosidad. No tenía ningún tipo de delicadeza en decir las cosas.


-¿Te dolió?-dijo antes de que el extraño le respondiera. Miró a los chicos en el suelo, olvidándose por completo de que estaban ahí. -No deberías ser tan duro con ellos- dijo el muchacho de cabello rubio, ofreciendo su mano a uno de los aspirantes colapsados en el suelo, el primero que despertó. Éste, a pesar de su estado de semi-inconsciencia se las arregló para golpear la mano de Yumoto, rechazando su ayuda. No podía articular palabra alguna, pero miró al Santo de Columba con desprecio.

-Ok, estás de mal humor, ya entendí- dijo con una sonrisa, apartándose de ahí con las manos detrás de la nuca. -No soy un mariquita, soy Yumoto- corrigió al mayor, sonriendo y haciendo una ligera reverencia con la cabeza. -Señor entrenador, ¿puedes acompañarme al pueblo? No conozco mucho y siempre me pierdo. Una vez estuve dos horas buscando un baño- rememoró, cruzándose de brazos.
avatar
Yumoto Hakone
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Columba


Mensajes : 43

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.