Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Visita al presidio [Entrenamiento vs Sofia]
Hoy a las 2:45 pm por Narrador

» Cierre de temas
Hoy a las 2:08 pm por Metal Napper

» El Mañana [Yuzu]
Hoy a las 2:07 pm por Yuzu

» El Ataque de los Conquers: Arsenio vs Vasant y Stelios [Evento principal]
Hoy a las 2:01 pm por Metal Napper

» Rest it not, Palladion
Hoy a las 12:24 pm por Metal Napper

» Bull Dinner, the encore
Hoy a las 12:01 am por Diana Wales

» Bull, Ram, segways
Ayer a las 11:13 pm por Stan

» Un encuentro inesperado [Vasant]
Ayer a las 9:23 pm por Calliope

» Las Hadas Etéreas [Vasant y Rin]
Ayer a las 7:48 pm por Narrador

Links Directos
Compañeros
Hermanos
Élite
Crear foro Crear foro  photo untitled45.png School Deluxe NEW

Bull(ying) Dinner

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bull(ying) Dinner

Mensaje por Stan el Sáb Nov 18, 2017 6:47 pm

La primera reunión, aunque "efectiva" en comunicarle la tarea asignada a las dos platas, lo había estresado un poco más de lo que creía. Mantuvo la calma, sí, pero Grulla y Cetus eran un reto...uno grande. Por suerte, no tuvo que tratar con ellas más allá de lo imprescindible - y por lo que creía, el sentimiento era recíproco.

De eso ya unas cuantas semanas. Para ellas, eso significaba el inicio de sus labores como maestras de veinte aspirantes cada una. Para él significaba volver a Alfea, fungiendo como el encargado de supervisar la estructura y las maquinarias; ese trabajo lo prefería mil veces a ser el punto de unión entre el departamento de recursos humanos y esas dos mujeres con mala actitud.

Aunque de nuevo, pensó, la mecánica era su pasión. No podía comparar ambas cosas, añadió.

El problema por supuesto, significaba que tras esas semanas de plazo debía tener un segundo encuentro para recibir el informe de primera mano sobre lo hecho en ese tiempo. Para su fortuna, le dejaron escoger el lugar - por lo que dejó de lado la capilla y las citó en un restaurante de buen gusto. Dudaba que se controlaran allí, pero por lo menos si eran tan pintorescas como en la primera vez, comería algo bueno. Otra ventaja era que no tendría que pagar.

—Gracias.— dijo cuando lo llevaron a la mesa reservada. Era ya de noche y el sitio era...elegante. Quizá no era lo más elegante por ahí, pero dejaba cierta fuerza a vestirse apropiadamente. En su mente, la selección se debía a sus memorias de cuando era niño y su papá lo llevaba a las reuniones con sus colegas de la interpol; prueba de ello: estaba vestido con un esmoquin, el pelo alisado hacia atrás y las patillas peinadas a la perfección. De sobretodo color negro, la camisa roja por debajo le daba cierto aire de villano de película de espías. Le dio algo de gracia que no expresó, ya que de todas maneras, se veía bien. Mirando hacia el horizonte de la ciudad, suspiró con sutileza. La vista en el balcón alto del restaurante...sí, valía la pena para aquella visita. Lo que esperaba era que no hubieran matado a varios alumnos, o herido de gravedad. Ya veremos, se dijo, pidiendo el menú.
avatar
Stan
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Tauro

Mensajes : 70

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Diana Wales el Sáb Nov 18, 2017 7:20 pm

De todas las cosas que habían pasado desde que Diana había tomado la armadura de Cetus, el tener una razón para sacar de nuevo aquel vestido del closet era una de las más raras para ella. Por suerte para ella dicha pieza de color rojizo oscuro se había conservado bien, y no había ningún daño de polillas o cosas parecidas en la pieza.

Habian sido ya años desde que habia usado el vestido, y casi igual de tiempo desde que había arreglado su cabello más allá de lo usual. Pero aunque la ocasión ciertamente no lo ameritaba, Diana sentía que si iba a entrar en aquel lugar, al menos debía de verse presentable. No quería que la corrieran por no vestirse bien.

La idea de tener que dar un reporte era enteramente molesta, pero había una gran posibilidad de que la comida fuese a ser gratis, además de que el vino en un lugar asi deberia ser sublime. Nunca había sido realmente de vino, ni siquiera cuando vivía con sus padres, pero lo importante era que estaba forzada a ir, así que de alguna forma debía de sacar algo de todo eso. Una botella de supuestamente muy buen vino debería de servir como buen premio de consolación.

Estando a punto de salir de su choza Diana había por instinto tomado su flauta, solo para recordar que aquello no era un trabajo. Regresando la flauta a su lugar se preguntó si debía de hacerlo oficial llevando su armadura. No queriendo lidiar con tan tosca cosa, Diana decidió dejarla en su lugar. Además el metal contra la piel desnuda de su espalda seria algo demasiadamente molesto.

Minutos después, adentrándose al restaurant divisó al Toro de Oro. Al menos, Diana creía que era el toro de Oro. Se veía muy cambiado al sujeto que había visto hace semanas, y ademas solo lo había visto una vez, y aunque no quería ser racista fácilmente podía ser cualquier otro negro cualquiera.

Finalmente, Diana llegó a la conclusión de que debía a ser él por el mismo detalle que le hacía no estar segura de si era él: Era la única cara negra en medio del restaurante. Tomando una fuerte bocanada de aire por la razón de tal encuentro, puso una sonrisa en su rostro y caminó hacia su “superior” - Hola Sr. Toro de Oro. Vaya que te limpias bien, casi me creo que eres un dorado. -
avatar
Diana Wales
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Cloth de Ballena

Mensajes : 69

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Calliope el Sáb Nov 18, 2017 8:12 pm

El sol comenzaba a ponerse en el campo de entrenamiento de los aspirantes a caballeros y la amazona de Grulla continuaba con la supervisión de los ejercicios del día, desde lo alto de un poste observaba con gesto severo las evoluciones que el grupo a su mando realizaban. Los jóvenes se esforzaban pero nada parecía tener contenta a aquella severa instructora que gritaba a diestra y siniestra improperios hirientes para quien tuviera a bien escucharles.

-Maldita sea Hector, mueve ese maldito culo de puta barata. Una prostituta cuadripléjica sería más rápida que tú. ¿Qué demonios se supone que es eso? ¿Lo estas abanicando o pretendes golpearlo? Serás el primer gusano en ser aplastado si sigues así. –Los aspirantes al escuchar su nombre se tensaban y trataban, en vano, de satisfacer las irreales expectativas de aquella su maestra.

Ya la amazona se disponía a bajar y darles una paliza cuando un soldado se acercó corriendo y con voz trémula exclamo. –Seño… señorita Calliope… me han pedido recordarle de su reunión esta noche. –Dijo el hombre al pie del poste abarcando con la mirada el espacio en busca de un escondite posible. Ante aquellas palabras la guerrera cayo en cuenta que había llegado, sin que se diese cuenta, el momento de dar cuentas de sus avances. Frunciendo aún más el ceño se lanzó desde lo alto, cayendo con pesadez sobre sus pies al lado del guardia que retrocedió, a su pesar, un paso.

Perdón… yo solo… -Exclamo inclinándose listo para morir en aquel lugar y momento. Para su suerte, la mujer meramente se contentó con girar su cuerpo y exclamar a viva voz. –Han tenido suerte insectos, a las duchas… mañana al alba espero que hayan dado ya 100 vueltas a la pista de carreras. Créanme… sabré si lo han hecho o no. –Y era cierto, aquellos aspirantes sabían que habrían de hacerlo si no querían terminar en la enfermería… por décima ocasión.

Mirando su celular se dio cuenta que no había tiempo de ir a cambiarse, bajo la mirada y contemplo su ropa de entrenamiento sucia y rota, sus botas llenas de polvo y al pasar sus manos por su cabeza noto el desbarajusto que este era. Cualquier otra mujer se hubiese preocupado, Calliope meramente se inclinó de hombros y emprendió el camino en dirección del elegante restaurante donde era esperada.

La noche había caído y en aquel exclusivo lugar se escuchaba el murmullo de pláticas y risas refinadas, el repiqueo de las copas y de los finos cubiertos de plata. Aquella armoniosa paz se vio abruptamente asesinada con un murmullo creciente desde la recepción del lugar. Gritos y voces de amenaza atrajeron la atención de aquellas personas que giraron sus rostros en dirección del escándalo. ¿Qué era ese ruido que se escuchaba? ¿Estaban siendo atacados por alguna despistada deidad? No era posible saberlo.

De repente se hizo el silencio y uno de los meseros comenzó a cruzar el lugar con pasos apresurados y rostro descompuesto en dirección de la mesa que ocupaban el santo dorado y la amazona de pies ligeros. –Discúlpeme caballero… pero… oh por Athena… necesitamos su apoyo para contener una amenaza en la recepción… -Exclamo bajando la voz tratando de no llamar aún más la atención. Lanzando una mirada suplicante al santo dorado espero ansioso su respuesta.
avatar
Calliope
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Stan el Sáb Nov 18, 2017 8:46 pm

No le extrañaba. Para nada.

—¿Es una chica rubia, con mala cara?— inquirió Stan sin mayor reacción que levantar la mirada del menú. Al menos Cetus había seguido el chiste...así fuera para estimular hombres. Pero que Grulla ni se molestara, pues, era como pedirle peras al olmo.

El hombre asintió.

—Es la otra invitada a la mesa. Yo iré a traerla ¿si?— El mesero parecía consternado, tragando con pesadez su propia saliva. —¿Me puede traer el filete? A término medio, que se vea jugoso. Con soda, de esa espumosa. También una orden de cordero. También lo que pida la señorita.— añadió señalando con los ojos a Cetus. —Del resto me encargo, no se preocupen.— concluyó con una sonrisa. El mesero, apenas mas calmado asintió y se marchó. —Quédate aquí.— le indicó a Cetus cuando se levantó y entró bajo techo.

Claro, como asumiera, Grulla estaba desatendida y sucia cual jugador tras un partido en el parque del centro. Nada inesperado. Ya solo intentar moderación en ella al citarla a la cena allí era una apuesta perdida. Se daba algo de mérito por intentarlo, al menos.

—Buenas noches Grulla, por aquí.— la saludó, indicándole que lo siguiera. Llevándola por el restaurante consternado y con caras asustadas, Stan sonrió y les dijo con gestos que todo estaba bien. Para su alivio, los meseros siguieron su ejemplo y con eso, el ambiente se relajó. No demasiado, pero lo suficiente. —Bien, ya estamos todos.— dijo cuando arribó a la mesa. Tomando una de las dos sillas frente a la suya, justo la que estaba al lado de la de Cetus, la dejó puesta para que la recién llegada se sentara.

"¡Tienes que poner orden! ¡Que no te mandoneen!" le dijo Gar cuando le habló de la primera reunión. Y aunque no era tan de su estilo, lo aplicaría.

—Siéntate.— dijo, tomando él su propio puesto. —Unas cuantas semanas ¿no? Pasaron rápido. A ver, vamos al punto— porque parece que lo único que quisieran es salir de aquí a entrenar la entrepierna y la rabia. —¿qué tal ha ido lo del entrenamiento? No han habido denuncias, así que supongo que cumplen los lineamientos discutidos en nuestro primer encuentro. Fuera de lo que dice el expediente, necesito que me den el reporte entero y con detalles.— reporte que de seguro, vendría igual de pintoresco que las dos fuentes. —Tu primero Cetus.—
avatar
Stan
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Tauro

Mensajes : 70

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Diana Wales el Sáb Nov 18, 2017 9:33 pm

Apenas y había llegado, Diana escuchó un alboroto tremendo proviniendo desde el área de la recepción. No se tenía de ser una Sherlock Holmes para llegar a la conclusión adecuada de lo que estaba sucediendo. - Parece que Grulla llegó - Diana se sentó tranquilamente y espero a que viniese el mesero que las iba a atender.

Cuando en vez de que el mesero viniese a tomar su orden, venía uno a pedirles ayuda, Diana dejó que el Sr. Toro de Oro se encargará de la situación mientras que ella golpeaba levemente el suelo con uno de sus tacones. Tuvo que tragarse la risa cuando le ordenaron quedarse en su lugar. Como si estuviese esperando encontrarme con ese mondadientes

Su orden al mesero fue veloz, sobre todo porque pidio algo sencillo para “comenzar”. Diana no estaba segura si aquel lugar tendría rosato, pero no quería comenzar con las cosas fuertes aun. Era muy temprano, y la velada podría tornarse interesante. Sus ojos escanearon velozmente el salon, y fuera de aquellos que tenían expresiones horrorizadas, encontró la de una joven que le espiaba discretamente. Diana le respondió con una sonrisa, y sonrió aún más al ver como esta se sonrojaba y velozmente alejaba la mirada.

Para su mala suerte la cosa cambió de pronto, cuando una poderosa y tremenda peste inundó el área. Preguntandose de donde podria venir, Diana solo pudo contener sus náuseas al notar que el olor se acercaba a ella, y que su fuente era la asquerosa y escuálida amazona de grulla. -Se que es un concepto extraño para ti Grulla, pero se llama una ducha, debería de intentarlo -

Viendo que el mesero había seguido sus instrucciones y llegaba con una copa de Rosato, Diana se relajó y comenzó a beber tranquilamente. Al parecer el Toro de Oro no parecía querer alargar aquello más de lo que fuera necesario, - Acabamos de llegar, en serio ya quieres que hable de negocios. Todavia ni me acabo esta copa. - Diana dijo con un poco de molestia, para entonces encogerse de hombros. - Bueno ya que. - Tomándose la copa de golpe, se cruzó de brazos y observó al moreno de lleno.

- Bueno supongo que debería comenzar reportando que la mayoría de ellos siguen sorprendentemente con vida. Osea, me esperaba que para estas fechas al menos un tercio hubiese muerto debido al entrenamiento o por sus propias idioteces. Que solamente dos han fallecido, y en el mismo incidente me parece algo muy bueno a reportar. Es mas, brindare por eso. - Diana sonrió abiertamente y tras que el mesero relleno su copa bebio de nuevo.
avatar
Diana Wales
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Cloth de Ballena

Mensajes : 69

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Calliope el Sáb Nov 18, 2017 9:58 pm

-Ey! Pingüino! –Exclamo la desaliñada mujer una vez que Ballena termino su reporte, como era de esperarse Grulla no había puesto atención alguna al relato hecho por aquella mujer, más bien había cocinado en su mente una serie de acciones a realizar para buscar que los corrieran del lugar. Se le había metido en la cabeza que sería muy divertido empecinarse en ser el peor dolor de testículos de aquellos pobres comensales. –Si tú, el que tiene cara de imbécil, acércate. Quiero que tomes mi orden. –Espeto mientras el pobre mesero se acercaba recelosamente lanzando miradas implorantes al caballero dorado.

-Gracias por dejar de ignorarme, no creas que tendrás propina… ok… veamos… ah sí… para empezar tráeme un  whisky doble… no, mejor una botella completa… del mas añejo, nada nacional.. Esa mierda es mala… ok… ah sí… y un filete… el más grande que tengas… MUERO de hambre, podría comerme un toro. –Toda aquella perorata fue exhalada de sus labios sin recato, elevando cada vez un poco más su voz, más de uno de los vecinos miraban con molestia a aquel singular trio. Una pareja incluso se cambió de mesa entre quejas y empujones.

-Qué lugar tan bonito, me imagino que es uno de los beneficios de lamerle las tetas a Athena. –Dijo finalmente Grulla centrando su “inocente” mirada en el caballero dorado mientras con sus dedos comenzaba a desmoronar un trozo de pan. –Pues bueno… ¿Qué te puedo decir? Mierda… MIERDA… es lo que he encontrado cada mañana cuando llego al campo de entrenamiento. Un grupo de monos estúpidos que no pueden dejar de correr en círculos y comer su propia MIERDA. –Aquella era la palabra del día, cada que la pronunciaba lo hacía con mayor fuerza.

-A diferencia de la seño…seño… -sonrió sardónicamente al girar su atención momentáneamente a Cetus. –SEÑORA aquí presente, he cumplido mi palabra. Todos están vivos… completos no… lamento tener que decirte que dos perdieron una mano, cuatro una pierna y tengo a uno al que tendrán que limpiarle el culo el resto de sus días. No tienen nada de resistencia… -En ese momento el mesero llego con una botella de whisky y un vaso, Grulla se dejó de miramientos y tomo la botella y le empino en sus labios dándole un trago digno del mejor marinero del mundo.

- “Ay! No tan fuerte me rompes los dedos!” “Eso quema” –Exclamo con voz lastimera rodando sus ojos con un gesto cansado. –Nada les gusta, nada les satisface… Niñatos… si te soy sincera… no creo que en mi montón haya siquiera uno que sea digno de besar tus doradas pezuñas jefesito. –Finalizo con sarcasmo mientas con un segundo trago dejaba a la mitad la botella. Con fuerza la dejo de golpe en la mesa, mientras sacaba un cigarrillo arrugado y le colocaba entre sus labios fruncidos en una afilada y muy satisfecha sonrisa.
avatar
Calliope
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Stan el Dom Nov 19, 2017 2:07 pm

Mientras Cetus hablaba a Stan le llevaron su orden: un filete de gran tamaño que olía y se veía espléndido. Colocando la servilleta en el cuello de su camisa comenzó a comer, de cuando en cuando levantando la mirada. Una vez la rubia curvilínea terminó su reporte levantó un pulgar. No era la mejor situación, pero comparado a lo que se esperaba...era admisible, de cierta forma al menos.

Luego más debacle por parte de la Grulla amargada quien mientras hablaba, parecía descargar toda la ira contenida en su existencia contra el mundo. Aunque no era su asunto, en esencia, que estuviera tan metida en su papel de demente para con todos los presentes era...

Mejor ni completaba esa frase.

Por suerte, acabó su reporte a tiempo: él terminó su filete y el camarero no había regresado.

—Está bien. Grulla, estás despedida. Cetus, tu tendrás a sus alumnos que aún estén de pie - mismo horario, doble paga.— dijo limpiándose la boca con naturalidad. Reclinándose en el espaldar se cruzó de brazos y miró de frente a la amargada del grupo. —Ya con eso debería estar todo en orden. Cetus se ocupa del trabajo que te tiene tan estresada, la gente aquí se libra de tu ira y puedes ir a buscar algo que te haga feliz.— su tono era factual y profesional, como si discutiera que cosa pedir de postre. Girando la cabeza vio al mesero detenerse, llegando con la orden de Grulla en una bandeja. —Orden cancelada.— le dijo. Dando pasos apresurados se volvió a meter en el restaurante, llevándose la comida consigo. —Señor Belt ¿recibió eso?— preguntó a ningún lado particular. Desde un tejado que tenia en perspectiva le llegó la señal: un reflejo de espejo. —Listo. Ya con eso irán a retirar la armadura y tus pertenencias. La primera será guardada y las demás las dejarán en la entrada de Rodorio.-

Luego se giró en la dirección de Cetus, sin cambiar la postura.

—Tú ni una palabra.—
avatar
Stan
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Tauro

Mensajes : 70

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Diana Wales el Dom Nov 19, 2017 2:50 pm

Como era de esperarse, Diana observó con una tranquilidad falsa los intentos de la escurrida tabla de picar Grulla por mostrar toda su molestia ante la situación en la que ambas habían sido obligadas debido al santuario. - Muchas gracias corazon - Diana dijo, ignorando a la bestia apestosa a su lado y recibiendo su platillo del muy aterrado mesero.

Apenas había dado su primera mordida, cuando la enfermizamente pálida guerrera a su lado terminaba su informe. Diana se encontraba esperando la reacción del Toro de Oro, la cual pensaba vendría tan pronto como los meseros se armaran de valor para querer retirar a Grulla del salon.

Diana creía, que lo mas seguro es que tras escuchar el reporte el Sr. Toro de Oro correría a Grulla del lugar, y luego terminara su corte de carne y ya dejaría a Diana disfrutar el resto de la noche. La escena que Grulla había montado había hecho que sus ideas de conquista fuesen un poco más difíciles, pero Diana creía que aún podía salvar la situación, sobre todo con aquella joven que no paraba de verle a escondidas.

Lo que no esperaba, era que el Toro de Oro sobreactuara, y decidiera Despedir del Santuario por completo a la Amazona de Grulla. Estuvo a punto de bañar al moreno de Rosato, pero no quería desperdiciar un vino tan sabroso, así que fue capaz de controlarse a tiempo.

La noticia era realmente poderosa. Grulla había sido despedida porque era infeliz con su trabajo. Diana de hecho pensaba que tenia que ver mas con sus gritos y la mala fama que le estaba dando al santuario, pero cualquiera de las dos, aquello se le hacía excesivo. Diana se quedaba sin habla, no por la orden que le había sido dada por el Toro de Oro, sino por el simple impacto de lo que ocurría frente a ella.
avatar
Diana Wales
Silver Saint
Silver Saint

Armadura :
Cloth de Ballena

Mensajes : 69

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Calliope el Dom Nov 19, 2017 4:01 pm

-Despedida… -Murmuro tras un breve minuto de silencio ante la fulminante resolución del caballero protector del segundo templo. Los labios de Grulla dejaron escapar el cigarrillo sin encender y su boca entreabierta tembló levemente. Dentro de su cabeza mil ideas giraban sin orden alguno. –Despedida… -Dijo una vez más, incrédula… incapaz de procesar aquello.

Su madre seguramente se hubiera deshecho en llanto, su padre levaría los puños al cielo en señal de desesperación… pero Grulla, o más bien… la mujer llamada Calliope no pudo más que reír. Una risa sincera, una risa transparente como jamás lo había hecho a ,lo largo de su miserable existencia. –DESPEDIDA. –Grito ya sin poder contener la dicha que aquel hombre había desatado en su persona. El mesero que momentos antes había temido por su vida, no podia mas que contemplar la escena con desconcierto.

-Oh… ¿es verdad esto que dices? ¿Despedida estoy? Es que… no… no lo puedo creer. Wow… WOW… nadie nunca había hecho algo tan… lindo por mi. Por la puta de Athena… este es el dia mas feliz de mi vida. –Exclamo entrelazando los dedos de sus manos contra su pecho con una expresión extasiada. Poniendose de pie se solto el cabello, libre… era libre al fin.

-Adiós Cetus. Adiós Santuario. Adiós infierno. –Dijo separándose de la mesa encamindose en dirección de la salida. Sin embargo, dudo un segundo y deshizo el camino andado para detenerse al lado del caballero moreno, tomar su rostro entre sus manos y darle un suave beso en los labios. Tierno cual el aleteo de una mariposa y veloz como el brillo del relámpago. –Gracias. –Musito con suavidad alejándose a prisa de aquel lugar, ansiosa por dejar atrás la infelicidad.
avatar
Calliope
Gold Saint
Gold Saint

Mensajes : 96

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Stan el Mar Nov 21, 2017 11:46 am

Cetus, extrañamente se quedó callada. Bien, se dijo Stan. Ya cuando vio a Grulla, o mejor dicho, a la mujer tras el título cuyo nombre era Calliope según recursos humanos, se quedó quieto sin cambiar la expresión. Por lo visto su intento de hacerla feliz fue efectivo; si tratar gente en el Santuario y acudir a un régimen severo era el infierno para ella, entonces ser despedida debía ser gloria. Gloria absoluta y desmedida. Feliz, extasiada y maravillada, todos epítetos que funcionaban para describir a la rubia, quien por su lado se levantó, se soltó el cabello y parecía haberse vestido de reina en su mundo. Solo le faltaban los tacones.

—...— Stan sonrió y cuando ella le dio aquel beso tan efímero, levantó ambas cejas, parpadeando varias veces seguidas. Inesperado por donde lo viera. Igual, no le molestaba. Al contrario - si con eso Calliope era feliz, entonces que lo fuera por siempre. A final de cuentas, en la vida no se vivía para ser miserable. —Ten un buen día.— le dijo con su sonrisa afable de vuelta en el rostro, guiñándole un ojo.

Cuando se fue, pues, el silencio parecía apoderado de todo allí. Por ese hecho se volteó a mirar al mesero y le habló. —¿Está listo el cordero?— le preguntó. Agitando su cabeza para sacarse de los ojos la escena irreal que apenas vio, el aludido miró al pelirrojo y se quedó quieto unos segundos antes de responder con un "¡cierto! ¡Ya se lo traigo señor!".

—Gracias.— con eso volvió la mirada hacia Cetus. —¿Y a ti? ¿Qué te hace feliz?— preguntó en el espacio que llevó para que colocaran la bandeja con cordero frente a él. Tomando los cubiertos empezó a comérselo, degustando la jugosidad y el sabor de las especias.
avatar
Stan
Gold Saint
Gold Saint

Armadura :
Santo Dorado de Tauro

Mensajes : 70

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bull(ying) Dinner

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.