Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

Un mal presentimiento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un mal presentimiento

Mensaje por Yumoto Hakone el Mar Feb 28, 2017 9:46 am

Yumoto se encontraba vigilando los alrededores del santuario tal como le había ordenado el Patriarca. Se la había pasado jugando con su PSP y y haciendo muñecos de nieve debido a que nada había ocurrido durante su guardia, ignorando que el santuario estaba de cabeza. No era su culpa, sus superiores lo habían dejado solo para abarcar mas terreno. Nieve, nieve y más nieve, eso era todo lo que el chico veía. A menos de que esperara el ataque de una horda enfurecida de hombres de las nieves no creía que estuvieran en peligro real. Decidió pausar la guardia, sin sospechar que a unos metros de distancia había santos de rango menor agonizando en el suelo. Vio una bonita estrella en el cielo y siguió la tradición de pedir un deseo con los ojos cerrados. Los abrió cuando sintió que era arrastrado por una corriente de agua tibia. Fue empujado hasta Rodorio, yendo a parar a una plaza desierta. Se desvistió y dejó su ropa en el suelo, quedándose en ropa interior con la armadura puesta. Caminó a través de las calles vacías, notando la aparicion de vegetación en lugares donde nunca había crecido nada, preguntándose si tendría algo qué ver con aquella estrella en el cielo.
avatar
Yumoto Hakone
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Columba


Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mal presentimiento

Mensaje por Rintaro el Vie Mar 03, 2017 9:42 pm

Las estelas del cometa fueron destrozadas por su Byakuran unido a su Muretsu, creando una ultima lluvia de nieve fina que se disolvió al tocar la vegetación recién aparecida en Rodorio. Él, por su parte, estaba agotado. Ese esfuerzo probó ser algo más de lo que pudo manejar - así que al pasar el cometa y el peligro, cayó desde la atalaya directo a la acera.

El golpe fue peor de lo que imaginó, resintiéndolo en sus omóplatos y columna. Incluso notó, en la base de su cuello y la clavícula. Por los instantes le era imposible moverse.

-¿Uh?-

Su capacidad sensorial se había disparado. Más allá del pueblo, de las escaleras y las primeras once edificaciones conocidas como Jyunikyuu, llegando a la doceava que se suponía era sogyokyuu, sentía el cosmos de Atem arder - y en peligro. La razón de ser: el cerdo egoísta de Piscis estaba atacándolo.

Rintaro frunció el entrecejo, intentando levantarse en vano. Luego giró la cabeza y lo vio: al segundo maricón del día y con quien había comparado al puto de Asgard - Yumoto Hakone. Si lo tomaba en retrospectiva, ni siquiera debía de haberlo hecho; Yumoto era de los buenos.

-¡Gohoi! ¡Hey Hakone-dono! ¿Me puede echar una mano? Necesito llegar a Sogyokyuu. Pronto.- pidió desde el suelo, solo pudiendo mover moderadamente el cuello.
avatar
Rintaro

Mensajes : 158

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mal presentimiento

Mensaje por Kamui el Dom Mar 05, 2017 11:11 pm

Tenía toda la intención de ir a buscar al santo de libra a donde fuese que este se encontrara en ese momento, pero la repentina aparición de vegetación extraña, no solo para los suelos del santuario, si no que para ella también, le hicieron cambiar de plan. Comenzando por la ruta que planeaba tomar y aprovechando el tener que optar por un camino más largo, para pensar una vez mas en las palabras que el guerrero de Asgard había pronunciado.

En aquel momento había decidido creer en sus palabras y otorgarle la suya propia a cambio de la información que le proporcionó, confiando en que hablaría con nada más que la verdad, pero hasta el momento de lo único que estaba segura era de que la diosa Athena ya no se encontraba en el santuario, pues su cosmos ya no era perceptible en lo absoluto.  Lo siguiente era descubrir si en verdad sus compañeros dorados eran traidores -pues en definitiva representaría una desventaja para el santuario si es que llegasen a decidir actuar por su cuenta mientras rescataban a la diosa griega.- Y de eso todavía tenía sus dudas.

Un profundo suspiro escapó por sus labios,  no entendía como era que las cosas se habían complicado tanto en tan poco tiempo, y desconocía el porque era ella quien debía ahora reunir a los pocos santos de Athena restantes para ir a su rescate, si en ese momento ella misma se encontraba vistiendo una armadura prestada…

Pero sus inseguridades eran lo de menos, tenía poco tiempo en sus manos y entre más pronto encontrase quien pudiera ayudarle, mejor.  Pues disminuiría el riesgo de que el dios del engaño hiciera algo a Athena.

Una voz no muy lejos de donde se encontraba la sacó de sus pensamientos, si no le fallaba la memoria, aquella voz pertenecía al Santo dorado de Escorpio...Uno de los supuestos traidores. Elevó su mirada para ubicar con exactitud donde se encontraba,  escuchando además como era que le pedía ayuda a alguien…

¿Ayuda?

“Omo...”
Murmuró, traidor o no era evidente que no se encontraba bien, y no estaba en sus planes dejar a nadie a su suerte, por lo que momentáneamente olvidó la peligrosa posibilidad y optó por avanzar con rapidez hacia su dirección. Seguiría su camino una vez se asegurara de que su vida no corriera peligro…y de que confirmara o desechara completamente sus sospechas.
avatar
Kamui
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Sagitario

Mensajes : 34

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Un mal presentimiento

Mensaje por Yumoto Hakone el Mar Mar 21, 2017 9:03 pm

-¿Hay alguien aquí? ¡Hola!- Gritó mientras avanzaba por las calles deshabitadas. Las puertas se encontraban cerradas bajo llave, y aunque podía escuchar murmullos detrás de ellas no recibía ninguna respuesta. La gente estaba tan asustada que todo individuo sospechoso era un peligro latente. Estaba comenzando a darle frío, lo que era bastante lógico tomando en cuenta que lo único que lo tapaba era su armadura de paloma y una pieza de ropa interior empapada que se ajustaba muy bien a la forma de su trasero. Siguió caminando hasta que se topó con el hombre tuerto que le recordaba a uno de esos ogros que protagonizaban algunas de las historias que su hermano mayor le contaba antes de irse a dormir cuando era más pequeño.

-Rintaro, ¿qué fue lo que te pasó?- preguntó el jovencito con tono de voz alarmado, acercándose a toda prisa para tomar al mayor por el brazo. Tenían que buscar ayuda, pero no había nadie en los alrededores que pudiera dárselas. Lo único que podía hacer era buscar ayuda de los Santos de plata-He tenido un día muy extraño, primero todo estaba cubierto de nieve y en un instante, después de que le pedí un deseo a la bonita estrella fugaz que se dirigía a la montaña una ola de agua me arrastró, fue como dar un paseo en tobogán- le indicó, sonriendo despreocupado a pesar de que estaba mojado de pies a cabeza.

-Creo que los Santos de plata están exagerando, no he visto a ningún enemigo. Estoy un poquito aburrido, ¿y tú? Oh, tal vez podríamos comer algo delicioso de camino al Santuario ¿te gusta la idea?- le preguntó antes de ser interrumpido por una mujer alta de cabello platinado. Nunca antes la había visto, aunque él no era muy bueno recordando rostros, así que aunque se hubiesen topado antes posiblemente no la ubicaría en su memoria de todas maneras.

-Hola señorita. No debería estar aquí, hay tipos malos rondando. Bueno, eso es lo que dicen, yo no he visto a ninguno - dijo con una gran sonrisa sin dejar caer a Rintaro.
avatar
Yumoto Hakone
Bronze Saint
Bronze Saint

Armadura :
Santo de Bronce de Columba


Mensajes : 49

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.