Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Censo [Noviembre]
Hoy a las 12:35 pm por Vasant

» Bull(ying) Dinner
Hoy a las 12:03 pm por Diana Wales

» El Ataque de los Conquers: Arsenio vs Vasant y Stelios [Evento principal]
Hoy a las 10:44 am por Narrador

» Tea time in the Palladion [Sasha]
Hoy a las 8:34 am por Catelyn

» El Ataque de los Conquers: Bakura vs Viktor
Hoy a las 12:32 am por Narrador

» El Ataque de los Conquers: Tier vs Elania
Ayer a las 10:26 pm por Narrador

» El Ataque de los Conquers: Yuya vs Cesar
Ayer a las 9:18 pm por Narrador

» Registro de Avatar
Ayer a las 9:15 pm por Cosmos

» Sasha Ivanov de Orion
Ayer a las 1:45 pm por Kaito Sakaki

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

Lily's Anecdote: The Gates of Hell and a Detective Noir Story

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Lily's Anecdote: The Gates of Hell and a Detective Noir Story

Mensaje por Tabitha el Dom Abr 19, 2015 11:02 pm

El mundo de los humanos, el planeta llamado Tierra, era conocido a través de la historia como el punto donde incontables cuentos y fábulas colindaban unas con otras. Desde la ya lejana época denominada como "mitológica" una cantidad inconcebible de monstruos, héroes y leyendas se habían creado, todas con ecos que perduraban hasta el presente en que vivían los humanos, aquellas creaciones de los dioses que se expandieron por cada rincón del globo.

Desarrollándose, dependiendo de sus propios intelectos y finalmente creando algo llamado tecnología se deshacieron de las bondades de los dioses, los entes magnánimos que en su momento los auxiliaran a la par que los condenaban. Esa tecnología, que incluia arquitectura, arte, ingenieria, distribución, expansión de los límites e incluso más, había decantado en un planeta donde ya todo lo fuera del raciocinio común era improbable, carente de fe...

...inservible.

- Erica Astoria, prepárate. - Dijo una voz sedosa y ligeramente chillona. - Tenemos varias asignaciones en la mesa. - Expresó el hombre, abriendo la aceitada puerta del estudio que compartía con la mencionada mujer. Accediendo con pasos ligeros y mucho más gráciles de lo sugerido por su envergadura, Tabitha, el heredero de la familia Schmerzen Runge, se manifestó con unas tres carpetas amarillas en manos.

Tabitha Schmerzen Runge, un redondo personaje que gustaba vestir de rojo con cuellos de tortuga, era lo que se podía considerar como un erudito. Brillante desde pequeño, la mancha en su historia había sido el incidente que se cobrara la vida de sus padres. Desde entonces se había esmerado por mejorar la de sus pares, agarrando viento con sus alas para ascender y acrecentar la mejoría de la humanidad como un todo. Ese era el trabajo al que se había comprometido. Ese era el empleo tomado como su estandarte. Esa era su convicción.

Tal compromiso, que hasta entonces no había flaqueado, se manifestaba con la inversión en un edificio que serviría como base de su empleo diurno: la investigación privada de eventos sobrenaturales que afectaran a los ciudadanos comunes y corrientes. Ubicado en un barrio que unía el ambiente de ciudad con las facilidades de los suburbios, el edificio era de un alto de tres pisos. Con un pórtico de escaleras anchas de piedra en cuyos extremos descansaban efigies grisáceas de aspecto agresivo, conduciendo a una elaborada puerta con marco y decoraciones en cobre pulido similar al oro. Entrando un simple pasillo de piso de madera brillante encerada recibía a los visitantes, dividiéndose en un estrecho ascenso al estudio principal así como en un paso hacia el área doméstica.

El piso superior, donde concurría la acción, estaba dividido por dos puertas. Una daba a la oficina principal de su firma investigativa compartida mientras en la otra conservaban una cantidad desorbitante de archivos e información de toda clase. Y si bien el edificio era de evidentes tres pisos, parecía no haber acceso a escaleras para subir más allá del segundo.

- Las tres son importantes y las tres son de dudosa procedencia. - Dijo aquel, peinándose el único mechón redondeado que iba de un lado de la cara al otro. Envestido con un saco vinotinto superpuesto a una camisa oscura de manga larga cuyos extremos se mantenían unidos a la perfección con un par de gemelos, se inclinó sobre el estudio de madera de roble, donde una lámpara iluminaba la habitación sumida en sombras parciales. - Primero tenemos un manicomio donde aseguran hay espíritus malignos. De segundo tenemos una casa que fue sujeta hace años a un exorcismo. Y finalmente de tercero está el caso de una carcel que fue inundada sin razón aparente. - Expuso, colocando las tres carpetas, abriéndolas para dejar los detalles a disposición de la pelinegra.

Sería ella, Erica Astoria, quien determinaría cual sonaba como la más importante a investigar. Sería ella quien elegiría su primer destino. Sería ella quien marcaría el camino hacia el futuro.
avatar
Tabitha

Mensajes : 5

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.