Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Razones para vivir [Yusei]
Hoy a las 4:00 pm por Yusei

» Segundo Círculo: Almas Atrapadas [Yuzu y Serena]
Ayer a las 9:06 pm por Narrador

» Museo de Kaus: Sombras del pasado [Bakura y Viktor]
Ayer a las 3:14 am por Narrador

» Primer Círculo: Calles Ensombrecidas [Yumoto y Stelios]
Miér Jun 21, 2017 10:07 pm por Narrador

» Entregas especiales desde Valhalla [Priv. Frey] Posible +18 (???)
Miér Jun 21, 2017 5:07 pm por Loki

» Underworld Baby [Bakura]
Mar Jun 20, 2017 11:58 pm por Bakura

» Censo [Junio]
Mar Jun 20, 2017 9:39 pm por Mavros

» Ausencia for me D:
Dom Jun 18, 2017 9:36 pm por Sean Austerlitz

» Sobre el demonio del evento del mes 06/15 al salir en el dado 3 [Duda]
Jue Jun 15, 2017 6:03 pm por Yusei

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png Bálderook University School Deluxe NEW

Renacimiento [Sean Austerlitz]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Renacimiento [Sean Austerlitz]

Mensaje por Raziel el Sáb Mar 25, 2017 4:13 pm

Me encontraba incómodo, algo me faltaba, incluso podía decir que eso que me hacía sentir extraño tenía que ver con mi propio cuerpo; no sentía el colchón de mi cómoda cama, tampoco la suave almohada bajo mi cabeza ni el mullido peluche que me acompañaba en mis sueños, pero lo más que perturbaba mi sueño es que no percibía el aroma de los dulces que tenía escondidos. No podía más, por mucho que me esforzaba en seguir durmiendo, esa incomodidad pudo conmigo y me obligó a abrir los ojos. Al principio con la vista medio borrosa no distinguía nada de lo que me rodeaba, intenté estirar el brazo para tomar uno de mis peluches y abrazarlo pero no había nada, luego cuando mi vista se aclaró abrí los ojos de par en par y sobresaltado me incorporé y miré a mi alrededor todo lo que había en el lugar, desde luego ésta no era la Casa de Virgo y por supuesto no era el Santuario, me encontraba en un lugar desconocido pero ¿Por qué? No tenía motivos para ir a éste sitio, sea donde sea que esté no parecía tener nada de mi interés.

-Cielos...mi cabeza... No alcanzaba a recordar casi nada, cómo llegué aquí y porqué, qué había pasado, ni nada en concreto que me ayudara a ubicarme. Si ésto no era el Santuario entonces ¿Qué era? ¿Y por qué me dolía tanto la cabeza? Me puse en pie pero de inmediato me caí al suelo, como si hubiera perdido el equilibrio ¿Resaca tal vez? No, no notaba el regusto a alcohol y tampoco recordaba haber tomado nada para que me hiciese este efecto, por lo menos conservaba la toga, aunque estaba algo rasgada y por alguna razón notaba que me quedaba pequeña. Comencé a caminar hasta la pared, estaba lustrada, tanto que era capaz de ver mi reflejo en el y cuando lo hice me sobresalté de tal manera que no pude evitar pegar un ligero grito del susto y lanzar un Grand Cross, destruyendo con ello la pared y dejándome a mí en el suelo. -¿Pero que demonios es esto?

Miré mis manos, eran diferentes incluso mi cabello estaba un poco más largo; me miré de nuevo en otro lado de la pared y comprobé que las facciones de mi rostro habían cambiado notablemente, incluso mis ojos eran de color diferente, la altura también estaba cambiada, con razón notaba que la toga me quedaba pequeña y visto que no disponía de más recambios decidí aprovechar y ponerme la ropa que estaba convenientemente colocada justo al lado de donde había despertado; la camisa gris y la chaqueta eran bastante cómodas al igual que la ropa interior, los pantalones negros y los zapatos, era curioso, normalmente la ropa de este tipo no me gustaba y me hacía sentir incómodo pero sorprendéntemente era como si estuvieran hechos del mismo material que mis togas, incluso tenían un lindo colgante dorado que me venía como anillo al dedo y un collar que enseguida me puse al cuello. -No está mal...no es mi toga, pero aún así no está mal.

Ahora que estaba vestido supongo que lo ideal era largarme de aquí cuanto antes o por lo menos averiguar dónde estaba y tratar de recordar algo. Intenté llamar a mi armadura de Virgo, estaba en un lugar desconocido y era mejor estar preparado por si aparecían enemigos mas mi protección no acudió a mí, en serio ¿Que estaba pasando aquí? Me detuve a meditar, como de costumbre empecé a levitar con los ojos cerrados y las piernas cruzadas para concentrarme y entonces...imágenes acudieron a mi cabeza. El asesinato del Patriarca a mis manos, el como di órdenes a los Santos y ataqué a ese Santo de bronce arrojándolo al laberinto, los acontecimientos del Cometa Repulse, incluso la invasión que hizo Asgard y el contraataque que ordené, pero justo cuando llegaba al final la concentración me fallo y comencé a marearme..por lo visto esos ligeros "ataques" cada vez que meditaba para indagar en el pasado era algo que no había cambiado. Solo podía intuir que algo malo me había pasado y que no había sido dueño de mis actos. En un ataque de furia y como medio para desquitarme empece a disparar mis Grand Cross de nuevo a todos lados, rompiendo y abriendo boquetes en las paredes haciendo que todo temblara. -¡Aarg! ¡¿Pero que demonios ha pasado?! ¡En serio, como averigüe quien está detrás de todo lo que me ha pasado, pienso aniquilar hasta el último resquicio de su línea sanguínea!
avatar
Raziel
Specter
Specter

Armadura :
Pecado del Orgullo

Mensajes : 111

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Renacimiento [Sean Austerlitz]

Mensaje por Sean Austerlitz el Sáb Mar 25, 2017 5:52 pm

Tenía mucho tiempo sin saber nada sobre Raziel, el Santo dorado con el que había iniciado una relación peculiar el año pasado. Los deberes que tenía como uno de los guardianes de Perséfone lo consumían, y suponía que del mismo modo el pequeño rubio debía quedarse en el Santuario por Athena. Se escribía con él de vez en cuando utilizando el telefono móvil que le regaló en ciudad Kaus, pero dejó de responderlo hacia varios meses. Sabía que no lo estaba ignorando, desde un principio el pequeño ángel demostraba aversión hacia la tecnología. De todos modos ese comportamiento le parecía sospechoso, por lo que decidió ir a Grecia a investigar. Lo que encontró ahí fue un sitio devastado por la guerra.

Se enteró de que Raziel se había dirigido a Asgard tras interrogar a unos Santos de Plata. Viajó a las tierras congeladas utilizando la transportación entre sombras, siguiendo el cosmos de Raziel a través de ellas, formando un sendero que lo llevó a la última ubicación en la que el Santo de Virgo se encontró. Estaba emocionado por ver al pequeño rubio después de mucho tiempo, incluso le había comprado una bolsa de sus dulces favoritos. Apareció en un salón destruido, donde lo único que había era un montículo de cenizas en el suelo. Podía sentir la energía de Raziel provenir de él.

-Raziel... ¡¿qué fue lo que te hicieron?!- preguntó como si éste pudiera responderle, llevando una de sus manos a la boca para callar el llanto. Se arrodilló, respiró profundo y recordó que un guerrero nunca debía mostrar debilidad, ni siquiera ante la muerte. Limpió sus lágrimas e hizo aparecer una urna hecha de hierro del río Estigia, vertiendo los restos de Raziel en ella para transportarlos al Inframundo.

Sean apareció en la isla de los bendecidos, especificamente en el Templo de Perséfone. Tenía una petición que hacerle a la diosa.-Gran señora que gobiernas sobre la vida y la muerte, te imploro que revivas al hombre que amo como un Espectro- pidió, esparciendo las cenizas a los pies de la estatua de la Diosa de la Primavera. Las velas colocadas a los lados de la estatua se encendieron y en el lugar sobre el que había esparcido las cenizas nacieron flores blancas, y entre ellas apareció un joven desnudo que dormía apaciblemente.

Sean se dejó caer sobre sus piernas, abrazando al chico con lágrimas de felicidad en los ojos.-Estoy infinitamente agradecido. - Le dijo a la estatua de su diosa. Sintió la dulce caricia de Perséfone sobre su rostro en el momento en el que las velas se apagaron.

Cubrió a Raziel con la toga destrozada que había aparecido debajo de su cuerpo y lo llevó a su residencia en la isla de Perséfone. Lo dejó durmiendo en su cama junto a unas prendas de ropa que él mismo había confeccionado especialmente para su amado. Con ese cuerpo ya no podía ir por ahí cubierto con un pedazo de tela y nada más.


Supo que su novio había despertado cuando vio una nube de humo saliendo de su habitación. Sean no lo regañó, simplemente corrió a los brazos de Raziel y lo apresó entre los suyos.-Idiota, no vuelvas a preocuparme de esa forma. Creí que nunca te volvería a ver- sostuvo el rostro del rubio y le dio un beso, plasmando todos sus sentimientos en él.
avatar
Sean Austerlitz
Specter
Specter

Armadura :
Pecado de la Lujuria

Mensajes : 146

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Renacimiento [Sean Austerlitz]

Mensaje por Raziel el Dom Mar 26, 2017 1:16 pm

La ira me invadía, había sido humillado al caer bajo el influjo de lo que fuera que se adueñó de mis actos y me hizo obrar en contra de mis propios designios, por si fuera poco no me reconocía a mí mismo y tampoco era capaz de llamar a mi armadura, si al menos tuviera algo dulce para calmarme no haría una montaña de un grano de arena pero por ahora solo tenía ganas de destruir de ahí que estuviera en esta vorágine de destrucción lanzando mis ataques a todos lados y convirtiendo el lugar donde me encontraba en una ruina. Cuando me cansé me quedé quieto en el centro de la habitación, miré mis manos y me puse a meditar ¿Desde cuando mis ataques eran así? Por lo que alcanzaba a recordar mi elemento se basaba en luz y siempre que utilizaba mi cosmos brillaba con una luz dorada, pero ahora era diferente, pero no me perturbó, que ahora mi cosmos fuera de oscuridad no suponía un mal para mi propósito de conquistar el mundo, pero aún así las ganas de dar una brutal paliza a quien estuviera detrás de todo esto perduraban. -Voy a necesitar una gran fuente de zumo de naranja y dulces para superar esto.

Escuché unos pasos atrás de mí y me giré de inmediato, no esperaba recibir a nadie pero si fuera quien fuera se trataría posiblemente de un enemigo...o eso creí; Ante mis ojos apareció la única persona que realmente consideraba importante para mí, la única a la que concedía un trato especial, se trataba de Sean, el espectro con el que había iniciado una relación y al que hacía muchísimo tiempo que no veía. Por un momento pensé que al encontrarme no me reconocería o en caso de hacerlo me iba a echar una buena bronca por causar tanto alboroto y destrozar todo mas en lugar de ello corrió hasta mí y me abrazó con fuerza un abrazó al que prosiguió un cálido beso que no tardé en corresponder. Sin separarme de él, me quedé viéndolo a los ojos. -Espera un minuto ¿Sean? ¿Que demonios estás haciendo aquí? No, ¿Que hago yo aquí? No, no ¿Por que no has venido a verme? Me separé un poco de el y disparé mi cosmos hacia el techo abriendo un gran boquete para desahogarme. Luego regresé la mirada hacia mi querido espectrito bonito y con el rostro lleno de ira le dije. -Cielos, hay tantas cosa que quiero decir y hacer...no sé ni cómo estoy vivo, lo último que recuerdo es que combatí contra alguien después del Cometa Repulse. Suspiré ampliamente, intentando tranquilzarme y le sonreí de una forma más calmada y alegre. -Supongo que da igual, no sé que me sorprende más, si ver que he crecido al punto de no reconocerme a mi mismo o verte de nuevo... Mi rostro se sonrojó bastante y me rasqué la cabeza avergonzado. -Yo...me alegra verte de nuevo Sean, te he extrañado mucho.
avatar
Raziel
Specter
Specter

Armadura :
Pecado del Orgullo

Mensajes : 111

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Renacimiento [Sean Austerlitz]

Mensaje por Sean Austerlitz el Dom Abr 09, 2017 3:38 pm

-Mi amado Raziel- le dijo, acariciando su cabeza, la cual mantenía rodeada por sus brazos cerca de su pecho. -Tuve qué hacer algo terrible para revivirte, pero era la única forma en la que podía traerte a la vida- Apartó a Raziel, tomandolo por los hombros y mirándolo con seriedad absoluta. El tema que iba abordar era difícil para Sean, ya que él mismo se miraba en el espejo todos los días y no terminaba de aceptarlo.-Fuiste resucitado por Perséfone. Ella te concedió a unos de los siete pecados bajo su servicio- sostuvo las manos de Raziel. Estaba temblando.-En nuestro interior existen los espíritus de los pecados. Soy el representante de la Lujuria, por eso debo buscar personas constantemente para robar su energía sexual y mantener mi cuerpo fuerte para proteger a Perséfone. Es un acto vergonzoso, pero he aprendido a soportarlo pensando en que lo hago por el bien de mi diosa- Sean llevó a Raziel fuera de la habitación, llevándolo a la sala: una habitación blanca con muebles negros. Sobre la mesa en el centro flotaba una armadura de colores oscuros que sostenía un espejo.

-Es la armadura del Orgullo, deberás portarla de ahora en adelante. No conozco qué tipo de influencia tendrá sobre ti. Cada pecado lidia con su propia carga, eso creo- Podía ser que él era el único que sufría, ya que sus compañeros parecían haber olvidado los tiempos en los que ellos vivían en el mundo de las superficie junto a Koré y a las ninfas de la naturaleza.-Raziel, te hice algo imperdonable por mi deseo egoísta de traerte de nuevo a la vida. Merecías el descanso eterno, mas no pude soportar la idea de seguir existiendo sin ti- Sean se desplomó en el suelo a los pies del rubio como si implorara perdón.

-Ya no podrás realizar tus sueños y ambiciones. Vivimos como sombras y acompañamos a Perséfone en el Inframundo- sabía que Raziel tenía grandes planes de vida, pero siendo espectros lo único que les quedaba era olvidarse de los sueños humanos y cumplir con la misión de proteger a Perséfone. Las cosas no eran así cuando servían a Kore, en esos tiempos lejanos ellos tenían la libertad de formar sus vidas en tiempos de paz y aparecer en la guerra cuando su diosa los necesitaba, pero al ser infectados con los pecados fueron consumidos por el Inframundo hasta convertirse en habitantes permanentes del mismo.
avatar
Sean Austerlitz
Specter
Specter

Armadura :
Pecado de la Lujuria

Mensajes : 146

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Renacimiento [Sean Austerlitz]

Mensaje por Raziel el Vie Abr 14, 2017 6:42 am

Las preguntas que tenía pronto fueron contestadas, Sean se veía serio mientras me contaba todo acerca de porqué me encontraba aquí con vida, supongo que en sí si era un tema serio mas para mí no era más que una anécdota sin importancia, pues el morir y resucitar no me resultaba de gran importancia pues al fin y al cabo si había vuelto a la vida no tenía caso preocuparse por haber muerto, además ahora podía regresar a mis planes; Me contó acerca de una tal Perséfone, de como gracias a sus poderes regresé al mundo de los vivos como uno de los Pecado para estar bajo su servicio, eso me hizo arquear una ceja ¿Pecados? Sí, recordaba que Sean era el de la Lujuria, pero aún con los inconvenientes que pudiera suponer eso, él parecía llevarlo bien, así que por mi parte el pasar de ser el Santo de Virgo a un Pecado no me hacía gran diferencia, lo único que esperaba es que quien quiera que fuera a heredar mi antigua y fantástica armadura dorada fuera alguien que se lo mereciera o al menos que me cayera bien, como me vaya a enterar que ese tonto Santo de Plata que intentaba intimar con Sean fue el que la heredó, yo mismo me encargaré de cargármelo y ocuparme de que dicha armadura pase a ser propiedad de quien yo considerada apto para usarla.

Me terminó guiando hasta una habitación totalmente blanca en la que podía verse además de otras cosas una armadura oscura, me llamó la atención que sostuviera un espejo. Por lo visto esa iba a ser mi nueva armadura y el Pecado bajo el cual había sido renacido era el del Orgullo, muy apropiado la verdad. Me acerqué a ella para verla mejor, acaricie su superficie con cuidado viéndola detenidamente ¿Realmente sería una mejoría respecto a mi anterior armadura? Mientras no me restara elegancia y me aportara poder...supongo que daba igual...por lo menos no era de plata ni de mediocre bronce.

Sean se desplomó, por su tono de voz y lo que decía parecía como si estuviera pidiéndome perdón por lo que me "había hecho" yo solo fruncí el ceño, enojado, pero no por haberme revivido, sino por mostrarme esa imagen de el, lejos de querer darle una patada o algo simplemente me agaché hasta ponerme a una altura a la que pudiera alcanzar su rostro con las manos y jalé de sus mejillas con algo de fuerza a modo de regañina. -Alegra esa cara o te patearé tan fuerte que pasarás de ser el Pecado de la Lujuria al Pecado de los Huesos Rotos. Me puse en pie y me crucé brazos mirándolo bastante serio. -Parece mentira que aún no me conozcas ¿Y qué si debo proteger a esa tal Perséfone? Para mí solo ha cambiado el proteger a una mujer por otra, con la diferencia que la segunda me ha dado tres cosa.

Ahora que sabía lo que había pasado veía todo esto como una gran oportunidad, no solo para llevar a cabo mis planes de dominación mundial, que por mucho que dijera Sean que ahora debía renunciar a ese sueño, por mi parte nunca dejaría de perseguirlo. Sonreí lleno de orgullo y acabé por empezar a reír de manera algo siniestra. -Ahora no sólo podré estar contigo por siempre, sino que además podré vengarme de quien me mató y no solo eso. Mi mente empezaba a aclararse, todo comenzaba a cobrar sentido e imágenes de mi pasado empezaban a aflorar. Si estaba en lo cierto realmente no sabía si llevar a cabo "esa" venganza pues después de todo gracias a esos acontecimientos fue que estaba hoy aquí, pero aún así no me hacía ninguna gracia lo que sucedió y mi orgullo no me permitía que quedara sin castigo, por mucho que ahora estuviéramos del mismo "bando" -¿Recuerdas que te conté una vez que unos espectros fueron responsables de cierto incidente en mi pasado? Resulta que atacaron mi aldea, mataron a todos pero yo sobreviví... Suspiré profundamente y sonreí más calmado -Ahora que lo sé podré vengarme de ellos, esa es la tercera cosa que Persy-chan me ha dado ¿Por que debería sentirme mal por ser espectro? Regresé mis ojos a la armadura y luego a Sean -Por cierto, no me importa protegerla pero...¿Renunciar a conquistar el mundo? Jamás, hace falto algo más que ser un Pecado para que renuncie a eso, supongo que ahora será tan complicado que rozará lo imposible pero, así es un reto más interesante..lo cual me recuerda... Estiré el brazo hacia un lado con la palma de la mano abierta. ¿Me enseñarás a hacer esos portales oscuros que usabas para recorrer grandes distancias? Me serían útiles para ir a las pastelerías rápidamente.
avatar
Raziel
Specter
Specter

Armadura :
Pecado del Orgullo

Mensajes : 111

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.