Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

Ru-ru-ruuuuuunaways

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Metal Napper el Lun Ene 23, 2017 8:25 pm

Calle abierta, de noche. Los faroles iluminaban una tarima frente a la que se paraban cientos de personas, esperando el inicio de un concierto programado para una banda pop que había pegado duro con su ultimo sencillo. Murmullo, movimiento, expectativa en los asistentes, la mayoría de los cuales tenían cabellos multicolores - esa era la moda en los últimos años, una que parecía no se iría con prontitud. Tras unos minutos las miradas se levantaron, pues una banda se instaló en el escenario; batería, bajo, dos guitarras. Con pasos cortos, uno de los miembros que llevaba una de esas dos guitarras se adelantó, tocando el micrófono. Uno, dos taps le dio, provocando un sonido penetrante al que, curiosamente, ya estaban acostumbrados.

-Buenas noches querido público, hehe.- dijo aquel de cabello en un mohawk verde chillón y lentes oscuros, la camiseta negra con letras grises metida en el pantalón de hebilla con un cráneo en relieve. -Oh, veo que tenemos una excelente recepción. Uuh. Sí sí, se ven geniales chicos.- su voz era suave y realmente, un poco boba; nada apropiada a la apariencia que mostraba al frente de la banda. -Bien, quiero presentarme. Soy Metal Napper y estos chicos atrás son mis compañeros, juntos somos Corpsegod y, pues, seremos el acto de apertura. Claro, no somos a lo que están acostumbrados y la verdad, nos disculpamos si nuestro género no es lo que esperaban - pero aquí estamos como acto de apertura para una gran amiga que, como saben, es una verdadera estrella.-

El asunto era, que en realidad, no todos iban para ver el acto pop. Él y la banda estaban de tour, o mejor dicho, se habían desviado para hacer un favor. Y sus fans, los pocos que tenían y que estaban haciendo el tour con ellos, estaban en el público - destacando por sus trajes negros, chaquetas de cuero y aspecto general de peleadores underground. El resto...el resto sí eran fans del pop. Bolsa mixta, eso era.

-Espero que lo disfruten y si no, solo serán unos diez minutos.- sonrió con suavidad, sus mejillas infladas. -Esta va para ustedes.-

Todas las luces se apagaron. Entonces, comenzó la música.

Primero sonó la batería, marcando el ritmo. Fueron notas simples, al punto. Tras cinco segundos se volvió más complejo, añadiendo platillos y choque de baquetas. Luego vinieron los demás, creando un sonido un tanto caótico que sin embargo, comenzó a "ordenarse" al minuto. Cuando pasó el segundo sesenta y seis, comenzó la vocalización: un rugido hondo, perforador, de una voz profunda como un abismo; su origen: Metal Napper, que fue iluminado por un reflector. Su boca estaba cerca del micrófono, formando una O perfecta de la cual seguía manando aquel rugido musical. La nota duró un poco más y al ser silenciada, los cuatro dejaron de tocar. Una pausa. Entonces, reiniciaron la parte instrumental - esta vez el doble, no, el triple de complicada que la vez anterior. Y en lugar de esperar más para vocalizar, Napper rugió seguido, cantando una lírica casi incomprensible que era bastante clara para los asistentes "underground". Sus manos a la vez, se movían como serpientes sobre las cuerdas, la pastilla yendo y viniendo. Rugido en un rif de guitarra, en un golpe de platos, en un bajo y luego, cuando llegaron al crescendo, otro que fue incluso altisonante comparado a los anteriores. Una vez llegaron a la marca de los tres minutos treinta y algo, entonó un rugido potentísimo, finiquitando la canción acompañado de sus compañeros de banda con un 'pampamPAM PAMPAM'.

Para su sorpresa, el público aplaudió. Aplaudió con fuerza, y sinceridad. Eso sí no se lo esperó.

-Woah woah ¡gracias!- agradeció levantando la mano. Tenia la pechera sudada, aunque fueran unos pocos minutos de tocar. No era para menos, aquellos acordes eran como querer manejar un auto y contestar el teléfono mientras le cambiabas un pañal a hijos gemelos en el asiento trasero, fijándote de no chocar contra el rig que amenazaba con aplastarlos a todos porque iba borracho y dando serpentina. -Haha. Son geniales ¡Son genialeeees!- su voz se había vuelto profunda, aunque no tanto como en sus vocalizaciones anteriores. El público volvió a rugir. Napper rio. -Aaah. Sí, son geniales. Sí sí sí. Por eso les voy a pedir un favor: no digan nada, pero la siguiente canción es parte del álbum colaborativo que vamos a sacar juntos, Corpsegod y nuestra anfitriona, en unos meses - shh, no digan nada. Es un secreto.- les hizo la seña a los demás, quienes comenzaron a tocar. Él por su parte, comenzó a entonar.

En aquel caso, no fue una de death metal (moderada para no ser tan...gráfica) sino una más experimental. Napper emitió su vocalización profunda, aunque moderada para simular el inicio de un coro religioso infantil. Un oxímoron vocal. Corpsegod tocó, una instrumentalización de quemado lento, operística. Luego siguió un alza en ritmo, además de intensidad en su voz. A su alrededor, empezaron a colarse los miembros del equipo de su amiga, instalando los teclados y los bailarines del número conjunto de apertura. Cuando vocalizó la lírica que marcó el inicio del nuevo ritmo, Rin se le unió - sus voces mezclándose de manera extraña y no por eso, menos efectiva. Luego comenzaron los gritos y con ellos, la unión del pop con el metal. Gritos operísticos, híbridos de una coral clásica con todo lo foráneo del underground y claro, el eco del pop de Rin.

La canción duró casi cuatro minutos. A un cuarto y medio del todo, se detuvo, clásico parón entero que precedió a más música y movimiento de ambos artistas. Reflectores, luces, todo era un espectáculo fuera de lo esperado para una tarima como aquella. A su vez el público se descontroló, todos saltando de puntas como Napper y Rin.

-¡YAAAAAAAZZZZZZZZZZZZZ! GRACIAS AMADO PÚBLICO ¡LOS ADORAMOS! ¡GRACIAS POR LA OPORTUNIDAD! AHORA LOS DEJAMOS PARA LA VERDADERA ESTRELLA. CON USTEDES...RIIIIIIIIIIIIIIIIIN.- presentó Napper, su equipo retirándose tras el último riff. Su última palabra, el nombre de su bff, la pronunció con su vozarrón característico y con ella, la multitud enloqueció por completo.

Había logrado una buena apertura.

'Suerte' le dijo sin hablar a Rin, con una palmaditas en su hombro. Saltando de puntitas, se perdió tras bambalinas.
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Yuzu el Lun Ene 23, 2017 9:41 pm

Yuya le había insistido ir a la serie de conciertos que se darían en esa zona de Europa. No quedaba cerca de Kaus así que les tocaba quedarse en un hotel. Su novio había insistido que tenía que seguir conociendo como se llevaban las cosas en el mundo "común" para poder mezclarse entre ellos con naturalidad si la ocasión lo ameritaba.

Lástima que, empezando por la actitud de su novio, el cabello de color destellante de ambos y las mil y un locuras que les pasaban fuera de las misiones, pues, iba a ser más complicado de lo que parecía.

Aunque ya había amainado la desconfianza ante ciertos Santos de Athena -Entre ellos, los Santos dorados de Géminis y Leo -, esta aun no desaparecía por completo de su pensamiento.  Aún recordaba a aquellas mujeres y otros guerreros, especialmente al Santo de Piscis y a la Amazona de Buho, a la última la habían asesinado entre ella y Yuya para poder escapar del Santuario de una vez por todas.

La gente se la quedaba mirando y murmuraban, otros, al verla sin su acompañante se acercaban a estrechar su mano y le hablaban entre lo que distinguía como alemán y holandés, lenguas que desconocía para hablarlo o leerlo con fluidez.

Ni siquiera podía hablar sueco más allá de lo básico.

En fin, la banda inicial había comenzado a tocar y Yuya aun no aparecía a su lado. Sentía algo en el estómago, un mal presentimiento quizá. - ¡Yuya! ¡Yuya!-Buscar una cabellera cerde con rojo no podía ser más difícil... ¿O sí?

No notó cuando la música acabó, y que al escenario subía alguien que produciría más preguntas que respuestas... -¡Yuya! -

-¿Esa no es Rin?
-No, debe ser una chica de esas que se arreglan como ella...
-Pero mira su cara, son iguales... ¿O no?

Y eso hizo que prestará atención nuevamente al escenario principal... Y ya no debía sorprenderse de ver a alguien con su cara, pero esas presentaciones siempre ocurrían en momentos inesperados...

-La tercera es la vencida - Una voz ajena a ella resonó en su cabeza
avatar
Yuzu
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Venus

Mensajes : 132

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Rin el Vie Ene 27, 2017 2:04 am

Rin sonrió a su compañero como agradecimiento cuando este le deseó suerte y pasó al frente. El sitio estaba abarrotado de entusiasmados espectadores que no dejaban de saltar, cantar y moverse al ritmo de la música ya desde el inicio del espectáculo. Era algo fascinante si se veía desde afuera, pero nada inusual para Rin, que estaba acostumbrada a obtener ese tipo de apoyo de parte de sus seguidores; era lo que le gustaba, y debía admitir, mejoraba su humor el hecho de que la banda de su buen amigo Cesar mejor conocido como Metal Napper, hubiera tenido tan buen recibimiento así como la curiosa combinación de los estilos musicales de ambos en el último tema que sonó. Esa era un buena señal, sin duda.

El show continuó de manera estupenda. Rin enfocándose en la atención de los espectadores tanto como en sus compañeros de equipo mientras su melodiosa voz llenaba el espacio; ritmo y mucho movimiento, incluso uniéndose de vez en cuando a la coreografía de los bailarines que abarcaban el centro del escenario. Ella andaba de un lado al otro, en ocasiones aproximándose al borde de la tarima, momento en el cual los fans más entusiastas se acercaban como locos, unos tomando fotos, otros grabando con sus teléfonos móviles y otros más eufóricos queriendo arrojarse hacia la chica. Así de animada era ella en sus conciertos, aunque al final siempre acabara casi sin fuerzas al terminar la presentación.

¡Así me gusta oírlos! Gracias por todo ese apoyo, ¡muchas gracias! —exclamó al terminar la canción. Se oían los vítores, la multitud enloquecida aclamaba con mucha más fuerza a la joven tras su sincero agradecimiento. La sonrisa en el rostro de Rin permanecía intacta, no había nada que disfrutara más que su vida como estrella pop, era lo que había soñado desde pequeña después de todo; ese infinito apoyo, el oír su nombre en todas partes, que la gente se acercara y quisiera compartir momentos, charlas, fotos con ella. Era una hermosa sensación—. Y como han sido tan buenos, el siguiente tema va dedicado a todos ustedes. ¡Quiero oírlos cantar conmigo! ¿Están listos?

Tras la respuesta del público, la música volvió a sonar dando inicio a la próxima canción. Se trataba de uno de los temas más conocidos del grupo que incluso podría haber oído en alguna ocasión aquel que no era un seguidor de su música.
avatar
Rin
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Libra

Mensajes : 54

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Yuya el Dom Ene 29, 2017 3:22 pm

Había sido una buena idea alejarse de las problemáticas del reino lunar para pasar un rato agradable con Yuzu. Cuando ambos tenían tiempo libre a Yuya le gustaba robarse a Yuzu para asistir a ese tipo de eventos, lugares en los que pudiera interactuar con las personas. Vivir en el encierro siendo preparada para cumplir con una misión especifica era algo que había afectado a la paladín protegida por Venus. Sabía que no era apropiado dejar a su novia vagar sola por ahí, pero tampoco era su intención que la chica se volviera dependiente de él. A veces aferrarse mucho a una persona podía resultar en un estrangulamiento, y Yuya no quería nada de eso. Por las noches solía preguntarse si él podría estar a su lado para siempre, para seguidamente darse palmadas en el rostro diciéndose a sí mismo que no debía pensar en cosas negativas y que tenía que disfrutar el tiempo junto a ella sin importar nada.

Estaba vestido de una forma algo diferente, aunque conservando un rastro de su estilo característico en sus ropas: vestía a tono con los metaleros utilizando unas botas y una chaqueta de cuero, pero no era indiferente al ambiente pop, usando debajo de su chaqueta una camisa de colores chillones salpicada con diseños de estrellas y también llevaba unos pantalones ajustados de vibrante color rojo.

-¡Yuzu!- exclamó, subiéndose a los hombros de un hombre alto y corpulento para ver por encima de la multitud de melenas multicolores. -No puedo encontrarla... Usualmente uso su cabello rosa para localizarla pero aquí es un problema enorme- se dijo, bajando del gigante e ignorando el semblante molesto de éste, huyendo antes de que pudiera sujetarlo del cuello de la camisa para acomodarle unos golpes. El concierto ya había comenzado, buscando a su novia implacablemente mientras una canción que no sabía cómo catalogar sonaba de fondo. Ya no sabía si era una canción de metal, pop y música alternativa, pero no le incomodaba. Él mismo era una amalgama de muchas cosas también, algo que se veía reflejado en sus propios shows.

-No debí dejarla sola. En fin, qué se puede hacer en estos casos- dijo con una sonrisa, escuchando la canción hasta el final. Era inútil moverse entre una multitud tan enérgica, sólo recibiría codazos y golpes por meterse en medio mientras los fans se desfloraban la garganta con sus vitoreos. Podía sentir una energía muy positiva flotar en el ambiente.-Ella estará bien, ya es una niña grande- elevó sus brazos y se unió a la ola, gritando el nombre de esa tal Rin a pesar de que ni siquiera sabía quién era, pero sentía que su corazón vibraba cada vez que los jóvenes y no tan jóvenes reunidos exclamaban su nombre con euforia.
avatar
Yuya
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Saturno

Mensajes : 84

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Metal Napper el Dom Ene 29, 2017 9:24 pm

Cuando fue tras bambalinas tomó el cuello de su camiseta, sacudiéndolo para airarse un poco. Era parte de estar pasadito de peso: el calor de los reflectores se sentía sobremanera al terminar, incluso en una pieza corta como esa. Suspiró y, de manera disimulada, olió sus axilas. Nada, por suerte. Esbozando una sonrisa salió del camino de los colaboradores de escenario de Rin, encaminándose a las escaleras y de allí, al tráiler de la banda, donde guardó su instrumento y sacó una botella de agua, girándola entre sus dedos antes de saltar de la escalerilla. Con el viento nocturno removiendo los pelos que no habían sido atrapados con fijador, Cesar se dirigió a la zona del público para ver el resto de la función.

-Hey bra.- saludó, dándole la mano a uno de los fans más constantes de la banda que siempre veía tras cada función. Incluso allí, pensó él, impresionado de que los hubieran seguido hasta allí - sabia por experiencia que el pop no era lo suyo. Tras el apretón y un fistbump siguió andando, abriendo el agua para dar un trago. Más allá Rin cantaba su éxito de amor despechado, el coro repetido en estribillos alegres para una letra de subtexto morboso. -Oh. Hey, a ti te he visto antes.- dijo de pronto, deteniendose frente a una chica de cabello rosa entre otras chicas de cabello rosa. Esa muchacha no era su tipo, pues no le iban las escuálidas con pose retraída. No, lo que lo detuvo a ver más de cerca fue que tenia el mismo rostro de la cantante que ahora alegraba los corazones de todos los presentes en el concierto. Cesar se ajustó los lentes oscuros, sonriendo ancho. -¿Qué dicen chicas?- le preguntó a las demás, quienes rieron y asintieron. -Sí, eres igualita a Rin.- observó, siendo obvio a propósito. Con soltura y su sonrisa brillando miró hacia la tarima, donde intercambió una mirada fugaz con Rin, sus lentes destellando.

Acercándose un poco, mas manteniendo cierta distancia inclinó la cabeza y susurró, entonando con cuidado y seriedad subtextual. -¿Quieres salir de aquí? Creo que la atención no te hace bien. Mira, te pusiste pálida. Me da que te serviría un respiro de esta locura.- allí bajó los oscuros para mostrar sus ojos verdes, subiendo ligeramente la ceja izquierda. Era sincero en su propuesta. -Si estás perdida, tenemos teléfonos en el tráiler. Y comida en el hotel, eso sí, no es la mejor. No somos ricos.- añadió encogiéndose de hombros, ambas manos arriba. -Uoh, ahí termina la canción.- comentó levantando la cabeza, volviendo a su voz y faceta de rocker.

Inmediatamente el público estalló en vítores, Cesar haciendo lo propio con su voz atronadora - su boca una O con tres dientes sobresaliendo.

-¡Yaaaaaz!- exclamó, haciendo una V con la parte superior de su cuerpo. Con un movimiento veloz abrazó a la chica rosa usando un brazo y con el otro, a un flacucho de cabello bicolor que se había acercado a ellos. -¿No canta como los dioses?- inquirió con una risita ronca. -Uoho. ¡Uohohoh!- su pecho y estómago se inflaron y desinflaron varias veces. -Entonces...¿¡quién la está pasando bieeeeeeeen!?- gritó. En respuesta, los fans hicieron lo mismo, añadiendo una ola de manos. Una ola en la que no participó - seguía asiendo a ambos flacuchos con sus manazas.
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Yuzu el Lun Ene 30, 2017 10:17 pm

Un hombre corpulento con un Mohawk de color vibrante se detuvo frente a ella, creyó verlo en el escenario antes de que apareciera la chica que en ese momento deleitaba con su voz a los presentes, no es que le diese miedo el sujeto, pero ya estar rodeada de bastante gente estaba logrando que se le bajara la presión, más la preocupación  de no encontrar al paladín de Saturno.

Entre él y otras chicos presentes la estaban comparando físicamente con la cantante –Rin  al parecer se llamaba -, mientras se volvía acercar a ella a ofrecerle sacarla de ahí… ¿Debía confiar en él?... Le incomodaba que se acercase, pero si retrocedía capaz y se perdía de nuevo en medio de la gente. No podía leerlo, ella se guiaba por la mirada y el timbre de voz para detectar las emociones en el resto. Sus palabras eran sinceras… Más eso no debía ser suficiente.

-Estoy buscando a mi novio, una llamada estaría bien. Gracias  - Y el salir de ese grupo de cuerpos en éxtasis por la música, tomar algo de aire… Quizá un caramelo le vendría bien en este caso.  – No hay problema… - Pero lo vio regresar a una faceta de rockero que lo hacía perderse como si fuese otra persona más del montón presente. -¿Tienes algún caramelo?


Pero ni bien preguntó aquello, la canción de Rin terminaba, y el hombre terminó abrazándola  con uno de sus brazos mientras halaba a otra persona con el otro – ¡Oye!, espera, suéltame … ¿Habrás escuchado el cantar de otros dioses? – Cuestionó y se quejó la guerrera de Venus, pues no es que no creyese que no haya escuchado a alguno de los dioses cantar, pero si escuchaban decir eso a alguien ¿No sería una blasfemia?

Unos cabellos rojos con verdes se hicieron presentes en su campo de visión- ¿Yuya? – Dijo al reconocer la cabellera bicolor del joven que estaba también preso en el abrazo del músico.  - ¿Dónde estabas? Te he estado buscando... –Dijo mientras se aflojaba del abrazo del grandote para jalar a su novio consigo. Aún tenía la piel helada, y probablemente la pelirrosa perdería la conciencia si no salían de ahí. Se  sentía segura ya con su Yuya cerca y ese aire de chica tímida se evaporaba de a poco  - Gracias por ayudarme,  pero ya encontré a mi novio, y creo que nos vamos  - dijo apretando un poco la mano de su compañero para que la sacase de ahí.



Aun no se iba ese extraño presentimiento, y en ese momento estaba dispuesta a escucharlo. 
avatar
Yuzu
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Venus

Mensajes : 132

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Rin el Jue Feb 09, 2017 4:17 am

La respuesta del público al finalizar el show fue impresionante: manos moviéndose en el aire, aplausos, aclamaciones y gritos emocionados; y Rin se encargó de recibir tan grata demostración de admiración con una amplia sonrisa y un cálido agradecimiento. Lo mejor de su carrera como artista sin duda era la afectuosidad que podían llegar a brindarle sus seguidores.

Estoy realmente agradecida con todos ustedes. Pero lamentablemente, como todo, esto debe terminar y ya estamos llegando al final —exclamó por último, dando algunos pasos hacia el frente—. Sin embargo, las sorpresas de esta noche aún no han terminado. Así es, mi querido público, tengo un importante anuncio para darles y aprovecharé esta grandiosa oportunidad antes de despedirme.

Pese a que el lugar estaba atestado de gente, la mirada que su compañero le dedicó no pasó inadvertida para la joven cantante. Volvió a mirar hacia allá por un diminuto instante y no tardó en regresar hacia el otro lado, paseándose sobre todos los espectadores que esperaban ansiosos lo que ella estaba a punto de comunicar.

Hoy, de todos los presentes aquí, escogeré a dos personas al azar, quienes tendrán la oportunidad exclusiva de acompañarme junto al resto del grupo al hotel donde estamos —dijo observando por un momento a sus compañeros de grupo— y por supuesto, compartiremos una cena única y una velada llena de diversión —el público volvió a enloquecer ante el anunció, Rin sonrió—. Mi intención es conocerles un poco más de cerca y compartir un momento único. Así que, sepan que estoy muy ansiosa por esta oportunidad y que espero podamos pasar una entretenida velada.

La mayoría de las luces artificiales se apagaron y el lugar donde se encontraba el público quedó prácticamente a oscuras, no así el escenario, donde Rin ahora mismo era el foco principal de las luces mientras hablaba.

¡Bien, es hora de seleccionar a los elegidos! —anunció con sincera felicidad al tiempo que se acercaba más al borde de la tarima—. Veamos... —dijo alzando la mano y paseándola por toda la extensión del terreno que ocupaba la gente reunida, haciendo lo mismo con la vista. Ya tenía seleccionados a sus candidatos, pero debía disimular un poco. Entonces sus ojos anaranjados se posaron pobre aquellos dos jovenes que había visto antes—. Los dos jovenes de allá. El chico de gafas, allí, y su joven acompañante —de pronto los reflectores se encendieron posándose la potente luz sobre ellos, aquellos dos jovenes que estaban próximos a Napper: la muchacha de cabello rosa y el chico con aspecto igual de llamativo que llevaba vestimentas que combinaban el estilo de los metaleros con el pop, a quien la chica tomaba de la mano—. Ustedes son los elegidos, ¡felicidades! Estoy realmente emocionada, ya quiero conocerlos.

Las luces volvían a encenderse repentinamente, iluminando todo con diferentes colores, algunos que parpadeaban y otros que se movían de aquí para allá y con ello volvieron a escucharse aplausos por un prolongado instante dedicado a los afortunados jovenes.

Ahora mi compañero los guiará y yo estaré con ustedes en un momento. —indicó, haciéndole una seña con la mirada a Napper para después volver su atención al resto del público. Y terminó el concierto con sinceros agradecimientos y anunciando sus futuras presentaciones.
avatar
Rin
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Libra

Mensajes : 54

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Yuya el Vie Feb 10, 2017 8:03 pm

Yuya disfrutó del concierto hasta el final, aunque en su cabeza tenía algo que no lo dejaba en paz, quizá no era nada: esa chica Rin tenía un gran parecido con Yuzu, al menos desde la perspectiva del paladín. Eso sólo sirvió para recordarle que Yuzu estaba perdida y que debía encontrarla. Caminó entre los espectadores, buscando a la chica de cabello rosa. Se confundió cinco veces consecutivas, colocando su mano sobre los hombros de chicas de cabello rosado que de espaldas se parecían a Yuzu.-Fue divertido al principio, pero ahora me resulta cansado- estaba desalentado, caminando con sus gafas puestas sin prestar atención al mundo que lo rodeaba. Se sorprendió cuando un desconocido lo tomó del brazo como si nada, pero el sustó se le pasó rápido cuando vio que lo habían reunido con Yuzu.-¡Yuzu!- exclamó feliz, lanzándose sobre la chica para darle un abrazo.

-Gracias por encontrarla- le dijo el hombre del cabello verde, quien resultaba ser la misma persona que compartió el escenario con la cantante que en esos momentos estaba haciendo un anuncio que causó una ola de expectación entre la audiencia. Yuya también parecía estar emocionado, pensando en que sería divertido ser uno de esos suertudos que podrían pasar un rato con la idolo de masas.

Notaba a Yuzu un poco nerviosa por la forma en la que ésta lo tomaba del brazo.-Pero no podemos irnos aún Yuzu, están eligiendo a los fans que conocerán a la banda- dijo el chico de cabello bicolor, tomando la mano de Yuzu para tranquilizarla. Yuya acercó su rostro al de Venus. Cualquiera que hubiese visto la escena habría pensado que sólo eran dos enamorados a punto de darse un beso. -Nada malo te sucederá si te quedas conmigo, sólo tienes que relajarte. Te protegeré de lo que sea- susurró estando a pocos centimetros del rostro de Yuzu, dándole un mensaje que podría escuchar perfectamente por encima del ruido post-concierto, usando una voz sedante y cautivadora.

Se separó de ella cuando las luces de los reflectores se posaron sobre ambos. -¡Ganamos!- levantó su mano y la de Yuzu en el aire, celebrando por haber sido escogidos. Rin les había indicado que el tipo con el mohawk sería su guía, por lo que Yuya giró su volteó para verlo sin soltar la mano de Yuzu.-Yuzu, ¿no es una gran coincidencia? Nuestro nuevo amigo también irá al hotel con nosotros. Te vi cuando llegué, tu colaboración con esa chica Rin me pareció espectacular. Me llamo Yuya, y esta señorita encantadora de aquí es mi novia, su nombre es Yuzu- dijo el chico sonriendo y rodeando a Yuzu con el brazo, como queriendo asegurarse de que no se le escapara de nuevo.
avatar
Yuya
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Saturno

Mensajes : 84

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Metal Napper el Vie Feb 10, 2017 8:57 pm

-No hay de qué bro. Los hermanos deben ayudarse unos a otros. Soy Metal Napper, pueden llamarme Napper o solo Nappy, lo que sea que les sirva.- dijo Cesar ante el agradecimiento del chico con cabello bicolor ajustándose los oscuros que con las luces parpadeantes de la lotería, brillaron intensamente. Eso, de manera apropiada, sirvió como pantalla para que viera de reojo a Rin, quien sonrió en su dirección para confirmar lo que haría a continuación: elegir a aquel dúo como loa ganadores del premio. Lo que si no se esperó fue que lo tomara como un guía hacia la suite. -Uohoh. Pues, que decir bro. Nunca he estado en una habitación privada de estrella pop.- les dijo a Yuzu y Yuya, colocando ambas manos sobre su cintura. -Nuestro presupuesto es muy ajustado, así que nunca podemos permitirnos una de esas. Ya lo ven: ¡esta será la primera vez de los tres!- rio, su pecho inflando y desinflándose.

...

Tal como anunciara Rin, Cesar dirigió a ambos al hotel. El vestíbulo era enorme, de mármol blanco con columnas revestidas de tuberías y decoraciones doradas. Lámparas colgantes como arañas invertidas con focos amarillentos creaban una ilusión de calor visual, aunque con el aire acondicionado a toda potencia, el efecto se disipaba en un oxímoron curioso. De hecho, notó el americano, estaba tan frío que sus pezones punzaban su camiseta negra. Los europeos eran raros, fue lo que pensó cuando se montaron en el ascensor.

Tin tin tin. Las puertas se abrieron en el veinteavo piso. Cesar caminó sobre la alfombra roja, mullida y perezosa, arribando a una de dos puertas en toda esa ala de la construcción. -Bien chicos, veamos como vive la gente exitosa.- comentó sacando la tarjeta de acceso, pasándola por el seguro digital. Con un ¡blip! y un cambio de luz roja a verde, la puerta se abrió, mostrando del otro lado algo que hizo que Napper pensara lo mucho que habría ganado de irse por lo mainstream: amplitud, exquisitez, verdes pensó, frotándose la barbilla. Esa era solo la sala común de la suite de lujo, desde donde se veían cuatro puertas más, dos de cada lado y desde las cuales se iban a las habitaciones y al baño que suponía, debían ser incluso más despampanantes que solo esa previa; en la sala había un pantalla plana en la pared del fondo, en medio de un ventanal que daba una vista de la linea horizonte citadina - además de un minibar donde veía marcas que por lata, le dilapidarían el presupuesto de la renta mensual. La alfombra que pisaba, de hecho, ni siquiera se sentía fría, pues estaba seguro que a través de las suelas de sus botas actuaba la calefacción. Eso ni hablar de la decoración, aunque lo bloqueó - no quería deprimirse más.

-Pues, eso es lo que hay. Sientense, sientense. Son los invitados.- rio Cesar, yendo al minibar, tomando uno de los asientos altos. Levantándolo lo colocó a un lado del sofá frente a la mesa, mirando el reloj de su móvil. -Uoh. Aquí viene chicos. Tres...dos...uno ¡yaz!-. Al terminar la cuenta, el pantalla plana se encendió solo, empezando la reproducción de una canción de Rin. Cuando comenzara la letra, badum, la misma cantante saldría por la puerta. No podía negarlo: su bff sabia hacer un show. Por eso gana diez veces más que tú se dijo a si mismo, aplaudiendo cuando las puertas se abrieron de par en par.
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 68

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Ru-ru-ruuuuuunaways

Mensaje por Yuzu el Sáb Feb 11, 2017 11:45 pm

Su rostro se puso sonrosado ante la aproximación del Paladín de Saturno, en lo que muchos podían haber confundido con un beso. Sus palabras la habían tranquilizado bastante, pero aún no soltaba la mano de su novio.
 
-Nada malo te sucederá si te quedas conmigo, sólo tienes que relajarte. Te protegeré de lo que sea- Sí. ¡Por Abel y su historia no contada! La pelirosa sentía que lo que estaba viviendo junto a Yuya tenía que ser solo un buen sueño del cual tendría que despertar tarde o temprano.

Pero por ahora disfrutaría de ese buen sueño.

Seguía repitiendo mentalmente la escena hasta que el movimiento repentino de su novio al alzar las manos de ambos y su exclamación de felicidad sobre ganar  -¿Qué ganamos, Yuya? –Algo aturdida por ser sacada de sus pensamientos repentinamente y las intensas luces dándoles de lleno a ambos.  Por las indicaciones del peliverde y del hombre del Mowhak tendrían que movilizarse de ahí para encontrarse con la cantante de la tarima…

-¿Cuántas personas pueden compartir la cara de una persona?- Se preguntó mientras iba siguiéndoles.

 
...
 
Habían entrado al hotel, de decoración ostentosa con un buen sistema de aire acondicionado. Tan bueno que se aproximó más a su peliverde/rojo novio para buscar alguna forma de resguardarse del frío, su traje blanco, rosa y negro no le ayudaba mucho tampoco. Los cuadros y demás cosas de lujo que le rodeaban no le causaban mayor impresión, era como estar en la zona moderna de la luna. Lo que sí tenía que reconocerles a las Satélites y demás cazadoras de Artemisa, era su sobriedad y buen gusto.

No que esa suite del hotel no lo tuviese, solo que ya no le parecía tan novedoso, como lo era un concierto.
O sencillamente ya estaba acostumbrada a las cosas de buena calidad y elegancia.  
Tomó asiento en una de las esquinas del sofá donde no estaba pegando directamente el aire acondicionado. El clima de Grecia durante gran parte de su vida la había malacostumbrado a no adaptarse muy bien a las temperaturas bajas.

Empezó a cantar en voz baja la canción que se reproducía en el televisor, era la misma que estaba en el concierto. Se aprendía las canciones con facilidad, era música y eso siempre se le daba bien. Aunque su timbre era distinto al de Rin, quizá se debía a que siempre entrenaron su voz para piezas más “clásicas” para simular el canto de Athena.

Estaba nerviosa, aunque algunos podrían suponer por ser el hecho de conocer a una estrella. Pero su nerviosismo venía de ese mal presentimiento que venía arrastrando desde que entró al concierto... Yuya  estaba con ella y prometió protegerla, tenía que confiar en su palabra.

Y en medir cómo cantaba para bajar su nerviosismo o su habilidad podría salir inesperadamente como en otras ocasiones.

La puerta que señaló Metal se abrió, para dar paso a la chica con la que compartía cara y quizá habilidad musical con respecto al canto.
avatar
Yuzu
Paladin
Paladin

Armadura :

Paladin de Venus

Mensajes : 132

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.