Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Censo [Julio]
Hoy a las 6:30 pm por Mavros

» Dark Paradise - Persefone vs Mavros & Sean
Hoy a las 5:20 pm por Narrador

» Rest it not, Palladion
Dom Jul 23, 2017 10:05 pm por Metal Napper

» Razones para vivir [Yusei]
Sáb Jul 22, 2017 8:40 pm por Atem

» El Laberinto de los Dioses
Vie Jul 21, 2017 6:35 pm por Tsukiya

» 14.- La ciudad subterránea del hombre [Raziel-King]
Vie Jul 21, 2017 11:48 am por King

» White Night [Toki]
Vie Jul 21, 2017 10:13 am por Toki

» Blood Moon: Gantlos vs Bakura & Yuzu
Jue Jul 20, 2017 9:47 pm por Narrador

» Fairy Tail Rol [Actualización botones]
Miér Jul 19, 2017 10:14 pm por Invitado

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png Bálderook University School Deluxe NEW

El Laberinto de los Dioses

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Tsukiya el Mar Feb 28, 2017 9:39 pm

El castaño despertó en medio de un lugar desconocido. No había sol, ni luna, tampoco estrellas, sólo oscuridad y un camino de roca que se extendía hacia el frente. Tsukiya intentó ver lo que había debajo de ese camino estrecho, encontrándose con la nada. No podía sentir el viento soplar, tampoco escuchaba saltamones o algo parecido. Era una calma inquietante, lo hacía pensar que había muerto. Lo último que recordaba era haber sido atacado por el Patriarca. No, aquel sujeto no era el Patriarca. El viejo podía ser un tipo amargado, pero era como un abuelo cascarrabias, no un loco que atacaba a los santos bajo sus órdenes.

Caminó a través del camino de roca, el cual era inestable y temblaba, como un puente colgante. El chico reunió valor, deseando tener alas como los pegasos de la mitologia. Estuvo así un rato, con la vista fija en sus pies al no poder ver más adelante, caminando despacio. No sabía a qué estaba conectado ese camino, pero no se confiaba para nada. No podía saber si el final de ese sendero llevaba a algun lugar o si solamente conducía hacia una caída libre directo al infierno. Tenía que dejar de imaginarse cosas. Quizá sólo se había caído de la montaña y había terminado en uno de esos lugares secretos del Santuario, como los caminos escondidos en Piscis.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Tsukiya el Lun Mar 20, 2017 4:42 pm

Caminó durante lo que le parecieron días a través de ese camino estrecho. Para alguien como Tsukiya, había sido toda una proeza el ser paciente al no tener nada qué le indicará el paso del tiempo. No había algo tan básico como el sol para saber la hora del día. Lo más raro era que no tenía sueño ni hambre, se encontraba en las mismas condiciones que cuando entró en ese lugar extraño. Seguía avanzando con la esperanza de encontrar una salida, pero ésta comenzaba a desvanecerse y era reemplazada por la desesperación. Se detuvo y se arrodilló en la orilla del camino, preguntándose si habría una salida fuera del sendero de roca. No podía percibir la profundidad, pero había llegado a la conclusión de que no iba a llegar a ninguna parte si continuaba sobre ese camino interminable. Reunió valor y se dejó caer al vacío con los ojos cerrados.

Despertó sobre una superficie de roca. Tenía un hilo de sangre escurriendo de su frente. Se levantó con dificultad y se talló los ojos, viendo lo que había a su alrededor. Era un pasillo largo que se extendía hasta donde alcanzaba la vista. La atmósfera del lugar era ligeramente diferente a la del camino de roca: había un poco de luz que provenía de unas flores brillantes de color dorado que crecían en el suelo del pasillo. No tenía más opción que continuar caminando hasta encontrar la salida. Era seguro que nadie iba ir a rescatarlo. La idea de encontrarse a su suerte lo hacía sentir más desesperado y ansioso, pero no iba a dejar que eso se interpusiera en su misión de encontrar una forma de escapar de ese sitio extraño.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Atem el Miér Abr 26, 2017 1:20 pm

Con la verdad en sus manos y siendo, aparentemente, el único que podía hacer algo para erradicar el mal que se alojaba en las filas de Athena, Atem decidió investigar por su cuenta. Necesitaba aliados, pero después de todo lo sucedido sentía que no podía confiar ni en el propio regente del Santuario, por lo mismo decidió subir al templo donde residía para buscar pistas. Sin embargo no esperaba que, al llegar a su destino, terminara cayendo en una trampa aun cuando el Patriarca no estaba presente.

Debía haberlo sospechado, se dijo; el Sumo Sacerdote no podía simplemente ausentarse sin haber establecido una defensa adecuada en el templo. Y aunque Atem dudaba de sus intenciones, no lo había visto venir y ahora se encontraba en un sitio oscuro y desolado que no se parecía en nada a la recámara del Patriarca donde había estado antes.

Decidió avanzar para investigar un poco más el sitio en que se encontraba. Frente a él se extendía un amplio sendero sombrío que parecía no tener fin. Pasillos, escaleras, diferentes caminos, pero a sus ojos todo lucía idéntico y parecía que estaba caminando en círculos. ¿Estaría solo? Era lo que se preguntaba, pero pronto sus pensamientos serían interrumpidos por el sonido de pasos ajenos.

Eso respondía a su pregunta.

Quizás si averiguaba quién era esa otra persona que se encontraba en el laberinto podría aclarar algunas de sus dudas. Entonces sin dudarlo siguió avanzando por el pasillo sin fin hasta que, al tomar un desvío por otro camino que se abría a su derecha, pudo divisar una silueta que caminaba a la distancia.

Oye, aguarda —exclamó buscando llamar la atención de aquel mientras apresuraba el paso, avanzando en dirección a su encuentro.
avatar
Atem
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Libra

Mensajes : 178

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Tsukiya el Jue Abr 27, 2017 10:26 pm

El camino no cambiaba en lo más mínimo mientras avanzaba. Extrañaba esas flores de luz que dejó atrás. Había arrancado una del suelo para usarla como linterna, aunque no servía de mucho. Lo único que podía ver en medio de esa oscuridad eran sus manos sosteniendo la única fuente de luz. En ese momento pensó que eso podía ser peligroso: él no podía ver absolutamente nada, pero cualquiera que se escondiera en la oscuridad podría tomarlo desprevenido y atacarlo por la espalda al estar brillando como un letrero luminoso.

-Estúpido...- se dio una palmada en el rostro antes de apresurar el paso, sintiendo que alguien lo estaba siguiente. Su corazón se detuvo cuando escuchó la voz de un hombre. Respiró profundamente y se tranquilizó.-¿Quién eres tú?- preguntó temeroso, levantando los puños a la espera de confrontación. ¿Quién podría ser? Aunque escuchar la voz de otro ser humano lo reconfortaba. Esperaba no haber enloquecido y escuchar voces.

Extendió su brazo hacia el frente, utilizando el resplandor de la flor para distinguir los rasgos del hombre que se encontraba solo a unos pasos de distancia. Su cara le recordaba un poco a un chico de su pasado. Sí, uno de esos hombres que no lo había vuelto a llamar de nuevo. Como si no fuera suficiente estar atrapado en un sitio horrible recordar eso lo hizo sentir más miserable.

-Qué alivio, pensé que serías un monstruo o un fantasma. Ya no sé qué esperar del Santuario- se acercó más al chico, colocando la flor muy cerca de su rostro. No lucía amenazador, incluso podía decir que era guapo, aunque no era su tipo.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Atem el Mar Mayo 02, 2017 9:32 pm

Atem se detuvo cuando el joven finalmente volteó hacia él. Jamás lo había visto antes, pero no lucía para nada amenazante. Aunque por la postura que había tomado se notaba que era un guerrero. El chico lo recibió con una actitud de alerta, lo cual no le extrañó para nada; él tampoco habría confiado en alguien que se aparecía de repente en medio de la siniestra oscuridad de ese laberinto.

Tranquilo, no tengo intención de pelear contigo. No tengo razones para ello —dijo con calma, no quería más problemas de los que ya tenía. Entrecerró los párpados un poco cuando el chico acercó la brillante flor a su rostro y continuó—. Mi nombre es Atem. Soy el guardián de la Balanza Celestial, el actual Santo de Libra —se identificó. Aquel había mencionado el Santuario por lo que creyó que tendría algo que ver con eso. Y si por el contrario se trataba de un enemigo era conveniente saberlo de antemano para evitar futuros problemas. Aunque lucía más como un niño perdido que como un enemigo, pero de cualquier modo no podía confiarse. Entonces decidió confirmarlo—. ¿Y tú quien eres...? Nunca te he visto antes. ¿Eres también un Santo de Athena? —se aventuró a preguntar, no perdía nada con eso.

Si era así, la verdad no le sorprendería. De hecho, después de haber caído en esa trampa, podía decir que estaba de acuerdo con la última frase del chico. Entonces se preguntó el motivo por el cuál el joven estaba ahí. ¿También habría caído en una trampa? ¿Y cuánto tiempo llevaba vagando solitario en aquel laberinto? ¿Acaso el Patriarca tendría algo que ver con eso? Primero debía asegurarse de que podía confiar en él.  

¿Cómo fue que llegaste a este sitio? —acabó preguntándole con curiosidad, su respuesta podría ayudarle a resolver algunas de sus dudas.
avatar
Atem
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Libra

Mensajes : 178

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Tsukiya el Lun Mayo 29, 2017 6:13 pm

-Fue el Patriarca el que me encerró aquí. Bueno, no el Patriarca, un sujeto con una voz extraña, como la de un niño- le confesó al hombre que se presentaba como el caballero de Libra. Tsukiya frunció el seño, mirando al caballero dorado con cara de pocos amigos.

-Oh, ¿qué hace un grandioso Santo de Oro metido en esta cloaca oscura? ¿Viniste a salvar al pobrecito Santo de Bronce? ¡Pues no necesito de tu ayuda amigo! Sé cuidarme sólo y sé lo que estoy haciendo- dijo movido por el rencor que les tenía a los Santos dorados de Acuario y Piscis, recordando con más desprecio al primero ya que había sido uno de esos hombres con los que tuvo intimidad y que lo abandonó a la mañana siguiente.

-No soy uno de esos Bronce Saint debiluchos. Soy Tsukiya de Pegaso- dijo, bastante orgulloso de sí mismo, inflando el pecho. No se iba a dejar hacer menos por una de las superestrellas del Santuario. Estaba cansado de dejarse mandonear por ellos. Se colocó en posición, llevando su puño derecho a la altura de su abdomen mientras elevaba su mano y concentraba su cosmos para realizar un ataque. Fue entonces cuando su cuerpo se tambaleó y cayó al sueño. Era algo realmente humillante. No sabía cómo volver a mostrar su cara después de haber caído de esa manera. Permaneció en el suelo, llorando en silencio mientras su cuerpo temblaba. Estaba cansado de ser tomado como un caballero de bronce débil y había hecho el ridículo ante uno de los héroes del Santuario. Llevaba tanto tiempo caminando en círculos que ya no tenía energía para pelear.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Atem el Dom Jun 04, 2017 8:42 pm

Así que Tsukiya de Pegaso. La respuesta del chico sí que logró aclarar un poco más sus dudas y confirmó que, definitivamente, tal y como hubiera mencionado el dríade antes, había una fuerza maligna en el Santuario. Pero la situación al parecer, era más grave de lo que imaginó.

Entonces, el Patriarca también... —dijo para sí cuando el chico mencionó la forma en que había llegado hasta ese laberinto.

Sin embargo este no lucía muy contento de encontrarse con un santo de oro. Atem asumió que el joven ya había conocido a otros de sus compañeros dorados y que no se había llevado una buena impresión de ellos. A decir verdad, no le extrañaba, era sabido que algunos gustaban de presumir de su rango frente a los jovenes de bronce.

El chico se preparó para atacar, pero cayó al suelo producto del cansancio.

Veo que no aprecias mucho a los Santos de oro. ¿Te han dado problemas? —preguntó sin mostrarse muy impresionado—. No te preocupes, yo no dudo que seas fuerte, de lo contrario no habrías ganado el derecho de portar un manto sagrado. Pero créeme, a veces hasta los guerreros más fuertes necesitan ayuda.

Atem no acostumbraba juzgar a los guerreros por su rango. Si bien sabía que los Bronces eran el rango más bajo de los Santos de Athena, eso no significaba que debía dejar de tomarlos en serio.

Sin embargo no vine aquí precisamente para salvar a un Santo de bronce. Llegué a este sitio sin buscarlo, pero sentí tu presencia y quise saber de quién se trataba. Ahora lo sé: es uno de mis compañeros. Y yo no soy la clase de persona que deja a sus compañeros atrás cuando están en problemas —se tomó una pequeña pausa y caminó a paso lento hacia el chico, que yacía en el suelo, temblando y con el rostro bajo. No le permitía ver del todo su expresión, pero era claro que no se encontraba bien—. Quieras admitirlo o no, no te ves muy bien. Puedo darte una mano si me lo permites, Tsukiya. En este momento no hay muchas personas en las que se pueda confiar en el Santuario, tú mismo lo has comprobado. Pero tú y yo estamos en la misma situación; también deseo salir de aquí, también busco respuestas a todo esto —tras decir aquello extendió una mano, ofreciendole ayuda al chico. Aceptarlo o no, era decisión de Tsukiya—. Puedes confiar en mí.
avatar
Atem
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Libra

Mensajes : 178

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Tsukiya el Mar Jun 13, 2017 10:22 pm

Pensaba en sus opciones, pero lo cierto era que necesitaba de la ayuda del chico dorado, por más que detestara a los caballeros dorados.-Está bien, lo acepto- dijo de mala gana, tomando la mano del hombre de piel bronceada.

-Pero no tengo idea de cómo vamos a salir de aquí. He estado caminando en círculos por horas, o días. Cuando estás aquí pierdes la noción del tiempo- Tsukiya apoyó la cabeza en el hombro de Atem, no porque quisiera sino porque su cuerpo apenas podía mantenerse de pie.

-No confundas esto, no me quedan muchas fuerzas y apenas puedo mover mis músculos- lo único que deseaba en esos momentos era desaparecer. Un caballero dorado lo había encontrado en la peor de las situaciones posibles. Tsukiya ni siquiera podía dejar de temblar.

-Deberías continuar sin mí. Sólo seré un estorbo. Si encuentras la salida puedes enviar ayuda después o algo así- conocía el modo de pensar de los santos de rango superior:nadie era indispensable, todos podían ser reemplazados, y él no era una excepción.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Atem el Vie Jun 30, 2017 9:30 am

Aunque no muy convencido, Pegaso aceptó su ayuda. Era un chico orgulloso, pero Atem dudaba que pudiera hacer mucho en su actual condición; de hecho, ni siquiera lograba mantenerse en pie por su cuenta.

Pero no dijo nada al respecto, tan solo lo sujetó para que no volviera a caer.

Quizás no sea fácil encontrar una salida, pero tampoco es imposible. —dijo el Santo de Libra en tono reflexivo. Si había un modo de llegar a ese sitio, tenía que haber una salida.

Atem permaneció un momento pensando en las opciones. Él era capaz de desplazarse a través de las dimensiones, aquel habría sido un sencillo método para escapar de no haber sido porque la energía que llenaba el laberinto era tan poderosa que le impedía salir de allí, como si se tratase de una barrera o algo de eso.

Eso era un problema. Sin embargo, explorando las posibilidades, Atem creía haber encontrado una pequeña oportunidad de lograrlo.

Eso no es necesario, ambos saldremos de aquí —respondió al último comentario del chico. Por el momento no había enemigos ni nada que complicara el asunto, por lo cual sacar a Pegaso de allí no le costaría demasiado. Entonces continuó:—. He estado vagando algún tiempo por este sitio en busca de respuestas y creo haber encontrado una posible salida. Sea lo que sea que mantiene este lugar cerrado, se ha debilitado. Aprovecharemos eso a nuestro favor. Pero será mejor que nos apresuremos.

No estaba cien por ciento seguro de que fuese a funcionar, pero nada perdía intentándolo. Alzando una mano frente a él, Atem abrió un portal dorado.

Andando, salgamos de aquí. —le indicó al chico. Utilizar su habilidad con las condiciones desfavorables del territorio era agotador y difícil, por lo que, procurando apresurarse lo máximo posible, sujetó el brazo del Santo de Bronce y le ayudó a cruzar el portal, encontrando finalmente la salida del laberinto.
avatar
Atem
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Libra

Mensajes : 178

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: El Laberinto de los Dioses

Mensaje por Tsukiya el Vie Jul 21, 2017 6:35 pm

Se sorprendió al ver que el Santo Dorado de Libra había conseguido abrir una puerta para salir del laberinto. El poder de los caballeros de oro era impresionante en verdad. Tsukiya intentó no verse impresionado por eso, pero simplemente no era capaz de dejar de mirar con asombro.

Sujetó a Atem con fuerza, tememoroso de lo que fuera a suceder a continuación. ¿Qué tal si el portal se cerraba a medio camino y terminaban perdidos en una dimensión rara? Tenía que dejar de ver peliculas de ciencia ficción, comenzaba a volverse paranoico.

Una vez que estuvieron fuera lo primero que hizo Tsukiya fue separarse de Atem para que éste no notara que aún estaba temblando. Le dio la espalda por unos segundos, tomando su tiempo para respirar el aire fresco que soplaba en la cima de la montaña de los doce templos. Ambos aparecieron en la habitación del Patriarca.

Pegaso ya no se sentía tan débil, pensando que el agotamiento era uno de los efectos secundarios del misterioso laberinto.

Tsukiya se cruzó de brazos, un poco rojo de la cara por lo que había sucedido dentro del laberinto. Quería disculparse por las cosas que había dicho acerca de los Santos dorados antes. -Te debo una disculpa, lo lamento- dijo, rascándose la mejilla con el dedo índice. -Conocí a un sujeto llamado Yusei de Piscis en ciudad Kaus que trataba a los Santos de Bronce como si fueran unos inútiles que no eran capaces de defenderse por su cuenta. Nos pedía que nos refugiaramos en zonas seguras mientras él se encargaba de los tipos malos que aparecían en la ciudad. Después de eso un hombre que utilizaba la armadura de Acuario me trató como si yo fuese un estorbo- recordar al Santo de Acuario era lo que más le doliá, ya que a diferencia del Santo de Piscis él no había jugado con sus sentimientos.

-No tiene importancia. Estoy agradecido contigo- dijo con una sonrisa en el rostro. Tsukiya era un chico muy simple y fácil de leer. Sólo tuvo que presenciar una buena acción realizada por un santo dorado para tenerle confianza.
avatar
Tsukiya
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Pegaso

Mensajes : 89

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.