Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Dark Paradise - Persefone vs Mavros & Sean
Ayer a las 2:16 pm por Kaito Sakaki

» Rest it not, Palladion
Dom Jul 23, 2017 10:05 pm por Metal Napper

» Razones para vivir [Yusei]
Sáb Jul 22, 2017 8:40 pm por Atem

» Censo [Julio]
Sáb Jul 22, 2017 2:41 am por Rin

» El Laberinto de los Dioses
Vie Jul 21, 2017 6:35 pm por Tsukiya

» 14.- La ciudad subterránea del hombre [Raziel-King]
Vie Jul 21, 2017 11:48 am por King

» White Night [Toki]
Vie Jul 21, 2017 10:13 am por Toki

» Blood Moon: Gantlos vs Bakura & Yuzu
Jue Jul 20, 2017 9:47 pm por Narrador

» Fairy Tail Rol [Actualización botones]
Miér Jul 19, 2017 10:14 pm por Invitado

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png Bálderook University School Deluxe NEW

Reality Check

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Reality Check

Mensaje por Metal Napper el Miér Feb 22, 2017 7:00 pm

El tour europeo estaba a punto de llegar a su fin. La penúltima parada era Finlandia, en la costa septentrional interna. Tras arribar a un club de playa aparcaron el tráiler y se encontraron con el dueño, quien los recibió con gusto - al final, él necesitaba el show para promocionar su negocio y ellos para expandir su alcance mediático.

La verdad, Cesar empezaba a resentir el cansancio. La mañana era despertarse, desayunar rápido, ensayar solo, ensayar en grupo, luego llegaba la tarde y almorzaba (rápido igual) para seguir con más práctica y dependiendo de si estaban en el camino, aún más o bien, el ensayo de preparación si era que ya estaban en destino. Habían sido unos meses agitados, demasiado, suficiente como para gastar sus mejores camisetas.

Luego estaba la noche.

Raras las veces en que cenaba decentemente. A veces ni lo hacia, pues estaba a medio show. Lo que sí no cambiaba fuera en camino o en noche de actuación, era su deber de responder todo lo pendiente en redes sociales: fotos y comentarios, así como añadir fechas, vídeos y seguir a los fans que ocasionalmente ganaban en nuevos conciertos. Esa era otra más - hablar con los fans, conocerlos, selfies si los pedían. Lo amaba, lo amaba en verdad. Pero estaba cansado en demasía.

Esa tarde se acomodaron en el hotel sobre el bar-restaurant en que tocarían, Cesar agradecido por tener una pieza con balcón. Oía la melodía de las olas chocando con la playa pedregosa y por un momento, se quedó quieto, apoyado en el barandal. Luego recordó que tenía trabajo y se estiró, yendo a cambiarse la camiseta.

Comió panquecas para luego ensayar con el grupo. Afinaron los instrumentos, aseguraron los equipos y en eso se les fue la tarde. Cuando ya atardecía vieron llegar a los asistentes al concierto - llenando todas las mesas, una de las raras veces en que tuvieron casa completa (descartando claro, el acto de apertura que le habían hecho a Rin; esa era harina de otro costal).

Cesar sintió vibrar su estómago con un deje de nervios, así que se palmeó. Yendo a la barra habló con el bartender, pidiendo un bourbon. Tomando el vaso de cristal lo tomó a fondo blanco, librándose en parte del estrés. Sacudiendo la cabeza fue donde la banda y juntos dieron su grito de guerra tras bambalinas, subiendo al podio poco después.

Así vino el show, y así se fue.

Fueron unas buenas horas y al terminar, Cesar estaba sudando, con sendas manchas en la camiseta. Igual se inclinó y agradeció junto a sus compañeros, recibiendo una buena ovación de los presentes.

Y de nuevo, comenzaba la ronda de saludos, fotos y conversación casual. De nuevo el grupo fue de persona a persona, saludando a los que los siguieron el tour (todavía estaba el tipo de chaqueta de cuero y pelo largo con sus amigos grunge) así como a los locales, quienes reían y canturreaban las letras recién interpretadas - además de unas cuantas canciones que no eran suyas. Daba igual, pues al final, estaban todos de un excelente humor. Fue allí que Cesar la vio.

-Heeeeey ¿qué onda?- le preguntó a la chica que estaba relegada a la barra. Lindos pantalones, linda camisa. Lindas piernas. -Primera vez que te veo, supongo que eres de por acá. Gracias por ver nuestro show.- dijo con una sonrisa, ajustándose los lentes oscuros. En ese momento se apoyaba con el codo izquierdo en la barra, una pierna haciendo un 4 con la otra - clásica pose 'cool'. -Ha, pero que maleducado de mi. A ver, de nuevo: hola, soy Metal Napper. Es un gusto conocerla señorita...--- se presentó, ofreciendo la mano derecha a modo de saludo, la del brazo con tatuaje de serpiente.

De repente le picó el ansia por tomar otro vaso de bourbon.
avatar
Metal Napper
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Santo de Plata de Ophiuco

Mensajes : 32

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.