Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Arlentia Legend - Cambio de botón
Hoy a las 8:25 am por Invitado

» Misión: Sombras de Acero y Terror [Anheru]
Hoy a las 2:59 am por Anheru

» Comienza el entrenamiento, Lira vs Fénix [Belcebug]
Ayer a las 8:05 pm por Narrador

» Petición de Personaje
Ayer a las 7:18 pm por Stan

» Reveal from the gods
Ayer a las 5:23 pm por Yuya

» Misión 1 - Escapa de la Fortaleza [Stelios 2]
Mar Sep 19, 2017 3:26 pm por Cosmos

» Misión 1 - Escapa de la Fortaleza [Belcebug]
Mar Sep 19, 2017 11:47 am por Belcebug

» Razones para vivir [Yusei]
Mar Sep 19, 2017 2:21 am por Atem

» Colmillo Blanco || Rol RPG Lobuno
Lun Sep 18, 2017 8:40 pm por Invitado

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png Bálderook University School Deluxe NEW

Fase Tres - Las Flores del Mal - Ninguna luz al final del camino.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Fase Tres - Las Flores del Mal - Ninguna luz al final del camino.

Mensaje por Rangvald el Dom Mar 05, 2017 1:21 pm


Oscuridad. La penumbra eterna era su nueva realidad y solo le restaba acostumbrarse a ella. Los prados nevados de su tierra natal, los majestuosos bosques bañados en escarcha, los rostros de aquellos aliados que han combatido a su lado o al menos mostrado algo de su apoyo. Todas aquellas visiones no eran más que solo un recuerdo que a lo mucho le servía a Rangvald para asociar sensaciones o sonidos.

Tras haber sido rescatado por su noble y desvestido compañero (Esto último a desconocimiento del guerrero de Phecda), Rangvald fue atendido de urgencia para evitar que las heridas causadas por las técnicas de Rintaro de Escorpion terminaran de destruir internamente sus órganos. Si bien los procedimientos fueron efectivos, por obvias razones su vista no había podido ser devuelta.

Donde normalmente este sería el final del camino para muchos otros, para un Dios guerrero la carencia de uno de sus sentidos no era suficiente para que pudiera abandonar la misión de luchar fielmente por la voluntad del padre de los Aesirs, por lo que de vez en cuando decide deambular por los alrededores del palacio completamente solo, forzándose a sí mismo a memorizar con solo el marcar de sus pasos, nuevamente el terreno, preocupando a varios si algún día simplemente desaparecerá sin volver, mas hasta ahora eso no ha pasado.

Pese a todo, el hombre que ahora camina por el sendero de las tinieblas, no deja de tener dudas respecto a aquel combate en el santuario. ¿Se logró verdaderamente algo? ¿Pudieron detener la devastación del mundo o solo lograron adelantarla? Desde que su armadura no le prestó asistencia en aquel último combate, el cegado Dios guerrero ha dejado de vestirse con ella, pese a que desde entonces no ha mostrado ningún indicio de comportamiento extraño como aquella ocasión. Pero poco importaba ya de todas formas. Una vez más había fallado tanto en su misión como en tener una muerte digna de un guerrero. Y dada su forma de pensar, no dejaría el campo de batalla hasta que encontrara una de las 2. Le pese a quien le pese...

avatar
Rangvald
God Warrior
God Warrior

Armadura :
God Robe de Phecda

Mensajes : 139

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.